Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-05-2011

Quienes han buscado la anulacin de las candidaturas de Bildu han actuado quebrantando las normas de la lgica y el razonamiento
Sombras y agujeros

Pello Urzelai
Berria

Traducido para Rebelin por Ramon Bofarull


Segn el resumen publicado, la sentencia del Tribunal Constitucional es muy expresiva del exceso que se pretenda realizar con Bildu. Han llegado hasta poner en peligro el propio Estado constitucional mediante la imposicin de controles preventivos y la conversin de meras sospechas en argumentos jurdicos. Es claro, reconocido por el Tribunal Constitucional, que quienes han buscado la anulacin de las candidaturas de Bildu han actuado quebrantando las normas de la lgica y el razonamiento. Por ejemplo, al alegar los vnculos subjetivos de los candidatos han incurrido en grave contradiccin. En modo alguno puede admitirse que la inexistencia de esas vinculaciones se conviertan en un indicio. Eso es lo que, contra toda lgica, hicieron con los candidatos independientes los autores de los informes de la Polica, la Guardia Civil, la Abogaca del Estado, la Fiscala y el Tribunal Supremo.

El Tribunal Constitucional ha destacado que en el litigio de Bildu no existen elementos que contengan suficiente valor probatorio. Ms aun considerando que lo que est en juego son derechos bsicos: el de participacin poltica y el de difusin ideolgica. Por qu se ha llegado hasta ah? Puede haber varias explicaciones que se complementan. Por una parte, porque desde mltiples instancias estatales se ha pretendido imponer, dentro de una estrategia general, un castigo poltico a la izquierda abertzale (y a los dems sectores aliados a ella): la prohibicin de participar en las elecciones y en las instituciones. Por otra parte, porque se ha impuesto la lgica de la victoria policial y la venganza. Finalmente, porque no quieren que cambie la situacin actual y quieren cuidar sus intereses de partido y electorales. Todo eso forma el agujero negro del sistema espaol, el espacio oscuro en que no rigen los valores democrticos. El informe presentado en el ltimo minuto por la Guardia Civil (que recoge la supuesta acta de una reunin) es un ejemplo esclarecedor de ese tipo de actividad. Saban bien que el valor jurdico de ese papel era nulo. La presentacin de la supuesta acta y, sobre todo, su filtracin pretenda apretar polticamente al tribunal, con la intencin de lograr que la estrategia de la Guardia Civil saliera victoriosa. Todo vala en ese ltimo intento desesperado, tambin realizar otra vez una traduccin malintencionadamente errnea (1). Vistos todos esos engaos, debe tenerse en consideracin lo endebles que han aparecido tantos dirigentes polticos, a pesar de que deberan defender los valores democrticos. La actitud evasiva del presidente Zapatero en este litigio no ha pasado desapercibida. Alegar en este caso respeto a las decisiones de los tribunales es una trampa, por cuanto lo que (por escasa mayora) ha evidenciado el Tribunal Constitucional no son meros desacuerdos jurdicos, sino inaceptables excesos contra derechos fundamentales. Para conocer mejor las sombras y el oscuro agujero del Estado espaol no estara mal conocer esos esfuerzos que el PNV ha hecho y no pueden contarse.

Nota:

(1) Durante el reciente juicio en la Audiencia Nacional a cinco responsables de Euskaldunon Egunkaria por supuesta ―e inexistente, como dara por probado la sentencia absolutoria― colaboracin con ETA, los textos alegados por la acusacin popular eran traducciones elaboradas por la Guardia Civil que, como documentaron durante el juicio los traductores Oskar Arana y Begoa Montorio, estaban plagadas de errores bsicos y contenan elementos aadidos, ausentes en los originales, de carcter incriminatorio. (N. del t.)

Fuente: Berria, 8 de mayo de 2011. http://www.berria.info/m22/testua_ikusi.php?id=7206&mota=analisia



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter