Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2011

Obama convirti en mrtir a Bin Laden

Robert Fisk
La Jornada


Bin Laden recibi su merecido el que a hierro mata tiende a morir de la misma forma, pero de veras recibi la justicia de la que habl el presidente Obama? Muchos rabes y este tema lo recogi la prensa rabe, que habl de muerte pero no de ejecucin pensaban que debi ser capturado, llevado ante la corte internacional de La Haya y juzgado por sus crmenes.

Por supuesto, siempre habr en Medio Oriente, y en especial en Afganistn y Pakistn, quienes crean que fue un valeroso mrtir ignominiosamente asesinado por el brazo ejecutor del sionismo. Grupos islmicos en Lbano, Hamas en Gaza y muchos ulemas en el sureste de Asia ya se pronunciaron en ese sentido.

En realidad, sobra decirlo, era alguien que perteneca al pasado. Sus promesas de derrocar a los tiranos rabes pro estadunidenses o no islmicos fueron cumplidas por los pueblos de Egipto y Tnez y tal vez pronto por los libios y sirios, no por Al Qaeda y su temible violencia.

El verdadero problema es que Occidente, con su constante prdica al mundo rabe de que la legalidad y la no violencia son la ruta hacia delante en Medio Oriente, ha dado una leccin diferente a los pueblos de la regin: que ejecutar a nuestros contrarios es perfectamente aceptable.

Se podra decir que, luego de segar miles de vidas inocentes en forma tan sanguinaria, Bin Laden poda esperar ser abatido, desarmado, en una presunta casa de seguridad. Los musulmanes concluirn que los estadunidenses adoptaron los mismos mtodos de los israeles contra sus enemigos palestinos. Asesinato selectivo, le llaman a disparar misiles o dejar caer bombas sobre sus contrarios, a menudo dando muerte a inocentes y culpables por igual, tal como hacen los estadunidenses en sus ataques de drones contra Al Qaeda y el talibn en Waziristn.

Pese al deseo de Washington de prevenir la creacin de una capilla lo cual condujo directamente al sepelio secreto de Bin Laden en el mar Arbigo, como salafista y saudita, Bin Laden habra deseado tener una tumba annima.

l y sus partidarios creen que poner lpidas con el nombre en las tumbas es idolatra; de ah el deseo saudita de enterrar a sus muertos sin marcar el lugar y ms bien destruir las capillas antiguas que crear nuevas.

Pero al final, morir cuando estaba desarmado lo ha convertido en un mrtir mucho ms grande que si hubiera perecido en la balacera que en un principio Obama asegur sin razn que haba causado su deceso. De todos modos, el hombre que consideraba la creacin de Al Qaeda como su logro personal vivi lo suficiente para darse cuenta de que haba fracasado en todos sus objetivos.

Y yo, que lo conoc y tuve con l largas conversaciones, ahora me pregunto a veces si en realidad quera seguir viviendo.

The Independent

Traduccin: Jorge Anaya

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2011/05/05/index.php?section=opinion&article=027a1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter