Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-04-2011

El irrecuperable Estado palestino

Julien Salingue
Rebelin

Intervencin en el Coloquio del Crculo de Investigadores sobre Medio Oriente (CCMO), el 6 de abril de 2011. Traducido por Guillermo F. Parodi


Los Acuerdos de Oslo fueron considerados, al menos por la parte palestina, como una etapa hacia el establecimiento de un Estado palestino independiente en Cisjordania y Gaza. Pero, 17 aos ms tarde, la perspectiva del Estado independiente nunca ha parecido tan lejana. Cada vez ms voces se elevan, incluso del lado palestino, de antiguos partidarios y artesanos del proyecto de Estado, afirmando que este programa resulta ahora caduco. El ttulo de la obra de Ziad Clot, ex miembro del equipo de los negociadores de la OLP, es una de las ms recientes y ms brillantes ilustraciones de ello: No habr Estado palestino.

Qu ocurri? El fracaso evidente del proyecto de Estado independiente se debe al hecho de que los acuerdos de Oslo fueron mal conducidos o traicionados? O al contrario, este fracaso era inherente a la lgica de Oslo?

Cada vez para ms analistas, la continuacin de la ocupacin y la colonizacin, y la digestin de Cisjordania y Jerusaln por Israel simplemente hizo desaparecer las bases materiales del establecimiento del Estado. En esas condiciones, cmo comprender la poltica conducida, por el Primer Ministro Salam Fayyad, de construccin de un Estado palestino de facto, a pesar de la ocupacin?

Finalmente, en la medida en que la reivindicacin del Estado independiente se concibi durante los aos 70, como una solucin pragmtica en un contexto sociopoltico regional actualmente en plena convulsin. La consigna del Estado independiente, sin hablar de su viabilidad, no aparece cada vez ms como a destiempo con las transformaciones regionales?

Los Acuerdos de Oslo: la continuacin de la ocupacin por otros medios

En la guerra de 1967, Israel conquista, entre otras, Cisjordania y la Franja de Gaza. Fue una victoria militar ms rpida y ms fcil que la de 1947-1949, pero con una diferencia notable: la mayor parte de los palestinos no parti. El xito militar cre una dificultad poltica: Israel aloja desde entonces a los palestinos de Cisjordania y de Gaza, que se suman a los de 1948. La pretensin del estado de Israel de ser al mismo tiempo un Estado judo y un Estado democrtico se ve seriamente amenazada.

Para responder a esta contradiccin un General laborista, Ygal Allon, presenta al Primer Ministro Levi Eshkol, en julio de 1967, una solucin alternativa a la expulsin, preconizada especialmente por el General Ariel Sharon, que comprometa el apoyo internacional del que disfrutaba Israel. La filosofa del Plan Allon es la siguiente: renunciar a la soberana de las zonas palestinas ms densamente pobladas siempre conservando el control exclusivo sobre el valle del Jordn, sobre la margen occidental del Mar Muerto y sobre Jerusaln, cuyos lmites municipales deben ampliarse considerablemente. As, se establecera una entidad palestina constituida por cantones aislados, con atributos de soberana limitados.

Un examen del contenido de los acuerdos de Oslo indica que no son, en ltima instancia, ms que una actualizacin del Plan Allon: retirada de Israel de las zonas palestinas ms densamente pobladas (zonas A), pero continuacin de la ocupacin en las zonas B y C, enlas cuales el ejrcito israel se compromete a redistribuirse sin, con ello, pretender retirarse. El aplazamiento a negociaciones sobre el estatuto final de las cuestiones esenciales, que son la colonizacin, el estatus de Jerusaln y de los refugiados, permite al Estado de Israel proseguir su poltica de colonizacin y expulsin.

Los israeles ms pragmticos aceptaron negociar, en realidad imponer a una direccin de la OLP que est al borde de sus fuerzas, arruinada financieramente y marginada polticamente, unos acuerdos esencialmente econmicos y sobre seguridad: normalizacin de las relaciones econmicas con Israel, subcontratacin de las tareas de mantenimiento del orden en las ciudades palestinas a la nueva Autoridad Palestina (AP). La AP se concibi como un proto-aparato de Estado sin Estado con los atributos de soberana limitados, integrado en el dispositivo de ocupacin, y no pudiendo pues, por razones estructurales, transformarse en Gobierno de un Estado independiente.

El levantamiento de septiembre de 2000, expresin de la clera popular ante los callejones sin salida de Oslo y la tentativa de Yasser Arafat reequilibrar la relacin de fuerzas tan deteriorada ante Israel, y la victoria de Hams, organizacin hostil al proceso de paz, en las elecciones legislativas de 2006, pueden comprenderse como las expresiones ms evidentes de la muerte del proceso de Oslo. Algunos sin embargo apuestan, todava hoy, por la posibilidad del desarrollo de estructuras e infraestructuras palestinas a pesar de la ocupacin, que podran sentar las bases de un hipottico Estado palestino independiente.

El plan Fayyad : La independencia bajo ocupacin?

El Primer Ministro palestino Salam Fayyad es de aqullos. Y, un argumento nuevo y notable, si el AP de la era Arafat mantuvo las ambigedades entre continuacin de la resistencia contra la ocupacin israel y la construccin del aparato de Estado a pesar de la ocupacin, con el ex alto funcionario del Banco Mundial y del FMI, las cosas quedan ms claras. Los dos documentos programticos elaborados por la Autoridad Palestina a partir de junio de 2007 son a este respecto muy elocuentes.

El primero de ellos, el Palestinian Reform and Development Plan (PRDP) (Plan de Reforma Y desarrollo de Palestina, NdT), se present en Pars en la Conferencia de los pases donantes en diciembre de 2007. El plan obviamente satisfizo a los pases occidentales que prometieron a Salam Fayyad una dotacin de 7.700millones de dlares, mientras que el AP slo reclamaba 5.600. O un aadido del 37,5%. Ms bien extrao. En su versin final, el PRDP tiene 148 pginas. La palabra resistencia no aparece ninguna vez. La palabra seguridad se repite 155 veces.

El segundo documento programtico data de agosto de 2009 y se titula a Palestina: terminar con la ocupacin, establecer el Estado. El documento es ms conocido bajo el nombre de Plan Fayyad. El Primer Ministro expone en el documento su visin del Estado palestino mediante una poltica. Primero hay su visin de la construccin del Estado palestino por una poltica de Facts on the ground (Hechos en el terreno, NdT): se trata de construir las infraestructuras del futuro Estado a pesar de la ocupacin, con la perspectiva de una declaracin de independencia en 2011.

En Fayyad se opera pues un cambio de paradigma: es el proceso de construccin del Estado lo que permitir poner un final a la ocupacin y no que el fin de la ocupacin permitir construir un Estado. Si en este documento se realiza, el mismo clculo que en el PRDP, el resultado es casi el mismo: en 37 pginas, el trmino seguridad aparece 38 veces; la palabra resistencia aparece una vez, en una frase que indica que el Gobierno aportar su apoyo a las iniciativas no violentas contra la construccin del muro.

Remodelacin del aparato de seguridad y desarrollo econmico son las dos prioridades de Salam Fayyad. Me concentrar aqu en el aspecto econmico, que es el producto de atraccin del Plan Fayyad. El crecimiento econmico palestino anunciado en 2010 es, si se analizan de cerca los datos disponibles, una engaifa. Detrs de las cifras al parecer halageas (+7 u 8%) se disimulan numerosas disparidades: los sectores que empujan el crecimiento al alza son la construccin (+20%) y los empleos de servicios (+10%), mientras que la produccin industrial aumenta dbilmente y la produccin agrcola est en baja.

Adems las disparidades entre enclaves econmicos son importantes, en particular, entre Cisjordania y Gaza, y tambin entre algunas ciudades dinmicas (Ramala, Beln) y el resto de Cisjordania, en particular, las zonas C (ms del 50% de Cisjordania); Israel controla siempre severamente las importaciones y las exportaciones palestinas;el dficit presupuestario es considerable (en 2009, 1.590 millones de dlares, lo que representa 26% del PNB) y mantiene a la AP en una dependencia econmica total frente a los pases donantes; por fin, aunque el desempleo est en baja en Cisjordania, entre la mitad y dos tercios de los hogares palestinos viven hoy bajo el umbral de pobreza, mientras que el precio de los productos alimentarios aument un 50% en 6 aos.

La aparente prosperidad actual no corresponde a una emancipacin econmica real con respecto aIsrael o los pases donantes. La economa palestina sigue siendo una economa subordinada y dependiente de las decisiones israeles, de las exigencias de los donantes de fondos y de los proyectos de inversin que tomando a la letra el slogan de la Palestine Investment Conference (Conferencia para Inversin en Palestina, NdT) organizada en 2008 con el apoyo del gobierno Fayyad (You can do Business en Palestine, -Usted puede hacer negocios en Palestina, NdT-) desarrollaron una forma de economa casino: poco preocupados por el desarrollo real, local y a largo plazo, esperan embolsar rpidamente mucho ms de lo que invirtieron sabiendo que los riesgos de perderlo todo son muy elevados.

Esta precariedad y esta subordinacin econmica son el reflejo de la poltica de precariedad y subordinacin poltica: no pueden permitir invertir la relacin de fuerzas con respecto aIsrael. En una reciente entrevista, el economista palestino Yusef Abdel Haaq declar: "Todo el mundo sabe que la soberana poltica est en manos de Israel. As que si Salam Fayyad pretende lograr cualquier cosa, har falta que Israel la apruebe. Y lo que Israel aprueba es lo que est en sus planes, no en el de los palestinos (Politis, semana del 31 de marzo al 6 de abril).

La poltica actualmente conducida dista mucho de ser popular en los territorios palestinos, excepto en la minora que se beneficia directamente, por ejemplo mediante la participacin en la especulacin inmobiliaria en Ramala, ciudad en la que el precio del metro cuadrado se ha triplicado en los ltimos cinco aos. Nada de asombroso, en tales condiciones, para que ms de un tercio del presupuesto de la AP est consagrado a las distintas fuerzas y servicios de seguridad y que el aparato represivo se modernice al mismo ritmoque las colonias se construyen en Cisjordania: el nmero de construcciones se cuadruplic en 2010 con relacin a 2009.

El Estado palestino: una reivindicacin de otros tiempos?

A pesar de las ilusiones generadas por el plan Fayyad, los hechos son difciles superar: la influencia israel en los territorios ocupados nunca ha sido tan fuerte. Slo cuentan los hechos, un nico Estado entre el mar Mediterrneo y Jordn, que tolera en su interior algunas zonas autnomas, en la medida en que stos no sean factores de desestabilizacin. Los pocos enclaves palestinos de Cisjordania pueden en cualquier momento sufrir la misma suerte que la Franja de Gaza: el acordonamiento total, o incluso el bloqueo. El nico Estado palestino que podr conseguirse no es un Estado independiente viable y soberano, cuyas bases materiales desde hace tiempo desaparecieron, y que ningn Gobierno israel estar dispuesto a tolerar.

Lo que me lleva a mi conclusin, en forma de apertura sobre la actualidad. La pretensin del Estado palestino independiente fue formulada por la fraccin dirigente de la OLP en un contexto de aislamiento internacional y regional, que le llev a prever una solucin pragmtica, un compromiso realista. Pero incluso para esta fraccin dirigente, no se concibi al Estado independiente como un fin en s, sino como una etapa hacia la satisfaccin del conjunto de los derechos nacionales de los palestinos (en particular el derecho al retorno y el derecho a la autodeterminacin), hacia una solucin para todos los palestinos, que viven en Cisjordania, Gaza, Israel o en los pases en los cuales se refugiaron.

Desde este punto de vista, a la hora en que mundo rabe est conmovido por los levantamientos populares que conocemos, la pretensin del Estado palestino independiente parece anacrnica. Lo que vive actualmente el mundo rabe puede calificarse a mi modo de ver, de segunda fase de las independencias: despus de haber conquistado la independencia formal, es decir, la salida de las autoridades coloniales y la conquista de la soberana territorial, el pueblo rabe reivindica hoy la independencia real, deshacindose de regmenes que permanecen, o permanecan, bsicamente sometidos a las antiguas potencias coloniales o a las nuevas potencias imperiales.

La pretensin del Estado palestino independiente permanece como una pretensin bsicamente de tipo primera fase, en la medida en que implica su aceptacin y su reconocimiento por la potencia colonial, Israel. Formulada en el contexto del congelamiento regional que sigui a las guerras de 1967 y de 1973, esta pretensin expresaba, en ltima instancia, la adaptacin, por no decir la integracin, de la cuestin palestina en el orden regional. A fortiori si se la piensa en vnculo con el principio de la no injerencia en los asuntos interiores rabes caro a la OLP de Yasser Arafat.

No hay nada de asombroso, en tales condiciones, enque la OLP, luego laAP, hayan imitado a regmenes rabes vecinos, incluso en sus peores excesos, y que Mahmud Abbas, Presidente de la AP, haya sido el ltimo dirigente poltico que apoy abiertamente a Hosni Moubarak, despus de haber rendido homenaje apoyando a Zine al-Bedine Ben Al en su discurso ante el congreso de Fatah hace dos aos. La direccin histrica de la OLP, al igual que el proyecto de Estado palestino independiente, aparecen cada vez ms desfasados de las nuevas generaciones polticas emergentes y de las pretensiones de independencia y de soberanas econmicas y polticas reales que sacuden la regin.

Ms all de la desaparicin de las bases materiales del Estado palestino y los fracasos manifiestos de la construccin de una independencia a pesar de la continuacin de la ocupacin, es la cuestin de la adaptacin de la consigna misma la que hay que plantear para no quedar a contracorriente de las evoluciones regionales. Hoy es ms que probable, a la luz de los recientes acontecimientos, que la sociedad palestina no escape de la ola de revueltas que sacude a las sociedades rabes. Recomposiciones polticas, superacin o bypass de las organizaciones tradicionales del movimiento nacional, reformulacin de la estrategia y el proyecto Tanta evolucin que har, a medio plazo, de la pretensin del irrecuperable Estado palestino una curiosidad histrica.

Fuente: http://www.juliensalingue.fr/article-l-introuvable-etat-palestinien-71122552.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter