Portada :: Mundo :: EEUU asesina a Ben Laden en Pakistn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2011

El Nobel de la Paz bendice el atentado terrorista

JF-Cordura
Rebelin


El mundo es ms seguro y es un lugar mejor como consecuencia de la muerte de Osama bin Laden. En un da como hoy, esto nos recuerda que como nacin no hay nada que no podamos hacer cuando nos marcamos un objetivo. (Barack H. Obama)

Hijo de hombre, advirtele al rey de Tiro que as dice el Seor omnipotente: En la intimidad de tu arrogancia dijiste: Yo soy un dios. Me encuentro en alta mar sentado en un trono de dioses. Pero t no eres un dios, aunque te creas que lo eres! T eres un simple mortal! (Ezequiel 28: 2)


Cuentan que Obama asesin a Osama...

O su gente, lo mismo da. l es su comandante en jefe.

Lo han hecho? No nos consta. S sabemos que el presidente de Estados Unidos y Nobel de la Paz ha bendecido un atentado terrorista que, aseguran, l mismo orden (y en el que, eso s parece constatado, ha habido varios muertos). Tambin sabemos que enseguida le corearon lderes-siervos como Zapatero, Sarkozy... e incluso la Unin Europea en su conjunto. En alegre apologa del terrorismo. Su Comisin, ante una molesta pregunta, ha declarado que la accin no va contra los valores y principios europeos. Esta afirmacin axiolgica sorprender a ms de uno, pero hoy por hoy es la pura verdad. En el siglo en curso, Europa, con la pasividad de la gran mayora de sus habitantes, no ha hecho sino profundizar su estado ticamente cadavrico. Hace tiempo que dej de defender, como ente paneuropeo (y frente a quien haga falta), valores como la presuncin de inocencia, los derechos humanos de cualesquiera ciudadanos y pueblos, y la propia libertad (sobre esto ltimo, ver). Es un muerto espiritual, un zombi sumiso al Imperio, valioso en cualquier caso para sus fines hegemnicos.

La noticia que tantos celebran

Se puede matar a un muerto? Hablamos ahora de un muerto fsico, de Osama. Ms o menos desde el 11-S, sucesivos indicios sealan que su defuncin se habra producido mucho antes del atentado terrorista bendecido por Obama. Se incluyen testimonios de no pocos personajes con toda la pinta de estar en el ajo (ver 1 y 2). O de expertos en la materia que destacan la mala salud que tena en diciembre de 2001, como el analista de la CNN Peter Bergen. Y aun del propio FBI.

Hablamos de alguien que ya en 2001 no poda albergar una larga esperanza de vida (no ms de dos aos). De alguien que necesitaba dilisis regular y que, segn la prensa convencional, se hallaba en julio de ese ao en un hospital estadounidense de Dubai. Difcilmente habr podido corretear de ac para all hasta llegar a esa residencia de Abotabad (Pakistn) tras hacer escala en las cuevas de Tora Bora. Sobre todo, si se admite que le perseguan esbirros dotados de las ms avanzados cachivaches tecnolgicos. Todo lo cual, por supuesto, tambin arroja espesas sombras sobre la versin oficial del 11-S.

Tampoco aconseja pensar que hasta hace tres das Osama siguiera vivo el testimonio de Benazir Buto, a la sazn primera ministra de Pakistn. En una entrevista concedida al periodista ingls David Frost el 2 de noviembre de 2007 en Al Yazira, Benazir habl de pasada y con la mayor naturalidad del asesinato de Osama (ver minuto 2' 23''). Segn Wikipedia, la BBC censurara esas palabras pero luego se vera obligada a restaurarlas porque en Internet es difcil poner puertas al campo. Menos de dos meses despus, la propia Benazir era asesinada, lo que resulta significativo, aunque ya unas semanas antes de las citadas declaraciones haban intentado matarla (adems el estudioso David R. Griffin crtico del mito oficial sobre el 11-S y Bin Laden ofrece consideraciones que relativizaran esas palabras de Buto).

As pues, hasta la reciente comparecencia de Obama anunciando solemnemente la muerte de su cuasitocayo, era razonable sospechar que ste llevaba aos muerto, pero no podamos tener una seguridad completa. sta lleg con el anuncio por responsables estadounidenses de que, a las pocas horas de asesinar a Osama, su supuesto cadver haba sido arrojado al mar. Tan grotesca afirmacin sobre la eliminacin del cuerpo del delito disipa cualquier duda.

De paso hemos sabido que se asegura haber seguido las prescripciones islmicas con su cuerpo, aunque la realidad parece ser justo la contraria. Tambin hemos conocido distintas versiones sobre el asesinato y detalles relacionados (seguramente emitidas todas ellas por las mismas fuentes imperiales; los desmentidos de sus propias falsedades buscaran aportar algo de verosimilitud al asunto, pensando siempre en el pblico ms dcil, que suele ser el mayoritario). La penltima seala que Bin Laden no iba armado. La ltima, que su hija de 12 aos segn terceros ha declarado que su padre fue asesinado tras rendirse. Uno se pregunta cmo es posible que el Imperio permita que una mocosa les saque los colores... La respuesta obvia es que les importa un rbano que esa nia desmienta detalles de su versin, siempre y cuando la hija de Bin Laden declare haber presenciado la muerte de su padre.

A estas horas, a los tres das del atentado, siguen mareando la perdiz con la posibilidad de mostrar o no alguna imagen del cadver. Hablaron del ADN... pero sa es obviamente una prueba circular ellos mismos custodian la referencia gentica previa, o sea, nula. Se nos inform (ver fotografa superior) de que Obama y su entorno ms ntimo presenciaron en directo desde la Casa Blanca la operacin que acab con la vida de Osama. Por qu no ensean ese vdeo?

Por qu han matado a un muerto

El demonio barbudo ya no era til. Se les haba quedado obsoleto. La credibilidad de los vdeos y comunicados que se le atribuan siempre fue escasa y en los ltimos aos tenda a cero. Adems, ya eran demasiados aos casi una dcada sin pillarle, cosa poco vendible entre la parroquia.

Al margen de ello, la coyuntura poltica de Obama necesitaba un golpe de efecto. La noticia del asesinato lleg muy pocos das despus de que Barack se viese al parecer obligado a mostrar su partida de nacimiento, ante las dudas de algunos sectores del partido opositor. Al conocerse el supuesto fin de Osama, los republicanos dedicaron, junto a los demcratas, una hasta entonces indita ovacin al presidente.

La popularidad del dictador del mundo entre sus compatriotas se ha disparado hasta un 56% tras conocerse el asesinato. El dato, aparte de dejar en evidencia el nivel tico y/o intelectual de un altsimo porcentaje de estadounidenses, apunta al mvil de la astracanada, pero no lo agota.

Pues la clave principal es otra, ms siniestra. El Imperio se siente poderoso y tiene prisa por consumar sus planes de hegemona global. El Magreb y Oriente Prximo arden con las revueltas rabes que, pese a ciertas interpretaciones miopes, favorecen grandemente dichos planes (en particular, los de quitar de en medio a Siria y, sobre todo, a Irn). Pero para acelerar sus pasos, metido como est en tres guerras de agresin simultneas, necesita nuevos superatentados que legitimen nuevas intervenciones blicas. La eliminacin del agente Osama fuera o no ya cadver, pues para estos fines es lo mismo provee la excusa perfecta para que sus seguidores perpetren una venganza a la altura del magnicidio sufrido. Se tratara, una vez ms, de reeditar el 11-S. Adems, ahora que dicen que tienen los ordenadores de Osama, podrn montar nuevas pelculas de su Guerra contra el Terror...

Los aliados ms fieles del Imperio ya se han puesto a la tarea: la polica britnica detuvo ayer a cinco sospechosos de terrorismo cerca de planta nuclear. En Espaa, el inicuo Rubalcaba avis del riesgo de represalias yihadistas.

Que nadie se crea que los del Partido Republicano son tan bobos como para creerse que a Osama le han matado ahora o, en todo caso, que no se le poda haber matado antes. Si participan de la farsa junto con los demcratas, a sabiendas de que puede proporcionar rditos electorales al actual presidente, es porque hay algo mucho ms relevante a la vista: el Poder mundial, del cual, unos y otros, con el conjunto del establishment, se cuentan entre los principales beneficiarios. S, matar a un muerto puede dar mucho juego.

La barbarie ya esta aqu

Han dicho que lo han tirado al mar pero, total, qu ms da... si aaden le haban disparado a la cabeza, lo que implica dejarlo ms bien irreconocible. Adems, caray, ellos pueden permitirse hacer lo que quieran. Lo ha dicho Leon Panetta, actual jefe de la CIA y prximo ministro de Defensa: ellos no tienen que demostrar nada al mundo, que por algo son los Estados Unidos de Amrica.

Pueden hacer lo que les d la gana. Pueden y no es ni la primera ni la segunda vez entrar en un pas sin permiso para matar a un acusado y a sus acompaantes, qu ms da el derecho internacional, el derecho a un juicio justo, el habeas corpus, el principio de presuncin de inocencia. Pueden inventarse excusas para la guerra (que si las Torres Gemelas, que si las armas de destruccin masiva, que si el programa nuclear de Irn...), pues ya el mundo se encargar de crerselas. Y cuando deje de hacerlo, se olvidar de pedirles cuentas por ellas. Pueden la humanidad se lo consiente inventarse que han hecho lo que no han hecho y sostenerlo con datos inverosmiles, que para eso tienen legiones de periodistas que los corean.

S, ellos pueden: Yes, we can, lo dijo Obama. Y seguirn en Afganistn, si les da la gana, a pesar de que nos cuentan ya capturaron a Osama... en Pakistn. Y continuarn legitimando la tortura, ms ahora que Panetta ha subrayado que fue til para llegar a culminar el crimen. No en vano hace ya meses que Obama restaur las comisiones militares en cuyo marco se vena practicando.

La barbarie, completamente instalada entre nosotros, y no nos hemos enterado.

Estos das resulta llamativo comprobar cmo en muchos medios, medios sistmicos, plumas diversas parecen pese a todo cuestionarse lo ocurrido. La irnica incredulidad, las preguntas sin responder, las dudas de todo tipo... pueblan muchos artculos de autores poco o nada subversivos (cinco ejemplos: 1, 2, 3, 4 y 5). Por momentos hasta parece que los corifeos habituales sufrirn por fin un ataque de decencia...

No. Podrn el tema vende acentuar las contradicciones de la versin oficial. Podrn usar cierta sorna a la hora de contarla. Incluso, algunos, llegarn a cuestionar la tica de la accin criminal (quiz sobre todo por esttica?). Pero no irn ms all. Sera, en ellos, violar el Tab de los Tabes, un absurdo disparate, un contradis. Acaso lo de Osama no lo han hecho los buenos?

Los buenos son los que escriben el guin, pero tambin los que lo ejecutan. Vemos la realidad con sus ojos. Y sus ojos son los medios masivos, los que publicitan la pelcula, los que nos hipnotizan.

Los buenos a veces hacen cosas malas, eso es todo. No hay que darle ms vueltas. Aunque nos vendan pelculas inverosmiles.

[Adems, si nos ponemos muy tontos, no mandarn a la CIA contra nosotros? Si son capaces de matar a un muerto, un muerto clebre, les preocupar mucho matar a vivos annimos? (La pregunta no es sa, en realidad, sino cunto tiempo tardarn en hacerlo).]

As que sta es la premisa fundamental, el tab inviolable: lo han hecho los buenos, por eso est bien aunque se cuestione (casi) todo lo dems. Ockham vena a decir que Dios no es bueno porque haga el bien, sino que el bien es bien porque es lo que hace Dios. Y resulta que stos se creen dioses. Lase la cita que abre este artculo: ...como nacin no hay nada que no podamos hacer... Nada nueva, por cierto, pues ya el predecesor y alma gemela de quien pronunci esa frase deca cosas no menos brbaras y endiosadas: Esta nacin es pacfica, pero feroz cuando nos enfurecen.

Sabiendo todo esto, hace falta estar muy ciegos para comprender que Obama sin Laden puede ser an ms peligroso que Obama con Laden. Y en todo caso, muchsimo ms que Osama bin Laden.

Blog del autor: http://lacomunidad.elpais.com/periferia06/2011/5/4/obameces-vi-nobel-la-paz-bendice-atentado-terrorista

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter