Portada :: Espaa :: La indignacin toma las plazas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-05-2011

Palabras del 15 de mayo

Carlos Taibo
Globalizate


He intentado reconstruir aqu, sobre la base de mis apuntes, lo que dije en la Puerta del Sol madrilea el domingo 15, al final de la multitudinaria manifestacin que convoc la plataforma Democracia Real Ya. Tiempo habr para valorar --a m me cuesta trabajo-- qu es lo que est ocurriendo estos das. Me contento ahora con llamar la atencin sobre una discreta experiencia personal que algo nos dice --creo-- de la zozobra con la que los medios de incomunicacin del sistema han asumido la revuelta de tantos jvenes.

En los jornadas sucesivas al da 15 recib un buen puado de llamadas de esos medios de incomunicacin. Algunas procedan, por cierto, de emisoras de radio y de peridicos que de manera altiva y descorts me haban puesto en la calle en su momento. Me pareci evidente que los profesionales correspondientes andaban desesperados buscando alguna cara que ponerle al movimiento que, fundamentalmente articulado por jvenes, empezaba a tomar la calle. En todos los casos ya tendr tiempo de cambiar, si procede, de conducta-- me negu a hacer declaracin alguna y en todos suger que entrevistasen a los organizadores de las manifestaciones y, ms an, a los propios manifestantes. En una de esas conversaciones mi interlocutor insisti en su demanda y me pregunt expresamente si no habra algn otro profesor universitario que pudiera poner su cara. Al parecer, y a los ojos de algunos, para explicar lo que est sucediendo es inevitable echar mano de las sesudas explicaciones que proporcionamos los profesores de universidad, como si la gente de a pie no supiera expresarse con claridad y contundencia. Menos mal que hay algn profesional que se salva. Ayer, y de nuevo en la Puerta del Sol, un periodista me dijo que los jvenes a los que haba entrevistado hablaban mucho mejor que Toms Gmez y --me da el plpito-- que la propia seora De Cospedal.

Antes de colocar mi texto, me permito agregar una ltima observacin: no slo debemos estar sobre aviso ante lo que hacen los medios --para cundo una activa campaa de denuncia de lo que supone esa genuina plaga contempornea que son los tertulianos--. Tambin debemos guardar las distancias con respecto a lo que dicen y se aprestan a hacer muchas gentes de la izquierda de siempre que, bien intencionadas, se proponen encauzar unos movimientos que en ltimo trmino no comprenden y miran con desdn. Ah van, en cualquier caso, mis palabras del da 15.

"Quienes estamos aqu somos, a buen seguro, personas muy distintas. Llevamos en la cabeza proyectos e ideales diferentes. Han conseguido, sin embargo, que nos pongamos de acuerdo en un puado de ideas bsicas. Las intento resumir de manera muy rpida.

Primera. Lo llaman democracia y no lo es. Las principales instituciones y, con ellas, los principales partidos han conseguido demostrar su capacidad para funcionar al margen del ruido molesto que emite la poblacin. Los dos partidos ms importantes, en singular, escenifican desde tiempo atrs una confrontacin aparentemente severa que esconde una fundamental comunidad de ideas. Uno y otro mantienen en sus filas, por cierto, a personas de ms que dudosa moralidad. No es difcil adivinar lo que hay por detrs: en los hechos son formidables corporaciones econmico-financieras las que dictan la mayora de las reglas del juego.

Segunda. Somos vctimas con frecuencia de grandes cifras que se nos imponen. Em mayo de 2010, por proponer un ejemplo, la Unin Europea exigi del Gobierno espaol que redujese en 15.000 millones de euros el gasto pblico. Nadie sabe a ciencia cierta qu son 15.000 millones de euros.

Para comprenderlo no est de ms que asumamos una rpida comparacin con otras cifras. Unos aos atrs ese Gobierno espaol que acabo de mencionar destin en inicio 9.000 millones de euros al saneamiento de una nica caja de ahorros, la de Castilla-La Mancha, que se hallaba al borde de la quiebra; estoy hablando de una cifra que se acercaba a las dos terceras partes de la de la exigida en recortes por la Unin Europea. Durante dos aos fiscales consecutivos, ese mismo Gobierno obsequi con 400 euros a todos los que hacemos una declaracin de la renta. A todos, dicho sea de paso, por igual: lo mismo recibi el seor Botn que el ciudadano ms pobre. Segn una estimacin, ese regalo se llev, en cada uno de esos aos, 10.000 millones de euros. Estoy hablando del mismo Gobierno, que se autotitula socialista, que no dud en suprimir un impuesto, el del patrimonio, que por lgica grava ante todo a los ricos, reduciendo sensiblemente la recaudacin, mientras incrementaba en cambio otro, el IVA, que castiga a los pobres. El mismo Gobierno, en fin, que apenas hace nada para luchar contra el fraude fiscal y que mantiene la legislacin ms laxa de la Unin Europea en lo que hace a evasin de capitales y parasos fiscales.

Tercera. Si hay un dios que adoran polticos, economistas y muchos sindicalistas, ese dios es el de la competitividad. Cualquier persona con dos dedos de cabeza sabe, sin embargo, en qu se han traducido, para la mayora de quienes estn aqu, las formidables ganancias obtenidas en los ltimos aos en materia de competividad: salarios cada vez ms bajos, jornadas laborales cada vez ms prolongadas, derechos sociales que retroceden, precariedad por todas partes.

No es difcil identificar a las vctimas de tanta miseria. La primera la aportan los jvenes, que engrosan masivamente nuestro ejrcito de reserva de desempleados. Si no hubiera muchas tragedias por detrs, tendra su gracia glosar esa deriva terminolgica que hace media docena de aos nos invitaba a hablar de mileuristas para retratar una delicada situacin, hoy nos invita a hacerlo de quinientoseuristas y pasado maana, las cosas como van, nos obligar a referirnos a los trescientoseuristas. La segunda vctima son las mujeres, de siempre peor pagadas y condenadas a ocupar los escalones inferiores de la pirmide productiva, a ms de verse obligadas a cargar con el grueso del trabajo domstico. Una tercera vctima son los olvidados de siempre, los ancianos, ignorados en particular por esos dos maravillosos sindicatos, Comisiones y UGT, siempre dispuestos a firmar lo infirmable. No quiero olvidar, en cuarto y ltimo lugar, a nuestros amigos inmigrantes, convertidos, segn las coyunturas, en mercanca de quita y pon. Estoy hablando, al fin y al cabo, de una escueta minora de la poblacin: jvenes, mujeres, ancianos e inmigrantes.

Cuarta. No quiero dejar en el olvido los derechos de las generaciones venideras y, con ellos, los de las dems especies que nos acompaan en el planeta Tierra. Lo digo porque en este pas en el que estamos hace mucho tiempo que confundimos crecimiento y consumo, por un lado, con felicidad y bienestar, por el otro. Hablo del mismo pas que ha permitido orgulloso que su huella ecolgica se acrecentase espectacularmente, con efecto principal en la ruptura de precarios equilibrios medioambientales. Ah estn, para testimoniarlo, la idolatra del automvil y de su cultura, esos maravillosos trenes de alta velocidad que permiten que los ricos se muevan con rapidez mientras se deterioran las posibilidades al alcance de las clases populares, los castigos, acaso irreversibles, que han padecido nuestras costas o, para dejarlo ah, la dramtica desaparicin de la vida rural. Nada retrata mejor dnde estamos que el hecho de que Espaa se encuentre en el furgn de cola de la Unin Europea en lo hace a la lucha contra el cambio climtico, con un Gobierno que alienta la impresentable compra de cuotas de contaminacin en pases pobres que no estn en condiciones de agotar las suyas.

Quinta. Entre las reivindicaciones que plantea la plataforma que promueve estas manifestaciones y concentraciones hay una expresa relativa a la urgencia de reducir el gasto militar. Me parece tanto ms pertinente cuanto que en los ltimos aos hemos tenido la oportunidad de comprobar cmo nuestros diferentes gobernantes rebajaban de manera muy sensible la ayuda al desarrollo. Nunca lo subrayaremos de manera suficiente: el momento ms ttrico de nuestra crisis dibuja un escenario claramente preferible al momento ms airoso de la situacin de la mayora de los pases del Sur.

Vuelvo, con todo, a lo del gasto militar. Este ltimo, visiblemente ocultado tras numerosas partidas, responde a dos grandes objetivos. El primero no es otro que mantener a Espaa en el ncleo de los pases poderosos, con los deberes consiguientes en materia de apoyo a esas genuinas guerras de rapia global que lideran los Estados Unidos. El segundo se vincula con el designio de preservar un apoyo franco a lo que hacen tantas empresas espaolas en el exterior. Alguien ha tenido noticia de que algn portavoz del Partido Socialista o del Partido Popular se haya atrevido a criticar, siquiera slo sea livianamente, las violaciones de derechos humanos bsicos de las que son responsables empresas espaolas en Colombia como en Ecuador, en Per como en Bolivia, en Argentina como en Brasil?

Acabo. Me gustara en estas horas tener un recuerdo para alguien que nos ha dejado en Madrid el martes pasado. Hablo de Ramn Fernndez Durn, que ilumin nuestro conocimiento en lo que respecta a las miserias del capitalismo global y nos puso sobre aviso ante lo que nos espera de la mano de esa genuina edad de las tinieblas en la que, si no lo remediamos, nos adentramos a marchas forzadas. No se me ocurre mejor manera de hacerlo que la que me invita a rescatar una frase que ha repetido muchas veces mi amigo Jos Luis Sampedro, de quien escucharemos, por cierto, un saludo dentro de unos minutos., La frase en cuestin, que creo refleja bien a a las claras nuestra intencin de esta tarde, la pronunci Martin Luther King, el muidor principal del movimiento de derechos civiles en los Estados Unidos de cincuenta aos atrs. Dice as: 'Cuando reflexionemos sobre nuestro siglo, lo que nos parecer ms grave no sern las fechoras de los malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas'. Muchas gracias por haberme escuchado".

Fuente: http://www.globalizate.org/taibo180511.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter