Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2011

De cmo vender una guerra
Guerras de terciopelo

Nazann Amirian
Pblico


Deca Sun Tzu que la guerra haba que ganarla antes de declararla. Para ello, imprescindible un objetivo dbil y venderla con un buen marketing que oculte su inters real econmico: salvar a toda la humanidad (de las armas de Saddam o del peligro de los talibanes), o a una parte de ella, del delirio de un dirigente (en Yugoslavia y Libia).

Si cerca del 85% de los que mueren en las guerras son civiles, es perverso llamar justa a una masacre, buscado la implicacin de un pueblo en el castigo colectivo al otro, al puro estilo de las guerras santas, que hasta se permita matar a bebs por la causa suprema: el botn.

La verdad es la primera vctima de la guerra. Entonces, cules son las mentiras contra Libia?

Para destruir a otra potencia regional, Irak, acusaron a Saddam de tenencia de armas genocidas, de atacar una maternidad en Kuwait, de enviar ntrax a EEUU, de participar en los atentados del 11S, y de su conexin con Al Qaeda; en Afganistn, el pretexto de invasin de unos 30 pases, lleg a ser hasta ridculo: detener a un slo individuo, Bin Laden. Hoy, ambos pases liberados son gobernados por criminales mafiosos e integristas, tteres de EEUU. Sun Tzu desconoca el concepto de organizar el olvido para lanzar nuevas guerras con patraas viejas.

Que los rebeldes libios pidan ms bombardeos, y que Occidente rechace los intentos para poner fin a la crisis, indica que estn dosificando la informacin sobre el plan para Libia: guerra civil, mandarla a la Edad de Piedra (expresin que utiliz para Irak el estadounidense Richard Armitage de la Administracin de Bush), y quizs su particin, como Sudan.

Barak Obama, desprecia la resolucin de la ONU, y dirige la operacin ilegal para derrocar a Gadafi, al que mantendr en el poder mientras se complete la militarizacin de la zona por la OTAN. A Saddam le dejaron desde 1991 hasta 2003, al tiempo que se hacan con el control del Golfo Prsico. Con suerte, el dirigente libio morir antes de que le exhiban sacado de un zulo, y sin ningn glamour.

La guerra no es la derrota de la diplomacia, es un gran negocio, promovido por los mismos que roban, con guantes blancos, las pensiones a sus propios compatriotas.

Se oyen voces que piden intervenir en Siria. Nos preparan un mundo en llamas a cmara lenta?

Fuente: http://blogs.publico.es/puntoyseguido/195/guerras-de-terciopelo/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter