Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-05-2011

Dos tiros que dieron 11% de popularidad

Roberto Montoya
Miradas al Sur


Barack Obama confa en que el haber ordenado matar a Osama Bin Laden le permitir alterar todas las cbalas existentes sobre las prximas elecciones presidenciales de 2012.

El lder de Al-Qaeda sirvi hace muchos aos al Gobierno de Ronald Reagan, en los 80, para derrotar en suelo afgano a las tropas soviticas, y volvi a servir en 2001 a George W. Bush para lanzar sus guerras de rapia y recuperar el terreno imperial perdido.

Ahora es el cadver ausente de Bin Laden el que puede ser til a otro presidente norteamericano.

Haca mucho tiempo, posiblemente desde los actos por su llegada al poder, en enero de 2009, que Barack Obama no vea manifestaciones espontneas de miles de estadounidenses vitoreando jubilosos y agradecidos su nombre en las calles de Nueva York, Washington y otras ciudades.

Hasta ahora pareca que el fomento del patriotismo en momentos claves, dramticos para el pas, era slo capitalizado polticamente por los presidentes republicanos. George Bush junior consigui pasar del 51% de popularidad que tena el 10 de septiembre de 2001, en vsperas del 11-S, a un 91% dos das despus, tras anunciar que la nacin se vengara de los atentados. Fue uno de los niveles ms altos alcanzados nunca por un presidente estadounidense.

Al llegar Obama al poder, Bush, Cheney, Rumsfeld y todos los principales artfices de la guerra contra el terror y representantes del poderoso lobby industrial-armamentstico, lanzaron sus bateras contra l, asegurando que no podra ser un digno comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, que no tena ni el objetivo ni el coraje para acabar con el terrorismo.

El ala ms caverncola del Partido Republicano, el Tea Party, utiliz una y mil veces ese tipo de argumento contra Obama.

El presidente habr tenido que contener seguramente mucho la sonrisa en sus labios cuando en la madrugada del martes anunci la muerte de Bin Laden. Saba que con ello estaba dando una bofetada a ese tipo de crticos. Aunque entre los legendarios sheriff del Far West que estn en el imaginario de los estadounidenses nunca ha habido negros, l demostr que poda ser el primero.

Y funcion, una vez ms. Los dos tiros asestados al lder de Al-Qaeda por un miembro del Team 6 de los Seal (fuerza de lite de la Marina), le han aportado ya 11% ms de popularidad a Obama. Exactamente el 57%, segn las encuestas de la CBS y The New York Times.

Dos das despus de la exitosa Operacin Gernimo, el presidente visitaba emocionado la zona cero y abrazaba a familiares de vctimas. Intentaba simbolizar el fin de la pgina negra abierta hace diez aos, el 11-S, cuando Bin Laden logr humillar al imperio, a la superpotencia. Es pronto an para saber si la ejecucin de Bin Laden y otras acciones espectaculares que pueda ordenar Obama bastarn para frenar la carrera hacia el precipicio a la cual pareca condenado pero, de hecho, los republicanos han cancelado abruptamente su ofensiva parlamentaria sobre los presupuestos, el dficit y la privatizacin de Medicare, el sistema de ayudas sanitarias a los jubilados.

No quieren aparecer como antipatriotas en un momento como ste. Se invierten los papeles de lo que pas tras el 11-S. Obama ha aprendido a usar sus mismas armas y esto le puede resultar clave para la batalla por las presidenciales del ao que viene.

http://sur.elargentino.com/notas/dos-tiros-que-dieron-11-de-popularidad


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter