Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-03-2011

La falsa panacea de la flexibilidad del mercado laboral

Heleen Mees
Project Syndicate


La competitividad se ha convertido en una de las palabras econmicas de moda en nuestros tiempos. Barack Obama la pregon a los cuatro vientos durante su discurso sobre el Estado de la Unin en enero, y los lderes europeos desde el conservador David Cameron en Gran Bretaa hasta el socialista Jos Luis Zapatero en Espaa y el nuevo ministro de Economa de Japn Kaoru Yosano la abrazaron como una prioridad. Ahora bien, qu tipo de competitividad tienen en mente?

Cuando se le pregunt durante una entrevista en septiembre de 2007 si los gobiernos europeos deberan liberalizar los cdigos laborales de sus pases, Alan Greenspan, el ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, respondi que las leyes de proteccin del empleo de Europa inhiban significativamente el desempeo econmico y resultaban en un desempleo crnicamente alto en todo el continente. En Estados Unidos, a la gente se la puede despedir ms fcilmente que en cualquier otro pas, y la tasa de desempleo en aquel momento estaba entre las ms bajas del mundo.

Pero ya no estamos en septiembre de 2007 y el desempleo estadounidense es del 9,4%, no del 4,5%. Y, segn el sucesor de Greenspan, Ben Bernanke, no hay motivos para suponer que la tasa de desempleo alcance el 5% -normalmente considerada la tasa de desempleo natural- en el futuro cercano.

En los aos 2000, Estados Unidos perdi dos millones de empleos en el sector privado en general -el total cay de 110 millones en diciembre de 1999 a 108 millones en diciembre de 2009, a pesar del gasto masivo del consumidor-. Esa cada del 1,4% se produjo en una dcada en la que la poblacin de Estados Unidos creci aproximadamente el 9,8%.

Para entender lo que est sucediendo, consideremos el caso de Evergreen Solar, el tercer fabricante ms grande de paneles solares en Estados Unidos, que anunci en enero que cerrara su principal fbrica estadounidense, despedira a sus 800 empleados en el lapso de dos meses y trasladara la produccin a China. La gerencia de Evergreen mencion el mayor respaldo gubernamental que existe en China como su razn para el traslado.

Evergreen es slo uno de muchos casos que sugieren que Estados Unidos podra encontrarse en medio de lo que el economista de Princeton Alan Blinder en 2005 defini como la Tercera Revolucin Industrial. Segn Blinder, entre 42 y 56 millones de empleos estadounidenses aproximadamente un tercio de todos los empleos en los sectores privado y pblico en el pas- son vulnerables de terminar en el exterior. Blinder tambin predijo que el mercado laboral flexible y fluido de Estados Unidos se adaptara mejor y ms rpido a la globalizacin que los mercados laborales europeos.

En todo caso, recin estamos en las primeras etapas de esa revolucin, y el resultado sigue siendo incierto. Pero una comparacin preliminar entre Alemania, la mayor economa de Europa, y Estados Unidos sugiere que la primera est mejor equipada para arreglrselas en la era de la globalizacin.

Multinacionales alemanas como Siemens y Daimler estn aumentando la inversin para satisfacer la demanda tanto de los mercados emergentes como del mercado interno. Las compaas planean incorporar cientos de miles de empleos en todo el mundo slo este ao. Mientras que muchos de estos empleos estarn en Asia, ambas compaas dicen que tambin sumarn empleos altamente calificados en Alemania.

Hay que agradecerle por esto a la rigidez del mercado laboral de Alemania? En realidad, podra ser parte de la explicacin. Un estudio reciente de la Oficina de Planificacin Central en Holanda muestra que los trabajadores con un contrato permanente reciben ms capacitacin financiada por el empleador que los trabajadores con un contrato temporario.

A los empleadores estadounidenses les resulta mucho ms fcil eliminar trabajadores de su plantilla o, como dice Robert Gordon de la Northwestern University, desechar todas las sillas de playa- que a los empleadores alemanes. El cdigo laboral de Alemania prohbe este tipo de despidos, pero los empleadores alemanes, a su vez, supuestamente son menos proclives que los empleadores estadounidenses a despedir empleados, porque han invertido ms en el capital humano de sus compaas. Con menos capacidades especficas vinculadas a la empresa que sus pares alemanes, los trabajadores norteamericanos son ms susceptibles a los despidos.

De hecho, Siemens, aparentemente consciente de los beneficios de la rigidez del mercado laboral, adopt la medida inusual de prometerles a sus empleados un trabajo de por vida. El ao pasado, la compaa sell un acuerdo con el sindicato IG Metall que incluye una promesa de no despido para su fuerza laboral alemana compuesta por 128.000 trabajadores.

Una explicacin ms importante para el actual xito econmico de Alemania tal vez sea el sustancial apoyo del gobierno que las industrias alemanas reciben sobre una base estructural, especialmente la industria automotriz. La economa estadounidense, por otra parte, est empantanada en el persistente nfasis que ponen sus responsables de polticas en el consumo y los recortes impositivos (muy notablemente para los sper ricos) por sobre la inversin.

Estados Unidos necesita cambiar el curso de su poltica econmica. Una dcada de tasas de inters histricamente bajas deriv en desequilibrios econmicos a favor de sectores que estn altamente apalancados: el sector financiero, el mercado inmobiliario y el capital riesgo. Esto se produjo a expensas de sectores que son ms dependientes de la financiacin mediante la emisin de acciones. Ahora que la burbuja inmobiliaria estall, Estados Unidos se encuentra falto de capacitacin, falto de educacin y falto de maniobra en la competencia global por empleo.

Ahora sabemos que la desregulacin del mercado laboral no asegura una resiliencia econmica y una rpida creacin de empleos. Por el contrario, la mejor solucin probablemente sea una diversidad de contratos laborales. Una cierta dosis de rigidez del mercado laboral puede tener sentido econmico para aquellos empleos que requieren capacidades y capacitacin especficas vinculadas a la empresa, junto con una mayor flexibilidad para los empleos que requieren menos capacidades.

Heleen Mees es una economista y abogada holandesa. Su libro ms reciente, Weg met het deeltijdfeminisme!, examina el feminismo de tercera generacin. Tambin es autora de un libro sobre derecho de la Unin Europea y fundadora del comit de accin de mujeres Women on Top.


http://www.project-syndicate.org/commentary/mees8/Spanish


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter