Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-05-2011

Experimentos con humanos

Jos Steinsleger
La Jornada


Las investigaciones en el campo de la medicina y las ciencias naturales, el mpetu civilizador del colonialismo y el xito literario de Frankenstein, o el moderno Prometeo (Mary Shelley, 1818), llev a los pensadores europeos del siglo XIX a debatir sobre un tema algo complicado: es posible mejorar a los seres humanos?

Curiosamente, una de las fuentes de inspiracin de Frankenstein fue Erasmus Darwin (1731-1802), abuelo de Charles, a quien el vulgo vea como un tipo capaz de devolver la vida a los muertos cuando experimentaba con electricidad.

Frankenstein cautiv la imaginacin de generaciones, convirtindose con los aos en alegora de las perversiones cientficas para experimentar con seres humanos. Slo faltaba vencer los remilgos ticos de una burguesa muy pagada de s misma. Los cuatro tomos del Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas (J.A.Gobineau, 1853-55), contribuyeron a superar los complejos de culpa.

Pocos aos despus, tras el impacto de El origen de las especies (Charles Darwin, 1859), brotaron nuevas herramientas tericas para justificar el racismo. Prescindiendo del rol del azar en la ciencia, el zologo Ernst Haeckel (1834-1919) divulg en Alemania la obra de Darwin, sentando ctedra acerca de las razas primitivas que, a su juicio, estaban ms cerca de los monos que de los europeos.

Emplazado por las inslitas repercusiones de su obra, Darwin sostuvo que la ciencia no responde a ninguna agenda poltica, moral o religiosa: la evolucin -dijo- carece de finalidad, y es absurdo calificar a un animal superior a otro. En cuanto a la muletilla divulgada por Haeckel, preguntaba: en qu momento afirm que el hombre desciende del mono?

Naturalmente, Darwin crea que si se ayuda a las especies dbiles a sobrevivir y procrear, se podran perder los beneficios de la seleccin natural. Pero simultneamente adverta que negar tal ayuda a los seres humanos pona en peligro el instinto de solidaridad, la parte ms noble de nuestra naturaleza.

Fue en vano. Un primo suyo, el erudito ingls Francis Galton (1822-1911) invent el trmino eugenesia, inspirado en lecturas torcidas de la teora de Darwin. A juicio de Galton, la eugenesia (de bien nacido, buena reproduccin) posibilitara la reduccin del nacimiento de los ineptos, dbiles y enfermos, y la mejora de la raza mediante el fomento de la productividad de los ms aptos y sanos (El genio hereditario, 1867). En 1906, Galton fund en Londres la Eugenics Education Society, mientras en Alabama naca la Escuela superior de la civilizacin para ennoblecer a la raza negra.

Otro sabihondo ingls, el positivista Herbert Spencer (1820-1903) plante que nada interfiere en las leyes naturales. Spencer invent la expresin darwinismo social, que le vena como anillo al dedo al imperialismo y a la idea de libre mercado: los hombres son desiguales desde su origen, y los dbiles quedan sometidos siempre al dominio de los ms fuertes.

En Amrica Latina, el darwinismo social anim el pensamiento de los gobernantes que dieron forma y sustento ideolgico a los nacientes Estados nacionales. En "Conflicto y armonas de las razas en Amrica", Domingo F. Sarmiento (1811-1888) ponder la barbarie liberal para justificar el exterminio de los pueblos indgenas, en tanto el influyente socialista argentino Jos Ingenieros (1877-1925), lleg a decir en relacincon su pas: "...Chile carece de extensin y de fecundidad. Al Brasil le faltan el clima y la raza. La Argentina rene las cuatro: territorio vasto, tierra fecunda, clima templado, raza blanca".

El libro del alemn Wilhelm Schallmeyer (1857-1919), Herencia y seleccin en la historia de los pueblos (1903), fue la Biblia del grupo de eugenistas que en Berln organizaron la sociedad para la Higiene Racial (1903), trmino acuado por el fsico austraco Alfred Ploetz (1860-1940), autor de La eficiencia de nuestra raza y la proteccin de los ms dbiles (1895).

Los primeros experimentos mdicos con humanos tuvieron lugar en Namibia, colonia alemana de Africa occidental. All, el secretario de la oficina colonial del Reich, Bernard Dernburg (1865-1937), banquero, poltico liberal y miembro de una influyente organizacin juda, concibi un sistema para liberar al negro de sus defectos fsicos y de este modo su espritu se abrir a la influencia beneficiosa de la naturaleza superior.

En 1913, el antroplogo Eugen Fischer (1874-1967), public el estudio Los bastardos de Rehoboth (comunidad de Namibia), donde intent demostrar el predominio de una raza prehistrica en tiempos histricos. Gran amigo del filsofo Martin Heidegeer, Fischer fue uno de los responsables del exterminio de judos y enfermos mentales durante la Segunda Guerra Mundial.

En poco ms de medio siglo, las fantasas del doctor Frankenstein echaron races profundas en los estamentos cientficos, polticos y econmicos de la cultura occidental. El men cientfico para experimentar a escala individual o en masa con seres humanos, qued listo: biologismo, racismo, higiene racial, eugenesia y darwinismo social.

Eugenesia y solucin final

Eugenistas de renombre fueron el filsofo John Stuart Mill (1806-73); Alexander Graham Bell inventor del telfono (1847-1922); la feminista Margaret Sanger (1879-1966); el mdico Alexis Carrel (1873-1944), Premio Nobel de Literatura; el filsofo marxista Ludwig Woltmann (1871-1907), el endocrinlogo francs Alfred Jost (1916-91), autor de El derecho a la muerte donde sostiene la tesis de la solucin final al problema de la poblacin; el bilogo estadunidense Charles Davenport (1866-1944); el bilogo ingls Julian Huxley (1887-1975), primer director de la UNESCO y hermano de Aldous, autor de Un mundo feliz (1894-1963); el economista John M. Keynes (1893-1946), primer director del Banco Mundial y William Schockley (1910-84), premio Nobel de fsica. El filsofo germanista Peter Sloterdijk (1947) y el posmodernista Paul Virilo (1932), tambin defienden tesis eugenistas.

En El delito: sus causas y remedios (1902), el italiano Cesare Lombroso (1835-1909), plante que las causas de la criminalidad son innatas (genticas) y dependen de las formas fsicas y biolgicas. Observando y midiendo ciertas partes del rostro (fisiognoma) y la cabeza (frenologa), o auscultando la personalidad (personologa) de un sospechoso, Lombroso asegur que se obtienen conclusiones cientficas sobre el delito.

La criminologa moderna desestim el mtodo lombrosiano. Sin embargo, sus contenidos clasistas y raciales perduran hasta nuestros das. Expresiones como mano dura o tolerancia cero, revelan un talante lombrosiano. Y ni se diga si el aspecto del acusado es blanco, elegante, pudiente, civilizado. De antemano contar con la benvola y lombrosiana actitud de fiscales, jueces y jurado.

Durante la repblica de Weimar (1918-30), surgi una intensa polmica sobre la posibilidad de esterilizar a pacientes con enfermedades hereditarias y eliminar a los indeseables. En Leipzig (1920), Kart Binding y Alfred Hoche publicaron un estudio de nombre inquietante: Autorizacin para aniquilar vidas indignas de ser vividas. Hoche deca que la eliminacin de estos seres totalmente carentes de alma (en instituciones para idiotas) no significa delito alguno, ninguna manipulacin inmoral, ninguna bajeza insensible, sino que es un acto til y lcito.

Por su lado, el radilogo Hans Schinz y el mdico B. Slotopolsky publicaron el artculo Diagnstico testicular de los criminales sexuales (1925), donde plantearon en qu medida la hiperactividad de las glndulas reproductivas estimula los instintos de los delincuentes sociales y de los anormales sexuales, con el fin de poder solucionar dichas tendencias criminales mediante la castracin.

En 1933, con la llegada de los nazis al poder, se decret una ley con el fin de prevenir la procreacin de seres afectados por enfermedades hereditarias (que prevea la esterilizacin obligatoria de estas personas), debilidad mental congnita, esquizofrenia, locura manaco depresiva, epilepsia hereditaria, sordera hereditaria, malformaciones fsicas hereditarias o alcoholismo grave.

Posteriormente, entr en vigor la ley de castracin de los delincuentes que atentan contra las buenas costumbres. La Comisin permanente para cuestiones eugensicas de la Iglesia Evanglica, aprob expresamente la ley de esterilizacin, aunque le parecan excesivas determinadas disposiciones. Entonces, dos aos despus la ley fue sustituida por otra destinada a proteger la sangre alemana y el honor alemn.

Entre 1934 y 1944 se esterilizaron en toda Alemania de 300.000 a 400.000 personas, aproximadamente. En los campos de concentracin se realizaron incontables experimentos con prisioneros. Se trataba, sobre todo, de pruebas de presin y refrigeracin, de experimentos con vacunas y con mellizos.

En Buchenwald se experimentaron por primera vez las llamadas pruebas de la vacuna contra el tifus exantemtico (1942). Como la vacuna convencional (producida en el propio instituto del ejrcito), no daba el resultado esperado, los experimentos se reaunudaron en personas con nuevas vacunas y sueros.

En el campo de Dachau, el mdico de la Luftwaffe y oficial de asalto de las SS Sigmund Rascher, realiz con los internos ensayos de vuelos a gran altura (1942). Se trataba de probar cmo reacciona el organismo humano ante un sbito descenso de presin y oxgeno en un avin a 12.000 metros de altura.

En una cmara de baja presin se someti a prueba a 200 prisioneros, de los cuales entre 70 y 80 murieron en el acto. Rauscher realiz pruebas sobre el subenfriamiento de larga duracin. Obligaba a las personas a permanecer hasta tres horas en un recipiente lleno de agua helada, o bien estar al aire libre desnudas durante muchas horas con temperaturas prximas al punto de congelacin.

El mdico nazi Carl Clauberg (1898-1957), pionero de la endocrinologa, ensay mtodos de esterilizacin sin intervencin quirrgica en el campo de Auschwitz, inyectando soluciones de formalina en el tero. Y el tenebroso doctor Joseph Mengele, practic la infeccin con bacterias de tifus en gemelos univitelinos de origen judo y gitano.

En 1935, el jefe de las SS, Heinrich Himmler, fund en Munich la asociacin Lebensborn para fomentar el nacimiento y educacin de nios de alto valor racial, en especial hijos de madres solteras. A los recin nacidos se les registr con un nombre en la comunidad de estirpe de las SS.

Luego de la orden de eutanasia infantil (redactada por Hitler en octubre de 1939), fueron asesinados 5.000 nios. Sigui la llamada accin T4 (Tiergarten 4, calle de Berln) que acab con la vida de 70.000 personas entre 1940 y 1941. Estaba previsto aniquilar 30.000 ms cuando los asesinatos en masa fueron oficialmente suspendidos por las protestas del sector eclesistico.

El doctor Werner Catel (1894-1981), director de la clnica peditrica de Leipzig, particip en el programa T4, y fue uno de los tres peritos nazis que sin ver siquiera a los nios afectados decida si deban vivir o morir. Hasta finales de la guerra se crearon cerca de 30 departamentos en los que se mataba a nios idiotas con sobredosis de medicamentos para simular muerte natural

El departamento de investigaciones psiquitricas de Heidelberg-Wiseloch, mantuvo una estrecha relacin con el centro infantil de Eichberg. Algunos casos especiales se enviaron a Eichberg slo para obtener el cerebro de los nios. En una carta fechada el 23 de agosto de 1944, el doctor Julio Deusen, escribi: De acuerdo con lo convenido, les remitimos 4 nios idiotas Por desgracia, y debido a dificultades inesperadas que se han presentado, no puede realizarse un transporte mayor.

A menudo, el traslado de estos nios se haca sin conocimiento de los padres, o despus de prometerles un mejor tratamiento. En otra carta fechada el 6 de diciembre de 1943, la madre de uno de estos nios, completamente desesperada, se dirigi a una de las directoras de las barracas, en los siguientes trminos:

Usted, directora, deber pagar por ello con su salud, padecer en su lecho de muerte, el juez divino la sentenciar, se lo pedir con las manos en alto, pues el alma grita a Dios todopoderoso.

Israel extermina a los judos impuros

Exhibiendo una fotografa, la seora comenta frente a la cmara: Antes del experimento, tena una cabellera tupida. Esta era yo antes de mi tratamiento. La seora se quita el sombrero: Ahora, mreme. Salpicada con manchas de calvicie, la tintura roja apenas disimula las horribles cicatrices que cruzan su cabeza.

Otra seora, con la cara torcida, comenta: mis tres nios tienen los mismos cnceres que afectaron a toda mi familia: va a decirme usted que esto es slo una coincidencia?. Una enfermera explica el tratamiento a los nios ms pequeos: Primero, sus cabezas fueron rasuradas y untadas con un gel que les arda. Luego se les puso una pelota entre las piernas, y se les pidi que no la dejaran caer, para que no se movieran.

Los nios no fueron protegidos sobre el resto de sus cuerpos. Para ellos, no haba trajes de plomo. En Israel, las normas para irradiar a un nio con rayos X, eran de 0.5 rad. Pero como los escogidos no eran nios normales, fueron irradiados con una dosis 35.000 veces mayor. Un sobreviviente, recuerda:

Yo estaba en clase cuando el grupo de hombres vestidos de civil vino para llevarnos a una gira.Preguntaron nuestros nombres. Los nios ashkenazis (judos de Europa central emigrados a Israel) fueron devueltos a sus asientos. Slo los nios morenos (sefardes de Marruecos y Yemen) fueron subidos al autobs.

Para engaar a los padres, el Ministerio de Salud les inform de que las irradiaciones eran para tratar el ringworm (hongo parecido al herpes) en el cuero cabelludo. Sin embargo, despus de recibir las dosis murieron cerca de seis mil nios, en tanto que los restantes murieron poco a poco con padecimientos de epilepsia, amnesia, alzheimer, migraa, psicosis y distintos tipos de cncer.

Basado en las investigaciones del escritor israel canadiense Barry Chamish (1952), el documental 100 mil radiaciones (Dudi Bergman, Simona Producciones, 2003), fue dirigido por Asher Khamias y David Balrosen, y se transmiti por el Canal 10 de Tel Aviv, a las 9 p.m. del 14 de agosto de 2004.

La primera parte del programa concluy con un debate en el que participaron David Edri (cantautor marroqu y cabeza del comit de compensacin para las vctimas de Ringworm Rayos X), Boaz Lev (vocero del Ministerio de Salud), y el periodista Dan Margalit, moderador.

En el panel, Edri manifest la frustracin que sinti al solicitar los archivos mdicos de su niez. Indulgente, el ministro Lev aclar: casi todos los archivos se quemaron en un incendio.

En el documental aparece un historiador que primero dicta una pltica breve sobre el llamado movimiento eugensico y luego, con mordacidad, reconoce que la operacin ringworm fue un programa oficial de eugenesia que apuntaba a desyerbar las semillas dbiles percibidas en la nueva sociedad israel.

Por su lado, Chamish investig el secuestro de unos 4.500 nios yemenitas durante los primeros aos de la entidad sionista, consigui reunirse con el lder del Movimiento de los Nios Yemenitas, rabino Uzi Meshulum (encarcelado ocho aos por intentar llegar a la verdad y sometido a torturas de las que an no se ha recuperado) y con el rabino de Jerusaln David Sevilla, quien corrobor el crimen y pudo ver las fotografas de las cicatrices en los pocos nios que sobrevivieron.

Autorizada en 1951 por el gabinete liderado por David Ben Gurion, la operacin ringworm fue sugerida por el gobierno de Estados Unidos, jaqueado entonces por la ley que a finales del decenio de 1940 puso fin a los experimentos de radiacin humana en presos comunes y enfermos mentales.

As fue como el gobierno naciente de Israel (Elicer Kaplan, ministro de Finanzas; Levi Eskhol, Asentamientos; Moshe Sharret, canciller; Golda Meir, Trabajo; Amos Ben Gurion, Interior, hijo de David; Yosef Burg, Salud, padre del luego pacifista poltico Abraham Burg), se puso a cavilar dnde desintegrar bebs judos sefardes: si en Estados Unidos o Israel.

Segn Chamish, Washington necesitaba una nueva fuente de cobayas humanas y, a cambio de dinero y secretos nucleares, el gobierno de Israel se los proporcion. Durante aos, Washington pag al gobierno de Tel Aviv 300 millones de liras israeles destinadas al programa nuclear, cuyo director era el ministro de la Defensa Shimon Peres, lder del partido Laborista y actual presidente de Israel.

Chaim Sheba (1908-71), el mdico con el grado ms alto en el ejrcito de Israel (1948-51), realiz en 1951 un viaje especial a Washington, donde el Pentgono le proporcion 7 mquinas de rayos X. Con estos aparatos, el doctor Sheba condujo el experimento sobre una generacin completa de jvenes judos sefarditas. En 1968, Sheba recibi el gran premio Israel. Su nombre encabeza hoy un importante centro mdico.

En el panel, el moderador Dan Margali justific los experimentos: El Estado era pobre. Era una cuestin de sobrevivencia da a da. Al da siguiente, ningn peridico habl del programa. Las miles de personas que alcanzaron a verlo (pues sali al aire al mismo tiempo que Ha nacido una estrella, el show ms visto en Israel), continan esperando la segunda parte del documental 100.000 radiaciones.

La eugenesia al servicio del libre comercio y la industria blica

Cuando en 1993, con base en expedientes secretos desclasificados, la periodista Eileen Welsome document la historia de casos de radiacin en nios hurfanos y mujeres pobres indefensas durante la llamada Guerra Fra, la secretaria de Energa Hazle 0Leary qued vivamente impresionada.

Entonces, el gobierno de William Clinton form una comisin para investigar los casos denunciados por Welsome: 18 adultos irradiados con plutonio, 73 nios de una escuela de Massachussets que ingirieron radioistopos radioactivos en la avena del desayuno, una mujer inyectada con plutonio por los mdicos del Proyecto Manhattan (el de la bomba atmica, 1945), 829 mujeres negras embarazadas de una clnica de Tennessee que bebieron ccteles vitamnicos con hierro radioactivo, etctera (The Plutonium files, Dialy Press, 1999).

Simultneamente, la profesora Susan Reverby (Wellesley Collage, Massachussets), descubra los archivos del cirujano John Charles Cutler (1915-2003), responsable de los experimentos mdicos en ms de 1.500 personas entre soldados, reos, pacientes psiquitricos, prostitutas y nios de Tuskegee, localidad Alabama (1932-72). Y de los archivos de Tuskegee, saltaron los experimentos sobre sfilis y gonorrea en 1.500 guatemaltecos (1946-48), en el marco de un programa patrocinado y ejecutado por el Departamento de Defensa durante el gobierno de Harry Truman.

Alvaro Colom, presidente de Guatemala, calific de espeluznantes y de crmenes de lesa humanidad los experimentos realizados por mdicos del servicio de salud pblica estadunidense, y en octubre pasado la secretaria de Estado Hillary Clinton pidi perdn en nombre de su gobierno. El presidente Barak Obama, inclusive, se puso en contacto telefnico con Colom, expresando su profundo pesar por lo sucedido.

Los casos de Tuskgee y Guatemala guardaban antecedentes en el empleo de ciudadanos estadunidenses y extranjeros para investigaciones similares con el virus de la malaria, el VIH, el bola, radiaciones nucleares y drogas alucingenas como el LSD y otras. Un caso famoso y muy comentado tuvo lugar en 1919, en la prisin de San Quintn, donde el mdico residente Ll. Stanley experimentaba con los presos ms ancianos.

En pleno apogeo del llamado movimiento eugensico, Stanley quera demostrar que sepoda devolver a los viejos el vigor sexual, y para ello realizaba trasplantes de testculos provenientes de ganado o de presos ms jvenes recientemente ejecutados. En noviembre de aquel ao, el Washington Post public un informe alabando los progresos realizados por Stanley para restaurar la juventud primaveral, el rejuvenecimiento del cerebro, el vigor de los msculos y la ambicin del espritu.

En 1935, el servicio de salud pblica decidi actuar contra el pelagra (una deficiencia de niacina) despus de observar durante 20 aos los estragos mortales del mal en la poblacin negra azotada por la pobreza. En 1940, 400 presos de Chicago fueron infectados con malaria para probar los efectos de nuevas drogas contra esa enfermedad

A finales del decenio de 1940, el gobierno estadunidense prohibi los experimentos radioactivos con humanos, y a mediados de los aos 70 excluy a los presos y enfermos mentales de cualquier experimento mdico oficial. Pero la cosa queda en mera denuncia si los experimentos son impulsados por fundaciones y laboratorios privados. As se explica la inusual peticin de perdn a los afroamericanos y guatemaltecos, vctimas del servicio pblico de salud y la Oficina Sanitaria Panamericana, hoy conocida como Oficina Panamericana de la Salud.

El comunicado oficial de Washington dice as: A medida que avanzamos para comprender mejor este atroz suceso, reiteramos la importancia de nuestra relacin con Guatemala y nuestro respeto por su pueblo, as como nuestro compromiso con las normas ticas ms exigentes en la investigacin mdica.

Sin embargo, a las mujeres de Uganda y Nigeria embarazadas que fueron infectadas por el laboratorio estadunidense Pfizer con el virus del VIH, se les neg el frmaco AZT contra el SIDA, mientras que a 11 nios con meningitis de Uganda se les hizo probar el antibitico Trovan, cuando no se tena conocimiento de su eficacia. Fallecieron 11 nios y Pfizer se limit a indemnizar a Nigeria con 75 millones de dlares. Pero en ningn momento reconoci haber cometido irregularidad alguna.

A los puertorriqueos les ha ido peor. Segn la investigadora Marta Villaizn Montalvo, el primer experimento humano se realiz en la colonia yanqui en 1904, con un total de 1.158 casos que aparecen citados en la pgina oficial del Instituto Nacional de la Salud. El ms famoso fue el del lder independentista Pedro Albiz Campos (1891-1965), sometido a radiaciones en la crcel La Princesa de San Juan.

Los experimentos mdicos y no mdicos con humanos continan realizndose da tras da en el mundo, y a pesar de los cuatro delitos capitales imputados por el tribunal de Nremberg a los nazis (1945-46).

Tales delitos son: 1) crmenes de guerra (asesinatos, torturas y violaciones); 2) crmenes contra la humanidad (exterminio y muerte en masa); 3) genocidio (contra grupos tnicos determinados), y 4) de agresin premeditada para alterar la paz y la seguridad de los estados soberanos.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2011/05/18/index.php?section=opinion&article=023a1pol

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter