Portada :: Ecologa social :: Transgnicos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-04-2011

Tratado de semillas no incluye a pequeos agricultores

noticiasaliadas.org


Biodiversidad y fuentes alimenticias amenazadas a pesar de herramientas legales.
Ms de 100 naciones han firmado el Tratado Internacional de las Naciones Unidas sobre los Recursos Fitogenticos para la Alimentacin y la Agricultura, pero persisten las amenazas contra la soberana y seguridad alimentarias y la bioseguridad.

Los participantes en la Cuarta Sesin Regular de la Junta de Gobierno del tratado que entr en vigencia en el 2004, realizada en Bali, Indonesia, del 14 al 18 de marzo, dijeron que esta herramienta es necesaria para combatir los efectos del cambio climtico, al asegurar el suministro de alimentos a la creciente poblacin mundial.

Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Per y Uruguay son los nicos pases latinoamericanos que han firmado y ratificado el tratado.

Con las alteraciones que est provocando el cambio climtico a las condiciones agrcolas y el rpido crecimiento de las poblaciones, preservar y compartir la diversidad de los cultivos a nivel global ya no es una opcin, dijo Shakeel Bhati, secretario de la Junta de de Gobierno del tratado. Ningn pas rico o pobre tiene dentro de sus fronteras la diversidad de cultivos requerida para satisfacer las necesidades futuras de alimentos. Todos los pases deben mejorar la forma en que comparten sus productos agrcolas como asunto de suma urgencia.

El crecimiento exponencial de los monocultivos, particularmente la soja para la produccin de biocombustibles, que gobiernos como los de Argentina, Brasil y Paraguay han promovido a pesar de los riesgos ecolgicos y en medio de una nueva crisis alimentaria, ha provocado la deforestacin de grandes extensiones de la Amazonia y otras reas forestales a lo largo de Amrica del Sur. La industria tambin amenaza al medio ambiente y la salud y la vida de la poblacin local.

El tratado tampoco protege a los campesinos y agricultores indgenas, dicen los crticos, de las grandes empresas multinacionales que se apropian de sus semillas y las patentan, y posteriormente prohben a esos pequeos agricultores guardar sus semillas.

El acuerdo cre un sistema multilateral por el cual los pases firmantes establecen un mecanismo para facilitar el acceso, a travs de un banco de genes, a los recursos fitogenticos para la alimentacin y agricultura.

Las semillas conservadas por el sistema multilateral son, en un 90%, semillas tomadas de los campos de los campesinos. Por ello, los campesinos de pequea escala, que seleccionan y conservan sus propias semillas locales, deben tener acceso al sistema multilateral sin condicin ninguna, dice el movimiento internacional Va Campesina. Asimismo, la industria debe pagar, sin condicin ninguna, la deuda que adquiri por haber tomado gratuitamente las semillas de los campesinos. Por otra parte, nunca jams la reparacin de una deuda ha conferido el derecho a seguir robando.

Este tema es especialmente preocupante en Mxico, donde semillas modificadas genticamente, o transgnicas, amenazan la biodiversidad del maz, cereal autctono y base de la dieta del pa.

Fuente: http://www.noticiasaliadas.org/articles.asp?art=6339


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter