Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2011

Slo el 31% de la poblacin espaola apoya al PP-PSOE
Tras la jornada electoral todo contina igual

Jos Daniel Fierro
Rebelin


Una de las frases ms escuchadas durante estos das, en las distintas concentraciones y acampadas que estn teniendo lugar en la mayora de las ciudades del estado, pide que no les votes (que no nos representan, que no!) en referencia al PPSOE.

La crtica al asfixiante bipartidismo, y tambin a la actual ley electoral que lo favorece, es uno de los pilares sobre el que se articul el Movimiento 15M y que ha dado paso a una corriente de regeneracin democrtica desde la plaza pblica, asamblearia y donde cada persona puede expresarse, ser escuchada y decidir en pie de igualdad. Los albores de esta iniciativa han coincidido con la celebracin de unas elecciones municipales y autonmicas, en las que la denuncia de una estructura antidemocrtica (que convierte la farsa electoral en legitimacin del sistema) ha sido la bandera del movimiento pero sin llegar a promover estrategia alguna sobre la decisin personal (ms all de preconizar el voto responsable). Si desde el poder se permitieron las concentraciones y acampadas durante la jornada de reflexin fue, entre otras razones, porque nunca se pidi el voto para ninguna formacin, ni tampoco por cualquier otra posibilidad de cara a las elecciones (abstencin, voto en blanco, nulo...).

Los medios que durante el tramo final de la campaa haban centrado su atencin en el movimiento de los indignados, han movido su objetivo tras conocerse los resultados electorales para dirigirlo hacia derrotados (PSOE) y vencedores (PP), y recoger grandilocuentes declaraciones de lo que harn, de la nueva etapa que se abre, etc. Viejas promesas nunca cumplidas, cambian los payasos pero el circo sigue.

Pero lo cierto es que un da despus todo sigue igual. Salvo en el Pas Vasco donde un pequeo partido como Bildu consigue una victoria sin parangn (primera fuerza en nmero de cargos electos), en el resto de comunidades lo que sucede en la prctica es que el PPSOE contina copando (con ese espejismo de gobierno-oposicin) la prctica totalidad de las poltronas tanto en ayuntamientos como en parlamentos autonmicos. Al mismo tiempo las asambleas ciudadanas han seguido trabajando para fortalecer y ampliar el movimiento popular. Nada esperaban de las elecciones, por lo que ninguna sorpresa ha motivado sus resultados. Continan acampados y no se van hasta no tener organizada su continuidad, su lucha nada tiene que ver con las elecciones sino con la democracia. Elecciones y democracia no son trminos excluyentes, pero en el momento actual tampoco son sinnimos.

Nada ha cambiado. Por mucho que ahora nos apabullen con la contundente victoria de unos contra los mismos, por mucho que nos hablen de un nuevo ciclo, todo seguir igual para los indignados. Siguen hablando de democracia para definir un sistema que slo quiere ciudadanos mudos, apticos, sumisos, y que una vez cada cuatro aos se acerquen, mansamente, a depositar un trozo de papel en una urna.

Pero ser cierto que la mayora legitima este sistema? que ha votado por el PPSOE? Quiz las cifras oficiales puedan ayudarnos a ver si realmente algo ha cambiado. El PPSOE consigui en 2007 algo ms de de 15 millones y medio de votos (15.676.940 para ser exactos), en esta ocasin han conseguido unos 900 mil votos menos (14.750.118), lo que significa el 65,32% de los votos. Al mismo tiempo han aumentando los sufragios a otros partidos, el voto en blanco y el voto nulo (en algo ms de 1,6 millones de papeletas).[1]

Veamos ahora los datos desde otro punto de vista. Una de cada tres personas con derecho a voto no lo ha hecho (11,7 millones); lo votos nulos y los votos en blanco han experimentado un aumento y un nivel nunca alcanzado desde 1979 (973.518 votos), en la prctica este nmero de votos equivaldra a ser la cuarta fuerza poltica a nivel estatal.

Pero ms clarificador es an comparar el nmero de votantes con los totales de la poblacin. De este modo podemos decir que de cada 100 ciudadanos ms de la mitad (54) no se han decantado por ningn partido poltico: unos (27) porque no han podido votar; otros (25) porque no han querido y 2 hacindolo en blanco o nulo. Slo 18 han votado por el PP, 13 por el PSOE, 3 por IU, 2 por CIU y ERC, etc. Como vemos esta "abrumadora mayora" del PP con la que nos tratan de confundir no llega ni al 20% de la poblacin (24% tomando nicamente a quienes tienen derecho a voto).

La mayora, hasta ahora silenciosa, ha salido a las calles para hablar, para poner en marcha una nueva democracia. Los ciudadanos estn tomando las plazas contra la dictadura de la economa y no se van a callar, y no se van a ir.

Ni un ejrcito, ni siquiera todos los ejrcitos del mundo podran oponerse a ellos. Si se unen nadie podr contra ellos.

Yasar Kemal La furia del Monte Ararat

Nota:

[1] Fuente: Ministerio de Interior http://resultados2011.mir.es/99MU/DMU99999TO_L1.htm

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter