Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-05-2011

Las elecciones espaolas y el movimiento revolucionario

Alan Woods
Corriente Marxista Internacional


Se salta las fronteras, desafiando todas las barreras, se re de las amenazas y maldiciones de la clase dominante y aparta a un lado las fuerzas del Estado. No se puede detener. Las protestas masivas que se estn extendiendo de un pas a otro han tomado por sorpresa a todas las fuerzas de la vieja sociedad. No saben cmo reaccionar. Si no hacen nada, el movimiento crece, pero si intentan aplastarlo, crecer mucho ms rpidamente.

En el Estado espaol decenas de miles de personas han salido a las calles durante la ltima semana. En unas manifestaciones que parecan venir de la nada, los manifestantes llenaron las plazas de las ciudades por toda Estado espaol en una ola de indignacin por las polticas de austeridad del Gobierno y las altas tasas de desempleo. Los "expertos" fueron pillados desprevenidos De dnde sali este movimiento? La juventud es apoltica, decan; la juventud es aptica.

Durante aos la gente ha sido paciente, sufriendo en silencio las imposiciones de los diferentes Gobiernos. Esto cre la ilusin ptica de que la gente, especialmente los jvenes, eran "apticos" e indiferentes a la poltica. Pero esta supuesta indiferencia era slo en relacin con los partidos existentes, no a la poltica per se.

Hizo falta una crisis econmica grave para que este ambiente de ira saliera a la superficie. Pero la ira ya estaba ah, debajo de la superficie. Comentaristas burgueses superficiales no vieron esto, porque se limitan a la observacin superficial. Slo ven la superficie y, por tanto, estn ciegos ante las contradicciones y los procesos que se desarrollan bajo la superficie.

De la noche a la maana, esta supuesta indiferencia se ha transformado en su opuesto. Ha nacido un nuevo tipo de poltica: la poltica de la calle. Esto es visto con horror por las damas y caballeros sentados en las Cortes, que se consideran como los supremos de hecho, los nicos representantes de la Nacin. Pero la autntica Nacin no son las Cortes: es la clase obrera y la juventud del estado espaol.

Un conflicto generacional?

Las protestas han surgido en ms de 150 ciudades. Es un grito por el cambio, un torrente de indignacin de la gente que siente que nadie la representa y nadie la escucha. Las multitudes que acamparon en Madrid y en el Estado espaol no se manifiestan en contra de este Gobierno, sino en contra del sistema y toda la clase poltica que lo sostiene.

Los revolucionarios jvenes quieren mantener el orden en la Puerta del Sol, para evitar las acusaciones de "anarqua" y "vandalismo". Hay una guardera, un rea de cocina, e incluso, segn parece, un pequeo huerto. Los organizadores de la protesta han instado a los participantes a no enfrentarse a la polica, y han tratado de disuadirles contra la distribucin de alcohol. "Revolucin, no botelln", deca un cartel. Escobas donadas por simpatizantes se estn utilizando para mantener la plaza limpia. Pero una escoba mucho ms grande ser necesaria para limpiar los Establos de Augas del rgimen poltico burgus.

El movimiento en el estado espaol se inici con la juventud Naturalmente! La juventud es la que lleva sobre sus hombros la carga principal de la crisis del capitalismo. Es la juventud cuyo futuro est siendo robado por un sistema decrpito y paraltico. Es la juventud que no tiene nada que perder y un mundo que ganar con la lucha. Y es la juventud la que est dispuesta a luchar.

Pero esto es mucho ms que un movimiento de la juventud. Esto no es, como algunos cnicos han tratado de describirlo, un "conflicto generacional". No es una lucha de los jvenes contra los viejos. Es un reflejo de un estado de nimo general de descontento en la sociedad, que sienten los jvenes y viejos por igual. Se sienten frustrados por el desempleo masivo, enojados con los mercados financieros que controlan la poltica del Gobierno e indignados por la corrupcin a gran escala:

"Estoy contenta de que finalmente estemos protestando. Ya era hora", Mara, una anciana visitando a su nieto en la Puerta del Sol, dijo a la BBC. "Nos quieren dejar sin salud pblica y sin educacin pblica", dice otra. "La mitad de nuestros jvenes estn desempleados y nos han subido la edad de jubilacin", aade otra persona. Y todos dicen: "Estamos pagando por una crisis econmica que no hemos causado, sino que ha sido provocada por los bancos".

"Espaa no es un negocio. No somos esclavos", deca uno de los cientos de carteles de protesta pegados en las paredes de la estacin de metro de la Puerta del Sol. Esa es la verdadera voz del pueblo espaol. Este es un movimiento que contiene en s todo lo que est vivo, todo lo que est sano, todo lo que representa una esperanza para el futuro. Es una lucha de las fuerzas vivas de la sociedad contra las fuerzas muertas y en descomposicin del viejo orden. Es la aparicin de un Nuevo Mundo que est luchando por nacer.

La revuelta se extiende

El movimiento no se limita al Estado espaol. The Guardian advierte que "una rebelin liderada por jvenes se est extendiendo por todo el sur de Europa con una nueva generacin de manifestantes tomando posesin de las plazas y los parques en las ciudades de toda Espaa, unidos por el rechazo de los polticos convencionales y la furia por los recortes de gastos".

Una gran cantidad de jvenes se han visto obligados a salir del Estado espaol, precisamente por la situacin. Y ellos tambin quieren protestar. Se han convocado manifestaciones delante de la embajada espaola en Londres y en otras ciudades europeas. El ejemplo espaol se est extendiendo a Italia, donde se han programado protestas en Florencia y otras ciudades italianas, como Roma y Miln.

Italia hasta el momento no se ha visto obligada a introducir el tipo de medidas de austeridad impuestas en el Estado espaol, Portugal, Grecia e Irlanda. Pero su economa apenas ha crecido en los ltimos 10 aos y hay una creciente evidencia de exasperacin con su primer ministro multimillonario, Silvio Berlusconi. La etiqueta #italianrevolution ya ha aparecido en Twitter.

Tampoco el fermento est limitado a los pases del sur de Europa. En los ltimos das indicios de descontento popular y de ira estn surgiendo en un pas tras otro. En Georgia, miles de partidarios de la oposicin se han volcado a las calles de Tblisi para exigir la dimisin del presidente, Mijail Saakashvili. Los manifestantes se reunieron en frente del Parlamento, antes de marchar hacia el palacio presidencial, donde planean realizar una protesta permanente.

Los corresponsales dicen que la participacin est cayendo y la oposicin parece cada vez ms insegura de cmo continuar su campaa. Tras una breve pausa el domingo, ms de 20.000 partidarios de la oposicin volvieron a la sede del Parlamento georgiano por quinto da consecutivo, coreando "Misha, Go!" Volvieron a bloquear la calle principal de la capital, animaron a los lderes de la oposicin y comenzaron a marchar hacia el palacio presidencial.

El movimiento se ha extendido a la Repblica Checa, donde los sindicatos han llevado a cabo una gran manifestacin en la plaza Wenceslao de Praga. Segn los organizadores y la polica, ms de 40.000 personas salieron a protestar contra los planes de reforma del Gobierno. Los manifestantes protestaban contra las reformas de gran alcance del Gobierno en el terreno de la salud, impuestos, seguridad social y el sistema de pensiones que golpear a los trabajadores, los pensionistas y los discapacitados checos.

El viernes, 20 de mayo de 2011, el Irak ocupado vio una nueva ronda de protestas en la plaza Tahrir de Bagdad. La gente est exigiendo puestos de trabajo y servicios, pero ahora estn centrando su ira en el gobierno de Nouri al-Maliki. En una bandera se lea: "Ttulo de la obra: Gobierno corrupto". Otra peda terminar con las detenciones arbitrarias por las fuerzas de seguridad. En junio se esperan protestas todava ms grandes.

Por ltimo, pero no por ello menos importante, hace dos semanas miles de maestros, asistentes sociales, sindicalistas y otra gente salieron a las calles de Nueva York en una marcha contra los amplios planes de recortes del presupuesto del alcalde, Michael Bloomberg, y en contra de los banqueros de Wall Street, a los que culpan por el dficit presupuestario de la ciudad.

Los activistas informaron que la polica de Nueva York haba detenido a varios manifestantes, pero la manifestacin se mantuvo alegre, con coloridos carteles y cantos estridentes. La manifestacin, convocada por la Coalicin 12 de mayo, reuni al menos a 10.000 manifestantes. Miles vinieron de la Federacin Unida de Maestros (UFT), que se enfrenta a ms de 4.000 despidos si el presupuesto de Bloomberg se promulga.

Michael Mulgrew, presidente de la UFT ech enteramente la culpa de los recortes presupuestarios a Bloomberg y a Wall Street: "Wall Street se recuper, los fondos de cobertura se han estimulado, y ahora quieren despedir a los maestros y cerrar los centros de da", dijo Mulgrew. "Vamos adonde enviaron el dinero", dijo refirindose a la marcha.

Los organizadores afirman que la ciudad podra evitar recortes en el presupuesto mediante el restablecimiento del "Impuesto del Millonario", y poniendo fin a los subsidios para las grandes empresas que no cumplieron con la creacin de empleo. Este evento fue una manifestacin no slo contra el plan presupuestario de Bloomberg, sino tambin como un esfuerzo para "hacer pagar a los bancos".

Esta manifestacin ha venido a continuacin del movimiento militante de los trabajadores de Wisconsin, que se inspir directamente de la Revolucin egipcia. Randi Weingarten, presidente de la organizacin matriz de la UFT, la Federacin Americana de Maestros, seal que ella ha viajado por el pas en los ltimos meses luchando contra los recortes de profesorado en los Estados de todo el pas. "Nunca esper volver a casa para ver a Nueva York actuando como Wisconsin", dijo a la multitud.

Prohibicin desafiada

Al menos 30.000 personas llenaron la plaza Puerta del Sol, en el corazn de Madrid, el viernes por la noche. Esta fue su respuesta al intento del Gobierno de prohibir las manifestaciones, recurriendo a una ley contra los "actos polticos" en la vspera de las elecciones. La ley entr en vigor en la medianoche del viernes, pero los manifestantes se mantuvieron desafiantes y las autoridades no pudieron hacer nada. La legislacin espaola prohbe mtines polticos el da anterior a las elecciones para permitir una "jornada de reflexin". Pero el pueblo espaol est reflexionando como nunca antes sobre el estado de la sociedad. No slo estn reflexionando, estn actuando para cambiar una situacin intolerable.

Pero segn entr en vigor la prohibicin, la multitud permaneci y la polica no trat de dispersarlos. La comisin electoral les haba ordenado marcharse a la vista de las elecciones locales del domingo. Pero aunque la legislacin fue confirmada por el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional, la polica no pudo reprimir las manifestaciones. Se posicionaron en los mrgenes como simples observadores de los acontecimientos que se desencadenaban ante sus ojos. Por sus acciones, los manifestantes han demostrado que ninguna ley escrita en papel puede resistir el poder de las masas, una vez que se ponen en accin.

A principios de la semana, las autoridades electorales en la Comunidad de Madrid negaron una solicitud oficial de los organizadores para celebrar un mitin en la Puerta del Sol desde las 8:00 horas del pasado mircoles. La autoridad electoral rechaz la solicitud, escondindose detrs de la excusa de que no se present con un preaviso de 24 horas como exige la ley y con el argumento de que la manifestacin "podra afectar la campaa electoral y la libertad de los ciudadanos con derecho a voto". El hecho de que esta decisin niega el derecho de los ciudadanos a manifestarse fue convenientemente ignorado.

Pareca como que el Gobierno fuera a ordenar a la polica disolver a las multitudes en las plazas de las ciudades en todo el pas despus de fijar un plazo para que la gente se dispersara antes de la medianoche del viernes. Pero a medida que se acercaba la hora lmite, el vicepresidente, Alfredo Prez Rubalcaba, pareci exteriorizar una creciente indecisin acerca de cmo el Gobierno debera hacer frente a los manifestantes. Inicialmente dijo que el Gobierno "hara cumplir la ley", pero luego baj el tono a esta postura, diciendo: "La polica no va a resolver un problema creando otro".

Cul era el "otro problema" que hizo dudar a Rubalcaba? Fue el temor de que cualquier intento de disolver la protesta por la fuerza pudiera provocar una explosin social. Al toque de la medianoche, los oficiales mantuvieron una presencia discreta en los alrededores de las protestas en Madrid. Cerca de 15 vehculos de la polica tomaron posiciones en los alrededores de la plaza en la tarde del mircoles, pero la polica no tom ninguna accin y ms tarde su presencia disminuy. Los manifestantes guardaron silencio segn los relojes de la ciudad comenzaron a anunciar un nuevo da, muchos de ellos con cinta adhesiva sobre su boca en un gesto en que decan al mundo que tenan cosas que decir, pero estaban siendo amordazados por el Estado.

Un giro a la derecha?

Las elecciones resultaron en una debacle completa para el PSOE. El voto socialista experiment una fuerte cada en sus dos bases ms fuertes: Andaluca, donde perdi en todas las capitales, y Catalua, donde el PSC (Partido Socialista de Catalua) perdi en Barcelona, ​​donde ha gobernado desde 1979. El PSOE tambin perdi Castilla-La Mancha, en la que ha gobernado desde 1983. Incluso pueden perder Asturias si el partido Foro Asturias (FAC) llega a un pacto con el PP.

Los pesimistas dirn que los resultados de las elecciones espaolas indican un "giro a la derecha". Se quejarn del "bajo nivel de conciencia de las masas". Esta gente siempre est dispuesta a culpar a la clase obrera por su propia impotencia. No entienden nada de los procesos reales de la sociedad.

La verdad es que los resultados de las elecciones eran totalmente previsibles. La poltica del reformismo no puede sobrevivir a la crisis del capitalismo. La burguesa restallar el ltigo, y los socialdemcratas de inmediato se ponen firmes. En su prisa por salvar el sistema, olvidan todo acerca de las reformas y pasan directamente a las contra-reformas.

El reformismo con reformas tiene sentido para los trabajadores, pero el reformismo sin reformas reformismo con contrarreformas, recortes y austeridad, no tiene sentido en absoluto. Esto causa decepcin y desilusin entre los trabajadores, que castigan al Gobierno negndose a votar. Esto tiene la ventaja adicional de desacreditar la idea del "socialismo" a los ojos de la clase media.

Hemos sealado muchas veces que la situacin actual se caracterizar por cambios violentos de la opinin pblica: a la izquierda y tambin a la derecha. Cuando los socialdemcratas estn en el poder, la oposicin de derechas culpa a los "socialistas" de la cada del nivel de vida, del aumento de los precios e impuestos y el desempleo. La derecha argumenta demaggicamente: "Ves lo que los Rojos te han trado? Ellos han puesto al pas de rodillas".

Los trabajadores espaoles han emitido un voto aplastante de no confianza en un Gobierno que ha acatado la disciplina de los banqueros y los capitalistas. Sin embargo, esto no puede ser presentado como una victoria para la derecha. Aunque el conservador PP obtuvo una victoria en las elecciones regionales y municipales de ayer, apenas aument sus votos slo dos puntos ms que en 2007. Estas elecciones no fueron ganadas por el PP, sino que fueron perdidas por el PSOE, cuyo voto se derrumb en 4,5 millones.

La derecha puede utilizar el descontento de la clase media para suscitar un ambiente reaccionario en materia de inmigracin, el terrorismo y otras cuestiones. Esto explica el aumento de votos para el PP. La sorpresa no es que su voto subiera. La nica sorpresa es que subiese tan poco. En la capital de Madrid, donde el PP ha estado en el poder durante aos, su voto de hecho disminuy.

El resultado fue decidido por los millones que no votaron o votaron en blanco: los trabajadores y la juventud se sintieron traicionados por el gobierno de Zapatero y se quedaron en casa o en la Puerta del Sol. Los "indecisos e indignados" (los indecisos e indignado) reflejaron un estado de nimo general de repugnancia con los partidos y las instituciones existentes. En Euskadi, Bildu, el frente electoral de la izquierda radical vasca, consigui un buen resultado y desplaz al PSOE al segundo lugar, logrando el primer lugar en Guipzcoa, y tambin obtuvo un resultado notable en Navarra. Los abertzales son vistos por muchos como una alternativa ms radical y a la izquierda a las polticas reformistas del PSOE.

Qu salida para la izquierda?

El mismo fenmeno se est produciendo en toda la UE. Desde el comienzo de la crisis, todos los Gobiernos existentes han sido castigados en las urnas, pero la izquierda no ha ganado en la misma proporcin. Debemos preguntarnos por qu Cmo es que los partidos comunistas, que en el pasado han sido los beneficiarios naturales de un colapso del voto socialdemcrata, no lo han sido ahora?

Hay que darle crdito al lder de Izquierda Unida, Cayo Lara, por haberse unido a las manifestaciones y haberlas apoyado. Es tambin un hecho que Izquierda Unida aument su voto en 200.000 en estas elecciones. Esto demuestra que existe un potencial para la recuperacin de los votos de la izquierda. Pero la pregunta que debe responderse es: Por qu la izquierda no gan ms escaos?

En estas elecciones el PSOE ha visto hundirse sus votos hasta el nivel de 1979. En ese momento, el Partido Comunista Espaol (PCE) todava se disputaba la hegemona de la izquierda con el PSOE y represent una gran parte de los votos. Pero despus de dcadas de poltica oportunista, el PCE ha perdido su masa de seguidores. La coalicin electoral a la que pertenece, Izquierda Unida (IU) slo fue capaz de registrar un ligero aumento un solo punto a pesar de la debacle socialista, y perdi su bastin en Crdoba.

En una situacin en la que el "voto en blanco" y los votos nulos combinados ascendieron a casi un milln, Por qu los candidatos de IU no lograron atraer esos votos? Los lderes de los partidos comunistas han tratado de ser "respetables". Han desechado toda mencin al socialismo, la lucha de clases y la revolucin. En muchos casos hasta han abandonado el nombre de comunismo. Han hecho todo lo que estaba a su alcance para imitar a los socialdemcratas y ser lo ms similar posible a ellos.

Se han vuelto tan inmersos en la "poltica institucional" que en la mente de muchos trabajadores y jvenes son casi indistinguibles de los dems. Vemos esto muy claramente en aquellas reas en las que Izquierda Unida fue socia minoritaria en coalicin con el PSOE. En estas reas, IU fue severamente penalizada por los votantes.
Este es el castigo por dcadas de oportunismo y reformismo. Los trabajadores y la juventud entenderan a un pequeo Partido Comunista que se presentara en las elecciones, luchando por una poltica comunista clara. Pero los trabajadores son gente prctica. Si hay dos partidos de "izquierda", uno ms grande, el otro ms pequeo, y no hay diferencias fundamentales en sus programa y poltica, votarn por el mayor de los dos (el "voto til"), y los ms pequeos tendern a desaparecer.

Hemos visto esto suceder en un pas tras otro: en Italia, en Francia y en el Estado espaol. Es una irona suprema de la historia que precisamente en un momento histrico en que el capitalismo est en una profunda crisis, cuando la socialdemocracia est perdiendo apoyo por su poltica pro-capitalista, y cuando un gran nmero de jvenes est saliendo a las calles para luchar contra el capitalismo, los partidos comunistas no son vistos como una alternativa revolucionaria, sino slo como la quinta rueda en el carro del reformismo.

Tenemos que decir la verdad. La izquierda ha demostrado no estar preparada en absoluto para estos acontecimientos. Demasiados lderes se han dejado infectar por un estado de nimo de escepticismo. Han perdido toda la fe en la capacidad de la clase trabajadora para cambiar la sociedad. Han abandonado cualquier perspectiva del socialismo y se han reconciliado con la mezquina poltica de "cambio gradual", "realismo" y "pragmatismo", es decir, se han reconciliado con el mantenimiento del orden existente.

Demasiados miembros de la llamada vanguardia se han convencido de que la revolucin socialista es imposible. Tratan de convencer a los jvenes de que el comunismo es una utopa imposible; que debemos ser cautos y no ir demasiado lejos, y as sucesivamente. Se imaginan que ellos saben ms que la juventud porque han perdido la antigua energa. Cmo puede gente as inspirar ninguna confianza o entusiasmo en los jvenes que buscan una salida revolucionaria?

La nica manera de ofrecer un camino a las nuevas capas militantes que buscan el camino de la revolucin es presentndoles una perspectiva real de la revolucin social. Es necesario volver a las genuinas ideas del comunismo, las ideas de Marx y Lenin. Sobre esa base, y slo sobre esa base, los comunistas pueden encontrar un terreno comn y un lenguaje comn con las nuevas generaciones que estn dispuestas a luchar contra el capitalismo, pero necesitan un programa claro de poltica y estrategia.

Y ahora qu?

Los resultados de las elecciones espaolas sern una sorpresa para mucha gente, incluidos aquellos de la Puerta del Sol. El movimiento de rebelin en las calles es casi seguro que disminuya por un tiempo. Lo que los organizadores consideran su punto fuerte su carcter espontneo es tambin su punto ms dbil. Con el fin de ir ms lejos tiene que ser organizado y armado con un programa revolucionario y una perspectiva cientfica. Sobre todo, debe estar vinculado firmemente al movimiento obrero, el cual puede por s solo producir un cambio fundamental en la sociedad.

Las elecciones expresaron un rechazo masivo de las polticas econmicas implementadas por el Gobierno socialista. Jos Lus Rodrguez Zapatero explic que l ha "pagado un precio muy alto" por dichas polticas. Pero un precio mucho ms alto ha sido pagado por los millones de espaoles que se encuentran sin trabajo. Anoche descart elecciones anticipadas y dijo que "trabajar para fortalecer la recuperacin". Esto significa ms de lo mismo.

Esta es una receta segura para la derrota en las elecciones generales de 2012. El titular del peridico Pblico de hoy es: "El PSOE se desploma en las elecciones por su giro a la derecha". Y el subttulo de El Pas es: "El PSOE allana el camino de Rajoy hacia la Moncloa con una derrota sin precedentes". Esta apreciacin es correcta. Parece probable que el PP formar el prximo Gobierno, pero lo harn en condiciones de profunda crisis social y econmica.

La perspectiva para el conjunto de Europa es incierta, y despus de Grecia, Irlanda y Portugal, el estado espaol se ha revelado como el siguiente eslabn dbil de la cadena. El Fondo Monetario Internacional ha advertido que la crisis de la deuda de la zona euro podra propagarse en toda la regin a menos que los pases europeos intensifiquen sus esfuerzos para "arreglar sus bancos". En sus ltimas perspectivas econmicas para Europa, el FMI dijo que la crisis de la deuda en Grecia, Portugal e Irlanda podra afectar a toda la zona euro, minando los prstamos bancarios y desatando un golpe a la confianza, a pesar de los "paquetes de rescate" que ya estn en marcha:

"Los vnculos financieros entre los pases con problemas de deuda soberana y el resto de Europa podra plantear potencialmente un mayor riesgo para las perspectivas", dijo el FMI el jueves. "Restaurar la salud fiscal, enfrentarse de lleno a los bancos dbiles, e implementar reformas estructurales para restablecer la competitividad son la clave".

Esto significa, en lenguaje sencillo: hay que invertir ms miles de millones en los bancos y financiar esto reduciendo drsticamente el "despilfarro del gasto pblico" en cosas como hospitales, escuelas y pensiones. El PSOE trat de evitar esto, pero finalmente se vio obligado a llevar a cabo los dictados de los grandes negocios. Sin embargo, un Gobierno del PP va a llevar a cabo estas polticas con gusto desde el primer momento.

La demagogia del PP pronto ser desenmascarada cuando la crisis econmica en el Estado espaol vaya de mal en peor. La clase media pronto descubrir que est an peor con el PP que con los socialistas. La agitacin de la juventud se intensificar. Y los trabajadores que se mostraron reticentes a buscar una confrontacin con el Gobierno del PSOE no tendrn escrpulos de conciencia sobre la lucha contra el PP.

Los representantes ms clarividentes del Capital miran al futuro con aprensin. En el Estado espaol, la clase dominante est presionando para que Zapatero se mantenga en el poder. Se dan cuenta de que un Gobierno del PP dar lugar a un enfrentamiento abierto entre las clases, que estn ansiosas de posponer, mientras que estrujan a Zapatero como un limn. Sin embargo, los dirigentes del PP estn vidos de poder y presionando para elecciones anticipadas. Cinco Das, el peridico financiero espaol, ha advertido al PP de no aprovecharse de su victoria en las elecciones locales para revelar las deudas de los ayuntamientos, por temor a causar pnico en los mercados financieros.

La perspectiva es de una intensificacin de la lucha de clases. Hans Jrg Sinn, uno de los principales analistas econmicos de la burguesa en Alemania est advirtiendo de una guerra civil en Grecia. Lo mismo puede ser cierto en el Estado espaol y otros pases del sur de Europa. A travs de la amarga experiencia, los trabajadores redescubrirn las tradiciones revolucionarias del pasado. El movimiento en las calles del Estado espaol durante la ltima semana es slo un ensayo general para acontecimientos an ms dramticos que van a transformar toda la situacin.

Fuente: http://www.corrientemarxista.org/m15dm/536-las-elecciones-espanolas-y-el-movimiento-revolucionario.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter