Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-05-2011

El resultado es un parlamento Knesset- con un partido gigantesco, que no es menos peligroso que los Parlamentos de partido nico que existieron en Mosc y El Cairo
Un pueblo, un partido

Gideon Levy
Haaretz

Traducido para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


El Likud es el partido ms grande en Israel, el ms grande de la historia de Israel y el ms grande del mundo democrtico. Si se suman sus descendientes, hermanos y gemelos, su representacin en la Knesset llega a 86 miembros. Una ameba semejante no se ha visto nunca, extendindose por todos los partidos importantes. Igual que la reciente revelacin de que la empresa Seguro Directo y la compaa de seguros llamada 9.000.0000, en una aparente competencia de dos empresas, son bsicamente una sola compaa. As, tambin, la mayora de los partidos polticos en Israel aparecen bajo diferentes marcas, pero forman un solo partido.

Likud es el partido progenitor. Prcticamente todo el liderazgo del partido Kadima creci por fuera. Yisrael Beiteinu fue establecido por Avigdor Lieberman, que tambin es un graduado del Likud. Muchos votantes de Shas provienen del Likud. Y la faccin Atzmaut es un satlite del Likud. Todos ellos en conjunto constituyen 86 bancas en la Knesset. Un pueblo, un partido, una sola voz. No existe tal fenmeno en el mundo occidental. Algo as no ocurri nunca en una democracia.

Es una visin del mundo uniforme originada en el mismo gran hbitat. Tomemos, por ejemplo, las reacciones al discurso de Netanyahu ante el Congreso estadounidense. Slo las personas que entienden que se trata de partidos que funcionan como filiales pueden explicar el extrao significado del coro que se puso a cantar en Israel. Un pueblo, una cancin. Tzipi Livni, de Kadima balbuce. Su colega, Shaul Mofaz, murmur, y Tzachi Hanegbi pidi un gobierno de unidad nacional. Ellos son los lderes del partido de la oposicin, hablan de un tema tan fundamental, y todos son egresados del Likud.

Slo Haim Ramn, que tiene races diferentes, critic al primer ministro, aunque se limit a decir que Benjamin Netanyahu, haba destruido la legitimidad de Israel y las perspectivas de demostrar que no hay un interlocutor palestino. No hablar de la paz. As que no es una cuestin de diferencias ideolgicas, sino de tcticas. Livni, quien la semana pasada encontr tiempo para alabar a la cantante Dana Internacional, que perdi el Festival de Eurovisin, por "hacer cosas maravillosas por Israel" fue mucho menos crtica en el momento de referirse a los planes de paz de Barack Obama para Medio Oriente.

Ests a favor o contra ellos?, le preguntaron a Tzipi Livni, pero fue imposible arrebatarle una respuesta clara a la lder de la oposicin. S y no, o ninguno en realidad. Lieberman elogi a Netanyahu, Eli 'Yishai de Shas se apresur a ir a inaugurar el asentamiento de Ma'aleh Zeitim en la zona de Jerusaln oriental de Ras al-Amud. Las diferencias son muy pequeas. Nadie podra advertirlas.

Cuando se estableci la faccin Atzmaut en la Knesset uno de sus lderes, Shalom Simhon, dijo que estara "a la derecha de Kadima y a la izquierda del Likud". Pero, quin podra poner una cua entre ellos? Kadima est a menudo a la derecha del Likud, sobre todo cuando se trata de todo lo relacionado con la proteccin de la democracia, un tema en el que es el socio ideolgico de la Unin Nacional e Israel Beiteinu.

No es as como se construye una oposicin y eso no es democracia. Si en el tema ms crucial para el futuro del pas hay tan sorprendente unanimidad, algo anda mal aqu. Si se tratara de la economa y no el pas, las autoridades reguladoras habran intervenido hace mucho tiempo. Tal control monopolista por parte de una empresa y sus filiales no debera permitirse.

Es cierto que Livni a veces se pega a Netanyahu, pero el discurso entre ellos es emocional, no ideolgico. Ambos son del mismo campo, y el resultado es una Knesset con un gran partido, que no es menos peligroso que los Parlamentos unipartidistas que existan en Mosc y en El Cairo. Haba una vez una oposicin aqu, pero ya no existe. Deberamos recordar los das en que Menahem Begin encabez la oposicin al gobierno Mapai con encendidos discursos y decisivas posiciones contrarias. Volvamos tambin a Shimon Peres, en contra de Begin, cuando ste era primer ministro. Era la guerra. Dos enfoques diferentes, por lo menos a nivel retrico. Dnde estn y dnde estamos ahora?

Si despus de un discurso tan engaoso, peligroso y destructivo como el de Netanyahu, se revela un consenso de pared a pared en la Knesset, a continuacin una grave injusticia est ocurriendo, socavando las bases que se encuentran debajo de esas paredes de la Knesset. Si ese es el caso, no hay necesidad de elecciones, ya que el juego poltico se fija de antemano. No hay nada para deliberar acerca de cualquier cosa, porque no hay importancia en la toma de una decisin. Un voto para cualquier partido es un voto para el Likud. Al igual que la falsa eleccin entre Seguros Directos y 9.000.000.

Fuente: http://www.haaretz.com/print-edition/opinion/one-people-one-party-1.364662



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter