Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-03-2011

Carta abierta a quien tenga conciencia en Occidente
Os deseo un Egipto...

Omar Barghouti
CounterPunch

Traducido para Rebelin por Loles Olivn


Os deseo un Egipto

Os deseo capacidad para que resistis, para que luchis por la justicia social y la justicia econmica, para que os ganis vuestra verdadera libertad y la igualdad de derechos.

Os deseo voluntad y habilidad para que salgis de los muros de vuestra prisin con tanto esmero camuflada. Mirad, en nuestra parte del mundo, los muros de las prisiones y sus macizas puertas inviolables son demasiado manifiestos, obvios, avasalladores, asfixiantes, por eso seguimos inquietos, rebeldes, soliviantados, siempre preparndonos para nuestro da de libertad, de luz, cuando reunamos una masa crtica de poder popular suficiente como para cruzar todas las hasta ahora inquebrantables lneas rojas. Entonces es cuando podemos romper las gruesas, fras y odiosas cadenas oxidadas que han encarcelado nuestras mentes y cuerpos de por vida como el penetrante hedor de un cadver pudrindose en la celda claustrofbica de nuestra prisin.

Las celdas de vuestra crcel, sin embargo, son muy diferentes. Los muros estn bien escondidos no sea que os evoquen la voluntad de resistir. No hay puerta en las celdas de vuestra prisin: podis desplazaros libremente sin que reconozcis jams la crcel mayor en la que segus confinados.

Os deseo un Egipto para que podis descolonizar vuestras mentes, porque slo entonces podris imaginar la verdadera libertad, la verdadera justicia, la verdadera igualdad y la verdadera dignidad.

Os deseo un Egipto para que podis hacer trizas la papeleta con la pregunta de opcin mltiple: qu queris?, porque todas las respuestas que se os dan son malas. All vuestra nica opcin parece estar entre el mal y el mal menor.

Os deseo un Egipto para que podis, como los tunecinos, los egipcios, los libios, los bahreines, los yemenes, y ciertamente los palestinos, gritar: No! No queremos elegir la respuesta menos mala. Queremos otra opcin que no est en vuestra maldita lista. Si se da a elegir entre la esclavitud y la muerte, nosotros, de manera inequvoca, optamos por la libertad y por una vida digna, no por la esclavitud y la muerte.

Os deseo un Egipto para que podis colectiva, democrtica, y responsablemente reconstruir vuestras sociedades, para que restauris las leyes a fin de que estn al servicio del pueblo, no del capital salvaje y de su ejrcito de bancos; para que acabis con el racismo y con todo tipo de discriminacin; para que cuidis y estis en armona con el medio ambiente; para que recortis las guerras y los crmenes de guerra y no los puestos de trabajo, las prestaciones sociales y los servicios pblicos; para que invirtis en educacin y en salud, no en combustibles fsiles ni en investigacin armamentista; para que derroquis al gobierno tirano y opresor de las multinacionales, y para que saquis el infierno de Afganistn, de Iraq y de todas partes donde bajo el pretexto de difundir la democracia vuestros moralmente superiores cruzados han esparcido la desintegracin social y cultural, la pobreza abyecta y la desesperanza absoluta.

Os deseo un Egipto para que podis reavivar el espritu de la lucha sudafricana contra el apartheid haciendo que Israel cumpla con el derecho internacional y los principios universales de los derechos humanos; adoptando [la campaa de] Boicot, Desinversin y Sanciones (BDS) reclamada por una abrumadora mayora de la sociedad civil palestina. No hay otra forma no violenta ni ms eficaz para que Israel ponga fin a la ocupacin, a la discriminacin racial y a las dcadas de negacin del derecho al retorno de los refugiados sancionado por Naciones Unidas.

Os deseo un Egipto para que podis cumplir las obligaciones legales y morales de vuestros pases ayudando a reconstruir las violadas y "des-desarrolladas" economas y sociedades de vuestras antiguas o actuales colonias, para que sus jvenes puedan encontrar su propia patria viable, habitable y amable de nuevo, en lugar de arriesgarse a morir en alta mar o algo peor para llegar al espejismo de vuestras costas renunciando a sus seres queridos y a un lugar que alguna vez llamaron hogar. Ya veis, ellos estn aqu porque vosotros fuisteis all... y todos sabemos lo que hicisteis all

Nuestra opresin y la vuestra estn profundamente interrelacionadas y entrelazadas este no es un juego de suma cero-. Nuestro combate colectivo por los derechos universales y las libertades no es slo una consigna autogratificante a elevar, sino ms bien una lucha por la verdadera emancipacin y la autodeterminacin, una idea cuyo momento acaba de llegar estrepitosamente.

Despus de Egipto nos tocar a nosotros. Es la hora de la liberacin y la justicia para Palestina. Es hora de que todos los pueblos de este mundo, en particular los ms explotados y oprimidos, reafirmemos nuestra comn humanidad y recuperemos el control sobre nuestro destino comn.

Os deseo un Egipto

(Este texto se ha modificado con respecto a su versin inicial).

Omar Barghouti, palestino, es activista por los derechos humanos, ex residente de Egipto, y autor de Boicot, Desinversin y Sanciones (BDS): La lucha mundial por los derechos palestinos (Haymarket, 2011)

Fuente: http://www.counterpunch.org/barghouti03232011.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter