Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-05-2011

Crnica de la conmemoracin de la Nakba en la Facultad de Cc. Polticas y Sociologa de la UCM, convocada por el colectivo Todos Somos Palestina
La tragedia palestina, Al-Nakba, comienza el da en el que el primer congreso sionista en 1897 decide crear un hogar judo en Palestina

ngeles Diez
Rebelin



La historia del enraizamiento de los palestinos en su patria, en el suelo natal, en el hogar que se les arrebat, es un relato mil veces narrado y permanentemente olvidado. Esta historia colectiva est habitada por una lengua, por una cultura por un folklore, por varias religiones, por un paisaje; y en la edad contemporanea, est autentificada por la crcel, por la tortura, por el exilio, por es destierro, y por la sangre derramada por hombres y mujeres en su combate por retornar a la patria expoliada para all alzar, en su propio suelo, su Estado Nacional

Con este texto del profesor Roberto Mesa, catedrtico de la facultad, uno de los nombres ilustres de la Universidad Espaola de los ltimos aos, quiso el profesor Pedro Martnez Montvez iniciar su exposicin sobre la Nakba palestina. Tambin eligi una cita del escritor palestino Rashad Abu-Shawar: la cuestin de palestina es una lucha de existencia no es una lucha de fronteras. En nosotros los palestinos se da ms de un prodigio. Nuestra vida y nuestras circunstancias son una cadena de prodigios, de sorprendentes efectos inagotables e interminables

Ambos autores, segn Martnez Montvez, sintetizan la visin de la Nakba que hace suya y que es casi imposible resumir en minutos. No obstante Montvez hizo posible que en esos 45 minutos pudiramos percibir el alcance y significado presente de unos hechos cuyas consecuencias siguen presentes en los casi 5 millones de refugiados palestinos que existen en la actualidad.

La lengua explica muchas cosas y podemos partir de ella para iniciar el viaje del entendimiento de la tragedia palestina, para el profesor, la propia realidad, los hechos se pueden entender a travs de las palabras que los designan, todava, stas significan, aunque en los ltimos tiempos vivimos una cierta incapacidad para entender su significado. De hecho, mientras redacto esta crnica, los informativos de Televisin Espaola hablan de la conmemoracin de la Nakba dando a entender que se trat de la creacin del Estado de Israel.

Al-Nakba nos dice Montvez tiene el significado concreto de desgracia, calamidad, desastre, pero con el artculo incorporado al, en rabe, sera La calamidad, El desastre por antonomasia, la catstrofe principal, el referente. Adems, indagando en el significado profundo, es decir, en su raz etimolgica, significa caer algo, no por azar de esta palabra deriva hombro, lo que cae por encima de los hombros y no podemos seguir soportando, y tambin significa desviarse de un camino. Cambiar de sentido el aire. Ese sentido metafrico nos ayuda a entender que la Nakba es un peso que vino a caer sobre los hombros y no se pudo seguir soportando explica Montvez que se trat de una circunstancia histrica en la que una dinmica previsible cambia y se encamina por otros derroteros.

Los hechos concretos sobre los que se inscribe la palabra se desarrollaron en Palestina en torno a la fecha central del 15 de mayo de 1948, pero no se puede reducir el acontecimiento a una sola fecha, eso sera decapitar la historia palestina nos dice el profesor. De hecho, nos cuenta, es una prctica habitual entre los historiadores e intelectuales occidentales que cuando se trata de cuestiones rabes no se analizan los procesos, interesan slo los acontecimientos, los instantes. No se acta igual respecto de la historia Occidental que siempre se inserta en procesos y dinmicas. Ahora, por ejemplo, -nos ilustra-, se habla de la primavera rabe como si lo que est pasando en el mundo rabe se iniciara con lo que ocurri en una plaza de Tnez o en la Plaza Tahrir de Egipto en un momento concreto. No se analiza el contexto, las dinmicas que desembocan en ese momento y lugar, pretendemos hacer la historia del mundo rabe de instante en instante, como el juego de la oca, sin incluirlos en ningn proceso. Instantaneamos la historia del mundo rabe.

Las races de la Nakba dice-, son anteriores. Como sealaba un gran intelectual palestino catedrtico en la universidad de Lovaina  Bishara Hader, la tragedia palestina comienza el da en el que el primer congreso sionista en Basilea en 1897 decide la creacin de un hogar judo en Palestina. Toma forma el 2 de noviembre de 1917 cuando el gobierno britnico promete a los judos ver favorablemente la creacin de un hogar judo en Palestina, y queda consagrada cuando la Asamblea Nacional de las NNUU decide la particin de Palestina por la resolucin 181 que supone la creacin de un Estado judo de 14.000 km2 para 558.000 judos y 405.000 rabes, un Estado rabe con 11.500 km2 para 804.000 rabes y 10.000 judos y una zona bajo rgimen particular que comprenda los lugares sagrados, particularmente Jerusaln. Esta resolucin es la tercera etapa en una carrera que empez bastante antes.

La cuestin palestino-israel no empez pues en 1947-48 aunque, segn Martnez Montvez, s empez una nueva etapa porque haba cambiado el aire. Nos dice que era una particin era extremadamente desequilibrada, no slo por la relacin poblacin territorio sino porque la mayora de los terrenos frtiles estaban enclavados en la parte que le corresponda a ese futuro estado judo, al que todava en ese momento no se le daba un nombre. El nombre se le dara despus.

Esta dinmica es para el profesor, una gran anomala, porque tambin era una alteracin de todo el proceso de descolonizacin que se haban ido produciendo en la zona. Toda la zona inici un proceso de descolonizacin por esas fechas del que surgieron nuevos estados nacionales como Lbano, Siria, Transjordania que luego pasara a ser Jordania- e Iraq. Pero el nico estado que no naci fue Palestina que hubiera podido formar parte, como consecuencia natural del proceso de descolonizacin. Lo que surgi fue un estado que se llam Israel que no estaba inscrito en la lgica histrica. Un estado distinto al que la dinmica histrica haba previsto. Lbano se independiza en 1944, Siria en 194 y recobran su soberana nacional dejando de ser parte de la ordenacin colonial,(Transjordania ya se haba independizado en 1923). As, teniendo las mismas razones para llegar a ser un Estado, Palestina no lleg a serlo. El nacimiento de Israel supuso pues el aborto de Palestina.

La dinmica previsible fue sustituida por la dinmica imprevisible y al poco se frustr incluso la posibilidad parcial de que en algn momento surgiera un Estado Palestino. Para Martnez Montvez la secuencia histrica tiene un referente en la Resolucin de Naciones Unidas nmero 181 del 29 de noviembre de 1947 que dividi el territorio palestino. Nos dice que es muy importante ver el encadenamiento de los hechos que se produjeron en los meses anteriores a ese 14 y 15 de mayo y que dieron lugar al nacimiento de ese Estado llamado Israel: las confrontaciones entre la poblacin aborigen que era Palestina y la poblacin juda trada de fuera que enarbolaba razones divinas apoyadas en mensajes bblicos y el terrorismo de los grupos sionistas. En ese clima de hostilidad que se produjo en esos meses hay un hecho bsico: la intensificacin del terrorismo sionista en la zona. Hay numerosos ejemplos pero basta con uno que es el ms conocido 22 de julio de 1946 en que una enorme explosin redujo a la nada el ala meridional de la mitad oriental del hotel King David de Jerusaln. Esta intensificacin del terrorismo sionista se produjo en un contexto poltico administrativo claro. Palestina en esos momentos estaba bajo mandato britnico, internacionalmente se le haba encomendado a Gran Bretaa la administracin de la zona. Exista todo un aparato burocrtico y militar britnico y un alto comisario que gobernaba toda la zona. El incremento del terrorismo se produjo ante la absoluta pasividad de la administracin britnica de la zona, lo menos que se puede decir es que los administradores mostraron una moderacin sorprendente, inexplicable. Actuaban como si el movimiento terrorista no existiera (y todos sabemos que los anglosajones nunca han sido moderados en las respuestas a los previsibles movimientos terroristas, no lo eran entonces y no lo son ahora). El alto comisario britnico de la zona Sir. Alan Caninghan, en 1946 deca el fin del terrorismo judo habra sido cuestin de horas si las tropas britnicas hubieran sido autorizadas a utilizar toda la potencia de sus armas contra toda la poblacin juda, pero tales medidas nunca fueron consideradas por el gobierno de su majestad ni tampoco deseadas o recomendadas por el ejercito. Ningn otro ejrcito del mundo hubiera conservado tanto control y moderacin ante las constantes provocaciones. Son palabras textuales del ltimo comisario britnico en Palestina. Por tanto haba un deliberado propsito de inhibirse y seguir tolerando que el terrorismo sionista creciera. Durante esos meses anteriores a la fecha de 14-15 de mayo, que forman parte de los tiempos previos de la Nakba, se producen una serie de ataques constantes contra la poblacin palestina que proceden de la poblacin Juda y especficamente de los cuerpos de actuacin violenta y terrorista. Haba un marco general de confrontacin pero los ataques contra la poblacin palestina fueron numerosos y constantes. Todo esto est documentado. Los datos han sido proporcionados por algunos historiadores israeles que de un tiempo a esta parte vienen constituyendo los llamados nuevos historiadores israeles. Han sometido a revisin crtica la historia de Israel y han documentado 25 masacres intencionadas de civiles, 11 antes del 14 de mayo de 1948 y 14 despus. De todos estos hechos uno es seguramente el que tuvo mayor dimensin material y que ha dejado mayor dimensin simblica: la matanza producida en la aldea Deir Yassin, aldea prxima a Jerusaln, del 9 al 10 de abril de 1948, un mes antes de la fecha clave de proclamacin del Estado de Israel.

Para el profesor M. Montvez, es necesario rebatir el mito fundacional de Israel, que durante aos ha ido aireando mediante su potente aparato de propaganda, que sostiene que los rabes rechazaron el mandato de particin y que el desastre palestino tuvo lugar a partir de la proclamacin del Estado de Israel. El profesor adopta un tono duro y repite eso es mentira, es mentira. Estos hechos se estaban produciendo antes. Estos argumentos solo tratan de decapitar la historia de Palestina.

Poco antes y dentro de este clima que anunciaba lo que iba a pasar despus, se produjo la primera guerra del momento, una guerra rabe-sionista. M. Montvez dice seguir en este punto a uno de los historiadores rabes Elias Sanbar que en su libro dedicado a este tema (Palestina 1948, la expulsin) dice que cuando se habla de la guerra de expulsin de 1948, no se puede seguir sosteniendo que los palestinos perdieron su tierra porque los regmenes rabes vendidos no habran querido verdaderamente conservarla. Por el contrario, hay que subrayar que los ejrcitos rabes no perdieron la guerra de preconservacin de palestina sino la guerra de reconquista de Palestina. Cuando entraron los ejrcitos rabes en Palestina, sta ya haba sido perdida.

As, nos dice Pedro, no todo se inici con el Estado de Israel. La Nakba forma parte de un proceso que todava no se ha cerrado pero que s se ha ocultado. La Nakba pues es el desalojo, el vaciado, lo que inicia la dispora. Y dispora no ha habido una sino muchas, y sigue habiend. La evolucin de los datos permite afirmar que la ejecucin del proyecto de desalojo de la poblacin palestina fue un hecho perfectamente definido y ejecutado, en gran parte a lo largo de tres meses de febrero a mayo de 1948, anteriores al 15 del mayo. La mitad al menos de los palestinos,unas 400.000 personas, se haban convertido en refugiados y ms de 200 aldeas y ciudades haban sido ya destruidas. En una primera instancia constituyeron refugiados al interior de palestina y luego se transformaron en refugiados del exterior. Hay varias cuantificaciones del nmero total de expulsados y de las localidades desalojadas y destruidas. Como ejemplo el de tres historiadores Benny Morris, de la nueva historiografa israel, Walid al Jalidi y Abu Sitta, como historiadores palestinos que dan cifras muy prximas. El nmero total de refugiados inmediatamente antes de 1948 es de 400.000 y el nmero total de emigrados refugiados desalojados, expulsados palestinos sometidos a la dispora entre los meses anteriores a la fecha de mayo oscila entre 800.000 y 900.000

Basndose en la historiografa israel y la palestina, Montvez finaliza su intervencin sealando enrgicamente que las causas del desalojo fueron los ataques de tropas judas regulares de lo que fue el embrionario ejrcito isrel, la Hagana, los ataques de tropas sionistas fundamentalmente de movimientos terroristas, el Irgun, el Stern, que fueron los ms activos; y la guerra sicolgica desatada contra la poblacin palestina que cada vez se hallaba ms desprotegida y abandonada.

Tras la intervencin del profesor Montvez tuvimos el honor de tener con nosotros a Jamal Halawa y a Nidal Hamad, exiliados palestinos, el primero escritor y miembro de la comunidad hispano-palestina en Espaa y el segundo, politlogo residente en Oslo, herido en la guerra del 82 en el Lbano a la entrada del campamento de refugiados de Sabra tratando de impedir la entrada de los tanques israeles.

Para Jamal, que comparte plenamente la exposicin del profesor Montvez, hay adems que incorporar un hecho ms, las negociaciones durante la primera guerra mundial cuando Palestina formaba parte del imperio Otomano. En ese momento, segn Halawa, el movimiento sionista se ali con Francia e Inglaterra contra Alemania y Turqua con el objetivo ltimo de fragmentar el mundo rabe. Establece Jamal un paralelismo con la situacin actual en la se contina con la lgica de la fragmentacin por parte de las potencias occidentales, Hoy en da tambin se pretende fragmentar lo fragmentado.

En 1916 en plena guerra mundial y vindose la derrota de los Turcos y alemanes -afirma Jamal-, Francia y Gran Bretaa ya hacen un acuerdo para repartir la zona de Oriente Medio y redibujar las fronteras. Las actuales fronteras que vemos fueron dibujadas durante la primera Guerra mundial con los acuerdos Sykes-Picot (nombres de los dos funcionarios, uno britnico y otro francs que se pusieron de acuerdo en el reparto de las fronteras). Francia se quedara con la parte de Siria y Lbano y Gran Bretaa con Palestina, Transjordania e Iraq.

Ilustrando con su propia historia la exposicin del profesor Montvez, Jamal nos cuenta que su propia existencia es el resultado de las masacres. Recuerda los relatos de su padre que viva en Jaffa, lo que hoy es Tel aviv, uno de los puertos ms importantes, incluso ms importante que Beirut. Entonces, Telaviv era un barrio judo del extrarradio de Jafa, me contaban mis padres de aquella poca que entraban los terroristas sionistas a los barrios, ponan bombas, mataban a la gente, era un estado de verdadero terror. Mis padres vivan aterrorizados. No tenan ninguna proteccin aunque los britnicos tenan la responsabilidad de protegerles pero no hacan nada. En nuestra casa entraban los tiros, se oan los bombazos, a los pocos das de la matanza de Deir Yassin mis padres se fueron de Jaffa.

Nos dice Jamal que aunque han pasado 63 aos de aquello y a pesar de todo lo que han hecho porque olviden su palestinidad el apego a la tierra es grande, os aseguro que de los 6,5 millones de palestino que vivimos fuera hay una voluntad inquebrantable para retornar, tenemos la seguridad de que algn da volveremos. Es lo que nosotros enseamos a nuestros hijos. Todos los intentos de diluir nuestra identidad fracasan, porque nuestra historia es anterior al sionismo. Conozco a muchos palestinos como yo que somos hijos de los expulsados del 48 y en todos hay un lema volver que transmiten a su vez a sus hijos.

Nidal Hamad, nos cuenta que l no vivi la Nakba del 48 pero que su propia Nakba comenz en 1963 cuando nacin. Dice que los palestinos siguen viviendo en condiciones inhumanas y miserables y en un estado permanente de opresin, aunque distingue la situacin de los palestinos en Siria que s tienen un reconocimiento. Pero en el Lbano, de donde es l, sigue habiendo discriminacin racial contra el palestino de la que es responsable la entidad sionista que fue implantada en Palestina.

Dice Nidal que el profesor M. Montvez habl de un amigo suyo, Rashad Abu- Shawer, con el que vivi el asedio de Beirut en el 82, y que escribi de forma muy bella sobre el desastre palestino, no se si fue el propio Rashad quien dijo todas las personas tienen una patria donde vivir excepto los palestinos que tienen una patria que vive en l, nosotros los palestinos que vivimos la dispora palestina nos acompaa all donde vamos, sentimos que tenemos una patria que es el mundo entero y tenemos una patria que es Palestina. Los judos saben que su batalla contra nosotros es muy difcil porque saben que ellos son los ocupantes.

Los padres de Nidal provienen de una aldea palestina al norte de Galilea llamada Safsaf1. Nos cuenta que en esta aldea fueron asesinados 111 palestinos el 29 de noviembre de 1948. Para Nidal hoy sigue habiendo Nakbas en en Gaza, en Cisjordania provocadas por los checkpoints, los asedios y la extorsin. Todos los palestinos del exilio, nos dice, somos refugiados y tambin lo son nuestros hijos, y los hijos de nuestros hijos, el derecho del retorno es un derecho personal de cada palestino, de ah surgen las dificultades de las negociaciones de las autoridades palestinas con Israel, porque no hay ningn palestino que le haya parido su madre que renuncie a ese derecho.

Con las palabras de Nidal y las preguntas de los asistentes sobre las posibilidades de un futuro Estado Palestino se cerr el acto de conmemoracin de la Nakba de la facultad de CC. Polticas y Sociologa de la UCM.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter