Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-05-2011

Jos Cludio Ribeiro da Silva y Maria do Esprito Santo, asesinados el martes 24 en Par
Jornada funesta para Amazonia brasilea

Fabiana Frayssinet
IPS


El mismo da en que el Congreso legislativo de Brasil aprob parcialmente normas que favorecen el avance de la frontera agropecuaria, una pareja de activistas que luchaban contra la tala ilegal fue asesinada en el norte del pas.

Tras varias postergaciones, la reforma del Cdigo Forestal fue aprobada en la Cmara de Diputados en la noche del martes 24, con 410 votos a favor, 63 en contra y una abstencin.

Propuesta por el diputado del Partido Comunista de Brasil, Aldo Rebelo, la reforma del Cdigo Forestal vigente desde 1965 es, para los ambientalistas, la primera gran derrota de la presidenta Dilma Rousseff que, junto al bloque del gobernante Partido de los Trabajadores, no pudo disciplinar a la coalicin aliada al gobierno.

"Esta votacin significa el mayor retroceso de la legislacin ambiental brasilea de las ltimas dcadas", dijo a IPS el coordinador adjunto del Instituto Socioambiental, Raul Silva Telles do Valle.

Es una "ley que mira al pasado y no al futuro", dijo a IPS el superintendente de conservacin del Fondo Mundial para la Naturaleza - Brasil (WWF Brasil), Carlos Alberto de Mattos Scaramuzza.

Si este texto es confirmado por el Senado, y sancionado por Rousseff, ser el fin de las metas brasileas de reduccin de gases de efecto invernadero, advirti Do Valle.

El proyecto habilita el uso de reas de preservacin permanente ya ocupadas con producciones agropecuarias y silvcolas, ecoturismo y turismo rural, siempre que la deforestacin se hubiera ejecutado antes del 22 de julio de 2008, y establece una amnista de multas para los responsables de esa tala en predios de hasta 400 hectreas.

Segn el Cdigo Forestal de 1965, las reas de preservacin permanente son aquellas que, "cubiertas o no por vegetacin nativa, (tienen la) funcin de preservar los recursos hdricos, el paisaje, la estabilidad geolgica, la biodiversidad, el flujo gentico de fauna y flora, proteger el suelo y asegurar el bienestar de las poblaciones humanas".

Por ejemplo, las mrgenes y nacientes de ros y las cumbres y laderas de cerros, en las que no se permite explotacin de ningn tipo.

La votacin tuvo una "triste coincidencia simblica". El mismo martes por la maana fueron asesinados a balazos Jos Cludio Ribeiro da Silva y Maria do Esprito Santo, un matrimonio de dirigentes del Proyecto de Asentamiento Agroextractivista Praialta-Piranheira.

La familia de los asesinados denunci que pistoleros les tendieron una emboscada en el municipio de Nova Ipixuna, en el norteo y amaznico estado de Par. Los dos denunciaban la extraccin irregular de madera en la zona y ya haban sufrido amenazas.

"Brasil se despert con la noticia del asesinato de dos lderes extractivistas, y se va a dormir con el asesinato del Cdigo Forestal", dijo a la prensa el ecologista Paulo Adario, de la filial brasilea de Greenpeace.

Para Do Valle, la votacin y el asesinato "son parte del mismo movimiento poltico que entiende que la conservacin ambiental impide el crecimiento", exponente de los sectores agrcolas "ms atrasados" que "defienden un modelo del siglo XVIII", agreg.

El Cdigo Forestal hasta ahora vigente establece la reserva legal, una zona "ubicada dentro de una propiedad o posesin rural, con excepcin del rea de preservacin permanente, necesaria para el uso sustentable de los recursos naturales", la conservacin y rehabilitacin de procesos ecolgicos y de la biodiversidad y la proteccin de fauna y flora nativas.

En la Amazonia legal "una delimitacin poltica que incluye los estados parcial o totalmente cubiertos por ese bioma" la proporcin de reserva legal en los predios agrarios en zonas selvticas es de 80 por ciento. Si la propiedad se encuentra en zonas de sabana tropical de la Amazonia legal, la reserva es de 35 por ciento, y de 20 por ciento en el resto del pas.

Pero estas normas no se cumplen. Por eso, para Rebelo, la amnista de multas permitir regularizar 90 por ciento de las propiedades rurales que violan la legislacin.

Este pas tiene 5,3 millones de kilmetros cuadrados de selvas, de las que 1,7 millones de kilmetros cuadrados estn protegidas.

Rebelo dice actuar en nombre de "intereses nacionales" y no de las organizaciones no gubernamentales (ONG) ambientalistas.

"Es una victoria del Congreso. El cdigo actual tena la marca de las ONG, y ste tiene la de Brasil", reforz la presidenta de la poderosa Confederacin de Agricultura y Pecuaria de Brasil, la senadora Ktia Abreu, para quien el proyecto es "el fin de la inseguridad jurdica en el campo".

La deforestacin amaznica lleg a 700.000 hectreas entre 2009 y 2010, la menor desde que se comenz a medir en 1988.

Pero un informe oficial preliminar revel el 19 de este mes que entre agosto de 2010 y abril de este ao la deforestacin aument 27 por ciento respecto del mismo perodo del ao anterior, concentrada sobre todo en el occidental estado de Mato Grosso, un fenmeno que el gobierno atribuye a la expectativa de que se apruebe la amnista.

Para controlar la situacin, Rousseff cre un gabinete de crisis y envi 500 fiscales ambientales y efectivos de la Fuerza Nacional de Seguridad y de la Polica Forestal a las zonas afectadas.

Scaramuzza seal que la pelea del sector agropecuario para flexibilizar la legislacin forestal se da en un contexto de precios internacionales muy altos.

En Mato Grosso la ganancia que deja la soja aument casi 100 por ciento en un ao, indic. Eso representa un lucro anual de un milln de reales (ms de 600.000 dlares) para una propiedad de 1.000 hectreas, lo que "les permite no solo comprarse camionetas nuevas. sino deforestar ms", aadi.

Para el directivo de WWF-Brasil, la amnista, el aumento del lucro y el control estatal de la tala, mayor pero an insuficiente, constituyen "una combinacin explosiva".

"Cmo un pas que busca ser lder climtico y que ser sede de la prxima (Cumbre de la Tierra) Ro + 20 puede mostrar unos deberes para el hogar tan malos?", se pregunt.

El proyecto tambin puede acabar transfiriendo a gobiernos provinciales y municipales la facultad de regularizacin ambiental de los predios, lo que reducir "los mecanismos de control del Estado" y facilitar que los infractores sorteen castigos como el embargo de la propiedad y la cancelacin de crditos o de ingresos por venta de productos plantados ilegalmente, dijo a IPS el activista de la campaa amaznica de Greenpeace Marcio Astrini.

Tambin "el mundo pierde, porque Brasil es un importante emisor de gas invernadero y no podr cumplir su meta" de abatir esa contaminacin entre 36 y 38,9 por ciento para 2020, apunt Do Valle.

El que gana es "el sector ms atrasado del agronegocio, que no quiere invertir nada para adecuarse a patrones mnimos de sustentabilidad", agreg.

Astrini destac que hay por lo menos 15 legisladores que se beneficiarn de la amnista porque son hacendados con cuantiosas multas ambientales pendientes, sin contar a los que recibieron financiacin electoral de sectores vinculados al agronegocio.

Adems, "Brasil tiene compromisos internacionales de mantener su produccin de soja y carne desvinculada de la deforestacin. Una ley que incentiva la tala pone en riesgo esos compromisos", sostuvo Astrini.

Para Scaramuzza, la votacin y el asesinato de los ambientalistas "siguen una misma lnea".

Brasil "mejor mucho en los ltimos aos", pero el Estado todava no est presente en regiones recnditas como el municipio amaznico donde fueron ejecutados los dos campesinos, ni logr crear un estmulo para una agricultura moderna, de alta productividad y que conserve sus recursos naturales, concluy.

Fuente original: http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=98255



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter