Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-05-2011

Carta a Roque Daltn a sus 36 aos de desaparecido: Salvador y otros lugares

Milsn Salgado
Rebelin


Desde que los traidores te borraron del mapa del paisito no han cambiado tanto las cosas en el mundo. El nico argumento serio para probar la existencia de Dios se sigue resolviendo en puntos suspensivos. Las palabras ms bellas siguen siendo cinabrio, saudade, aloe, melancola, pezn, chupamiel y Xilfono. Lucy sigue igual de recatada con sus tetas. La revolucin mundial no se la podemos dejar a Dios ahora que los obispos polacos van camino a la santidad.

La familia honorable que pusiste en San Salvador como lo pronosticaste se ha convertido en una jaura de cuervos ingleses, ser por eso que la ceguera en tu pas cada da ms aumenta. El Salvador! Ese eufemismo parido en un hospital de Lazareto o en la Tor juda de mesas cada vez mas aplazados. Los poetas siguen consumiendo ngeles en mal estado y le siguen cantando a los ojos de los bueyes y a los caaverales en flor.

El socialismo no ha cado como quisieran muchos y campea en el sur con pasos de tortuga pero avanza, que tenga cuidado la liebre y los cuentos que para nada son irreales. Te acuerdas cuando en Chile abordaste al Pintor Mexicano Diego Rivera y te pregunt si habas ledo a Carlos Marx, vos un chign, un chaval le dijiste que no, el te pregunt por tu edad y vos le contestaste que 18 aos y ese era el tiempo que tenias de ser pendejo-te dijo Rivera. Lo mismo hizo Chvez con el Presidente Obama con el libro Las Venas Abiertas de Amrica Latina- perdonando la comparacin- y resulta que el Presidente del norte de ser pendejo tena toda la vida y no s si le alcance el tiempo para lo otro.

Vos en cambio distes tu vida, tu tiempo, tu familia, tus hijitos, tu poesa. Te entregaste como quien se entrega al reino de lo imposible y lo acepta. Por eso te decan pobrecito poeta que era Roque. Hasta el escritor medio hondureo y guanaco Horacio Castellanos Moya te ofendi en su libro El Asco, como si fuera gracia limosnear aos sabticos y becas literarias para escribir sandeces.

Te cuento que hoy se est en el poder Valieron tantos muertos? No s, solamente s que tus verdugos ocupan oficinas burocrticas y el Presidente de voz chillona y de frac impecable, cree como una leccin bien digerida de social democracia que el crecimiento es equivalente a la distribucin. Es la mano derecha del norte en el istmo. Qu vergenza para Shafick y para vos que le tenas miedo a su entrega de liturgia! La revolucin francesa ya no es un queso roquefort porque la comuna de pars le enderez el camino con sus mrtires, al menos as lo entienden la nueva generacin de jvenes y viejos que han vuelto a las calles. Un vendido gan el Premio Nobel de Literatura, siempre lo dijiste, desde que se lo dieron a Winston Churchill por un libro de bolsillo hasta Vargas Llosa lo mereca con todo y su mal plagio de Euclides Da Cena.

Ya no es triste vivir en Tegucigalpa Roque como te lamentabas, la vieja guardia de monjes y frayles marxistas pasaron a la otra vida esperando la segunda venida de cristo. Los jvenes son ms aventados y encuentran en las calles y las luchas el sentido a la vida y a la resistencia. Clementina Suarez tu amiga muri de forma irracional y tus hijos en el Salvador reivindican tu nombre. Si para mucho viviste Roque que para siempre te sentimos. Nos acordamos de quien nos hizo rer en tiempos de templanzas. Ojal estuviera Roque aqu siempre decimos. Ojal estuviera Roque all rindose de las payasadas del mundo.

La camarada praguense que conociste y que fue tuya junto a los pjaros, nos lo aclar el poeta Pompeyo del Valle, era una bella zapatera de rostro hermossimo y de ojos de mar, pero sin una pierna, y como no iba ser tuya su sonrisa si vos le dabas vida incluso hasta las piedra. Joaqun Villalobos sigue de tours en la tierra y le lame las botas a la derecha mundial. Hace poco estaba en Colombia despus en Mxico, un tiempo en Oxford y otro en Cambridge siempre huele las rancias consultoras que entregan como limosna a un jubilado que ya nadie tiene quien le escriba. No es tanta gracia estar vivo para lo indigno.

Hace frio Roque en la patria. Hace mucho frio en la patria, hace tanto frio en la patria y hace ms frio sin ti Roque, pero que se hace: Se sobrevive.

Milson Salgado es escritor hondureo

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter