Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-05-2011

Desde los desequilibrios comerciales a la crisis econmica en la Unin Europea

Fernando Luengo y Nacho lvarez
Sin Permiso


Buena parte de las reflexiones sobre la crisis econmica tienen como denominador comn situar en el centro del anlisis las perturbaciones financieras, que se habran trasladado a travs de diversas vas a la economa productiva y comercial, al mercado laboral y a las administraciones pblicas. Cabe invertir, sin embargo, el sentido de la causalidad y presentar el desorden financiero como el resultado de diferentes desequilibrios localizados en el mbito de los modelos de crecimiento.

Concretamente, la geografa comercial de la Unin Europea (UE) dibuja un escenario marcado por importantes asimetras. Mientras que algunas economas y regiones muestran un potencial competitivo que se ha materializado en saldos comerciales positivos, otras parecen evidenciar una notable debilidad, que ha tenido su reflejo en elevados y en algunos casos crecientes dficits comerciales.

Tendencias tan dispares reflejan patrones productivos y de especializacin comercial estructuralmente diferenciados, que evidencian las fracturas entre las diversas Europas que integran el denominado proyecto comunitario. De un lado, se encuentra un grupo de economas el rea continental, con Alemania a la cabeza, y las economas nrdicas donde prevalecen las exportaciones de bienes de media y alta tecnologa, que colocan en el mercado de la UE productos sofisticados y que han conquistado posiciones de liderazgo en los segmentos de media y alta gama. De otro lado, emerge otro grupo de pases perifricos Espaa, Grecia y Portugal, junto con algunos localizados en el centro y este del continente cuyas estructuras comerciales estn dominadas por bienes de medio y bajo calado tecnolgico, que acreditan niveles de sofisticacin discretos y que estn presentes en los tramos inferiores de gama.

Los fuertes supervit comerciales de la zona continental y su progresiva ganancia de competitividad en el comercio intracomunitario, han sido reciclados en forma de abundantes entradas de capitales en las economas de la ampliacin y, especialmente, en las mediterrneas. As pues, los dficits comerciales de algunos pases son los supervit de otros y las deudas de los primeros son los prstamos de los segundos.

En pocas de abundancia de liquidez y de dinero barato los desequilibrios financieros intracomunitarios que subyacan a los excedentes/dficit comerciales permanecieron en un segundo plano e incluso fueron ignorados. Sin embargo, estos desequilibrios han resultado ser factores determinantes en la eclosin de la crisis, as como en los ataques a la deuda pblica, que viven actualmente las economas perifricas de la UE.

Estas fracturas que ni el mercado ni la intervencin de las instituciones han corregido se han convertido en una constante del proceso de integracin comunitario. Dicha heterogeneidad estructural da cuenta, adems de la colisin de intereses y estrategias en presencia, del desigual reparto de las ganancias y los costes vinculados al proceso de integracin comunitario alejado de un supuesto juego de suma positiva, y de la distinta vulnerabilidad estructural de las economas europeas frente a la crisis, lo que invita a reflexionar sobre el corazn mismo de la dinmica comunitaria.

La UE se ha levantado sobre la creencia de que la integracin econmica proporcionara beneficios a los distintos pases y clases sociales. Sin embargo, los hechos sugieren otra visin de la dinmica comunitaria, en el sentido de que en ella han convivido procesos de convergencia parcial de las distintas economas, visibles sobre todo en las variables nominales, junto a profundas asimetras en diferentes parmetros estructurales.

Estos desequilibrios presentan un vnculo directo asimismo con el patrn de distribucin de la renta que ha caracterizado a las economas comunitarias durante estos ltimos aos. La erosin salarial y las contrarreformas de los mercados de trabajo impulsadas desde Bruselas y consentidos o promovidos por la mayor parte de los gobiernos (el nuestro entre ellos), han sido los pilares de la estrategia que se ha desplegado en la zona euro para aumentar la competitividad de los pases miembros, debido en gran medida a la propia conformacin de la unin monetaria (que excluye las posibilidades de poltica cambiaria e industrial).

As, estos pases han iniciado una dramtica carrera hacia la regresin social como va para mejorar su competitividad, lo que ha determinado segn los casos una demanda interna crnicamente dbil o un fuerte incentivo al endeudamiento de los hogares. Simultneamente, en muchas empresas y sectores estas estrategias no han conducido a una contencin de los precios de los productos exportados y a una ganancia de cuota de mercado, sino que se han trasladado exclusivamente a una mejora de los mrgenes de beneficio.

Adems, esta estrategia competitiva basada en la regresin y la deflacin salarial ganada fundamentalmente por Alemania y consagrada con el Pacto del Euro no es extensible, por definicin, al conjunto de pases de la zona Euro: no es posible transformar a toda Europa en el modelo alemn, ya que sin los dficit comerciales de los pases del rea mediterrnea, las exportaciones del rea continental no se sostendran.

No obstante, otras polticas podran desplegarse en Europa, en oposicin al Pacto del Euro: la recuperacin del peso de los ingresos salariales en la renta nacional, en detrimento de los dividendos distribuidos a los accionistas y a los altos directivos, permitira sin cuestionar la sacrosanta competitividad impulsar el crecimiento de la demanda agregada de forma coordinada en la UE, mitigando los desequilibrios comerciales y financieros, y limitando el fuerte transvase de renta de estas ltimas dcadas hacia los mercados financieros.

Todo ello apunta a un diagnstico sobre la crisis que trasciende el plano estrictamente financiero y a una estrategia de salida viable y sostenible, que obligara a un cuestionamiento del proyecto de integracin comunitario, cada vez ms atrapado en la lgica de los mercados y en la colisin de intereses de los pases que integran la UE.

Fernando Luengo y Nacho lvarez son profesores de Economa Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid e investigadores del Instituto Complutense de Estudios Internacionales


http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=4139


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter