Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-05-2011

La soberana de las agencias de calificacin

Juan Francisco Martn Seco
Pblico


Standard and Poors (S&P) ha degradado la calificacin de la deuda soberana de Estados Unidos. Por muy grande que sea su dficit y el volumen de su deuda, el hecho puede calificarse como inslito. Slo cabe una explicacin poltica. No deja de resultar curioso que Estados Unidos reciba de su propia medicina.

Desde sus orgenes, la burguesa ha desconfiado de la democracia sospechando que podra poner en peligro sus privilegios. Ya Benjamn Constant distingua dos tipos de liberalismo, uno bueno (el de los modernos), que provena de Montesquieu y consista en mantener un mbito de independencia personal y de autonoma, y el otro malo (el de los antiguos), que tena su origen en Rousseau y se caracterizaba por permitir al pueblo participar en los asuntos del Gobierno.

Las fuerzas econmicas han permanecido vigilantes para que el voto del pueblo no interfiriera en sus intereses. En esa tarea no dudaron en echar mano del Ejrcito (por ejemplo en Espaa y en Amrica Latina) cuando intuan que sus prerrogativas se vean amenazadas. Desde 1971, ao en el que Estados Unidos asumi la libre circulacin de capitales y fue extendindola por el resto de los pases, el capital no ha necesitado ya de caones, ha dispuesto de sus propias armas. Durante bastantes aos, el Consenso de Washington, de la mano del Fondo Monetario Internacional, priv de soberana a la mayora de las naciones subdesarrolladas, imponindolas sus prescripciones.

Recientemente el ataque ha cambiado de nivel, se ha dirigido contra Europa, convirtiendo la democracia de pases tales como Grecia, Irlanda, Portugal y Espaa en papel mojado. El ltimo asalto, no carente de osada, ha alcanzado incluso a la propia Norteamrica. La ofensiva de S&P se dirige, por una parte, a presionar a Obama y al Congreso para que en los debates que se vienen celebrando sobre la poltica fiscal esta se incline por los intereses del dinero, y, por otra, constituye un aviso, casi un chantaje, a la comisin parlamentaria que est investigando los crmenes de la agencia durante la crisis, cuando otorg calificaciones ptimas a instituciones en quiebra. Es una llamada de atencin para que quede claro quin manda.

http://blogs.publico.es/delconsejoeditorial/1376/la-soberania-de-las-agencias-de-calificacion/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter