Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-04-2011

Incendio en Lampedusa, atentado incendiario en el centro de acogida de Gnova, declaraciones incendiarias de los ministros de la Liga Norte
Schengen se incendia

Gorka Larrabeiti
Rebelin


"Hay que devolver a los inmigrantes, pero no podemos dispararles, al menos por ahora", lo dijo ayer el ministro de Justicia italiano, Roberto Castelli, de la Liga Norte. Anteayer, en la reunin durante la reunin de ministros de Interior de los Veintisiete en que se discuta los permisos temporales de residencia que Italia ha concedido a los migrantes que han llegado hasta el 5 de abril y que les permite circular libremente por el espacio Schengen, dijo Roberto Maroni, ministro de Interior italiano, tambin de la Liga Norte: Ante esta crisis social y geopoltica la respuesta de los gobiernos europeos es: 'Querida Italia, es asunto tuyo: apate sola'. Me pregunto si tiene sentido continuar en esta posicin, formar parte de la Unin Europea, una institucin que se activa enseguida para salvar bancos, declarar guerras pero cuando se ha de expresar solidaridad concretamente a un pas en dificultad como hoy es Italia, se esconde. Una perla ms de otro ministro de la Liga Norte: Roberto Calderoli, el que en 2006 se puso la camiseta con las caricaturas de Mahoma y desencaden graves incidentes en Libia, propuso retirar las tropas del Lbano para desplegarlas en un bloqueo naval "obligatorio y urgente" en defensa de las fronteras de Europa. Este es el tono que emplea la Liga Norte: seal de que se acercan las elecciones administrativas de mayo en Italia. La amenaza de ruptura con Europa ya se haba odo de labios del Presidente del Consejo de Ministros italiano, Silvio Berlusconi, cuyo consenso atraviesa tambin horas bajas: Si la UE no logra un pacto sobre inmigracin, mejor separarse. No falt en el carrusel de avisos el del Secretario de Estado Vaticano, cardenal Bertone: "No pueden dejar a Italia sola".

Esta continua descarga de responsabilidades puede conducir a que exaltados decidan "poner orden" ellos solos: ayer se produjo un atentado incendiario contra un instituto de Gnova donde se iba a acoger a noventa inmigrantes trasladados de Lampedusa. Lanzaron contra el edificio una bombona de gas con un gran petardo como detonante. Una seal de aviso. La Comisaria Europea de Interior, Cecilia Malstrm, y con ella el resto de ministros de Interior de los 27, calific como prematura la activacin de la directiva 55/2001 para hacer frente a la emergencia migratoria en Italia. El ministro de Interior alemn, Hans-Peter Friedrich, afirm: Italia est infringiendo el espritu del acuerdo de Schengen. Segn Friedrich, no hay un problema de inmigracin masiva en Italia en este momento. Por su parte, Claude Guant, el ministro de Interior francs anunci que devolveran a Italia a los inmigrantes tunecinos que no respetan las reglas de la convencin del espacio Schengen, es decir, acreditar soporte financiero . De hecho, ya ha "devuelto" a Italia a 1.700 inmigrantes tunecinos de los 2.800 detectados por las fuerzas de seguridad, mientras que a otros 200 los ha "reenviado" a Tnez. Guant enunci cinco condiciones para que un inmigrante que haya llegado a las costas italianas pueda pasar la frontera francesa y quedarse en el pas, segn informaba el jueves Le Figaro. Estas cinco condiciones son, en primer lugar "estar en posesin de un documento de viaje vlido reconocido por Francia" y "de un documento de residencia en validez", "justificar recursos suficientes" --62 euros por da y persona y 31 euros si tienen alojamiento--, "no constituir (...) una amenaza para el orden pblico", "no haber entrado en Francia desde hace ms de tres meses". A su vez, el vicepresidente primero y ministro espaol del Interior, Alfredo Prez Rubalcaba, se mostr en contra de que se active la directiva de 2001. "No hay razones para activar la directiva", seal Rubalcaba, quien explic que no se cumplen los objetivos porque "la inmensa mayora de personas llegadas a Italia y Malta son estrictamente inmigrantes ilegales".

Todo ha de decirse: el Presidente de la Repblica italiana, Giorgio Napolitano, aclar, preocupado por las tensiones con Europa a raz de las declaraciones de miembros del Gobierno italiano: Mi pensamiento es que Italia se comprometa a fondo en Europa para que nuestro pas siga persiguiendo con tenacidad una visin comn y elementos de poltica comn en el asunto de la inmigracin. Todo ello sin tomar en consideracin posturas como las represalias y los despechos, por no hablar de las hiptesis de separacin.

Una importante crisis migratoria, provocada en gran parte por la intervencin en la guerra en Libia, est siendo afrontada con peligrosos "desahogos" xenfobos desde el gobierno italiano y con hipocresa por el resto de pases de la UE. Schengen peligra porque, como dice Sandro Mezzadra, "ni Italia ni Europa quieren regmenes democrticos en la ribera sur del Mediterrneo: los temen como los japoneses temen un tsunami" (Il Manifesto, 12/4/2011, p. 1). Hasta ahora haba guardianes que vigilaban el acceso a Schengen; ahora uno de los pases miembros tiene que asumirse ese papel. Malta e Italia vuelven a discutir sobre las competencias de la zona de salvamento y socorro (SAR). Las autoridades maltesas acusaron a Italia de negar el auxilio a una embarcacin procedente de Libia con 116 personas a bordo.

El Acuerdo de Schengen constituye uno de los pasos ms importantes en la historia de la construccin de la Unin Europea (UE). Lo firmaron el 14 de junio de 1985 cinco Estados de la Comunidad Econmica Europea (Alemania, Francia, Blgica, Pases Bajos y Luxemburgo). Coincidiendo con los primeros aos de migraciones en el Mediterrneo y con la cada del muro de Berln, se extendi el espacio Schengen a los pases de la ribera norte del Mediterrneo: Italia (1990), Espaa y Portugal (1991), Grecia (1992). En 2004 se fortaleci ulteriormente la puerta Sur (Chipre, Malta), y se levant la puerta Este (Estonia, Hungra, Letonia, Lituania, Polonia, Eslovenia, Eslovaquia y la Repblica Checa). La inclusin de Rumana y Bulgaria an no se ha producido aunque estos pases entraron en la UE en 2007. La idea del espacio Schengen ha cambiado con el tiempo. Lo que empez siendo en 1985 una zona que trataba de impulsar la libre circulacin de mercancas se convirti, por efecto paradjico de la globalizacin y los flujos migratorios, en la Fortaleza Europa, o en palabras de Mike Davis, la Gran Muralla del capital. Si esa Muralla, hasta antes de las revoluciones en Tnez y Egipto y la guerra en Libia, la constitua fsicamente el mar Mediterrneo; hoy, a la luz de estas tensiones entre Italia y el resto de pases de la UE, se dira que se puede desplazar hasta los Alpes. Quin sabe si lo que est ocurriendo es un regreso paulatino al primer espacio Schengen, que recordemos estaba constituido por slo cinco pases ( Alemania, Francia, Blgica, Pases Bajos y Luxemburgo). Se oye hablar de euro a dos velocidades y surge la pregunta de si no estaremos tambin ante un espacio Schengen de doble naturaleza, con una fortaleza propiamente dicha y un foso externo de pases europeos mediterrneos y postsoviticos guardando el ingreso en la vieja casa europea.

Y mientras en Luxemburgo se discuta, y el Observatorio Fortaleza Europa publicaba la cifra actualizada -16113- de las personas que han perdido la vida desde 1988 hasta hoy en las fronteras de Europa, y la portavoz de ACNUR, Laura Boldrini denunciaba la muerte de 800 vctimas en el Mediterrneo desde el 26 de marzo, en Lampedusa inmigrantes encerrados y registrados con un nmero en el Centro de acogida de Lampedusa provocaron un incendio al saber que iban a ser repatriados. Cientos de tunecinos intentaron fugarse pero los detuvieron; otros treparon las vallas y colgaron una pancarta: Queremos libertad. Anteayer repatriaron a 60 personas en dos vuelos, aunque protestaban: no vuelvo a Tnez, no somos animales . Por la noche trasladaron a 800 personas en ferry. El pasado 9 de abril Berlusconi anunci que haban vaciado la isla de Lampedusa, pero el flujo incesante desmiente el eslogan.

Estos migrantes, que llegan movidos por el viento de libertad que ha soplado en el Norte de frica, han impuesto un nuevo debate poltico. No hay modo de justificar jurdicamente el que a los migrantes que llegaron antes del 5 de abril se les conceda el permiso temporal y a los que han llegado despus se les niegue. Levantando muros y excluyendo se pone en tela de juicio el Estado de Derecho y se afirma, como dice Fulvio Vassallo Palelogo, un Estado policial. No le falta razn: en efecto, el 7 de abril Silvio Berlusconi proclam por decreto el estado de emergencia humanitaria.

Hoy al alba ha encallado un barco pesquero con 250 prfugos procedentes de Libia en una cala de la isla de Pantelera; en Lampedusa la Guardia di Finanza ha socorrido una embarcacin con 105 tunecinos a bordo que estaba yendo a pique; anoche llegaron a Lampedusa otros 57 migrantes. La dignidad no tiene fronteras. Todo el mundo tiene derecho al asilo y a la libertad de circulacin. Los activistas de Welcome han organizado para el da 17 de abril el primer Tren de la Libertad, que partir de Gnova para alcanzar la frontera con Francia en Ventimiglia y despus proseguir el viaje hasta Marsella. Italianos, franceses y migrantes desafiarn juntos los bloqueos de los gobiernos, protestarn para que se vuelvan a abrir las fronteras y se garantice el derecho de asilo. Volvern a corroborar que ningn hombre es ilegal.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter