Portada :: Ecologa social :: Tsunami nuclear en japn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2011

El poder de las nucleares

ngel Garca Aparicio y Julio Garca Camarero
Rebelin


La verdadera dimensin, del poder de la industria Nuclear nos la da la tragedia del Japn, en medio del terremoto, del tsunami y de la catstrofe nuclear. La empresa TEPCO continua al mando de las operaciones, la razn no es solo econmica y que se manifiesta en su inmenso poder sobre los medios de comunicacin, mas de 400 centrales en marcha en el mundo, 15 en construccin y otras 40 en proyecto, la razn es quien narices tiene la cantidad de personal cualificado necesario para abordar una catstrofe como la de Fukushima, nadie.

As pues somos rehenes de la soberbia tecnolgica NUCLEAR, del entramado, tecnolgico y de intereses econmicos, de la industria de generacin de electricidad.

Obama ha dicho, como de pasada, una frase definitoria Nada es completamente seguro nada es completamente peligroso. El problema es que cuando hablamos de radiactividad estamos ante palabras mayores.

Las secuelas no desaparecen como por ensalmo, y sobre todo ese engendro diablico creado por la industria Nuclear Francesa el MOX, (material usado en la planta 3 de Fukushima) que consiste en reutilizar el uranio ya usado con Plutonio, la razn es prolongar la vida til del combustible para las centrales nucleares.

Las centrales nucleares contaminan el mundo, mientras se desprecie el efecto del peligro nuclear sobre la humanidad. Un paso decisivo en la seguridad nuclear, fue la prohibicin de las pruebas nucleares. Y esta prohibicin, nos demuestra que la prohibicin de el uso de las centrales si que es posible. De la misma manera que se hizo mundialmente esta prohibicin, hoy se puede, y se debe, plantear el desmantelamiento de las centrales existentes, as como la prohibicin de la construccin de nuevas centrales.

La primera central de generacin elctrica se construyo en la Unin Sovitica y desde all se camino a Chernobil pero antes ocurrieron otros accidentes que se mantuvieron en secreto por el bien del socialismo.

La clave esta en que la energa nuclear es considerada como un medio mas para obtener electricidad, neutro, utilizado tanto por el sistema capitalista como por el socialista, as pues goza del privilegio del prejuicio ideolgico, por lo que las nucleares tienen otra coartada histrica. Pero los humanos no hemos dejado de pensar.

Tenemos derecho en nombre del mito del crecimiento a contaminar de forma irreversible a nuestros nietos? NO.

Una mirada a Chernobil y sus efectos sobre los seres humanos y sin los filtros interesados del lobby nuclear da escalofros, os recomiendo el informe de la OMS elaborado ms de 15 aos despus de la catstrofe.

Conocemos el argumento del carbn, cuantos mineros han muerto en las minas obteniendo el mineral que alimenta la civilizacin, son incontables, y sabemos d el efecto sobre el medio ambiente de los combustibles fsiles que amenazan el futuro de la humanidad, a causa del cambio climtico provocado por la combustin de carbn

Pero el entramado nuclear sostiene que, por estos peligros del carbn, esta justificado pagar un peaje por la energa nuclear que en definitiva no produce CO2.

La humanidad tiene que resolver el problema de su futuro ecolgico de forma imperativa, pero no puede venir de la mano de la generacin nuclear y menos gestionada por industrias como TEPCO.

Y la razn no es el argumento del miedo irracional, no cientfico, a la energa atmica, que existe y con el que tienen que lidiar los poderes pblicos y los intereses de la industria. La principal razn viene de la experiencia acumulada en los infinitos incidentes y accidentes habidos en la industria nuclear, basta una mirada sobre los antecedentes de Fukushima y sobre un elemento clave, el beneficio econmico que necesariamente esta en contradiccin con la seguridad por la que aseguran velar. En este sistema la finalidad nica de la economa es mantener viva y aumentada la llama del crecimiento econmico a costa de lo que sea. Todo debe de plantearse en pro del crecimiento y si gastamos en seguridad, entonces creceremos menos, por lo que hay que escatimar al mximo en gastos de seguridad. Respecto a esto habra que recordar lo que dice el economista chileno premio Nobel alternativo de economa: Manfred Max Nex con respecto a la economa: Las personas no deben de estar al servicio de la economa, sino la economa al servicio de las personas

La experiencia de Chernovil fue devastadora y demostr que la soberbia y la arrogancia en materia de seguridad nuclear probablemente contribuyeron a la desaparicin de la Unin Sovitica no solo con su efecto econmico si no tambin moral.

Hay que recordar que la energa nuclear es una criatura de la Segunda Guerra Mundial que fue impuesta a la Unin Sovitica, y que luego fue acentuada por la Guerra Fra.

Los primeros reactores eran necesarios para obtener el material para la bomba atmica y, a partir de este hecho, se comenz una andadura propia, la produccin de energa y una competencia entre los sistemas sociales y las industrias. Los gobiernos y las empresas se hacen irresponsables respecto de la energa nuclear a causa de escuchar las aseveraciones de los tcnicos con respecto de la seguridad nuclear, por ello ven normal escatimar en captulos de seguridad de las centrales. Tambin ha inducido a una cierta confianza en la nucleares el hecho de que se han realizado pruebas nucleares para obtener la bomba atmica en China, India, o Pakistn y la seguridad del manejo de las ojivas nucleares.

Solo un ejemplo, porque hoy no se realizan pruebas nucleares en la atmsfera?, porque de realizarse sobre la tierra, pasaron a ser subterrneas ?!!porque el ser humano ha conocido los efectos de la radiacin!!

Aprendemos de la experiencia y la misma nos demuestra que el costo de produccin de una central nuclear no es en absoluto compensatorio con el beneficio que produce al generar la electricidad. Y sobre todo si quien nos gestiona la energa se llaman TEPCO.

Hay que recordar que los Japn es un pas que tecnolgicamente se encuentra a la vanguardia mundial y que tiene tcnicos y cientficos de primera. Pero nos enfrentamos a otro problema, el beneficio empresarial, esta reido con la seguridad. Todo lo que ha sucedido les fue advertido pero esas medidas cuestan dinero y hoy pagamos las consecuencias no solo los Japoneses.

El problema es que los efectos de la radiacin no son solo para Chernobil o Fukushima, cuando hablamos de radiacin los efectos son incontrolables en la distancia para los vecinos y para la vida en el mar y en el caso de Fukushima sern demoledores para el Japn. No olvidemos que dada la gran densidad de poblacin nipona y escasez de suelo agrcola su alimentacin es bsicamente de pescado. Sabemos que algunas fbricas niponas de coches, en Espaa, tienen problemas porque faltan componentes que vienen de Japn.

Pero en el caso de Chernobil, sucede que su entorno era suelo agrcola y boscoso y los daos fueron importantes pero en el entorno de Fukushima dentro de los 30 kms hay una gran densidad de fabricas fabricas de automviles y refineras. Pero sospechamos que no obedecer el consejo de evacuar un radio de 40 kms dado por la OIEA debido a toda esta problemtica econmica descrita. Por todo esto la industria japonesa se ver seriamente afectada.

Donde esta el bajo coste de la elega nuclear?, que precio llegaran a pagar los Japoneses y el resto de la humanidad por algo que no iba a ocurrir jams? Y que, como nos dicen, no va ha ocurrir otra vez, en ningn sitio porque nosotros les ponemos velas a World strike.

Pues bien la clave esta precisamente en la inestabilidad del proceso y en su fragilidad. Pero en Harrisburg EEUU en Chernobil y en Fukushima, los accidentes no podan ocurrir!, segn insista previamente la industria nuclear.

En Chernobil los tcnicos fueron los culpables, lo que demostr que el factor humano es importante y no excluyente en el futuro En la construccin de Chernobil todos los tcnicos adujeron prepotentemente y errneamente que la tecnologa del grafito, diseada por los soviticos, hacia innecesaria la vasija nuclear y que no poda haber explosin nuclear. Por al fin si que hubo explosin.

Hoy sabemos que no fue solo la incompetencia y la desidia rusa, sabemos que las vasijas de proteccin irrompibles no son suficientes para que el ncleo se funda. Todos hemos visto, por la TV, volar las centrales. Mientras se nos deca que era hidrogeno que no furamos tontos que no eran explosiones nucleares y que por lo visto hasta pareca bueno.

Nos daremos un paseo por los costes de los accidentes Chernobil 250.000 millones de dlares segn datos del gobierno Ruso; en Fukushima ya caminamos a fecha de hoy a por los 70.000 millones de dlares sin explosin nuclear y con un accidente que muchos tratan de minimizar desesperadamente.

Y un elemento poco conocido del tema de los efectos nucleares es el informe de la OMS en el que se nos habla de un efecto psicolgico sobre la poblacin afectada que denominan fatalismo paralizador. Se trata de un ensimismamiento similar a una depresin profunda al que nadie puede dar respuesta, es la consecuencia del terror a la radiacin que los seres humanos han sentido en su entorno Ellos son miles y no han muerto pero siguen atenazados por el miedo que los paraliza.

La industria privada no puede construir centrales nucleares sin verse en un serio aprieto como esta ocurriendo con Olkiluoto (en Finlandia) cuyo coste final escapa a toda rentabilidad econmica, 6000 millones de euros por una central que se esta construyendo desde el 2003 y que no se sabe si se terminara en el 2012 seguiremos con atencin a ver quien paga al final. Seguramente el estado Finlands, es decir el contribuyente de Finlandia.

Obama avala con 50.000. millones a la industria nuclear para construir nuevas centrales pero ninguna empresa se arranca. Solo si las financian los estados (es decir los contribuyentes de la humanidad) como sucede en Irn, China, India, Pakistan se construyen.

La humanidad debera plantearse prescindir de la energa nuclear como en su momento hicieron los Italianos ejemplo del que por cierto no se habla en ningn sitio. El caso de Italia (pas que no solo se encuentra en el primer mundo, sino que adems esta en el grupo de los 8) es una prueba de que se puede vivir e incluso desarrollarnos sin energa nuclear. Hay que decir que en Italia despus de un referndum nuclear en el ao 1987 en dos aos fueron totalmente cerradas las cuatro centrales nucleares que tenan.

En Espaa no solo se debe cerrar Garoa debemos proponer cerrar todas las centrales con decisin y sin temor al futuro por nuestros hijos y nuestros nietos les podemos legar un mundo sin peligro nuclear y con un modelo social humano.

 


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter