Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-04-2011

Nios, hormigas y dinosaurios

Jon E. Illescas Martnez (Jon Juanma)
Rebelin


Hay ocasiones en que los nios se van a jugar con los amigos y vuelven a casa llorando. Entonces la madre o el padre les preguntan qu ha pasado. Si los pequeos no son capaces de decrselo, los padres investigan por su cuenta hasta dar con la causa. Algunas veces son las compaas, otras resultan los propios juegos...

Histricamente los mejores entretenimientos infantiles persiguieron el hacer pasar un buen rato a los ms pequeos, provocarles sonrisas, animarlos a compartir, aprender, etc.; pero los hay que tambin consiguen justo lo contrario. Los malos juegos suelen finalizar con el llanto de un nio (o de varios). Acostumbran a ser crueles y los buenos padres intentarn, una vez descubiertos, que sus hijos no se acerquen ms a ellos. Aqu no hay negociacin posible, los juegos tienen sus normas y si hacen dao es mejor no volver a jugarlos. No hay dilogo ni reforma posible cuando la regla es golpear al ms dbil o arrancarles las antenas a los animalitos, jams se debe volver si no se tolera que la diversin principal sea mofarse del resto de los compaeros.

Actualmente en nuestro mundo, padres y nios, por activa o por pasiva, juegan todos a un juego muy particular donde la mayora acaba llorando, en el mejor de los casos. Su nombre es capitalismo. Su regla principal se basa en la propiedad privada de unos pocos y la prestada de unos muchos. Jugadores de ficha azul y jugadores de ficha roja. Los segundos, la mayora que paga por el alquiler, se caracterizan por tener su cabeza y manos para ganarse la vida, pero poco ms. El resto de insumos se los deben procurar comprndoselos o alquilndoselos a los ficha azul, que lo tienen todo (tractores, semillas, ordenadores, cemento, herramientas, casas, aviones, etc). De este modo, el salario que reciben los ficha roja despus del trabajo volver a los ficha azul de turno con el suplemento del crdito. En esta espiral de desposesin continua cada vez ms fichas rojas se quedan sin ficha: GAME OVER para ellos.

Otra regla muy importante que deben respetar todos los jugadores es la herencia de los premios. Esto quiere decir que si pongamos, un jugador de ficha azul, propietario de 327 casas repartidas por el mundo, cuatro islas, una fbrica de armas, 45 constructoras y una red de casinos, decide dejar el juego, automticamente su hijo se har con la ficha azul de nuevo. Sin tener que volver a empezar de cero, sin necesidad de poner su ficha en la casilla de salida: llevndose todas las propiedades desde la primera partida. En cambio, si el jugador de ficha roja, que no tiene nada para ganarse la vida excepto su cuerpo, deja el juego, al llegar su hijo, ste heredar junto a la ficha roja de su padre: la nada. Bueno, no exactamente la nada, sino todo su trabajo y quizs alguna deuda.

Extrao juego verdad? Pues a ese mismo llevamos participando durante largo tiempo y siempre con la msica a todo volumen, repitiendo con estridentes compases lo maravilloso que es y la tremenda suerte que tenemos de estar jugando con l, aunque casi todos los jugadores acaben daados. Bajemos un poco el volumen, permtame contarle algo...

El capitalismo est en crisis. Vaya novedad!- dir usted. Bueno, ms all de que siempre lo estuvo allende los mares y de que ahora es cuando algunos europeos estn cayendo del guindo del crdito fcil, o ms all de que el centro del sistema econmico mundial est virando lentamente a Oriente, vamos a ver cmo nos afecta y qu tiene de particular esta crisis. 1 Observemos las diferentes vertientes sociales donde se manifiesta:

Crisis econmica

Recientemente se dijo que el seor de ficha azul Carlos Slim 2 se convirti en el hombre ms rico del mundo, superando en casi dos millones y medio de veces la riqueza media de un trabajador... pongmosle espaol. 3 Como es imposible imaginarse la diferencia con tanto cero de por medio, vamos a intentar traducirlo a algo ms ilustrativo. Ya sabe, una imagen vale ms que mil palabras. Utilicemos ambas: imagine que usted fuera ese ciudadano corriente y fuese un animal, una hormiga por ejemplo. Haciendo una analoga respecto a la relacin aritmtica entre la diferencia de riqueza antes mentada y los pesos corporales, el seor Slim de ser otro animal, sera un hipoptamo. 4 La mayora de las primeras no llegan al gramo, mientras que el segundo suele rondar las dos toneladas y media de peso. Una hormiga y un hipoptamo. Curiosa mezcla, verdad? Los ha visto alguna vez juntos en el hormiguero o quizs compartiendo un plcido bao en la charca? Cmo pueden jugar los dos a un mismo juego sin lastimarse?

Crisis humanitaria

El Banco Mundial y el FMI, ambos amigos de los hipoptamos, han confirmado recientemente que, en a penas seis meses, 44 millones ms de hormigas 5 han sido empobrecidas en el mundo, debido a la especulacin de los hipoptamos en las bolsas internacionales (dgale bolsas, dgale charcas). Adems, se rumorea que las altas instancias hipoptamas planean hacer muchas guerras entre las hormigas de todo el mundo, para vender armas y ampliar sus fortunas ya que con la crisis internacional el tablero del capitalismo se resquebraja. Los de la ficha roja ya no pueden comprarles casi nada, porque no tienen dinero y eso, al final, pasa factura. Aviso para navegantes: los hipoptamos furiosos buscan nuevos hormigueros sobre los que poder mearse y competirn duro por ellos. Han decidido que sobran hormigas en el mundo, de todos los colores y tras todas las banderas. As se divierten, no intente comprenderlos, no podr: no son hormigas.

Crisis poltica

Realmente hace falta que escriba aqu alguna cosa que el lector no sepa ya? Acaso hace falta hundir ms la ahogada imagen de los polticos de nuestro mundo? Por los pocos honrados que quedan no lo har. Solo una pequea reflexin: afirman que los polticos son los que mandan en el orbe, en todos los pases, en la ONU, en la OTAN, en el G8 pero... no entiendo cmo un poltico, llammosle zorro, siguiendo nuestra metfora animal, por muy zorro que sea, puede competir ante la voluntad de los hipoptamos. Ms bien creo que los zorros miran para bajo cuando los hipoptamos hablan, tambin las zorras, que en poltica las hay a centenas.

Crisis tica/moral

sta me interesa ms, porque es en ella en la que basan su dominacin y nuestro dolor. Por qu jugamos hormigas e hipoptamos al mismo juego? Por qu nos dicen que todos somos iguales, hipoptamos y hormigas, todos palomas de la paz con dientes afilados para la guerra? Por qu nos dejamos llamar palomas espaolas, indias, francesas, inglesas, venezolanas, australianas, brasileas, neozelandesas, colombianas, etc., cuando somos simple y llanamente sufridas hormigas? Hormigas diversas, pero muchas veces tan diversas o ms entre las fronteras oficializadas que fuera de ellas. Por qu dejamos que existan fichas rojas y azules si los de las rojas siempre acabamos derrotados? Y dije derrotados, pero tanto vale parados, hambrientos, moribundos, violados, torturados, mutilados, asesinados, acribillados o bombardeados. Tambin con el corazn, frecuentemente, destrozado.

Nios

Volviendo al principio, a la infancia, sabemos que los pequeos suelen ser maravillosos. Tienen esa hermosa inocencia, esa bondad e ilusin contagiosa por las pequeas cosas de la vida que los hacen tan distintos a los adultos. Diferentes a esos padres y madres hastiados del hasto. Exhaustos de transitar por las casillas donde les toca (mal) vivir en el tablero capitalista, donde apenas transitan desplazados mediante cinta transportadora, como en una cadena de montaje cualquiera, directamente hacia el cementerio industrial. Sin apenas tiempo para poder rozarse los labios con un beso, contar cuentos a sus hijos o compartir un atardecer con los amigos. Sin suficientes horas, minutos ni segundos para decir un te quiero con tantos te quiero por regalar. Sin tiempo ni vida con la que ser personas. Pero ah estn los nios que nos recuerdan, a veces con irreverente impertinencia, con su sola presencia, que los adultos podramos ser diferentes, que podramos ser mejores, que el futuro no tiene porque ser tan gris como nuestro malherido presente. En contraste con lo anterior, hay pocas cosas tan molestas como ver a un adulto comportarse falsamente como un nio. Nos resulta doblemente impertinente porque juega a mofarse de algo tan puro como la esperanza de la infancia, a la vez que significa, de algn modo, que es un adulto que sigue llevando paales. Y ver a un adulto regocijndose de cagarse encima y llevar bibern es, cuanto menos, grotesco. Para los nios y para los mayores. Pues nios somos, polticamente hablando, la gran mayora de los adultos de este mundo. Y al igual que los primeros siguen errando y llorando cuando juegan a un juego que les hace dao, nosotros seguimos inmersos en el capitalismo, rompindonos la crisma contra sus mltiples muros, sin padres a la vista para salvarnos del macabro invento. Nos caemos y volvemos a jugar, perdemos la cabeza y continuamos sonriendo, nos corta las manos y seguimos aplaudiendo, se empea en matarnos y continuamos agradecindoselo. Hasta cundo?

Reptiles gigantes

Los dinosaurios desaparecieron hace 65 millones de aos aproximadamente. Se desconoce la causa exacta: un enorme asteroide gigante, mltiples colisiones de la nube de Oort, cambios climticos abruptos, etc.; pero el caso es que fuese cual fuese la misma, los dinosaurios no tuvieron arte ni parte. Cualquier razn de su fulminante adis al planeta Tierra no dependi de sus acciones. Fue un motivo exgeno. En cambio nosotros, a diferencia de los dinosaurios, hemos elaborado al cabo de milenios una avanzada cultura, que nos hace diferentes del resto de animales. Una sabidura que heredamos como regalo, fruto del esfuerzo colectivo, generacin tras generacin. Una cultura capaz de lo mejor y lo peor. La misma incluye desde las nanas que cantan las madres a sus hijos hasta las baladas que entonan los enamorados. Tambin tenemos la imprenta, la fsica cuntica, la biologa, la medicina o la pintura al leo, el piano y la guitarra elctrica, el Kamasutra y el jazz, la red y la Wikipedia. Pero esa cultura mundial tambin nos trajo la mentira, la tortura, las balas huecas, la guerra bacteriolgica o la bomba atmica. Ya han visto lo ocurrido estos das en Japn. El desastre radioactivo derivado no de catstrofes naturales, que siempre las hubo, sino de la avaricia de unos pocos, espoleada por el motor del sistema: la bsqueda del mximo beneficio al mnimo coste, que produce la tecnologa del mximo peligro bajo la mnima responsabilidad. Ahora ya no est la URSS y su cacareado Chernbil. Ya no hay excusas. Esto es 100% capitalismo y capitalismo desarrollado mire usted. En un mundo donde los ficha azul sigan mandando, esta energa letal para casi todos seguir producindose porque es barata y los hipoptamos seguirn negndose a hacer inversin en renovables si controlan el poder poltico. Las centrales se pondrn al lado de nuestros hormigueros, no de sus charcas. Si continuamos jugando a su juego nada bueno nos aguarda. Nada que no lleve el epteto de radioactivo.

Y entonces qu?

Comencemos la migracin masiva de los fichas rojas. Dejemos este estpido juego. Basta con cambiar el tablero, empiece por su propia mente. Comience repitiendo frente al espejo que podemos hacer mucho, que cree en el futuro de la humanidad. No le pido que crea en el presente, me basta con que confe en que podemos tener futuro. Me basta con que quiera y amerite para que lo tengamos. Inspire esperanza de todo lo bueno que ya hemos conseguido. Recuerde que una hormiga es capaz de levantar un peso 50 veces superior a su cuerpo. Anteriormente hablamos de los 2 millones y medio de veces que separan al peso del hipoptamo mayor del de una hormiga de un hormiguero en declive, sabe cunta poblacin con fichas rojas hay en el mundo? Sabe cuntos hormigueros? Cuntos hipoptamos no se transformaran en hormigas si stas decidieran unirse contra su macabro juego? Con razn los hipoptamos se asustan al mnimo ruido que escuchan debajo del suelo que pisan. Estn atemorizados porque saben perfectamente lo que nos hacen, saben que nos aplastan da a da y cuntos somos. Por esa razn se toman tantas molestias en confundirnos, en dividirnos y luego unirnos hasta hacernos creer, desorientados, que somos todos palomas pacficas chifladas por las guerras. Se da cuenta? En esta ineludible coyuntura histrica en la que estamos inmersos, que da a da se acerca ms al final de una (buena) pelcula de Hollywood, tenemos bsicamente dos opciones: podemos seguir siendo nios con armas de mayores y acabar como los dinosaurios, o podemos crecer de una vez siendo adultos y protegiendo a nuestros nios. Protjalos y melos, y con ellos nuestro futuro. Siembre de sentido el presente, su vida y la ma. Comencemos diciendo no al capitalismo, continuemos diciendo s a la vida. El socialismo y la democracia quizs nos aguarden a la vuelta de la esquina; pero no les hagamos esperar mucho, pues quizs, aburridos, acaben por marcharse para siempre. No olvide que las mejores frutas del rbol lo son en su justo momento, pero hay que estar all para cogerlas o dejarn de serlo. Y antes: labrar y sembrar, proteger y cultivar, regar y tener fe en que ser tiempo de recolecta antes que nos alcance la tormenta. Las nubes estn cerca. No es verdad que el futuro est escrito.

Palabra de hormiga.

* Jon Juanma es el seudnimo de Jon E. Illescas Martnez. http://jon-juanma.artelista.com/ [email protected] 
Este artculo fue finalizado el 28 de marzo de 2011. Notas:

1. En la lengua china ( 汉语 ) el concepto crisis significa tanto peligro ( 危机 ) [wēi jī] como oportunidad ( 机会 ) [jī hu], al compartir el carcter de ( ) [jī] que por s solo en una de sus acepciones se traduce por oportunidad. Por tanto la formacin de su palabra crisis, contiene tanto la tesis como la anttesis del propio fenmeno social. Un significado distinto al que casi todo el mundo le otorga en la cultura occidental. Quizs, en este sentido, deberamos aprender de ellos: en cada crisis tenemos la oportunidad de mejorar. Depender de nosotros.

2. Carlos Slim, activos segn Forbes: 74.500.000.000 de dlares (Ver: http://www.guardian.co.uk/world/2011/mar/09/carlos-slim-tops-forbes-rich-list ).

3. En contraste, el ingreso medio anual de un ciudadano espaol es de 21.500 de euros. (Ver: http://www.cincodias.com/articulo/economia/salario-medio-Espana-21500-euros-brutos-ano-mitad-Reino-Unido-Holanda-Alemania/20100118cdscdseco_5/ ). Espaol se halla entre comillas debido a que el autor del presente texto no cree en las naciones, menos en los estados. Ambos son parte, en este momento de la historia mundial, del engranaje global de la mentira capitalista. Aquel que convierte a opresores y oprimidos en falsas palomas de la paz, impacientes de volar hacia la guerra. Los hipoptamos creen en los hipoptamos y las hormigas, pero no en las palomas guerreras. Por qu razn deberamos creer en ellas las hormigas? Las charcas de los hipoptamos, que sepamos, no respetan ninguna frontera.

4. Nos referimos al hipoptamo comn (hipopotamus amphibius), ya que la otra especie, el hipoptamo pigmeo, es prcticamente igual de alto, pero de una longitud y peso mucho menor, no soliendo superar los 400kg. Aqu podemos ver imgenes del primero, juzgen ustedes si la metfora empleada ha sido o no acertada: http://animaldiversity.ummz.umich.edu/site/accounts/pictures/Hippopotamus_amphibius.html 

5. Ver en: http://www.elpais.com/articulo/economia/crisis/alimentaria/lleva/44/millones/personas/pobreza/apenas/medio/ano/elpepueco/20110215elpepueco_15/Tes 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter