Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2011

Ralito y las falsas desmovilizaciones
Comisionado de Paz de Colombia, acusado de haber hecho favores al narcotrfico y paramilitarismo

Noticias UNO / Texto APC

El paramilitar Sierra sostiene que el negociador del gobierno, el Comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo tom partido por una parte de los paramilitares en la guerra entre los carteles paramilitares, y que recibi dinero a cambio de favores


Pablo Hernn Sierra alias Alberto Guerrero, jefe paramilitar del Bloque Cacique Pipint, asegura que acompa al Jefe paramilitar alias Ernesto Baez en sus reuniones con polticos. Sierra le pide al gobierno de Santos que le de la oportunidad de contar todo lo que sabe sobre narcotrfico, poltica, y 1200 vctimas cuya autora fsica est dispuesto a reconocer. Si la negativa del gobierno persiste las vctimas se quedarn sin conocer el paradero de los desaparecidos y sin la remota oportunidad de saber quienes son los autores intelectuales de los crmenes. Se trata para el Estado colombiano de silenciar la verdad.

El paramilitar ha dado una entrevista a Noticias UNO, en la que cuenta sus relaciones con la poltica: habla de una subasta ganadera del paramilitarismo para recolectar fondos para la primera campaa de Uribe Vlez, en el ao 2002, a la que asisti Uribe, y en la que se recolectaron 270 millones de pesos del paramilitarismo para Uribe. Uribe cont con la seguridad de los paramilitares del Bloque Cacique Pipint. El paramilitar Sierra cuenta los trabajos que hizo para el capo paramilitar Don Berna y el ex presidente Uribe Vlez. Cuenta como orquestaron complots y eran asesinados los integrantes de dichos complots tras realizarlos.


 

 



Obispo, Comisionados de Paz, polticos, narcotraficantes, paramilitares

El jefe paramilitar explic las relaciones entre multitud de polticos, el narcotrfico y los integrantes de Ralito. Dice que en una reunin en casa del Capo paramilitar alias Don Diego a la que asisti el paramilitar Sierra, se encontr a multitud de polticos, entre ellos el senador Luis Elmer Arenas, el obispo de Cartago, una docena de alcaldes de la regin y un Comisionado de Paz.

El paramilitar Sierra alias Alberto Guerrero habla de una guerra entre narcotraficantes en la que tomaron partido obispos, polticos e incluso delegados de la Comisin de Paz.

El paramilitarPablo Hernn Sierra sostiene que el negociador del gobierno, el Comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo tom partido por una parte de los paramilitares en la guerra entre los carteles paramilitares, y que recibi dinero por incluir narcotraficantes en las negociaciones entre paramilitares y el gobierno, para que los narcotraficantes se beneficiaran de las leyes que favorecen a paramilitares.

Leyes apetecidas por paramilitares y narcotraficantes

Se trataba de incluir a los narcotraficantes en el lote a ser beneficiado por las leyes mal llamadas de "Justicia y Paz", denunciadas por las asociaciones de vctimas como leyes de impunidad y continuidad. Unas leyes que les permitieron a narcotraficantes y paramilitares legalizar tierras despojadas y recibir contundentes cantidades de dinero pblico para impulsar su "reinsercin", a la par que sirvieron para pagar favores polticos y para trasladar an ms cantidad de dinero pblico al tesoro de latifundistas, narcotraficantes y paramilitares, consolidando as un escabroso proyecto de pas.

Pero sin duda lo ms terrible de estas tan apetecidas leyes por narcotraficantes y paramilitares, ha sido su rol bisagra: han permitido articular la ilusin de un "desarme de los paramilitares", mientras que estos siguen activamente perpetrando masacres y asesinatos de opositores, siguen activos obedeciendo los lineamientos de una poltica del terror articulada desde el mismo estado y financiada con dinero pblico y privado proveniente de multinacionales y gran latifundio. Estas leyes y la escenografa de la desmovilizacin de los paramilitares, son como puertas que se abren para dar la ilusin que se traspasa un umbral, mientras que en realidad llevan al mismo sitio, no se pasa de un pasado tenebroso a un futuro de luz, es la continuidad: como si nos encontrramos en las escaleras sin fin dibujadas por el maestro Escher. Unas escaleras de Escher a la colombiana: jalonadas de fosas comunes, cadveres y poses oficiales parapeto para una ONU que del rgimen de Colombia no se quiere enterar.

Se han destapado varios escndalos que evidencian las falsas desmovilizaciones: entre ellos varios testimonios de jefes paramilitares que evidencian que las armas que ellos entregaron fueron compradas adhoc para las ceremonias de entrega de armas, con dinero pblico y del narcotrfico. As, la gestin de las armas a entregar, los intercambios de favores, la inclusin de narcotraficantes en las listas, las extraas desapariciones de millonarias sumas incautadas al narcotrfico y al paramilitarismo de la custodia del estado, la inadecuacin entre cifras de supuestos desmovilizados esgrimidas por el gobierno y la contradiccin de esas mismas cifras por otros voceros, la evidente falsedad de la desmovilizacin paramilitar evidenciada por la continuidad del accionar paramilitar, son mucho ms que indicios: indican el fraude estructural cuyo fin no es otro que la continuidad para una herramienta de despojo y acumulacin de capital. El tema de las falsas desmovilizaciones es sin duda un tema medular para entender la situacin actual de Colombia. Desvelar el montaje que permite la continuidad del genocidio es fundamental.

Continuidad y profundizacin del la impunidad con la Ley 1424 del gobierno de Santos

Ha sido una continuidad en la historia del genocidio colombiano: uno tras otro los diferentes gobiernos dicen distanciarse del anterior; pero la realidad evidencia una continuidad y profundizacin de la barbarie. Con relacin a las leyes de impunidad mal llamadas de "Justicia y Paz" hay que saber que el gobierno de Juan Manuel Santos ha profundizado an ms su alcance de impunidad:

La ley 1424, aprobada en tiempo record el 15 de diciembre de 2010, y convertida ley 1424 de 2010 el 29 de diciembre 2010 Por la cual se dictan disposiciones de justicia transicional que garanticen verdad, justicia y reparacin a las vctimas de desmovilizados de grupos organizados al margen de la ley, se conceden beneficios jurdicos y se dictan otras disposiciones, estipula claramente:

()La informacin que surja en el marco de los acuerdos no podr, en ningn caso, ser utilizada como prueba en un proceso judicial en contra del sujeto que suscribe el Acuerdo de Contribucin a la Verdad Histrica y a la Reparacin o en contra de terceros. (subrayado aadido)

Se ampla claramente el margen de impunidad a los financistas e impulsores del paramilitarismo. Se perfecciona la ley de impunidad que cobija a la herramienta fundamental de una estrategia de terror estatal que beneficia al gran latifundio, a las multinacionales, al narcotrfico, y por lo general al gran capital, en detrimento de 4,9 millones de desplazados y de una poblacin empobrecida que vive bajo rgimen de terror.

 Helicpteros de refuerzo y narcotraficantes que obtienen credenciales de paramilitares  

En la entrevista que Noticias Uno le hace al paramilitar Pablo Hernn Sierra alias Alberto Guerrero, en la que este asegura que el negociador del gobierno, el Comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo tom partido por una parte de los paramilitares en la guerra entre los carteles paramilitares, tambin expresa cmo el propio gobierno tom partido por uno de los carteles narcotraficantes y paramilitares: El comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo aval eso: fue el ejrcito y helicpteros de la fuerza pblica, del Estado colombiano que ayudaron a bombardear y combatir los del Bloque Metro

Fue tras una reunin clandestina del gobierno con paramilitares y narcotraficantes que narcotraficantes puros obtuvieron credenciales de paramilitares con miras a integrar los planes del gobierno: la plata que recibi Luis Carlos Restrepo para que incluyera en la negociacin al Tuso y a los Mellisos () El aval lo dio Luis Carlos Restrepo, y para dar ese aval se benefici econmicamente, eso no era gratis

La gran farsa de la desmovilizacin de los paramilitares y los actuales subterfugios

En Santa Fe del Ralito se discutan aparentemente las condiciones de una supuesta y muy propagandizada desmovilizacin de los paramilitares, en lo que la gran prensa llamaba dilogos entre el gobierno y paramilitares, algo que las vctimas por su parte llamaban un Monlogo: entendiendo que el paramilitarismo es una herramienta de guerra sucia del propio estado colombiano, que acta con coordinacin del propio ejrcito y segn la doctrina del enemigo interno.

Ahora se conoce por testimonios, y por la continuidad de la herramienta paramilitar en su accionar, que fue una falsa desmovilizacin. La gran farsa de la "desmovilizacin" de los paramilitares fue implementada como una maniobra de propaganda cuya finalidad era perpetuar a la herramienta paramilitar de Estado y multinacionales. Esta farsa de la desmovilizacin paramilitar surge ante las crecientes denuncias internacionales de la barbarie paramilitar y su inocultable actuacin coordinada con el ejrcito y polica de Colombia: el estado colombiano opt por el subterfugio de una falsa "desmovilizacin" de paramilitares, que le permiti un lavado de imagen internacional, a la par que la continuidad de la herramienta de guerra sucia. En el 2011 el paramilitarismo sigue en pie asesinando opositores y desplazando cantidades ingentes de poblacin de las zonas del alto inters econmico (Colombia es el pas con ms desplazados del mundo: tiene ms de 4,9 millones de desplazados segn el informe de noviembre 2010 de CODHES).

Recientemente el Estado colombiano se haba esmerado en decir que "los paramilitares ya no existen", pero ante la inocultable constatacin de la continuidad en las masacres, el gobierno colombiano ha adaptado un poco el discurso: ahora el gobierno de Santos dice que lo que existe son bandas criminales, y ha acuado el trmino eufemstico de BACRIM, esto es otra artimaa para reforzar la propaganda de que los paramilitares son meras bandas criminales y no una herramienta de terror social con una funcin clara, que acta en coordinacin con el ejrcito y fuerza pblica y que recibe armamento y financiacin de dineros del narcotrfico, las multinacionales e insumos del propio ejrcito.

Mientras rebautiza a los paramilitares para confundir, el gobierno colombiano vuelve a repetir lo que ha dicho siempre: el estado emplea todos los medios en combatirlos, lo cual dista mucho de la realidad de connivencia, armamento compartido, masacres conjuntas, heli-transportaciones de paramilitares, etc. Una constante en la historia del Terrorismo de Estado en Colombia, y uno de los pilares en la perpetuacin del genocidio ha sido la creacin por parte del Estado de mil artimaas para tapar la realidad de la herramienta paramilitar: se trata de darle continuidad a un sistema que favorece al gran capital. Se trata de silenciar reivindicaciones sociales y despojar mediante la barbarie: para ello es indispensable perpetuar la herramienta paramilitar y armarla a la par que se dice que se la combate desde el estado.

Eso fue Santa Fe del Ralito: un gran escenario en el que se jugaba una obra de propaganda. En la entrevista de Noticias Uno el paramilitar Pablo Hernn Sierra evidencia que mientras todo el pas estaba pendiente del proceso de Santa Fe de Ralito, los Jefes paramilitares y los polticos hacan reuniones clandestinas por todo el pas, para intercambiar favores con polticos.

Segn el testimonio de Sierra alias Alberto Guerrero hubo reuniones en Villa Esperanza y la Ceja Antioquia entre Capos paramilitares y varios polticos. El jefe paramilitar Ernesto Bez y Julin Bolvar se reunieron con Mario Uribe, Se reunieron paramilitares con Ex senador Manuel Ramiro Velzquez, Luis Alberto Ramos, Oscar Surez Mira ex acalde y senador y ms polticos. Reunin con Ernesto Bez y Gmez Gallo en la ltima semana antes de las elecciones: Bez (paramilitar) voltea las elecciones a favor de Anbal Gaviria. Varios polticos ya han salido a negarlo todo.

Sierra tambin habla en la entrevista de una reunin de paramilitares con el General Rito Alejo del Ro en el barrio el poblado de Medelln.


Nota sobre la supuesta implicacin del ex Comisionado de Paz Luis Camilo Restrepo
con narcotraficantes y paramilitarismo, en favores contra pago, y la versin del propio Comisionado de Paz.


http://www.youtube.com/user/NoticiasUnoColombia#p/u/41/mRQM3uf8E7A

http://www.youtube.com/user/NoticiasUnoColombia#p/u/40/TFw7fDMGjPE

http://www.youtube.com/user/NoticiasUnoColombia#p/u/39/LrlY2rEBizs


 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter