Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-03-2005

Heridas y lacras

Osvaldo Bayer
Pgina 12


Recuerdo aquellas noticias de la guerra. Los diarios alemanes titulaban con las hazaas del aviador de caza Werner Moelders. Tena todos los records de aviones enemigos derribados. Era el mejor aviador del mundo. Hitler cre una condecoracin para l, la cruz de hierro con hojas de roble, espadas y diamantes. Era admirado aun por sus enemigos, los aviadores ingleses, norteamericanos y franceses. Hasta que muri en su avin, derribado por el enemigo, en 1942. Cuando se cre el nuevo ejrcito alemn, hace cincuenta aos, se puso a un cuartel el nombre de Werner Moelders y a la primera escuadrilla de cazas de la aviacin se le puso tambin su nombre.
Pero ltimamente se descubri que el tal Moelders haba formado parte de la Legin Cndor, que luch en Espaa al lado del dictador fascista Francisco Franco, fusilador de poetas. Esa Legin Cndor nazi fue autora de una de las cobardas mximas: bombardear Guernica, la ciudad vasca sin defensas, de la que no qued piedra sobre piedra, y de la que Picasso nos dio su obra maestra, de puro dolor.
Bien, por este ltimo antecedente el gobierno alemn socialdemcrata-verde acaba de quitar el nombre de Moelders al cuartel y a la escuadrilla de cazas.
El bombardeo de Guernica es una de las mximas vergenzas para la memoria alemana. Hay que quitarse el sombrero ante el actual ministro de Defensa alemn Peter Struck, quien tom la iniciativa contra el recuerdo de Moelders. No olvidar. No premiar a los que lanzaron bombas contra el pueblo de la heroica Repblica Espaola, ni a los que bombardearon a Varsovia, a Coventry, a Dresden con miles de mujeres y nios refugiados. A asesinos de uniforme.
En la Argentina, a los asesinos de la desaparicin de personas y del robo de nios se les permite estar presos en sus casas de lujo. En Espaa se condena a esa bestia humana llamada Scilingo, que arrojaba al inmenso Ro de la Plata a gente indefensa, a miles de aos de prisin.
Distintas formas de tica. En nuestro pas, si recorrermos las biografs de los actuales defensores del genocida Roca nos encontramos con que todos, sin excepcin, fueron colaboradores de la dictadura de la desaparicin de personas. Por algo ser.
Pero la verdad surge siempre. La televisin alemana acaba de dar a conocer un honesto documental sobre el sitio de la ciudad rusa otrora llamada Leningrado. El sitio del ejrcito nazi a esa ciudad dur dos aos. La ciudad se muri de hambre y de fro. Nada de alimentos con 30 grados bajo cero. Murieron dos millones de personas, sobrevivieron en sus ruinas 800.000. Hambre, fro y bombas y caonazos durante meses y meses. Las vistas de la gente llevando sus muertos en cajas de cartn por las calles nevadas. Los muertos de fro en las calles. Los rostros de los muertos de hambre. Por qu se recuerda tan poco este crimen increblemente absurdo del ser humano? No, la humanidad no aprendi nada, luego vendrn Hiroshima y Nagasaki, la muerte total e instantnea. Hoy siguen los bombardeos. Los nios no slo se roban como en la Argentina de los militares sino que tambin se matan desde el cielo.
Hace pocos das, en el recuerdo del horror del campo de concentracin de Treblinka, un diario alemn escriba: En el tiempo del recuerdo, el olvido est bajo sospecha. La cultura de la culpa alemana tributa homenaje a la memoria. Quien olvida se hace culpable, seala la preocupada poltica de la memoria.
Decamos que la verdad surge siempre, no se la puede ocultar como se ha hecho con los crmenes de Roca a quien se trata de cubrir con monumentos para que la verdad pase inadvertida. Es el caso del indescriptible crimen turco con el pueblo armenio. Tema que en estos das ha saltado a la actualidad y es tema de los distintos parlamentos europeos. Porque se trata de la admisin de Turqua a la Comunidad Europea. Y en eso de los derechos humanos, Turqua cojea de los dos pies y, por supuesto, de la tica. Para colmo se acaba de ver directamente por televisin algo horrible. La represin de la polica turca hace muy pocos das, en ocasin del Da de la Mujer contra una manifestacin de mujeres que luchan por sus derechos. Es increble la brutalidad de los uniformados: no ya slo el arrastrar a las mujeres de sus cabellos, sino los puntapis en el rostro que recibieron las mujeres cadas, las patadas bestiales en los glteos, los palazos en los pechos. Toda Europa se indign. Si el pueblo turco aguanta eso es porque poco sentido de sus derechos tiene. Bien, vamos al tema del genocidio armenio cometido hace justo noventa aos. Le toca ahora reconocer al gobierno turco el crimen cometido, como condicin sine qua non para entrar en Europa. Y ya comenzaron a retroceder. El primer ministro turco habl indignado por la acusacin pero aceptara un dictamen de historiadores de diversos pases que estudiarn a fondo el problema. S, por qu no, la propuesta turca es slo para ganar tiempo. Porque las pruebas son ms que contundentes. Permtaseme un pequeo triunfo: el autor de estas lneas reproch una vez al diputado del Bundestag alemn, zem zdemir, de origen turco, de que siempre hablara de los derechos de los turcos pero jams haba perdido una palabra para avergonzarse de los crmenes turcos contra los armenios. Bien, por fin lo ha hecho, en uno de los principales diarios alemanes, el Frankfurter Allgemeine Zeitung. All escribe Zem zdemir: Parece ser que al Estado turco y a parte de su sociedad les cae muy pesado revisar su propio pasado. Pero acaso no sera creble si los ms altos representantes de Turqua pidieran maana disculpas a los armenios? Discutir el pasado no slo es doloroso sino tambin indispensable en el camino hacia una sociedad realmente democrtica.
S, nuevamente, est todo dicho. Los crmenes de lesa humanidad no se podrn esconder jams, por ms poder que se tenga.
En la Argentina ha cado ahora el mximo responsable de la colonia alemana en Chile, Dignidad. Un nazi con mtodos nazis. Y por supuesto colaborador de Pinochet. La Argentina debe entregar a ese asesino a Alemania, donde los criminales nazis han sido condenados a pesar de su avanzada edad. Y van a las crceles comunes y no a sus domicilios privados, como en la Argentina van los autores uniformados de los bestiales crmenes oficiales.
Pero aqu llevaremos a cabo una variacin del tema de la Memoria: vayamos a cmo se falsea la tica en otros aspectos de la vida poltica. Alemania, s, hace oficialmente un severo recordativo de su criminal pasado nazi. Por ejemplo, ahora se ha aprobado la prohibicin de actos neonazis en lugares histricos que recuerden ese pasado prximo o hechos de la historia alemana que puedan ser utilizados como propaganda por esa extrema derecha.
S, muy bien. Pero la otra cara de la moneda es la venta de armas que hace Alemania en la actualidad a pases con conflictos. Alemania vende armas a 78 pases. El primer ministro Schroeder de la socialdemocracia, es decir de la Internacional Socialista expres todo su contento por la venta de productos alemanes a los pases rabes, en especial a Arabia Saudita. Entre esos productos estn las armas. Entre los 78 pases compradores de armas a Alemania tambin est Israel. Y aqu cabe la pregunta: el gobierno alemn y la industria alemana no han aprendido nada de la tragedia inmensa que debieron soportar por haber iniciado las dos ltimas guerras mundiales? De los millones de vidas que cost esa locura asesina? Cmo es posible que despus de haber sufrido millones de muertos y la destruccin de sus ciudades siga en el camino de producir y vender armas a otros pases? Cuando acaba de informar la venta de tanques espas a Arabia Saudita, por qu el Partido Verde que forma parte del gobierno alemn junto a la socialdemocracia no renunci a seguir gobernando un pas que vende armas? Por qu se venden motores para submarinos a China? Lo permite ese Partido Verde que tanto protege a la naturaleza. Pero acaso el ser humano no pertenece tambin a la naturaleza? O acaso la humanidad no recuerda el drama de Vietnam bajo el fuego y los elementos que destruan las selvas y toda vida que estuviera en ellas?
Por qu Naciones Unidas no prohbe la venta de armas, por lo menos, a pases en conflicto? Es que la naturaleza humana no saca conclusiones de los desastres que han iniciado como siempre la agresividad latente y los intereses econmicos?
Claro, el argumento es la desocupacin. La globalizacin ha producido estas estadsticas que slo basta leerlas, no es necesario comentarlas: Desocupacin de la juventud en el mundo: Italia, 27 por ciento de sus jvenes sin trabajo; Espaa, 22,7; Francia, 20,2; Estados Unidos: 12,4; Gran Bretaa 12,3; Japn, 10,1; Alemania, 10,1. Todos llamados pases industriales que exportan armas.
Heridas y lacras de la globalizacin. Que pueden ser y son mortales para los pueblos


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter