Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2011

Muri Osama Bin Laden o el juguete fabricado del imperio por subasta de liquidacin

Milson Salgado
Rebelin


Estados Unidos necesita de enemigos. Es una necesidad imperiosa. Es el bien y el mal en una lucha permanente para darle contenido a las moralidades, es el juego de la geopoltica para conferirle espacio al disparo de las armas virtuales, que atacan desde la impunidad de los escritorios con solo apretar botones o apagar las luces del mundo.

Osama Bin Laden fue un enemigo de altura, al menos as nos lo hicieron creer los voceros militares de La Casa Blanca especialistas en inseguridades y en fallar en blancos humanos, pero causaba risa que un imperio armado hasta los dientes de tecnologa buscara con gran ahnco topogrfico con radares y GPS, las cuevas ms olvidadas de este aparentemente inofensivo marsupial de barba quejumbrosa y de vestiduras de monje musulmn, que se agachaba como cualquier paria indefenso ante las cmaras y los lentes del mundo para crispar nervios y hacer advertencias.

Hasta el ms limitado espectador del panorama le cuesta entender la seriedad de un Goliat que vio legitimado su intencin de atacar Iraq, Pakistn y Afganistn causando millares y millares de muertes de hombres, mujeres y nios, en busca del engendro del mal que por una obra de la providencia de Al, permiti que los altos mandos polticos y militares del Gobierno de los Estados Unidos, comprara bajo los presupuestos de estados de emergencia armas de grueso calibre y de alta tecnologa, a las corporaciones y transnacionales especializadas en la industria de la muerte, sin acudir a engorrosos trmites de licitaciones pblicas. Cuntos Millones de dlares sin respaldo le cost la muerte de un solo hombre a Estados Unidos?

Quien precindose de humano apoya el dolor humano provocado por la muerte de tanta gente inocente en el World Trade Center? Pero Quin puede asegurar que los verdaderos culpables no juegan con la vida sopesando la ganancia infames de la geopoltica, y que los culpables convencionales nicamente tarifen el terror a cambio de la cohesin patritica de las sociedades imperiales?

El enemigo tiene clausula de expiracin, ms aun en estos tiempos en que lo rpido o express y la moda o la fashion requiere otras caras y otras nuevas jugarretas. Mientras hojeamos la granja de George Orwell otro enemigo est adquiriendo nuevo rostro en los estudios de produccin de Hollywood, pero esta vez la zaga no debe de caer en baches para alejar el suspenso y las muertes no tienen que ser masivas para no alimentar la vergenza de los holocaustos. El verdadero Osama seguir postrndose ante una mezquita en La meca o bandose sagradamente en el Ganges para nacer de nuevo, pero el oficial, el del terror, el del turbante y barba de beduino agonizante ya no ocupara el rectngulo de Al Jazzira ni los rincones del miedo de los occidentales.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter