Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-04-2011

El neoliberalismo se ha caracterizado por socializar las prdidas y privatizar los beneficios
Recuperar lo comn

Juan Manuel Arags
Peridico de Aragn


Intentar paliar la falta de decencia de los gestores de las grandes empresas capitalistas apelando a cuestiones de carcter moral se antoja empresa vana. Instalados en la rapia, fruto de una desmedida ambicin, los ejecutivos de alto nivel nos regalan, da s y da tambin, ejercicios de descaro y cinismo. Al tiempo que aprueban para s mismos bonos millonarios, que aaden con regocijo a sus estratosfricos sueldos mensuales, proponen el despido de miles de trabajadores de empresas que acumulan beneficios. Los responsables de la crisis continan enriquecindose mientras exigen sacrificios a los dems. Por ello, pretender revertir la situacin desde un llamamiento a la autorregulacin o a la mesura no parece una opcin vlida.

La nmina de empresas con grandes beneficios y con comportamientos indecentes est constituida en buena medida por firmas que fueron pblicas, es decir, del comn de la sociedad. La prctica del neoliberalismo rampante de los aos 80, representado por Reagan, Tatcher o Gonzlez, consisti en privatizar empresas pblicas de sectores estratgicos como la energa o las telecomunicaciones. Esa tendencia es la que han venido manteniendo los diferentes gobiernos occidentales hasta el presente. Recordemos, ya que viene muy a cuento estos das, la privatizacin de Telefnica por Aznar, quien se la entreg a un antiguo compaero de pupitre. Pero no olvidemos que en nuestro pas PP y PSOE, con la connivencia de los nacionalistas perifricos del PNV, CiU o PAR, han aplicado en profundidad esa misma poltica. Tanto monta, monta tanto.

CULES FUERON los argumentos para privatizar lo que era de todos? Varios. Todos ellos apuntaban al beneficio del consumidor. Ya que como ciudadanos salamos perdiendo, pues perdamos lo que era nuestro, se nos deca que como consumidores saldramos ganando, ya que la competencia entre empresas redundara en un mejor servicio y en tarifas ms atractivas. La experiencia de los aos desdice las argumentaciones, pues, por poner el caso de la telefona, las tarifas son, en muchos casos, abusivas y el servicio se convierte, habitualmente, en una tomadura de pelo en la que conseguir rescindir un contrato, o, a veces, simplemente, conseguir que se nos atienda, se convierte en misin imposible. Tambin se hablaba de empresas mejor gestionadas, pues lo privado, ya se sabe, funciona mejor. Falsos argumentos: la superioridad de lo pblico sobre lo privado en los campos estratgicos es incontestable (vase la sanidad o la educacin, que aun, aun, no nos han expropiado) y no s qu mejor gestin es esa que consiste en despedir a unos empleados para hacer millonarios a otros. Y no nos engaemos: que Telefnica, Endesa, Banco de Santander o Repsol sean empresas punteras y con pinges beneficios no implica ningn beneficio para nuestro pas en su conjunto ni para sus ciudadanos en concreto.

La estrategia de privatizacin neoliberal se ha mostrado un fiasco social. No slo no nos ha servido como consumidores, sino que, adems, nos ha perjudicado como ciudadanos. Slo desde el ms frreo dogmatismo ideolgico es posible defender las prcticas privatizadoras de los sectores estratgicos. El neoliberalismo se ha caracterizado por socializar las prdidas y privatizar los beneficios, por expropiar lo comn para beneficio de unos pocos. Las cajas de ahorros son el siguiente bocado de su insaciable apetito. Y el Fondo Monetario Internacional aplaude a Zapatero, convertido en sumiso vasallo de los intereses de los poderosos.

Se impone reapropiarse de lo comn, recuperar lo que fue de todos para beneficio de todos. Por razones de eficacia, pues un pas no puede dejar sus sectores estratgicos en manos privadas, quiz extranjeras; por razones de beneficio social, pues la riqueza que se produce debe revertir en todos, no en los bolsillos de unos pocos. La nacionalizacin de los sectores estratgicos de la economa bien podra ser uno de los puntos programticos de una alternativa de izquierda. Algunos pases ya lo estn aplicando. Aunque no nos lo cuenten.

Profesor de Filosofa. Universidad de Zaragoza

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=665321



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter