Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-04-2011

El Mxico-gate de Obama?

Laura Carlsen
Foreign Policy in Focus

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Una operacin secreta para contrabandear armas a travs de la frontera para los crteles de la droga mexicanos supervisada por agentes gubernamentales de EE.UU. amenaza con convertirse en un gran escndalo para el gobierno de Obama.

La operacin, denominada Rpido y furioso, se dirigi desde la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), en Phoenix, Arizona. ATF aprob la compra de armas en armeras estadounidenses y rastre la ruta de contrabando hasta la frontera mexicana. Segn las informaciones, ms de 2.500 armas de fuego se vendieron a testaferros quienes luego entregaron las armas a contrabandistas bajo la nariz de la ATF.

Una vez cruzada la frontera, la oficina parece haber perdido el rastro de las armas. Cientos de AK-47 y de rifles Barrett de calibre 50 favoritos de los crteles de la droga en guerra llegaron fcilmente a manos de algunas de las organizaciones criminales ms implacables de Mxico.

Gunwalking

En la jerga del trfico de armas, cuando se habla de permitir a sabiendas que contrabandistas hagan su trabajo hablan de gunwalking (que se podra traducir como pasear armas N. del. T.] Segn denunciantes de la ATF, la oficina se qued mirando sin hacer nada mientras los compradores adquiran hasta 20 armas de una vez y las entregaban rpidamente a contrabandistas en aparcamientos cercanos. Esperaban seguir el rastro de las armas hasta Mxico y echar mano a un importante crtel.

En diciembre de 2010, armas paseadas se indentificaron como las que se haban utilizado cuando los crteles de la droga asesinaron al agente de la Patrulla de Frontera Brian Terry. Un angustiado agente de la ATF tom la decisin de denunciar la operacin de gunwalking, despus de que la oficina ignor meses de quejas.

El agente John Dodson denunci la operacin Rpido y Furioso en una entrevista con CBS News el 3 de marzo. A Dodson le preocupaba la operacin desde mucho antes del asesinato de Terry. Cuando una gran cantidad de armas cruz libremente la frontera a principios de 2010, not con alarma, junto a otros agentes de la ATF, el aumento del crimen violento al sur de la frontera. Dice que inform a sus supervisores: Mientras ms armas compran nuestros sujetos, ms violencia tiene lugar all.

Dodson informa de que su supervisor respondi: Si vas a hacer una tortilla, tienes que romper algunos huevos.

Incluso algunos de los dueos de las armeras se sintieron incmodos por la cantidad de armas que estaban vendiendo a clientes sospechosos, pero segn se informa, les dijeron que continuaran la operacin.

Poco despus de la entrevista de Dodson, el director de la oficina de ATF en Mxico, Darren Gil, dijo que CBS haba comenzado a recibir informes inquietantes sobre una cantidad desacostumbradamente elevada de armas del rea de Phoenix que aparecan en la violencia de los crteles mexicanos. Cuando comenz a hacer preguntas, Gil descubri que a su equipo le haban bloqueado el acceso a ordenadores con informacin sobre Rpido y Furioso.

Gil interrog a funcionarios en la central en EE.UU., quienes le dijeron que tenan rdenes directas del Departamento de Justicia y que no dijera nada al gobierno mexicano sobre el programa.

Gil renunci indignado en diciembre de 2010 despus de ver una incautacin tras la otra, y otra ms de armas paseadas en escenas de crmenes violentos en Mxico.

El Congreso interviene

A principios de 2011, el senador Charles Grassley (Republicano de Iowa) solicit una informacin de la ATF. La oficina se la neg. El Congreso tiene que emitir ahora una orden de comparecer que ordene a la ATG que informe sobre el programa Rpido y Furioso.

Mientras tanto, funcionarios del gobierno de EE.UU. tratan de negar que hayan estado involucrados, sin confirmar realmente que la operacin tuvo lugar. La secretaria de seguridad interior, Janet Napolitano, no desminti las afirmaciones conrespecto al programa, pero afirm que ella supo de la operacin slo despus del asesinato del agente Turner y que no tena ninguna informacin sobre la participacin de agentes de Aduana.

En una situacin incmoda, el fiscal federal [Ministro de Justicia] Eric Holder asign a un inspector general para que investigara. El presidente Obama defendi dos veces a Holder en Univision y CNN declarando que ni l ni Holder saban de la operacin.

La investigacin llevar a una de dos conclusiones: ninguna de ellas positiva para el fiscal general. La primera es que Holder autoriz una operacin que probablemente viol las leyes estadounidenses, mexicanas e internacionales y arm a peligrosos narcotraficantes.

La segunda es que el jefe del Departamento de Justicia dirige a personal delincuente que decidi no informar a su jefe sobre una operacin que plantea importantes infracciones legales, ticas y diplomticas.

Holder emiti recientemente un memorando a fiscales de la frontera sudoeste ordenndoles que no permitan el trfico de armas a crteles mexicanos. El memorando declara: No debemos planear o realizar operaciones clandestinas que incluyan el cruce de armas por la frontera. Lgicamente, un memorando que instruya a fiscales de la justicia para que no se involucren en gunwalking ilegal sera innecesario si no hubiera un precedente de una actividad contraria.

Algunos funcionarios de la ATF han justificado el programa afirmando que la operacin podra llevar al procesamiento de individuos que se encuentran ms arriba en la cadena de contrabando. La ATF public un comunicado de prensa el da de la entrevista de Dodson anunciando una decisin de estudiar las actuales estrategias de la oficina en el trfico de armas de fuego

Reaccin mexicana

El presidente mexicano, Felipe Caldern, y su gabinete se han mostrado notablemente confiados con respecto a la posibilidad de que se hayan traficado armas al archienemigo con el apoyo de un gobierno extranjero. El portavoz de Seguridad Nacional, Alejandro Poire, se neg a aceptar que la operacin haya existido y reserv su comentario hasta despus de que se publiquen los resultados de la investigacin estadounidense.

Caldern no parece dispuesto a arriesgarse a poner en peligro el apoyo poltico y financiero del gobierno de EE.UU. para su guerra contra la droga quejndose demasiado fuerte. Su estrategia contra los narcticos ha sido fuertemente criticada en su pas en los ltimos meses debido a un gran aumento de la violencia y la corrupcin.

Los miembros de la oposicin en el Congreso mexicano, los medios y el pblico, han ordenado una investigacin y han calificado la operacin de violacin del derecho internacional e incluso de acto de guerra. La indignacin aument cuando William Brownfield, jefe Internacional de Narcticos del Departamento de Estado, elogi el programa ante la prensa mexicana y confirm que contina. El ex embajador en Colombia y antiguo propugnador de la guerra contra la droga, se burl de las crticas, y seal que la cantidad de armas que se entregaron a destinos no controlados es limitada.

Pero para muchos legisladores y ciudadanos estadounidenses y mexicanos, el que se permita aunque slo sea un arma en manos de los brutales crteles es demasiado. El programa de gunwalking ha aumentado el escepticismo pblico hacia la responsabilidad compartida que Obama y Caldern han tratado de promover en numerosas declaraciones pblicas, y ha alimentado las crecientes protestas populares en Mxico que rechazan el modelo de la violenta guerra contra la droga para enfrentar el narcotrfico y el consumo ilcito.

Gran escndalo?

Con respuestas evasivas de las agencias gubernamentales, importantes implicaciones internacionales y persistentes preguntas sobre quin saba qu, y cundo, la operacin Rpido y Furioso podra convertirse en un importante escndalo para el gobierno de Obama. Depender de la reaccin del gobierno.

El gobierno de Obama enfrenta una difcil alternativa: u orquesta un encubrimiento, como parece estar haciendo la ATF, o abre el caso y acepta las consecuencias.

El caso de gunwalking pone a prueba la integridad del gobierno de Obama. Debilita an ms el apoyo a una estrategia fallida de la guerra contra la droga. El gobierno busca actualmente ms millones de dlares para ayuda a la seguridad de Mxico bajo la Iniciativa Mrida.

El mejor camino es investigar exhaustivamente la operacin y castigar a los responsables, no importa a qu altura llegue la culpa. Es tambin hora de terminar con el apoyo a una guerra contra la droga que se hace ms fuerte y violenta cada da que pasa.

La columnista de Foreign Policy In Focus, Laura Carlsen, es directora del Americas Program para el Center for International Policy en Ciudad de Mxico.

Fuente: http://www.fpif.org/articles/obamas_mexicogate

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter