Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-04-2011

El culto al cerdo sagrado

John Feffer
www.fpif.org

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Washington se ha convertido en un matadero en estos das, mientras polticos de todo el espectro poltico acuchillan el presupuesto. Someten a la ciruga docenas de programas sociales que suministran alimentos a mujeres y nios de bajos ingresos, ayuda energtica a gente que no puede pagar sus cuentas de calefaccin y atencin sanitaria en los centros comunitarios.

En su redil de lujo, mientras tanto, el cerdo sagrado engorda y engorda. Para que la bestia descanse, nuestros polticos dan al monstruoso ser peridicos masajes manuales, comohacen los japoneses con sus legendarias terneras para los cortes estilo Kobe. Como resultado, el cerdo sagrado est bien pertrechado de grasa. Es un cerdo contento y feliz, y cuando excede el tamao de su guarida, el gobierno simplemente le construye otra ms grande y cadavez ms lujosa. Pero en cuanto alguien, cualquiera, se acerca al redil con un implemento afilado, suenan las sirenas y se detiene al atacante.

El cerdo Pentgono est fuera de todo lmite. Hemos diseado toda una religin alrededor de su intocabilidad. Cuando el gobierno de EE.UU. casi tuvo que cerrar por el presupuesto de 2011, ambos partidos se pusieron de acuerdo para eximir al Pentgono de una congelacin de los gastos y en realidad agregaron 5.000 millones de dlares al presupuesto base del ao anterior. Para el presupuesto de 2012, el Pentgono tambin encara un viaje gratis, ya que se calcula que su presupuesto base aumentar un 15% hasta 2016.

El presidente Obama aparentemente rompi el tab durante su discurso de la semana pasada sobre la crisis presupuestaria en la Universidad George Washington. Acercndose al sagrado cerdo Pentgono con un objeto afilado a la espalda, el presidente prometi recortar 400.000 millones de dlares en gastos de seguridad nacional. Las campanas de alarma sonaron cuando Obama profiri su amenaza. Sac el implemento agudo que llevaba en su espalda para revelar una lima de uas.

En realidad el cerdo no tiene ningn motivo para preocuparse. El presidente, sabis, ya prometi recortar esa suma durante un perodo de 12 aos. Estos recortes propuestos procederan de un presupuesto general de seguridad nacional de aproximadamente 1 billn [milln de millones] de dlares al ao, lo que [tambin] incluye porciones de los presupuestos de Seguridad Interior, del Departamento de Estado, de los servicios de inteligencia, y otros, escribo en un artculo de opinin en el Christian Science Monitor. Por lo tanto, el presente solo propone en efecto un recorte de un 3%, lo que significa que no afecta demasiado al Pentgono. Hay que comparar la propuesta de reduccin anual de 33.000 millones con los 70 millones de dlares desperdiciados por el Pentgono de los que informa la Oficina de Contralora del Gobierno.

EE.UU. es el mayor culpable de los gastos militares globales. El Instituto de Investigacin Internacional de la Paz de Estocolmo anunci la semana pasada que el mundo estableci un nuevo y terrible rcord: 1,63 billones de dlares en gastos militares globales. Como escribo en un artculo editorial en OtherWords, es el decimotercer ao seguido en el que aumentan los gastos militares globales, y EE.UU. fue responsable con un 94% del aumento global en gastos militares en 2010. En total EE.UU. es responsable de casi la mitad de todos los gastos militares globales. Nuestro cerdo sagrado es mayor que cualquier otro puerco engordado que ande por ah.

Es imperativo, por lo tanto, que EE.UU. muestre el camino al enviar al cerdo a la tajadera. Incluso hay alguna evidencia de que el cerdo est dispuesto a arrastrarse hacia el cuchillo, por lo menos segn un reciente ensayo escrito por dos miembros annimos del Estado Mayor Conjunto. Argumentan que en lugar de dlares militares, la primera prioridad en la inversin estadounidense debera ser capital intelectual y una infraestructura sustentable en la educacin, la salud y los servicios sociales para asegurar el continuo desarrollo y crecimiento de la juventud de EE.UU.

Por lo tanto el reciente discurso del presidente Obama fue un comienzo. Pero el presidente lleg un da demasiado tarde y con decenas de miles de millones de dlares de menos.

El da antes del discurso del presidente tuvo lugar el Da Global de Accin contra los Gastos Militares. El 12 de abril, gente de todo el mundo expres su exasperacin ante la cantidad de dinero que estamos desperdiciando en financiamiento militar. La gama de acciones fue inspiradora. Menciono solo un pequeo ejemplo.

La Fundacin por la Paz en Barcelona produjo este breve y poderoso vdeo sobre los gastos militares en comparacin con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Los activistas distribuyeron volantes en estaciones del subterrneo en Medelln, Colombia. En Atenas, los manifestantes erigieron atractivos letreros e invitaron a los pasantes a indicar dnde gastaran el dinero del gobierno. La ONG japonesa Peace Boat atrac en las Filipinas, donde sobrevivientes de la bomba atmica realizaron eventos sobre los costes de la guerra con grupos locales. El movimiento australiano contra las basesprodujo un vdeo sobre numerosos ciudadanos hablando con una sola voz. Frente a las oficinas de la ONU en Ginebra, el Bur Internacional por la Paz pens creativamente con esta representacin visual de las prioridades en los gastos mundiales. En Londres, la Campaa contra el Comercio de Armas, escenific una muerte masiva sobre la escalinata del edificio del Tesoro. En el valle Lehigh en Pensilvania, los activistas hicieron una marcha por la paz en una comunidad devastada por los recortes en los gastos sociales. En Corvallis, Oregn, los Veteranos por la Paz se establecieron frente a la biblioteca, donde las horas de atencin se han reducido por falta de financiamiento, y pidieron a la gente que indicara sus propias prioridades presupuestarias.

Y en Washington DC la lluvia se detuvo y sali el sol precisamente durante una hora que pasamos frente a la Casa Blanca, con poetas, toma de fotografas, y presentacin de hechos. Escuch el presidente nuestro mensaje y decidi romper el tab de hablar sobre recortes en los gastos militares el da siguiente? Tal vez nuestras splicas fueron suficientemente poderosas como para persuadir a los dioses del tiempo. Y el alto representante de la ONU para asuntos de desarme public una declaracin de apoyo.

En todo caso, el Escuchante en Jefe ha prometido repetidamente que prestar atencin a lo que ocurre. Nuestra tarea es aumentar el volumen de nuestras demandas.

Que conozcan al cerdo sagrado!

Fuente: http://www.fpif.org/articles/worshiping_the_sacred_pig

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter