Portada :: Ecologa social :: Tsunami nuclear en japn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2011

Fukushima
Informacin radiactiva

Gorka Larrabeiti
Rebelin


Mientras el mundo se pelea por Libia, Fukushima sigue contaminando aire, mar y tierra. Yukiya Amano, director de la Agencia para la Seguridad Atmica japonesa, dijo que estaba lejos de ser resuelta. Ayer supimos que, cuando tres trabajadores pisaron agua en el stano del reactor 3 de Fukushima, la Tokio Electric Power Company (TEPCO), ya saba que la radiactividad en ese lugar estaba fuera de control. Lo saba pero no lo dijo.

Desde siempre toda informacin que toca la energa nuclear parece estar altamente contaminada. Hace poco, en un programa de periodismo investigativo de Rainews 24, que se ha ocupado desde hace tiempo en desvelar secretos atmicos, el fsico Emilio del Giudice reconoca su incapacidad para juzgar lo que ocurra en la planta de Fukushima por falta de informacin, la cual poda obedecer a dos causas: censura de la TEPCO y del gobierno japons o bien impotencia de los tcnicos de describir el cuadro actual en la planta. Pero los hechos son hechos. Los EEUU alejaron ocho buques de guerra desplegados en la zona; el Director de la Comisin de EEUU para la seguridad nuclear dijo que el dao registrado en al menos uno de los reactores era ms grave de lo admitido por Tokio; la portavoz del ministro de Exteriores chino solicit detalles precisos al gobierno japons sobre lo ocurrido; el presidente de la autoridad nuclear francesa, Andr-Claude Lacostem, asegur que la central de Fukushima haba alcanzado el nivel 6 de alerta nuclear, el segundo ms grave de la Escala Internacional de Sucesos Nucleares y Radiolgicos, cuando el gobierno japons lo haba clasificado de nivel 4; EEUU y Reino Unido fijaron el lmite de seguridad en un radio de 80 km. cuando Japn lo haba fijado primero en 20 km. y luego en 30 km. Paolo Longo, corresponsal de RAI 3 en Tokio, confirmaba el descrdito general: no haba encontrado a nadie en la calle que se creyera la informacin que daba el gobierno japons.

Desinformacin, manipulacin y censura son armas que el lobby nuclear emplea desde siempre. Pero, con los accidentes nucleares se eleva la tensin informativa, y llegan al conocimiento pblico cuestiones distintas al ya conocido problema de las escorias. Slo los muy interesados en la materia saben responder a cuestiones como quin produce la energa nuclear, quin monitorea las centrales, qu combustible se emplea, cunto cuesta una central, qu relacin hay entre el empleo militar y el empleo civil de la energa nuclear.

Cuando Chernobil, tanto el accidente nuclear como la censura informativa se explicaron fcilmente: eran la consecuencia de la decadencia del rgimen comunista sovitico. Aplicando la misma lgica, en Fukushima, presenciamos la decadencia del capitalismo japons: por culpa de las privatizaciones, que conllevan corrupcin y conflictos de intereses, los controles se relajan y el peligro aumenta. Todo vale, incluida la flexibilizacin y precarizacin de la seguridad, con tal de abaratar costes y no alterar los beneficios. Segn Giorgio Parisi, catedrtico de Fsica Terica de la Universidad de Roma, medalla Max Planck, lo grave es que el monitoraje y, por consiguiente, el clculo del riesgo, se le deje a una empresa privada. Es absolutamente necesario que el monitoraje se deje a un ente estatal, no ligado a intereses de empresas que construyen o gestionan las plantas y capaz de controlar de modo preciso la situacin. En cambio me parece que los comunicados sobre la situacin de Fukushima no los difunde un ente estatal para la seguridad sino la empresa (Il Manifesto, 19/3/2011, p.7). Las infracciones dela TEPCOhaban sido tantas que podan ser consideradas un problema sistmico. En efecto, TEPCO haba sido multada en 2002 por maquillar informes, en 2007 por fuga radiactiva, y diez das antes del terremoto haba entregado un documento a las autoridades en el que reconoca haber manipulado los datos de los controles de mantenimiento.

Oyendo a los expertos en fsica nuclear que trataban de explicar el cuadro apocalptico de Fukushima, vinimos a saber que el reactor que ms preocupaba era el nmero 3 debido al empleo de MOX (Oxido Mixto de uranio y plutonio). Vincenzo Balzani, fsico de la Universidad de Bolonia, explicaba (Annozero, 17/03/2011) que esta mezcla se lleva a cabo con el fin de reciclar escorias. En Fukushima la fabricacin del MOX la llev a cabo la ARIVA francesa. El proceso industrial es el siguiente: Japn enva sus escorias a Francia. La ARIVA lo realimenta y lo devuelve a Japn, que lo emplea en tres o cuatro centrales. Un millonsimo de gramo de plutonio es letal para el hombre. 24.000 aos de plutonio. Despus de lo ocurrido en Fukushima nada ha cambiado. Greenpeace denuncia que Francia volver a exportar la prxima semana otro encargo de MOX. Cmo lo enviarn? Cunto gana la ARIVA por cada transporte? No cabe contemplar la posibilidad de un accidente en el transporte? Preguntas sin respuesta de momento que surgen despus de Fukushima.

Otra de las herencias de Fukushima es la caducidad de las centrales nucleares. Los expertos ahora hablan de 30 o 40 aos de duracin para las centrales, lo que da al traste con todos los clculos sobre su sostenibilidad econmica. A los costes de construccin y mantenimiento, que se supone que crecern a partir de ahora, hay que aadirles el de desmantelamiento. Y cuesta mucho ms desmantelar que construir.

As pues, si no es rentable, si sus escorias son eternas, y el uranio no abundar siempre, cmo se explica la insistencia en la energa nuclear? El fsico Emilio del Giudice lo explica as: Porque la energa nuclear tambin es militar y entonces, como las sociedades no democrticas se basan en la violencia y las sociedades democrticas se basan en la estafa y el engao, hay que convencer a la gente de que el Estado opera con buenos fines, no se prepara para la guerra; y si la hace, es slo en respuesta a una agresin externa. La energa nuclear civil es un modo para ocultar la militar y para que se vea que nuestros presupuestos de defensa son pequeos porque una parte del gasto de defensa militar se le endosa a los presupuestos de otros ministerios. Aade: No es verdad que la energa nuclear cueste menos. La energa nuclear francesa se vende barata porque es el subproducto de una produccin militar. Ignoro cunto hay de verdad en lo que dice Del Giudice, pero una cosa es cierta: hay un nexo entre ambos usos, y reina el secreto.

Para terminar, un ltimo embuste meditico. Ya han recibido un nombre los mrtires atmicos de Fukushima: son los 50 hroes. Planteando la cuestin en estos trminos picos, se pierde la dimensin humana y laboral del problema. En una excelente crnica de Pio D'Emilia desde Onagawa (Il Manifesto, 27/3/2011, p. 5), se nos cuenta que a los trabajadores de las centrales atmicas los conocen con el nombre de los gitanos del tomo. En Japn hay 70.000 trabajadores en las centrales nucleares: 63.000 son precarios con contratos temporales o mensuales para efectuar trabajos de manutencin o de emergencia. Cobran como mximo 90 euros al da. Se trata de trabajadores originariamente pescados en los guetos de Sanya en Tokio y Kamagasaki en Osaka, sin especializaciones particulares, pero que con el paso de los aos se han convertido, pagando el precio de contaminaciones graves, en expertos. Representan casi el 90% de la fuerza de trabajo y los pagan, a fin de cuentas, para ser contaminados. No seran 50 sino 300 los trabajadores que estn entrando en Fukushima a turnos. 20 han sido ingresados, 3 de ellos muy graves. Entre tanto, TEPCO se disculpa por haber difundido un dato falso: los niveles de radiactividad no superaran 10 millones de veces el lmite permitido, sino slo 100.000. Aunque la contaminacin informativa persiste, el tsunami nuclear ya ha llegado a Alemania, donde los Verdes gobernarn -en coalicin con los socialdemcratas- en Baden Wtenberg, primera regin econmica.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter