Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2011

Lectura de los diarios del da
Rodolfo Walsh y Hugo Chvez

Leandro Andrini
Rebelin


Rodolfo Walsh, a esta altura, no necesita crditos de ninguna naturaleza, precisamente porque ESTE hombre forj con su temple uno de los mayores ejemplos de compromiso en el mundo y con el mundo que le toc vivir, a favor de los oprimidos y subordinando su genio a la razn de justas causas.

Rodolfo Walsh dirigi a la junta militar argentina una carta acusatoria que quedar para siempre como una obra maestra del periodismo universal, dice Gabriel Garca Mrquez. La escribi desde la clandestinidad, en Buenos Aires, la ciudad hermosa y desdichada donde su compatriota y colega Jorge Luis Borges, candidato finalista al Premio Nobel, recibi alborozado una condecoracin infame de Pinochet y aclam a los gorilas argentinos como los salvadores de su patria.

Rodolfo Walsh fue detenido-desaparecido el 25 de marzo de 1977, a un ao y un da del ltimo golpe de estado cvico-militar ocurrido en Argentina. Ese da y los subsiguientes nada publicaron los diarios La Nacin, Clarn y El Da sobre la suerte corrida por uno de los intelectuales que, dentro del campo literario, haba encontrado una vuelta de tuerca a las formas de la novelstica, entre otros muchos mritos.

Rodolfo Walsh es el nombre que lleva un premio que otorga la Facultad de Periodismo y Comunicacin Social de la Universidad Nacional de La Plata. Un premio que no tiene las famosas ternas, y que no disimula la arbitrariedad contenida en cada premio (desde el Oscar al Nobel, pasando por todos).

En su nota Polmica por el premio a la libertad de expresin que hoy le darn a Chvez, el diario Clarn nos dice que la presidenta de la Comisin de Libertad de Expresin de Diputados de la Nacin, Silvana Giudici tambin rechaz la distincin, y record las decenas de periodistas encarcelados por delitos de opinin que habra en Venezuela. Dos cosas mnimas: las negritas estn en el original, y el potencial tambin.

Esta diputada de la misma manera que el citado diario no han hablado en lo ms mnimo de los casos de periodistas asesinados en Honduras, por ejemplo.

Este diario agrega que la llegada de Chvez tambin coincide con un agravamiento de la condiciones para el ejercicio de la libertad de prensa en Argentina, por el bloqueo de este domingo a la circulacin de Clarn y La Nacin , faltando a la verdad. Lo que hay es un conflicto gremial debido a que esta empresa niega la libertad sindical entre sus trabajadores. Ah radica uno de los vestigios ms profundos de los dictmenes dictatoriales: la prohibicin de libre asociacin gremial de los trabajadores, en flagrante incumplimiento de lo dispuesto por la Constitucin nacional.

El diario platense Hoy, no es menos que Clarn, sosteniendo en boca Daniel Sabsay que si hay un presidente que no debe ser galardonado por la libertad de expresin, ese es Hugo Chvez, y en la de Flix Lo quien dijo que tal reconocimiento es un horror. Creo que darle un homenaje a una persona que ha atacado el periodismo y cerrado medios de comunicacin es totalmente inmerecido. A la vez que desde el diario se dice que estas distinciones entraron en discusin por la arbitrariedad de las figuras galardonadas, que iban de Joaqun Morales Sol a Miguel Bonasso, entre otros.

El centenario diario platense El Da titula que Chvez visita La Plata en medio de una dura polmica, citando en el texto a Giudici, quien dice que "es una contradiccin que le den a Hugo Chvez un premio vinculndolo con Rodolfo Walsh", y adems la diputada agrega que "la gravedad es que la de La Plata es una universidad pblica que forma periodistas que tienen que tener una visin y formacin amplia, plural y objetiva" (no ser por eso mismo que la diputada cita: visin amplia y plural la objetividad es tema harto complejo como para sostenerlo sin contradiccin filosfica al menos- que es genuino que sea distinguido este mandatario?). En tanto que diputados PRO de la legislatura provincial bonaerense presentaron un proyecto repudiando el acto.

Todos se muerden la cola. Basta recordar un episodio reciente: el affaire Gonzlez-Vargas Llosa, y simetrizar la cuestin. Pero por otro lado, es conocido el papel desempeado por Morales Sol como periodista durante la ltima dictadura, lo que desnuda aun ms a aquellos que se rasgan las vestiduras en nombre de Rodolfo Walsh al momento en que se le otorga este premio a Hugo Chvez.

La ms dura de las notas, en mi opinin, corresponde a la editorial 1 del diario La Nacin. Pero antes de referirme a la nota, prefiero hacerlo sobre este diario, que abiertamente apoy a la dictadura que detuvo-desapareci a Rodolfo Walsh, entre tantas otras masacres apoyadas y promovidas a lo largo de su historia, que puede bien correlacionarse en gnesis con las ideas poltico-ideolgicas de su fundador: Bartolom Mitre.

Este diario titula Hugo Chvez, una visita no grata, poniendo seguido que indigna que se reciba con honores a quien gobierna en forma autoritaria bajo una mera apariencia de democracia. En el cuerpo de la editorial se explicita el significado de mera apariencia. Se dice que con slo una apariencia de democracia, Venezuela est muy lejos de calificar como pas que la respeta. La situacin recuerda, salvando las distancias, que en 1936, en tiempos de Stalin, la Unin Sovitica promulg una constitucin liberal mientras, en los hechos, se masacraba a los campesinos, llamados kulags , y se llevaban a cabo presuntos juicios que, en realidad, poco tenan de tales y eran tan slo un show perversamente manipulado por el gobierno.

La historia, queda visto, se repite, sosteniendo antes que esa constitucin sovitica aseguraba la libertad de opinin, de prensa y de reunin. Ninguna de esas libertades, en rigor, exista. La diferencia entre la ficcin democrtica y la realidad autoritaria de entonces tiene paralelos con lo que hoy lamentablemente sucede en Venezuela.

Puede darse algn maniquesmo ms arbitrario en la interpretacin histrica?

Qu distancias hay que salvar para comparar inconmensurables? Los inconmensurables carecen de homologa. Los modelos sovitico-stalinista y venezolano-bolivariano son inconmensurables histricos, sin que esta aseveracin implique un relativismo a ultranza.

El diario La Nacin (vale decirlo una vez ms, que ha apoyado sistemticamente todas las dictaduras argentinas) sostiene que Chvez, armado hasta los dientes, ha gastado siderales sumas de dinero en armamentos de todo tipo, que incluyen aviones de caza rusos y chinos, y helicpteros rusos, as como buques de guerra, submarinos, sistemas defensivos de ltima generacin, fbricas de fusiles de asalto, distintos tipos de tanques de guerra, misiles antiareos y antitanques. Lo llamativo, casi insultante, es que suele pontificar al mundo disfrazado de pacificador, como acaba de suceder en su fallido intento de mediar en el conflicto libio y, antes, con el presidente de Irn, Mahmoud Ahmadinejad.

Es necesaria alguna aclaracin al respecto? Quiz slo dos: pensar en el depuesto presidente Zelaya y, con todo el terror del mundo, pensar en los pacficos aviones de la OTAN sobrevolando la milenaria Trpoli libia.

Que estos diarios sostengan lo que sostienen sobre Chvez a nadie debera sorprenderle, dado que su libertad de expresin est enraizada en la libertad de empresa, y por eso todas sus flores destien el color de los intereses (econmicos y de clase). Sabemos que estn anclados en las posiciones reaccionarias y conservadoras de un sector poltico-ideolgico igualmente reaccionario y conservador. Reaccionarias por oponerse a las decisiones amplias que trascienden las formalidades de las democracias digitadas, inclusive apoyando procesos de represin social cuando sus intereses son afectados; y conservadoras por los aportes perseverantes que realizan en defensa del status quo (reaccionario y conservador pueden ser categoras indisociables, posiblemente).

Lo que me ha llamado la atencin es la utilidad de sectores estudiantiles de izquierda, quienes enredados en su cotidianeidad poltica, son usados para menoscabar un proceso complejo y contradictorio sin dudas- pero que busca en mltiples sentidos la eliminacin de la opresin, y dar singular participacin a los trabajadores en los proyectos polticos (me refiero, por supuesto, a la revolucin bolivariana). Una coyuntura poltica no puede, bajo ninguna circunstancia, opacar las variadas estrategias de construccin de sociedades diferentes y superadoras de las actuales.

Rodolfo Walsh el escritor que se adelant a la CIA y Hugo Chvez el poltico que se enfrenta la CIA hoy se encontrarn, yparafraseando el bello texto de Julio Cortzar la voz que no se apaga- dialogarn, y Rodolfo posiblemente le diga y nos diga: mir, lo nico que se puede esperar es que cosas as no se conviertan en homenajes o en palabreras, sera una lstima, no te parece.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter