Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2011

Una patria independiente o un remedo de bantustn?

Haidar Eid
The Electronic Intifada

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


La inducida euforia que caracteriza las discusiones en los medios de comunicacin dominantes en torno a la inminente declaracin, en el prximo mes de septiembre, de un estado palestino independiente, ignora las crudas realidades sobre el terreno y las advertencias de los comentaristas crticos. Describir tal declaracin como un gran avance y un desafo al difunto proceso de paz y al gobierno derechista de Israel, sirve para ocultar la continuada denegacin de los derechos palestinos por parte de tal gobierno, al tiempo que refuerza el apoyo implcito de la comunidad internacional a un estado-apartheid en el Oriente Medio.

Salam Fayad, el primer ministro designado por la Autoridad Palestina con sede en Ramallah, es quien est al frente de la campaa por el reconocimiento, que se basa en la decisin que la Organizacin por la Liberacin de Palestina (OLP) adopt en los aos setenta respecto a asumir el programa ms flexible de la solucin de los dos estados. Este programa mantiene que la cuestin palestina, la esencia del conflicto rabe-israel, puede resolverse con el establecimiento de un estado independiente en los territorios ocupados de Cisjordania y la Franja de Gaza, con Jerusaln Oriental como capital. En virtud de ese programa, los refugiados palestinos regresaran al estado de Palestina pero no a sus hogares en Israel, que se define a s mismo como el estado de los judos. Sin embargo, la independencia no aborda esta cuestin ni presta atencin a los llamamientos hechos por 1,2 millones de palestinos, que son ciudadanos de Israel, para que la lucha se transforme en un movimiento antiapartheid a causa del trato que reciben como si fueran ciudadanos de tercera clase por parte del estado sionista.

Se supone que todo eso se tendra que aplicar tras la retirada de las fuerzas israeles de Cisjordania y Gaza. O es que va a limitarse a una redistribucin de fuerzas similar a la que vivimos durante el perodo de Oslo? Pero los defensores de esta estrategia afirman que la independencia garantiza que Israel negociar con los palestinos de Gaza y Cisjordania como un nico pueblo y as la cuestin palestina podr resolverse de acuerdo con el derecho internacional, satisfaciendo los derechos nacionales y polticos mnimos del pueblo palestino. Olvdense del hecho de que Israel tiene hasta 573 barreras y puntos de control permanentes por toda la Cisjordania ocupada, as como tambin 69 controles volantes ms; y puede que tambin ignoren el hecho de que las colonias y carreteras existentes slo para judos, ms otra serie de infraestructuras israeles, se anexionan de hecho ms del 54% del territorio de Cisjordania.

En la Conferencia de Madrid de 1991, el gobierno del entonces primer ministro israel, el halcn Yitzhak Shamir, ni siquiera acept el derecho palestino a una autonoma administrativa. Sin embargo, a la llegada del gobierno pacifista laborista/Meretz, dirigido por Yitzhak Rabin y Shimon Peres, los dirigentes de la OLP celebraron, entre bambalinas, negociaciones en Noruega. Al firmar los acuerdos de Oslo, Israel se libr de la pesada carga de administrar Gaza y las siete ciudades ms populosas de Cisjordania. La OLP, mediante una decisin oficial y secreta-, puso fin a la primera Intifada sin haber conseguido sus objetivos nacionales provisionales, es decir, libertad e independencia y sin el consentimiento del pueblo al que la organizacin presuntamente representaba.

La OLP rechaz en otro tiempo esta misma idea de independencia porque no tomaba en consideracin los derechos legtimos mnimos de los palestinos y porque era la anttesis de la lucha palestina por la liberacin. Lo que se propone, en lugar de tales derechos, es un estado slo de nombre. Es decir, los palestinos deben aceptar la total autonoma sobre una fraccin de su tierra y ni por asomo pensar en soberana, control de fronteras, reservas hdricas y, lo ms importante, en el retorno de los refugiados. En eso consisti el acuerdo de Oslo y en eso consiste la deseada Declaracin de Independencia de ahora. Por tanto, no es de extraar que el primer ministro israel Benyamin Netanyahu declare que bien podra llegarse a un acuerdo para tal estado palestino a travs de negociaciones.

Tampoco lo que esa declaracin promete se ajustara al plan de particin de 1947 de las Naciones Unidas, que garantizaba a los palestinos slo el 47% de la Palestina histrica aunque representaban las dos terceras partes de la poblacin existente. Una vez declarado, el futuro estado palestino independiente ocupar menos del 20% de la Palestina histrica. Al crear un bantustn y definirlo como estado viable, Israel se librar de la carga de 3,5 millones de palestinos. La AP gobernar sobre la cifra mxima de palestinos en los mnimos fragmentos de tierra, fragmentos que podremos llamar El Estado de Palestina. Ese estado ser reconocido por decenas de pases, los jefes tribales de los infames bantustanes de Sudfrica deben sentir gran envidia!

Uno tan slo puede suponer que la tan cacareada y tan celebrada independencia servir sencillamente para reforzar el mismo papel que jug la AP con los acuerdos de Oslo. Es decir, proporcionar medidas de seguridad y policiales diseadas para desarmar a los grupos de la resistencia palestina. Eso fue lo primero que se les exigi a los palestinos en Oslo en 1993, Camp David en 2000, Annapolis en 2007 y Washington el pasado ao. Mientras tanto, dentro de este marco de negociaciones y demandas, a Israel no se le impone compromiso u obligacin alguna.

Del mismo modo que los acuerdos de Oslo significaron el fin de la resistencia popular y no violenta de la primera Intifada, esta declaracin de independencia tiene un objetivo similar: acabar con el creciente apoyo internacional hacia la causa palestina desde la masacre perpetrada por Israel contra Gaza en el invierno de 2008-2009 y el ataque contra la Flotilla de la Libertad de Gaza de mayo del pasado ao. Pero no proporciona a los palestinos ni la ms mnima proteccin ni seguridad frente a cualquier futuro ataque o atrocidad israel. La invasin y bloqueo de Gaza son un producto de Oslo. Antes de que se firmaran los acuerdos de Oslo, Israel no haba nunca utilizado todo su arsenal de F-16, bombas de fsforo y armas con explosivos de metal inerte denso para atacar los campos de refugiados en Gaza y Cisjordania. Durante la primera Intifada, de 1987 a 1993, asesinaron a ms 1.200 palestinos. Pero Israel eclips esa cifra durante su invasin de tres semanas en 2009, matando brutalmente a ms de 1.400 palestinos slo en Gaza. Esta cifra no incluye las vctimas del asedio de Israel en vigor desde 2006, que ha estado marcado por repetidos cierres y ataques israeles antes y despus de la invasin de Gaza.

En ltima instancia, lo que esta deseada declaracin de independencia ofrece al pueblo palestino es un espejismo, una patria independiente que no es sino el remedo de un bantustn. Aunque muchos pases amigos la reconozcan, no va a proporcionar a los palestinos ni libertad ni liberacin. Un debate crtico en oposicin al sesgado y demaggico actual- requiere que se analicen las distorsiones de la historia a travs de las distorsiones ideolgicas. Lo que es preciso abordar es una visin histrica humana de las cuestiones palestinas y judas, una visin que no niegue nunca los derechos de un pueblo, que garantice una total igualdad y que acabe con el apartheid, en vez de reconocer un nuevo bantustn diecisiete aos despus de la cada del apartheid en Sudfrica.

Haidar Eid es profesor asociado de literatura post-moderna y postcolonial en la universidad de Al-Aqsa, en Gaza, y asesor poltico de Al-Shabaka, la Red de Poltica Palestina, donde este ensayo se public en primer lugar.

Fuente:

http://electronicintifada.net/content/independent-homeland-or-bantustan-disguise/9905



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter