Portada :: frica :: Revueltas en el norte de frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2011

Los metodos policiales marroques en dos actos

Omar Radi
jawad_attac

Traduccin Susana Merino


Esta es la tercera semana en que el Movimiento marroqu 20 de febrero soporta el hostigamiento del rgimen poltico marroqu a travs de sus aparatos represivos e ideolgicos cuyo objeto es liquidar toda aspiracin de las fuerzas vivas del pas, especialmente la de su joven generacin, a la emancipacin, la libertad y a una democracia real.

Habindose registrado en Rabat ms de un centenar de heridos, en oportunidad de una manifestacin de los das 15 y 22 de mayo, brutalmente reprimidas, el movimiento y las organizaciones que lo apoyan decidieron organizar para el sbado 28 de mayo, una sentada frente al parlamento para condenar la represin policial contra los militantes. Luego de haber prohibido la sentada pacfica, las fuerzas de la polica, de todos los niveles, intervinieron para dispersar a la fuerza a los manifestantes.

En dos minutos fue vaciada la plaza del parlamento. Luego durante una hora siguieron las persecuciones. Todos los negocios y los cafs que rodean al parlamento fueron registrados por la polica que comenz una caza de brujas en todas las calles en bsqueda de los jvenes del 20 de Febrero.

*Acto 1 :*

Cuando la dispersin culmin lo militantes se separaron, yendo cada uno a sus ocupaciones. A las 16hs, ya no haba nadie intentando manifestar. en una calle posterior al hotel Balima, Nizar Bennamate, un joven del 20 de Febrero y yo creamos que la persecucin haba terminado. Sin embargo fuimos entonces sorprendidos por unos cuarenta agentes BLIR (Brigadas Ligeras de Intervencin Rpida) surgidos de ambos extremos de la calles. Tratamos de escondernos en una tienda. Pero fuimos atrapados por una decena de agentes que nos sacaron de la tienda manu militari. En la calle un fotgrafo de la polica nos tom varias fotografas. Luego pasaron a maltratarnos, a puntapis y a puetazos antes de soltarnos no sin antes someternos a toda clase de humillaciones y de provocaciones

Esta escena es habitual en Marruecos, los movimientos sociales de Rabat se hallan acostumbrados. Lo que sigue, se aleja de la banalidad y recuerda los mtodos empleados por la polica poltica en los aos de plomo que la generacin actual solo conoca por las novelas de la literatura carcelaria.

*Acto 2 :*

A las 20hs ya no haba fuerzas policiales en la plaza. Todo pareca en calma. Esperaba a mi compaera en un caf, para volver a casa en la que habamos organizado un pequeo festejo entre amigos. Camino de nuestra casa, dos policas uniformados (los DMI con chalecos antibalas) nos siguen desde el caf. Me detienen y me piden mi documento de identidad. Pregunto con insistencia la razn por la que me detienen lo sabrs en unos minutos me contestan. Nos llevan a mi compaera y a m a una calle desierta. A los diez minutos llega su jefe, justo en el momento en que yo estaba llamando por telfono a la Oficina de la Asociacin Marroqu de Derechos Humanos (AMDH) y me ordena, puetazo en el estmago de por medio cortar la comunicacin. El jefe como lo llamaban los dos CMI, vesta uniforme marrn y era menos musculoso que la mayor parte de los dems policas. Las personas a las que les he preguntado sobre este cuerpo policial con uniforme marrn, no lo conocen. Mi compaera estaba aterrorizada por esa violencia fsica y verbal, por mi parte trat de mantener la calma y no reaccionar a las provocaciones: Te vimos en la manifestacin de hace un rato me dice y agrega estrangulndome ; La prxima vez que te vea con los jvenes del 20 de febrero, en un caf o en la calle, la prxima vez que participes en sus reuniones, la prxima vez que participes de una manifestacin, te voy a quebrar la espalda, me ocupar yo mismo de matarte y enterrarte. Acurdate bien de m Me pregunto cmo podra olvidarlo

Despus de los golpes de cachiporra, la humillacin, la provocacin, la polica marroqu parece estar acudiendo a una mayor violencia contra los militantes. El 22 de mayo ltimo a recurrido a las redadas nocturnas en Casablanca. El 15 de mayo persiguiendo a militantes del 20 de Febrero, los jefes de polica ordenaban a los agentes de intervencin rpida:

Rmpanle el brazo, rmpanle la pierna en metdicamente en relacin a los militantes ms activos. Los mtodos intimidatorios se multiplican en los barrios y en las calles en los que la polica taca a todo ciudadano que haya manifestado alguna vez y que haya tenido la mala suerte de haber sido fotografiado por ellos.

En mi calidad de ciudadano marroqu, considero que las fuerzas policiales estn actuando con total ilegalidad y que con este tipo de actos sumergirn al pas en el terror de los aos de plomo. Frente a los movimientos que auspician la protesta pacfica, el nico actor que emplea actualmente la violencia es el Estado marroqu.

Reivindicando mi derecho a expresarme y a protestar pacficamente, pido que se investigue a ese agente policial que me amenaz explcitamente de muerte, amenazas que considero seriamente y al ministro del Interior Taieb Cherkaoui, como nico responsable de lo que pudiera sucederme en el futuro por obra de cualquier tipo de polica.

*Omar Radi* (Joven del movimiento 20 de febrero y periodista)

[email protected]


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter