Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-04-2011

Higinio Muoz: Luces de la militancia

Vctor Garca Zapata
Rebelin


La noche del 5 de febrero de 2005, en la Ciudad de Queretaro, Higinio Muoz no durmi. La comisin organizadora del II Dialogo Nacional le pidi ya entrada la tarde que redactara el documento de consenso de aquel encuentro protagonizado por el Sindicato Mexicano de Electricistas, La Unin Nacional de Trabajadores, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educacin y otras organizaciones reunidas para conmemorar el 78 Aniversario de la Constitucin y acordar un plan de accin conjunto para los prximos aos.

Desvelado pero sin demostrar incomodidad alguna, apareci a la maana siguiente con el documento en mano. Pocas horas despus Rosendo Flores, entonces dirigente del SME, lo ley ante ms de 3,000 trabajadores y militantes titulndolo La Declaracin de Quertaro, quizs el ltimo documento de consenso amplio que han producido los movimientos sociales mexicanos. Higinio, a un lado del estrado, discreto como siempre, mir con satisfaccin que una vez ms haba logrado formulaciones en la que una amplia gama de organizaciones de distinto signo ideolgico se sintieran representadas.

No solo haba que tener paciencia y sensibilidad para escuchar todo lo discutido en las caticas mesas de trabajo del Sindicato de Trabajadores de los Tres Poderes del Estado de Quertaro, haba que traer a cuestas, tambin, un bagaje de recorridos por todo el pas conociendo los problemas de la gente y las perspectivas ideolgicas de las diversas organizaciones locales. Haba que pretender hacer poltica desposedo de cualquier inters hegemnico y convencido de la necesidad de articular a los ms con base en programas claros y transformadores.

* * *

Siempre fue as. No en pocas ocasiones llam la atencin lo mismo por su visin estratgica, que por su disposicin a unificar a los diversos. Por tan complejo en los anlisis como por la claridad y sencillez para exponerlos. Por tan firme y congruente en sus posiciones como por confiable en la interlocucin. Y, quizs, ms que por cualquier otro rasgo: Por su total dedicacin a la lucha social.

No por nada el homenaje de cuerpo presente que realiz tras anunciarse su deceso el 19 de marzo de 2010 fue, de manera indita tratndose de un activista incluso suspendido despus del movimiento estudiantil de 1997, en el auditorio de la facultad de Ciencias de la UNAM, ante miembros de casi todas las habitualmente contrapuestas corrientes de la vasta y heterogenea izquierda social mexicana.

No por nada, tampoco, en el Memorial que se le realiz un mes despus, 25 de abril, en el Museo Universitario de Arte Contemporaneo de la UNAM, se expresaron y reconstruyeron simblicamente mltiples vnculos comunitarios tendidos por Higinio, con las ms diversas luchas locales e internacionales. Se expres ah, adems, que hablar de l es considerar tres caractersticas que debieran estar de por s asociadas a la prctica militante: 1) puso toda su creatividad al servicio de las luchas, 2) que fue educador de muchas generaciones de activistas y 3) que aport a la construccin de la cultura universitaria y de los movimientos sociales en general.

* * *

Con ocasin del dcimo aniversario de la Huelga de la UNAM de 1999 2000 emprendimos una serie de plticas con Higinio tendientes a recordar aquel episodio lo mismo trascendente para un amplio sector de jvenes estudiantes activistas que borrado e ignorado de los informes oficiales de la Universidad. La intencin era que a partir de aquella[ii]s plticas logrramos reconstruir la experiencia vital de uno de las activistas universitarios y sociales ms emblemticos y enigmticos de los ltimos tiempos.[1]

Si bien, su entrada al Hospital, ya en condiciones sumamente graves, el 28 de febrero de 2010, mismo da en que falleci Carlos Montemayor, impidi completar la recuperacin de todas sus experiencias, lo platicado, deriv, de cualquier manera, en el interesante relato de una vida militante y, fundamentalmente, en un profundo e indito anlisis sobre el movimiento estudiantil de 1999 2000.

Cont, por ejemplo, que naci en Tenango del Valle, municipio de Azoy, en al costa chica de Guerrero el (11 de enero de 1967). Fue el nico hombre entre 5 hermanas. Su padre nunca fue militante poltico pero si alguien preocupado por resolver los problemas del pueblo. A la puerta de su casa se realizaban las reuniones diarias para tomar el fresco mientras se charlaba sobre los asuntos del pueblo. No en pocas ocasiones se mencion al legendario guerrillero Genaro Vzquez, familiar lejano de su abuela Esperanza. l era el nico nio que se quedaba a escuchar lo que decan los grandes y de ah le fueron surgiendo los intereses combativos.

Para la secundaria tuvo que trasladarse a Ometepec. Mir las movilizaciones de la insurreccin cvico electoral de 1988 y ms de cerca las tomas de tierras y las formacin de los Buffetes Populares en defensa de la propiedad campesina de principios de los 90. Curs parte de la prepa en Acapulco en donde ley La noche de Tlatelolco de Poniatowska obteniendo sus primeras referencias sobre las luchas estudiantiles en Mxico. Tambin se encontr las lecturas de Lenin a quien reivindic hasta el final de su vida, Aceptando, sin embargo, que Por ahora no hay condiciones para el Partido Obrero.

Despus, sin avisarle a su familia, huy al Distrito Federal para presentar el examen de admisin a la UNAM: Para los que vivimos fuera y no tenemos recursos, pensar en estudiar en la UNAM implica toda una aspiracin de trascendencia, me dijo.

Entr al CCH Oriente en 1986 y se encontr con un mundo de organizaciones y combatividad estudiantil que atrajo su participacin. Se enrol con la Corriente en Lucha por el Socialismo. Particip discretamente en el movimiento de 1986 87 y para el Congreso Universitario de 1990 form parte de la Coordinadora Universitaria que pretenda hacer contrapeso al ala histrica del Consejo Estudiantil Universitario. Ya como estudiante de Fsica en la Facultad de Ciencias, fue Consejero Universitario entre 1993 y 1995. Form despus, con muchos otros, el Comit Estudiantil Metropolitano.

En 1996 inici el trabajo por el derecho a la educacin pblica universitaria que actualmente es representado por el Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educacin Superior. En 1995 el EZLN lo nombr miembro del Comit Promotor de la Consulta Nacional de aquel ao. Fue miembro de la Comisin de Anlisis de la Promotora de Unidad Nacional Contra el Neoliberalismo, e impulsor de Caravanas Universitario de Trabajo Comunitario para el fortalecimiento de las autonomas locales en el estado de Guerrero.

* * *

No dud, durante la pltica del 3 de febrero de 2010, en calificar a la Huelga del CGH, (1999 2000) como el proceso organizativo ms importante en el que le toc participar, y con tal intensidad fue que lo narr:

Tas la suspensin de un ao de la que fui objeto por participar en el movimiento de 1997, que interrumpi mi vida acadmica, pens que mi ciclo como activista estaba ya concluido, por supuesto me vea colaborando con el Comit Estudiantil Metropolitano (CEM), pero no imaginaba volver a participar en otro movimiento estudiantil de ese nivel.

Sin embargo, cuando el 15 de marzo, en un recinto alterno, el Consejo Universitario vota el Reglamento General de Pagos consider que haba que seguir luchando contra una Reforma que en esencia significaba lo mismo por la que me haban suspendido.

Lo de 1999, nos sorprendi a todos. No solo por las dimensiones del movimiento si no por sus contenidos. Fue el primer movimiento influido por el zapatismo y, por lo tanto, tena la obligacin de no cometer los mismos errores anti-democrticos de movimientos anteriores.

Como todos los movimientos estudiantiles, aquel fue plural en tanto que fue desencadenado por una comunidad en la que convivan muchas posiciones distintas, por ello enseanzas de los zapatistas tendran que ser muy tiles para que todos pudieran participar.

As empez. Como un movimiento que aprob procedimientos que permitieran la discusin en cada una de las asambleas de las escuelas y, de tal, manera, evitar mayoriteos en la Asamblea General del Consejo General de Huelga.

Ciertamente, desde el principio hubo sectores titubeantes que casi siempre estaban asociados con aquellos estudiantes procedentes de escuelas privadas que, aunque apoyaban el movimiento no vean a la Universidad Pblica como su nica opcin de estudio, sin embargo hasta ellos aportaban de alguna manera: haciendo mantas, ideando actividades festivas, entre otras actividades.

Nosotros, adems de pertenecer a sectores menos favorecidos econmicamente, estbamos convencidos de que se trataba de la confrontacin contra una poltica global, por eso imaginbamos que sera una lucha larga e intensa.

Creo que al movimiento habra que para entender al movimiento habra que dividirlo en tres etapas.

La primera es la fase de crecimiento en la que se logr no solo la aprobacin de la huelga en las Facultades y Escuelas si no generar apoyo social y solidaridad de otras organizaciones sociales.

En aquella etapa fue muy significativa la relacin que el CGH estableci con el Frente Nacional de Resistencia Contra la Privatizacin de la Industria Elctrica y la marcha del 18 de marzo de 1999 cuando hicimos columnas paralelas con el Sindicato Mexicano de Electricistas, para marchar del ngel al Zcalo.

Sin embargo, para los grupos que iban ganando la hegemona no era prioritaria la alianza con organizaciones solidarias, ni con huelguistas que no estuvieran convencidos del carcter clasista de la huelga. Ha dichas corrientes les interesaba construir la huelga de los plebeyos y jodidos, por ello, ms que ganar legitimidad construyendo consensos de mayora, apostaban a las depuracin del movimiento.

As se lleg a la propuesta de los Emritos con la que se puede decir que empieza la segunda etapa. Estoy convencido de que no dimos la mejor respuesta. Si bien la propuesta no resolva las exigencias del movimiento si pudiera reactivar la discusin en un momento en el que nadie ms, ni Rectora ni el movimiento, estbamos discutiendo posibles salidas. Tendramos, creo, que haber respondido con alguna contrapuesta que fuera capaz de volver a dinamizar los dilogos. Estoy convencido, adems, de que muchos de los Emritos hacan la propuesta de buena f. Manuel Peimbert, por ejemplo, fue mi maestro en la Facultad de Ciencias y s que, a diferencia de Barns, no tena l la intencin de derrotar al movimiento. El maltrato a los Emritos nos cost, incluso, el apoyo de organizaciones como el SME, as me lo hizo saber su dirigente de aquel entonces Ramn Pacheco.

A partir de ah, pensamos, yo personalmente, y como Comit Estudiantil Metropolitano, que haba que romper la inercia y salir a buscar ms apoyos para romper el ensimismamiento en el que estbamos. Planteamos, tambin, el Replanteamiento del pliego petitorio en la Asamblea del 31 de Agosto. Muchos nos atacaron por ello, nos dijeron que estbamos claudicando, pero en realidad solo estbamos haciendo una propuesta que, sin modificar las exigencias del movimiento lanzara el mensaje de que estbamos dispuestos a volvernos a sentar a la mesa.

Cada vez ms, ganaban posiciones aquellos que trataban de alargar el conflicto hasta las elecciones del 2 de julio de 2000, como si ello representara el triunfo del movimiento. Para nosotros era claro que ganar el conflicto universitario en el marc de la universidad misma seria ya de por s a las luchas de izquierda de todo el pas.

A mi entender la tercera etapa comienza el da del Plebiscito Universitario convocado por las autoridades. Fue muy preocupante ver la respuesta de la gente cuando fuimos a brigadear a las mesas de consulta del plebiscito. En las mesas me encontr votando a muchos que antes haban participado en el movimiento y con los que yo tena buena relacin. Sin embargo en esos momentos ya no escuchaban mis razones. Hasta ese momento tuve conciencia de la gravedad del dao que el CGH se estaba generando.

El 4 de febrero por la noche, en la Antigua Escuela de Medicina dialogbamos con una comisin de Rectora. Nos correspondi a Vctor Alejo y a m ir a un saln anexo con Serrano Migalln y Jos Narro. Ah nos dijeron que tenamos un da para encontrar una solucin y que sta tendra que pasar por la entrega de las instalaciones. Le pregunt a Narro si eso significaba que la PFP iba a entrar a CU y me respondi: Tmenlo como quieran. Cuando Alejo y yo salimos de ah, como a las 12 de la noche, un montn de reporteros se nos vinieron encima. Aunque denunciamos la respuesta, siempre me qued la sensacin de que comet un error al no hacer algo ms, por ejemplo, llamar ah mismo a la sociedad civil a construir un crculo de paz para evitar el allanamiento.

Cuando dieron las 6 de la maana pens que la polica ya no entrara ese da. Siempre cre que de hacerlo sera en la noche y que no se atreveran a hacerlo al amanecer. Hasta ese momento guardaba esperanzas de que se preservara la cordura y hubiera ms espacio para el dilogo, rememora el activista.

La ltima asamblea del CGH comenz en el Che Guevara el sbado 5 por la tarde. Fue una asamblea agnica, en la que nunca nos planteamos qu hacer en caso de que llegara la polica. Debimos haber implementado medidas de resistencia civil pacfica, pero el desgaste era tal que slo algn miembro de la asamblea de la Facultad de Ciencias propuso una ruta de evacuacin, pero provoc tantas risas que se desech.

Uno nunca se imagina la impresin de tener a la PFP enfrente, todos encapuchados, armados, eran fuerzas de elite. La primera reaccin fue replegarnos dentro del auditorio a esperar lo peor, ya despus muchos se pusieron a gritar consignas como para desahogarse. Poco a poco fuimos comprobando que de ningn lado haba intenciones de un enfrentamiento violento y comenzamos a subir a los camiones. Es el momento ms impactante que me ha tocado vivir.

Antes de ese momento imaginaba que caer en la crcel era el fin de mi participacin en la lucha social, sin embargo, despus de que sal comprob que no era cierto, que se poda seguir. La huelga es el proceso poltico ms importante en el que me ha tocado participar y me impact porque signific un periodo de entrega total a una causa que triunf por la gratuidad de la educacin.

Ha habido muchas maneras de esconder la victoria de la huelga, sin embargo hoy, a 10 aos, es muy difcil que se plantee imponer cuotas y muchos menos de la manera tan antidemocrtica como lo intent Barns. Quienes participamos en el movimiento nos liberamos de muchas ataduras y de la mocin de que solo mediante los partidos se puede hacer poltica. Yo me siento mucho ms libre.

Viv el movimiento de manera muy intensa. Estuve en un lugar privilegiado en el que pude aportar bagajes y experiencias. Por supuesto que he cometido varios errores que ya tendrn que evaluarse, pero ninguno arruina la vida pues mi participacin siempre ha sido desinteresada y sin obtener ventajas. En el CGH, como en otros movimientos, particip con convicciones muy claras: Conservar la unidad del movimiento; Disminuir sus conflictos al mnimo; e impulsar un Frente Amplio de todos los sectores de la sociedad para cambiar al pas. Hasta aqu su voz que, vale decir, la sent ese dia tan intensificada y apasionada como nunca antes.

* * *

La efectividad con la que la quienes fueron compaeros de Higinio han continuados su trayectoria de lucha social confirma la vala formadora que siempre tuvo. Hoy el Comit Estudiantil Metropolitano y el Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educacin Superior siguen siendo referentes de la lucha estudiantil. Durante este ao no solo han asumido el reto que implica la partida de Higinio, si no que lograron un avance significativo en la mesa de negociaciones con la Secretaria de Educacin Pblica y convocaron a la importante iniciativa Por un acuerdo nacional para ampliar la matricula educativa[2] al que convendra darle seguimiento sumando muchos ms actores para su consecucin. Por su lado, la Caravana Ricardo Zavala contina en su proceso realizar trabajo comunitario tendiente al fortalecimiento de procesos de lucha fuera de las Universidades.

A un ao de su fallecimiento los compaeros de dichas instancias realizaron el Foro: Recordando a Higinio Muoz: Reflexionemos nuestras, luchas, nuestros retos y nuestras perspectivas. El membrete mismo esboza y retoma el rasgo visionario de Higinio: Recordarlo dijo Miguel lvarez - llama a mirar las luces en estos tiempos de oscuridad.

* * *

La situacin nacional definida por: 1) la degradacin y la ruptura de cualquier dinmica virtuosa de relaciones sociales, en algunos casos por el pasmo y en otros por la orientacin de las polticas neoliberales del actual y los pasados gobiernos. Y 2) Por programas y prcticas polticas de la izquierda electoral poco propicias para la articulacin de fuerzas sociales y, por lo tanto, para volver a colocar a las agendas de las diversas izquierdas en un papel protagnico y constitutivo de la vida nacional. Requieren, para enfrentarse y revertirse, de recuperar muchas de las enseanzas de Higinio.

Entre dichas enseanzas no solo est aquella de la tica excepcional que durante el foro fue mencionada de manera reiterada, si no aquella de TRADUCTOR que, dimensionada en el campo de la estrategia, tanta falta hace en estos das para articular a quienes tambin son componentes de la actualidad nacional: Las miles de luchas de resistencia que a lo largo del territorio combaten: a los megraproyectos depredadores de comunidades, culturas y bienes naturales; la criminalizacin de la protesta social; la prdida de derechos laborales; la entrega de los recursos naturales al extranjero; entre otras consecuencias de las polticas actuales.

* * *

Genuino como pocos, de Higinio nadie puede atribuirse la interpretacin estricta y fehaciente de su personalidad. Pero seguro que contemplar el espritu y la congruencia de sus actos resulta en un insumo invaluable para que las organizaciones sociales se vuelvan, como sugirieron los compaeros de Higinio durante el Foro: catalizadoras de la transformacin estructural anticapitalista El reto es para todas y todos en memoria de Higinio.

[1] Fragmentos de aquellas plticas fueron publicados en el peridico Milenio Diario los das 7 de febrero y 27 de marzo.

[2] Publicado en La Jornada el 13 de octubre de 2010. Puede consultarse en: http://www.cem987.webcindario.com/

- El autor es participante de diversos procesos de organizacin poltica y social y miembro del Laboratorio de Anlisis de Organizaciones y Movimientos Sociales de la UNAM.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter