Portada :: Ecologa social :: Cambio climtico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-04-2011

Por qu la ONU no puede detener el cambio climtico

David G. Victor
The Guardian


Para que se consiguieran progresos, la diplomacia debera cambiar a foros ms pequeos, con objetivos que se pudieran conseguir y centrados en la adaptacin.

El domingo, en Tailandia, los diplomticos abrieron otra ronda de conversaciones formales de Naciones Unidas sobre el calentamiento global. Durante ms de 20 aos, la ONU ha estado trabajando en este problema, con pocos avances. Las expectativas nunca han sido ms bajas. La conferencia de diciembre de 2009 en Copenhague, que se supona que finalizara con un nuevo tratado que sustituyera al protocolo de Kioto, que caducaba, termin en punto muerto. Las conversaciones del ao pasado en Cancn terminaron sin llegar a un acuerdo sobre la mayora de los nuevos problemas importantes.

Algunos problemas de la diplomacia del calentamiento global son inevitables. Detener el cambio climtico es uno de los retos ms difciles a los que ha hecho frente la comunidad internacional. La causa principal del cambio climtico, las emisiones de dixido de carbono, est intrnsecamente relacionada con la quema de combustibles fsiles, que mueve la economa mundial. Incluso en la mejor de las circunstancias, deshacernos del carbono costar dcadas y billones de dlares. La crisis econmica mundial lo hace todava ms difcil, pues pocas sociedades deciden gastar dinero en problemas distantes cuando se estn enfrentando a retos ms inmediatos, como el desempleo y la pobreza.

El fracaso en los avances, sin embargo, se debe principalmente a una mala estrategia. El foro de la Organizacin de Naciones Unidas es el lugar inadecuado para una diplomacia seria. Uno de los puntos fuertes clave del sistema de la ONU que implica a todas las naciones del planeta es una responsabilidad enorme por el calentamiento global. Al trabajar en grupos grandes, las conversaciones de la ONU son rehenes a menudo de los deseos de incluso pequeos participantes; como sucedi en Copenhague y en Cancn, cuando Sudn, Bolivia y algunas naciones ms, cuyas emisiones contaminantes para el calentamiento son muy pequeas. El sistema de la ONU se ha basado tambin en acuerdos legalmente vinculantes, que suenan bien en teora pero han sido difciles de adecuar y ajustar, dados los numerosos intereses diferentes que deben quedar reflejados en cualquier pacto internacional serio para controlar las emisiones.

Se avanzara ms si los progresos se hicieran en tres frentes. Primero, aunque las conversaciones de la ONU no se deberan abandonar, la mayor parte de la diplomacia se debera trasladar a foros ms pequeos, que comprometan solo a los pases ms grandes. De hecho, 10 pases (considerando a la UE como uno) son responsables de casi cuatro quintas partes de las emisiones que provocan el calentamiento. Trabajar con esos 10 ser ya bastante complicado. En ese grupo hay ocho grandes contaminadores que incluyen a algunos que desean dedicar recursos masivos al problema; entre ellos, China y EE. UU. Las naciones entusiastas han sido las que ms han respaldado el enfoque de la ONU, porque tienen ms capacidad de llegar a acuerdos estrictos y vinculantes. Pero lo que funciona para la UE fracasa para la mayora del resto del mundo, ms miedosos de aceptar compromisos vinculantes que quiz no podran cumplir.

Segundo, las conversaciones deben centrarse en lo que realmente se puede conseguir. Durante casi una dcada, la mayor parte de la diplomacia del calentamiento se ha centrado en los esfuerzos necesarios para detener el calentamiento global en 2 C por encima de los niveles preindustriales. El calentamiento real ha sido de aproximadamente un grado hasta ahora. Con el tiempo, toda la inercia integrada en el sistema de clima y energa requerir un programa ms severo para regular las emisiones de hoy y es probable que vean el calentamiento acercndose al lmite de 2 grados.

Uno de los cuatro resultados positivos de Copenhague fue la creacin de un sistema para que los pases se comprometan a lo que pueden hacer realmente para controlar las emisiones. Muchos pases, incluyendo a los 10 mayores contaminadores, han adoptado los compromisos. Cada compromiso es diferente, en todo caso es complicado porque lo que un pas puede hacer realmente depende de numerosos factores locales. Estos compromisos son el mejor punto de partida para generar acuerdos realistas y crebles. Sin embargo, este enfoque "de lo menor a lo mayor" ha encontrado resistencias porque no se alinea con los objetivos abstractos (y no realistas) de lo mayor a lo menor, como detener el calentamiento en 2 C. Este planteamiento es confuso, pero la leccin de casi todas las otras reas de la diplomacia internacional es que funciona.

Tercero, las conversaciones deben dejar de centrarse exclusivamente en el control de las emisiones para aceptar la realidad de que gran parte del cambio climtico es inevitable. Eso significa que hay que ayudar a los pases a adaptarse a l. Tambin significa, con el tiempo, planear el uso posible de tecnologas de geoingeniera como disparar polvo a la atmsfera superior para rechazar un poco ms la luz del sol entrante que puedan contrarrestar los efectos del cambio climtico y podran ser necesarias si el calentamiento global empeorara rpidamente.

La buena noticia del problema del calentamiento global es que hay signos provisionales de progreso en estos tres frentes. La mala noticia es que un enfoque diplomtico serio lleva dos dcadas de retraso y es improbable, incluso en las mejores circunstancias, que detenga a tiempo el calentamiento global.

David G Victor es catedrtico de la School of International Relations and Pacific Studies en la Universidad de California, San Diego y autor de Global Warming Gridlock: Creating More Effective Strategies for Protecting the Planet (Cambridge University Press).

Artculo original: http://www.guardian.co.uk/environment/2011/apr/04/un-climate-change

Traducido para Globalzate por Vctor Garca



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter