Portada :: Cuba :: Abu Ghraib acusa a Cuba en Ginebra
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-03-2005

Estados Unidos es el pas que tiene menos moral para juzgar la situacin de los derechos humanos en cualquier parte del mundo, en particular en el caso de Cuba
Cuba y los derechos humanos

Revista Tricontinental


La esencia de la poltica de Cuba en materia de derechos humanos se fundamenta en el consenso alcanzado en la Declaracin y Programa de Accin de Viena, resultado de la Conferencia Mundial de Derechos Humanos que tuvo lugar en 1993.

La posicin de Cuba en el tema tiene como eje central el reconocimiento del carcter universal, indivisible, interdependiente e interrelacionado de todos los derechos humanos. Sobre esta base, Cuba concede particular importancia al hecho de que los derechos humanos deben ser tratados en forma global, de manera justa y equitativa, en pie de igualdad y dndoles a todos el mismo peso, tanto a los derechos civiles y polticos como a los econmicos, sociales y culturales, incluido el derecho al desarrollo.

Al propio tiempo, Cuba entiende la universalidad en la diversidad, que presupone la no existencia de un modelo nico en lo poltico, econmico, social y cultural, y el respeto a las particularidades nacionales y regionales, as como a los diversos patrimonios histricos, culturales y religiosos.

A su vez, Cuba promueve y defiende los principios de objetividad, imparcialidad y no selectividad en el tratamiento de las cuestiones relativas a los derechos humanos, y su no utilizacin con fines de dominacin poltica. En este sentido, Cuba rechaza la tendencia creciente de los pases del Norte que pretenden erigirse en jueces y censores de todo cuanto acontece en los pases del Sur, al tiempo que tratan de ocultar las numerosas violaciones de derechos humanos que tienen lugar en sus propios territorios y aquellas otras derivadas del injusto orden internacional del que se benefician .

Cuba reafirma la necesidad de la promocin de una genuina cooperacin internacional, basada en el dilogo y la transparencia, como la forma verdaderamente eficaz de promover y proteger los derechos humanos en todo el mundo. Mediante presiones y condicionamientos resulta imposible lograr dicho objetivo.

El pas tiene un compromiso firme y permanente con la promocin y proteccin de los derechos humanos. No slo ha firmado y ratificado numerosos instrumentos internacionales en materia de derechos humanos, sino que mantiene un elevado nivel de cooperacin con los mecanismos internacionales de derechos humanos de aplicacin universal y establecidos sobre bases no discriminatorias.

Asimismo, Cuba mantiene un elevado perfil en el tema, participando activa y coherentemente en los diversos foros de debate y cooperacin internacional en materia de derechos humanos y, contribuyendo con sus posiciones e iniciativas, al desarrollo progresivo del sistema internacional de promocin y proteccin de todos los derechos humanos para todos.

En el ao 2000, en el marco de la Comisin de Derechos Humanos, Cuba present 6 proyectos de resolucin, que fueron adoptados por una amplia mayora:

1- Utilizacin de mercenarios como medio de violar los derechos humanos y obstaculizar el ejercicio del derecho de los pueblos a la libre determinacin.

2- Derecho a la Alimentacin

3- Consecuencias de las polticas de Ajuste Estructural y de la Deuda Externa para el goce efectivo de los derechos humanos y especialmente de los derechos econmicos, sociales y culturales.

4- Composicin del Personal de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

5- Promocin del Derecho a un Orden Internacional Democrtico y Equitativo.

6- Derechos Humanos y Medidas Coercitivas Unilaterales.

Asimismo, en el marco del 55 perodo de sesiones de la Asamblea General, fueron aprobados 5 proyectos de resolucin presentados por Cuba:

1- Utilizacin de mercenarios como medio de violar los derechos humanos y obstaculizar el ejercicio del derecho de los pueblos a la libre determinacin.

2- Respeto del derecho a la libertad universal de viajar e importancia vital de la reunificacin de las familias.

3- Fortalecimiento de las actividades de las Naciones Unidas en la esfera de los derechos humanos mediante el fomento de la cooperacin internacional e importancia de la no selectividad, imparcialidad y objetividad.

4- Promocin de un Orden Internacional Democrtico y Equitativo.

5- Respeto de los propsitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas para lograr la cooperacin internacional en la promocin y el aliento del respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales y en la solucin de los problemas internacionales de carcter humanitario.

Derechos Humanos y Doble Moral

El ejercicio anticubano en materia de derechos humanos, que tiene lugar en el marco de la Comisin de Derechos Humanos [de Ginebra], es uno de los ejemplos ms evidentes de manipulacin poltica de la cooperacin internacional en esta materia, as como de la selectividad, el carcter discriminatorio, los dobles raseros y la doble moral que caracterizan los trabajos de este rgano.

La mayora de la comunidad internacional, en particular los pases en desarrollo, se han negado a acompaar los sucesivos proyectos de resolucin contra Cuba, presentados en la Comisin de Derechos Humanos a lo largo de todo el decenio de los 90, cuya motivacin real ha sido la necesidad del Gobierno de Estados Unidos de desacreditar la Revolucin social emprendida por el pueblo cubano, para tratar as de justificar la poltica de guerra sucia y bloqueo genocida que le ha impuesto durante cuarenta aos.

La hostilidad histrica de Estados Unidos contra la nacin cubana, ha incluido intervenciones militares directas, la organizacin de invasiones mercenarias, la aplicacin de un genocida bloqueo econmico, comercial y financiero a la Isla, la introduccin de grmenes para propagar enfermedades entre la poblacin civil y plagas a los cultivos, el aliento a la emigracin ilegal mediante la aplicacin de la llamada Ley de Ajuste Cubano, la organizacin y financiacin de acciones subversivas dirigidas contra el orden pblico y la seguridad nacional cubana, e incluso, intentos de asesinato contra sus principales dirigentes.

Sin embargo, a pesar del creciente rechazo de los miembros de la CDH a los sucesivos proyectos de resolucin presentados por los Estados Unidos contra Cuba, oposicin que tuvo su punto culminante en la derrota inobjetable de tal ejercicio en el ao 1998, el Gobierno de ese pas no ha renunciado al objetivo de utilizar la Comisin en funcin de sus intereses hegemnicos y de dominacin del pueblo cubano, incluso mediante el reclutamiento de ciertos pases de Europa Oriental que dcilmente se han prestado a cumplir este servicio.

En este sentido, es de pblico conocimiento que los proyectos de resolucin que la Repblica Checa y Polonia han presentado por encargo contra Cuba, fueron elaborados en Washington. Por slo citar un simple ejemplo, en su intervencin ante la 56 Comisin de Derechos Humanos, la Secretaria de Estado norteamericana, Madelaine Albright, llam pblicamente y sin ningn reparo a los miembros de la Comisin a apoyar el proyecto de resolucin que presentara la Repblica Checa sobre la situacin de los derechos humanos en Cuba, en un momento en el que todava los checos ni siquiera haban comenzado a circular el proyecto.

Mediante fuertes presiones y chantajes polticos y econmicos, Estados Unidos logr hacer adoptar sendos proyectos de resolucin contra Cuba en el marco de las 55 y 56 CDH (1999 y 2000), en votaciones que polarizaron al rgano, al decidirse por la diferencia de uno y tres votos, respectivamente. En la 56 CDH, la votacin del proyecto anticubano fue de 21 votos a favor y 18 en contra, con 14 abstenciones.

Los resultados de estas votaciones son una evidente muestra del rechazo de los miembros de la Comisin a esta maniobra contra Cuba, pues la gran mayora se neg a apoyar la resolucin, a pesar de las brutales presiones ejercidas a todos los niveles por el Gobierno de los Estados Unidos.

En consecuencia, la comunidad internacional no puede admitir la continuacin de una iniciativa fundada en intereses de dominacin y en el total desprecio a los principios de universalidad, objetividad, imparcialidad y no selectividad que deben caracterizar la cooperacin internacional en materia de derechos humanos.

Por su parte, Cuba ha continuado avanzando su cooperacin tradicional con los mecanismos internacionales establecidos sobre bases no discriminatorias y ha mantenido el curso de su cooperacin bilateral en el tema con aquellos pases que enfrentan el dilogo con respeto y seriedad.

Durante 1999 visitaron Cuba dos relatores temticos de la CDH, en cumplimiento de sendas invitaciones extendidas por el Gobierno cubano.

Cuba ha respondido todas las solicitudes de informacin acerca de supuestos casos de violaciones a los derechos humanos que les han sido enviadas a travs de los distintos procedimientos y mecanismos de la CDH y la Resolucin 1503 del ECOSOC.

Cuba ha cumplido, como pocos pases en todo el mundo, sus compromisos de presentacin de informes peridicos a los rganos establecidos en virtud de instrumentos internacionales contractuales de derechos humanos. En junio del 2000, Cuba present su Cuarto Informe peridico ante el Comit para la Eliminacin de la Discriminacin contra la Mujer (CEDAW).

Estados Unidos es el pas que tiene menos moral para juzgar la situacin de los derechos humanos en cualquier parte del mundo, en particular en el caso de Cuba.

Dicho Gobierno ha sido el responsable de la muerte de 3478 y la discapacidad fsica y sicolgica permanente de 2099 ciudadanos cubanos, como fuera probado ante un tribunal competente por 8 organizaciones sociales y estudiantiles cubanas.

Ese Gobierno ha mantenido por ms de 4 dcadas un bloqueo econmico, comercial y financiero genocida contra el pueblo cubano, que ha sido condenado por la abrumadora mayora de los miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Los daos econmicos del bloqueo que aplica unilateralmente Estados Unidos contra Cuba, se estiman, de modo preliminar, en ms de 65 mil millones de dlares.

Estados Unidos contina la promocin, organizacin, apoyo material y financiamiento pblico y encubierto, de individuos y grupos que desde Cuba o el exterior, bajo el manto de supuestos "defensores de los derechos humanos", realizan actividades dirigidas a socavar el orden constitucional que decidiera darse la mayora abrumadora del pueblo cubano.

El vergonzoso y doloroso caso de secuestro del nio cubano Elin Gonzlez, quien permaneci pblicamente secuestrado en el territorio de los Estados Unidos por el espacio de 7 meses, puso al descubierto que en el cumplimiento de sus mezquinos intereses de dominacin del pueblo cubano, ciertos sectores polticos norteamericanos y la mafia anticubana radicada en Miami, lidereada por la terrorista Fundacin Nacional Cubano-Americana, pueden acudir a las ms infames y repugnantes prcticas de violaciones a los derechos humanos.

Cuba, sin embargo, contina resistiendo y avanzando en su proceso de transformaciones revolucionarias y socialistas, inspiradas en los principios de justicia social, participacin popular y distribucin equitativa de la riqueza social.

El pas ha sostenido la recuperacin y el crecimiento econmico, manteniendo al mismo tiempo una atencin prioritaria a las necesidades sociales bsicas. En el presupuesto nacional del ao 2000, los gastos de educacin, salud y seguridad social constituyen el 39 % de las asignaciones para gastos.

Un nuevo ejemplo ilustrativo del apoyo y participacin popular en el sistema poltico cubano, lo constituy el exitoso desarrollo del proceso de elecciones de las autoridades del poder local, que tuvieron lugar en el primer semestre del ao 2000, y que contaron con la participacin del 98.06% de los electores, a pesar de que en Cuba el voto no es obligatorio. De las boletas depositadas, slo el 2.82% fueron dejadas en blanco y el 3.05% quedaron anuladas.

En Cuba, cualquier ciudadano puede ser postulado como candidato en estas elecciones, por los residentes del rea electoral correspondiente. Las autoridades elegidas, se mantendrn bajo el permanente control de sus electores, tanto mediante el proceso peridico de rendicin de cuentas, como mediante el disfrute legal del derecho de los electores de revocar a sus representantes en cualquier momento, en caso de incumplimiento del mandato que les fuera conferido.

El pueblo cubano sigue dando innumerables muestras de su vocacin solidaria. La Escuela Latinoamericana de Ciencias Mdicas se mantiene preparando cientos de mdicos con alumnos provenientes de prcticamente todos los pases latinoamericanos. Cuba contina extendiendo su cooperacin mdica internacional, incluido el llamado Programa Integral de Salud, dirigido a contribuir al desarrollo de los servicios de salud para numerosos pueblos de frica y Amrica Latina y el Caribe.

El bienestar y pleno desarrollo de cada ser humano, constituye la primera prioridad de las polticas y programas del Gobierno, lo cual incluye el estmulo de la prctica masiva del deporte y la educacin fsica. Cuba alcanz el noveno lugar por pases en la Olimpada recin concluida en Sydney.

Cuba est orgullosa de su historia en materia de derechos humanos, de los elevados valores de su pueblo, de su slida unidad, de su capacidad de resistencia, de su consagracin al trabajo, de su espritu solidario, de su decisin definitiva de defender la Revolucin y el Socialismo que le dio independencia, justicia social y dignidad nacional a pesar de la guerra sucia de Estados Unidos contra el pas.

Resoluciones presentadas por Cuba en el marco del 55 Periodo de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas:

- Utilizacin de mercenarios como medio de violar los derechos humanos y obstaculizar el ejercicio del derecho de los pueblos a la libre determinacin.

Esta Resolucin retoma esencialmente lo dispuesto en la resolucin que con el mismo ttulo se presenta en la Comisin de Derechos Humanos, en el sentido de los peligros que entraan las actividades mercenarias y la necesidad de que se adopten medidas para enfrentar e impedir tales actividades.

Por otra parte, se recomienda a la CDH la extensin por un perodo de 3 aos, del mandato del Relator designado para ese tema.

- Respeto del derecho a la libertad universal de viajar e importancia vital de la reunificacin de las familias.

Esta resolucin refrenda el derecho universalmente reconocido de toda persona a viajar, as como reconoce la importancia vital de la reunificacin de las familias. Adicionalmente, exhorta a todos los Estados a que permitan, de conformidad con la legislacin internacional, el movimiento sin restricciones de las remesas financieras que los ciudadanos de otros pases que residen en su territorio enven a sus familias en el pas de origen, las cuales constituyen fuente de ingreso vital para numerosas personas en pases en desarrollo.

- Fortalecimiento de las actividades de las Naciones Unidas en la esfera de los derechos humanos mediante el fomento de la cooperacin internacional e importancia de la no selectividad, imparcialidad y objetividad:

Esta resolucin enfatiza la importancia de los propsitos de las Naciones Unidas, del principio de libre determinacin de los pueblos, as como de la cooperacin internacional en materia de derechos humanos como va para aportar una contribucin eficaz y prctica a la tarea urgente de evitar las violaciones masivas y manifiestas de los derechos humanos y las libertades fundamentales, y reforzar la paz y la seguridad internacionales.

Igualmente, en su texto se reafirma que la promocin, proteccin y plena realizacin de todos los derechos humanos y libertades fundamentales, como legtima preocupacin de la comunidad internacional, debe guiarse por los principios de no selectividad, imparcialidad y objetividad y no utilizarse con fines polticos.

- Promocin de un Orden Internacional Democrtico y Equitativo:

Esta resolucin retoma elementos esenciales del texto que bajo el mismo ttulo se adopt en el 56 perodo de sesiones de la Comisin de Derechos Humanos en el sentido de reafirmar la necesidad de un orden internacional democrtico y equitativo, al cual tienen derecho todos los seres humanos.

- Respeto de los propsitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas para lograr la cooperacin internacional en la promocin y el aliento del respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales y en la solucin de los problemas internacionales de carcter humanitario:

Esta resolucin refrenda la validez de los propsitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas. En este sentido, afirma el solemne compromiso de todos los Estados de mejorar la cooperacin internacional en el mbito de los derechos humanos y en la solucin de los problemas internacionales de carcter humanitario, mediante la observancia estricta de tales propsitos y principios. Asimismo, reafirma que las actividades de las Naciones Unidas en estas materias, deben conducirse en pleno respeto a la igualdad soberana de los Estados y el rechazo a la amenaza y al uso de la fuerza que sea incompatible con los propsitos establecidos en la Carta.

Importancia de los principios de objetividad, imparcialidad y no selectividad en el tratamiento del tema de los Derechos Humanos

Los cambios trascendentales operados en el sistema de relaciones internacionales durante la ltima dcada modificaron de manera dramtica la situacin del mundo.

En el plano poltico, el reordenamiento global bajo el control hegemnico de los Estados Unidos se ha expresado en la imposicin a los pases del llamado Tercer Mundo de un cdigo de valores unilateralmente favorable a los grandes centros de poder, en los intentos de afianzar el concepto de soberana limitada y en la ampliacin de las facultades de mecanismos supranacionales y coercitivos.

En lo econmico y social, este nuevo diseo ha venido acompaado de un modelo neoliberal de economa de mercado, con su corolario de privatizacin y cuestionamiento del papel del Estado, devenido aun ms oneroso en las condiciones actuales de globalizacin de la economa mundial.

Ese cdigo de valores se basa, fundamentalmente, en una supuesta defensa de determinado modelo de democracia y los derechos humanos, y se asocia al intento de los poderosos de convertir esta causa en instrumento de una poltica fundamentalista, que busca someter y condenar a quienes se aparten o discrepen del modelo nico que se trata de institucionalizar.

A partir de finales de la dcada de los 80, se aprecia con nitidez el afianzamiento de esta tendencia. Al ponerse fin a las llamadas contradicciones Este-Oeste, los pases del Norte, en particular la nica superpotencia mundial, decidieron convertir a la Comisin de Derechos Humanos en herramienta de dominacin sobre los pases del Sur.

Es evidente la accin de un grupo de pases poderosos encaminada a imponer su modelo y sus normas y patrones de conducta a los pases del Sur. Todo aquel que se resista a aceptarlos corre el riesgo de ser sentado en el banquillo de los acusados en el marco de la CDH.

Esta concepcin, que pretende refrendar como universales los valores del occidente industrializado, constituye una burda negacin del derecho internacionalmente reconocido de los pueblos a la libre determinacin, y un irrespeto a postulados tan importantes recogidos en el consenso de Viena como el que establece que la democracia se basa en la voluntad del pueblo, libremente expresada, para determinar su propio rgimen poltico, econmico, social y cultural.

En los ms de 50 aos de existencia de la CDH, no ha sido posible establecer mecanismo alguno de monitoreo de las violaciones de los derechos humanos en un pas del Norte, a pesar de ser bien conocidos los problemas que existen en esos pases, tales como la violacin de los derechos de las minoras y de los pueblos indgenas, la brutalidad policial, el racismo, la discriminacin racial, la xenofobia, la prostitucin y pornografa infantiles, por solo mencionar algunos.

Tal selectividad y tratamiento discriminatorio pone realmente en tela de juicio la credibilidad y la capacidad de este rgano para cumplir eficientemente el mandato para el que fue creado.

Ningn Estado puede erigirse en juez supremo de los otros Estados, ningn sistema puede ser acuado como un nico modelo, ninguna imposicin a terceros pases puede resolver los problemas. Slo el respeto a los principios de la Carta de las Naciones Unidas, el reconocimiento de la diversidad, la cooperacin franca y transparente y la ms estricta observancia de los principios de objetividad, imparcialidad y no selectividad, pueden hacer avanzar el pleno ejercicio de todos los derechos humanos.

Universalidad, interdependencia, interrelacin e indivisibilidad de todos los Derechos Humanos: Un concepto que todava espera por su efectiva aplicacin

La universalidad de los derechos humanos fue afirmada en Viena, a partir del reconocimiento de las particularidades nacionales y regionales, as como de los diversos patrimonios histricos, culturales y religiosos. Sin embargo, este postulado aun est muy lejos de ser una realidad en el mundo de hoy. Por otra parte, el tratamiento equitativo a las diferentes categoras de derechos humanos tambin contina siendo un asunto pendiente, considerando que se siguen privilegiando los derechos civiles y polticos, mientras que los econmicos, sociales y culturales son relegados a un segundo plano.

La Comisin de Derechos Humanos, como rgano de las Naciones Unidas encargado de la promocin y proteccin de los derechos humanos, de la formulacin de polticas y la adopcin de decisiones en esta materia, poco ha hecho por la aplicacin efectiva de los preceptos de Viena, y es en si misma el ejemplo ms claro de la omisin de estos principios.

La representacin de los distintos sistemas econmicos, polticos y jurdicos, de los distintos patrimonios histricos, culturales y religiosos no se ha logrado alcanzar de manera equitativa en esta Comisin.

Al ser establecida en 1946, la Comisin de Derechos Humanos estaba integrada por 18 pases, cuando existan 53 Estados Miembros de las Naciones Unidas, es decir, el 34% de los Estados Miembros estaban representados en este rgano. Sin embargo, en la actualidad, solo 53 pases de los 189 integrantes de las Naciones Unidas componen la Comisin, o sea el 28%, lo cual evidencia la falta de representatividad de la comunidad internacional dentro de dicho rgano.

La representatividad no slo se ha erosionado en nmeros globales. La composicin de la Comisin de Derechos Humanos refleja un marcado desbalance geogrfico. Los pases del Norte, integrados en lo fundamental en el Grupo de Europa Occidental y otros Estados, que representan slo el 15% del total de los Miembros de las Naciones Unidas, se han reservado casi el 20% de los asientos de la Comisin.

El trabajo sustantivo de la Comisin se ve afectado por otro fenmeno que favorece la imposicin de los puntos de vista de una sola regin del mundo. Los pases del Norte tienen la posibilidad de pagar la presencia de grandes delegaciones a las sesiones anuales de la Comisin, que superan en varias veces el nmero de delegados que pueden enviar los pases del Sur.

Como consecuencia, son los pases del Norte los que presentan la mayora de las resoluciones y decisiones que se aprueban en este rgano, de las cuales el ms alto por ciento corresponde a iniciativas del Grupo de Europa Occidental y otros Estados. De tal modo, un grupo minoritario de pases viene imponiendo sus posiciones y enfoques en las decisiones que se adoptan internacionalmente en materia de derechos humanos. La diversidad, precondicin de la universalidad, se ve as comprometida.

Adicionalmente, y habida cuenta de que el inters fundamental del mundo occidental industrializado est dirigido al rea de los derechos civiles y polticos, la mayor parte de las resoluciones y decisiones se concentran en esta esfera, contribuyendo a acentuar la brecha existente en el tratamiento de las diferentes categoras de derechos humanos.

Una manifestacin notable de estos desequilibrios puede observarse al analizar el sistema de mecanismos establecidos por la Comisin. Las Relatoras y Grupos de Trabajo que se dedican a las cuestiones relativas a los derechos civiles y polticos duplican a aquellas creadas para la atencin a los derechos econmicos, sociales y culturales.

Principales instrumentos internacionales de Derechos Humanos ratificados por Cuba

1. Convencin sobre los derechos del nio.

2. Convecin sobre la eliminacin de todas las formas de discriminacin de la mujer.

3. Convencin internacional sobre la eliminacin de todas las formas de discriminacin racial.

4. Convencin contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

5. Convencin internacional sobre la represin y el castigo del crimen de Apartheid.

6. Convencin internacional contra el Apartheid en los deportes.

7. Convencin para la prevencin y la sancin del delito de genocidio.

8. Convencin sobre la imprescriptibilidad de los crmenes de guerra y de los crmenes de lesa humanidad.

9. Convencin sobre los derechos polticos de la mujer.

10. Convencin sobre la nacionalidad de la mujer casada.

11. Convencin sobre el consentimiento para el matrimonio, la edad mnima para contraer matrimonio y el registro de los matrimonios.

12. Convencin sobre la esclavitud de 1926.

13. Protocolo de 1953 para modificar la convencin sobre la esclavitud.

14. Convencin suplementaria sobre la abolicin de la esclavitud, la trata de esclavos y las instituciones y prcticas anlogas

15. Convencin para la represin de la trata de personas y de la explotacin de la prostitucin ajena.

Adicionalmente, en el ao 2000, Cuba firm los siguientes instrumentos:

1- Protocolo facultativo a la convencin de los derechos del nio relativo a la participacin de nios en conflictos armados.

2- Protocolo facultativo a la convencin de los derechos del nio relativo a la venta de nios, la prostitucin infantil y la utilizacin de nios en la pornografa.

3- Protocolo facultativo sobre la eliminacin de todas las formas de discriminacin contra la mujer.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter