Portada :: Espaa :: La indignacin toma las plazas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-05-2011

Brilla el Sol en Madrid

Susana Merino
Rebelin


Un sol primaveral invade la plaza de su mismo nombre, un sol fructificante y promisorio que inunda de esperanzas a los madrileos y a muchos otros habitantes del planeta. No es un sol violento, un sol abrasador, es sin embargo intenso y se derrama generosamente entre los grupos que se multiplican en la tradicional plaza espaola. Son las horas previas a las manifestaciones vespertinas en las que se preparan, se organizan, se difunden los objetivos con absoluta conviccin pero serenamente, sin agresividad ni violencia. Estn los que organizan la acampada, los que explican y responden preguntas, los que enfrentan a las cmaras de televisin y hasta los que sentados sobre una moqueta han organizado una guardera protegida del sol por una carpa y con infinidad de juguetes para los ms pequeos.

Porque no hay lmites de edad, estn los abuelos y los nietos, los mayores y los menores, pero sobre todo los jvenes, los que han resuelto tomar el futuro en sus propias manos, hartos de mentiras, de hipocresa, de falsedad, de promesas incumplidas, de abusos y de negacin de sus derechos esenciales: INDIGNADOS como pide Stphane Hessel en su libro que ha recorrido Espaa como un reguero de plvora. Y as como Mohamed Bouazizi, al inmolarse, encendi la chispa revolucionaria en Tnez as, y aunque de manera menos cruenta, la ha encendido el libro de Hessel en Espaa y es posible que llegue a hacerlo en toda Europa.

El combustible que la alimenta es sin embargo el mismo, el agotamiento, el cansancio, la falta de futuro, la insatisfaccin generada por un sistema poltico que por un lado alienta el consumismo, el hedonismo, los placeres individuales, la promesa de parasos inalcanzables mientras que por otro cierra el acceso a las aspiraciones ms elementales de los seres humanos: el derecho a la vida en condiciones dignas y acordes con las posibilidades realmente existentes si no fuera por la excesiva concentracin de la riqueza alentada por la dictadura de los mercados financieros y el sometimiento de los polticos a los grandes intereses transnacionales que gobiernan el mundo.

Como dice Hessel, existen miles de hechos que justifican la indignacin, una indignacin que debe ser pacfica, para ser constructiva, que debe darse en el marco conciliatorio de las diferentes culturas y que debe transformarse en compromiso por una tica, una justicia y un equilibrio duraderos. Una indignacin que debe ser levadura que contagie al mundo y lo convenza de la necesidad de realizar cambios profundos y no a conformarse con simples paliativos que al poco tiempo vuelven a perder vigencia.

Esta sensacin de serena conviccin me ha dejado mi breve contacto con los protagonistas de DRY (Democracia Real Ya) en la Puerta del Sol y en otras ciudades de Espaa adonde parece renacer con fuerza la tradicional y quijotesca ensoacin espaola por el arrojo y las grandes epopeyas, encarnadas esta vez por la aspiracin a una mayor y ms activa participacin ciudadana. Finalmente, como alguien me comentara, estn comenzando a descubrir y a combatir al verdadero enemigo Cunto ms fcil era en pocas de Franco me decan- cuando lo tenamos clara y evidentemente identificado.

Ahora parece que las cosas estn comenzando a ser ms evidentes, cuando la gente pierde sus casas por no poder honrar (se dice as?!!) las deudas, cuando los jvenes descubren que no tienen futuro, cuando la evidencia de la crisis se manifiesta en la proliferacin de anuncios y de carteles que proponen Compro oro y los tales compradores pregonan su oferta en la mismsima Sol, cuando en una misma pgina de El Pas aparece un artculo cuyo ttulo lastimero anuncia que los bancos debern reducir sus plantillas para no quebrar y casi a rengln seguido, en la misma pgina revelan que han aumentado en centenares de millones el presupuesto destinado a gratificar a sus ms altos ejecutivos, cuando el PP (Partido Popular) declara que la crisis espaola se debe al socialismo (!), cuando Telefnica anticipa que va a despedir a 8.500 trabajadores en cinco aos (el 25% de su plantilla) por que es la nica va capaz de asegurar la rentabilidad en un universo de ingresos inexorablemente decrecientes y su presidente recibe una gratificacin de 8,6 millones de euros en efectivo y una cantidad no precisada de acciones (El Pas, 26/05/11).

Mientras tanto en Sol siguen organizndose. Desde los comienzos de la acampada comenzaron a establecerse diferentes comisiones con responsabilidades especficas: Limpieza e Infraestructura, Megafona (altoparlantes y difusin en la web) la de Respeto (para evitar msica y ruidos entre las 24 y las 6 h.), la Legal (para informar sobre trmites de la movilizacin, derechos de los ciudadanos y deficiencias del sistema), la de Distribucin y recogida de mantas (nocturna), todas bajo la coordinacin de una Comisin Interna, organizadas con un sistema de turnos que permite el descanso rotativo. Hay quienes se dedican a la carpintera para acondicionar muebles que hagan ms confortable el campamento, se han instalado puestos de comida y hasta han recibido en donacin paneles solares y un sistema de goteo para regar lo que han bautizado la Huerta del Sol en la que esperan cosechar lechugas!

Toda una revolucin que se est extendiendo al resto de Espaa. Son innumerables las ciudades que ya cuentan con sus propias acampadas en las plazas principales y en las que comienzan a generarse propuestas como la que se ha formulado recientementeen Catalua y que ha comenzado a difundirse. Se trata de una accin simultnea a realizar el da 30 de mayo prximo y considerada como la primera accin no violenta de lucha masiva y conjunta y destinada a: manifestar nuestra indignacin en contra del abuso que practican los bancos no solo contra los ciudadanos de forma independiente sino tambin contra los Estados. El objetivo es realizar ese da una retirada masiva de capital de las entidades bancarias. No se trata de grandes sumas sino de un monto que evoca el 15-M, 155 por persona ya sea de los cajeros automticos o de las diferentes sucursales bancarias.

Ser como ellos mismos expresan: un ataque no violento contra de la voracidad de los bancos, contra del sistema econmico instaurado, contra de los parasos fiscales, contra de la especulacin y a favor del inters general, de la solidaridad, en definitiva de las personas. Adems, en dicha fecha habrn transcurrido 15 das desde el inicio de la movilizacin, y ser otro buen momento simblico para recordar que nuestro movimiento slo acaba de comenzar.

De modo que comiencen a efectuarse los compromisos ciudadanos que segn Hessel debe generar la indignacin para que sea un buen fermento porque como dice su mensaje final a los constructores del siglo XXI: Crear es resistir y resistir es crear.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter