Portada :: Europa :: Fortaleza Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2011

Schengen podr quedar suspendido en casos excepcionales
Fronteras dentro de la Fortaleza

Gorka Larrabeiti
Rebelin


Ya es oficial: la Comisin Europea ha aceptado la posibilidad de que se reintroduzcan temporalmente controles limitados en las fronteras interiores del Espacio Schengen, tal y como propusieron Italia y Francia. La Comisin avisa de que se necesitar el acuerdo de la Comisin para aplicar dichos controles, de que slo ocurrir en "circunstancias muy excepcionales", pero no cabe duda de que un smbolo fundacional de la Unin Europea como es la libre circulacin de las personas queda muy maltrecho. La Comisin, dbil y contradictoria, ha recibido muchas crticas por esta decisin.

Qu frgil se ve la Fortaleza Europa. Han bastado 20.000 personas colndose por la puerta Sur para que dos pases del G8 como son Italia y Francia no slo no lograran resolver el problema sino que arrastraran a la propia Comisin Europea a revisar un pilar bsico de la Unin Europea. Si se mira al ro Evros, la puerta sureste, frontera grecoturca, se advierte la misma paranoia. En 2010 hubo 47.000 personas detenidas al intentar cruzar esa frontera. La Unin Europea cree que empleando 175 policas, y construyendo un muro de 12,5 kilmetros ha conseguido un xito: reducir a 1600 el nmero de detenidos, gracias a la operacin "Conejo" efectuada por Frontex. Nada ms lejos de la realidad. Ocurre siempre lo mismo. Apenas se parchea un trozo de la Fortaleza, la presin se desplaza a un punto ms dbil. En este caso, la grieta se encuentra en Bulgaria, pas que comparte 209 kilmetros de frontera con Turqua. Bulgaria confiaba con entrar en Schengen, junto con Rumana, este ao, y la Comisin de Justicia e Interior del Parlamento Europeo ha apoyado su ingreso aduciendo que ya se daban las condiciones necesarias para ello, pero Francia y Alemania siguen oponindose, probablemente porque se temen una oleada de inmigrantes. El gobierno blgaro, que es de derecha, anuncia planes para construir una valla ms (y tranquilizar as a sus anhelados vecinos europeos). Sin embargo, Europol acaba de publicar un extenso informe que advierte de que el sureste de Europa constituye actualmente la principal puerta de entrada de los contrabandistas de droga, armas y personas. El informe, como es obvio, daa los intereses de Bulgaria y Rumania, y hay que convenir en que es improbable que acaben entrando este ao en el selecto club de Schengen. Ms an, teniendo en cuenta que el pasado 1 de mayo Alemania y Austria abrieron las puertas a los trabajadores de varios paises postsoviticos (Repblica Checa, Estonia, Hungra, Letonia, Lituania, Eslovaquia y Eslovenia). Como era de esperar, los neonazis del NPD alemn se manifestaron coontra la "invasin de trabajadores extranjeros", y ya se sabe adnde conduce la espiral xenfoba: a que el populismo acabe contagiando a todos los partidos "moderados". De poco sirve que se publiquen informes como el del National Institute for Economic and Social Research de Reino Unido que afirma que, a raz del ingreso de 700.000 trabajadores del Este de Europa la economa haba crecido un 0.38% en el periodo entre 2004 y 2009.

Si el ingreso de migrantes es un buen negocio macroeconmico porque se abarata la mano de obra (un trabajador emigrante en Irlanda cobra un 18% menos), hay que preguntarse si la insistencia en polticas xenfobas se debe slo a intereses electorales o si tambin entran en juego otras razones poco confesables. Pongamos un ejemplo banal referido al "xodo bblico" que, a decir de su ministro del Interior, padece Italia. El gobierno italiano acta para afrontarlo declarando el estado de emergencia, lo que le permite saltarse todas las normas corrientes del ordenamiento judicial y del parlamento. Y comienzan a destinarse fondos para resolver la emergencia sin concurso ni control alguno: 10 millones de euros para convertir en centros de identificacin y expulsin los campamentos de tiendas de Kinisia, Santa Maria Capua Vetere y Palazzo San Gervaso; 1 milln de euros para deshacerse de las embarcaciones que van llegando a Lampedusa. Suma y sigue. Un total de entre 34 y 52 euros diarios por migrante. Multiplquese por 20.000. Pinsese luego que la "emergencia" comenz el 12 de febrero y calclese el resultado. Una marea de millones de euros. Otro buen motivo para anunciar "xodos bblicos".

No obstante, la represin de la libre circulacin, que como se ve es doblemente rentable a breve plazo, aplaza la gran cuestin poltica de fondo, que no es la libre circulacin de personas dentro de la Fortaleza Europa, sino en el mundo. Segn esta crnica de Simone Savona para Melting Pot, 50 tunecinos bloqueados en la frontera italofrancesa ocuparon un espacio de la estacin de tren de Ventimiglia el pasado 2 de mayo y comenzaron una huelga de hambre. Protestan porque, aunque el gobierno italiano les ha concedido un permiso de residencia temporal, con l no pueden cruzar a Francia, meta de su viaje. Desde el lado francs de la frontera devuelven a Italia sistemticamente y de modo discriminatorio a todo aquel que tenga rasgos magrebes. Las estaciones del sur de Francia (Mentone, Niza, Cannes, Marsella) estn fuertemente militarizadas.

Malas noticias desde Pars. El colectivo "Tunecinos de Lampedusa", compuesto por jvenes que consiguieron escapar a las redadas en Italia y Francia, y que haba ocupado el 1 de mayo un edificio abandonado en el nmero 51 de la Avenida Simn Bolvar de Pars pidiendo un lugar donde vivir sin fro, hambre ni miedo ha sufrido una dura represin: 20 detenidos, 130 personas conducidas por la fuerza a tres comisaras (1). Ante actuaciones represivas de estos das en Francia o Italia, el editorial en pro de la integracin y el multiculturalismo que ha redactado el grupo de nueve personas "eminentes" nombradas por el secretario general del Consejo de Europa para redactar un informe sobre las condiciones de los emigrantes no sirve nada ms que para maquillar la esquizofrenia de la decadente Europa, que es integradora y multicultural de palabra, xenfoba y nacionalista de obra.

Hoy hay buena mar. Vuelven a llegar embarcaciones a Lampedusa, la isla clepsidra, que se vaca y se llena, se llena y se vaca al ritmo de las mareas y las marejadas. Anteayer estall un incendio en el Centro de Identificacin y Expulsin de Trapani. La realidad no cesa ni miente. Segn la portavoz de ACNUR, Laura Boldrini, 686.000 personas han huido de Libia. Slo 8.124 han llegado a Italia, "el pas europeo ms expuesto a las oleadas migratorias del Norte de frica". A Tnez han llegado 327.000; a Egipto 256.000; 60.000 a Nguer, 20.000 al Chad; 14.000 a Argelia... La hipocresa contina.

1. Il Manifesto, 5-4-2011, p.7.
2. Los nueve "eminentes" son: Emma Bonino, Joschka Fischer, Timothy Garton Ash, Martin Hirsch, Danuta Hbner, Ayse Kadioglu, Sonja Licht, Vladimir Lukin, Javier Solana.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter