Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-05-2011

En las elecciones municipales de Miln, Npoles, Trieste, Cagliari, Novara ganaron los candidatos apoyados por la izquierda
Soberana paliza a Berlusconi

Gorka Larrabeiti
Rebelin


Finalmente, una gran victoria en Italia. Berlusconi, que se encontraba en Rumania, coment as los resultados: "An no s nada". Luego reconoci la derrota: "Hemos perdido. Es evidente". Tambin amenaz: "Los milaneses y los napolitanos se arrepentirn". El triunfo de ayer tiene color naranja. No ser el rojo del viejo PC, pero el color que identifica a las coaliciones de centroizquierda de Miln y Npoles sirve para derrotar el azul que ha dominado los ltimos 20 aos en Italia.

En Miln, feudo gobernado durante 18 aos por el partido de Silvio Berlusconi, lugar simblico en la parbola vital del Cavaliere pero tambin de la Repblica italiana, gana claramente (55,1% contra 44,9%) Giuliano Pisapia (Miln, 1949), candidato del centroizquierda. Para entender el alcance de esta victoria, conviene ampliar la informacin sobre el nuevo alcalde. Diputado en dos legislaturas por Refundacin Comunista. Abogado de prestigio. Defendi a la familia de Carlo Giuliani en el juicio por el G8 de Gnova. Present su candidatura a nuevo alcalde en junio de 2010. Se present a las elecciones primarias del Partito Democratico (PD) con el apoyo de los partidos SEL (Sinistra, Ecologia e Libert) y Federacin de la Izquierda, y las gan. As pues, en Miln vence un candidato no propuesto por la oligarqua del PD, pero que es capaz de recibir el sostn de los votantes del PD as como el de los votantes de izquierda. Por eso, lo llaman "extremista", "radical", "amigo de terroristas" etc. Miln, finalmente, dejar de estar gobernada por "moderados" berlusconianos, y atencin, que la oportunidad plantea un gran reto. En 2015, Miln albergar la Expo 2015, donde desde hace tiempo se denuncian infiltraciones de la 'Ndrangheta. Un buen toro embolado para el nuevo alcalde.

Si el resultado de Miln ha sido una bomba, en Npoles ha estallado un volcn. Se llama Luigi de Magistris (Npoles, 1967), y ha arrasado: 65,3% contra 34,7%. Trabaj de fiscal adjunto en Catanzaro, donde salt a la fama por varios casos que tenan algo en comn: en todos ellos aparecan implicadas personalidades importantes del mundo de la poltica, las fuerzas de seguridad y la magistratura. En 2009 entr en el partido Italia de los Valores. Ha sido eurodiputado por este partido. En su candidatura a alcalde de Npoles ha contado con el respaldo de los partidos Italia de los Valores y Federacin de la Izquierda. Gan en la primera vuelta de las elecciones al candidato del PD, de modo que este partido se vio obligado a hacer autocrtica, reconocer los muchos errores cometidos durante aos de gestin municipal y apoyar sin reservas a de Magistris en esta segunda vuelta. Otra vez, como en Miln, un candidato no propuesto por la nomenklatura del PD resulta vencedor gracias a los votantes del PD y de la coalicin de partidos de izquierda. De Magistris se ha propuesto acabar con el problema de la basura que inunda la ciudad dejando atrs el fcil recurso a las leyes de emergencia y volviendo al gasto corriente, fomentando la recogida diferenciada puerta a puerta y deteniendo la construccin de otro incinerador. Un buen proyecto, que ser difcil de llevar a cabo en una tierra donde la Camorra se ha hecho de oro controlando el ciclo de las continuas emergencias por la basura.

El gran perdedor de estos comicios es Silvio Berlusconi. El ministro de Exteriores del gobierno italiano, Franco Frattini, hablaba el otro da de un peligro de "balcanizacin" del partido de Berlusconi. Cuanto ms frgil se muestra la figura del Cavaliere, ms corrientes brotan en su partido. El Berlusconi que fue capaz de obrar el milagro de reunir a los postfascistas de Alianza Nacional con los ultracatlicos de Comunione e Liberazione, ms la Liga Norte, ms los postcraxianos ahora se ve a falta de poltronas para satisfacer a todas estas corrientes. El Cavaliere se ha implicado personalmente en esta batalla electoral y sale francamente magullado. Ha dimitido el coordinador del Partido, Sandro Bondi. Berlusconi cambiar de caballo seguramente. A lo mejor monta otro partido, pues de restyling publicitario y televentas sabe un rato, pero quienes le han seguido y le obedecan a pie juntillas han entendido que estamos ante su ocaso porque su magia de televendedor ya no convence. Fue pattico verle en el cierre de campaa en Npoles: lo silbaban y ni siquiera el asegurar que no contratara a Hamsik, jugador estrella del Npoles, aplac los nimos de la turbamulta. Tampoco convence a los televidentes cuyas mentes ha moldeado a travs de sus televisiones durante veinte largos aos, y ni siquiera al elector medio burgus ( trabajadores autnomos, directivos) que le votaba por egosmo, porque pagaba menos impuestos.

Est saliendo, pues, el Bel Paese del tnel en que lo meti Il Cavaliere oscuro? No hay que lanzar las campanas al vuelo. Tan temibles sern la nueva armadura que lucir en breve Il Cavaliere como los chanchullos que teje y desteje entre bambalinas el siniestro Massimo D'Alema con el Tercer Polo (alianza de post democratacristianos de Casini, y postfascistas de Fini). Dijo D'Alema: "Hace falta una alianza entre moderados y progresistas para construir Italia". El resultado de estas elecciones no parece decir eso. Se trata ms bien de un grito bien fuerte: Italia ni necesita ni quiere que la oligarqua siga gobernndola un solo minuto ms. Estas elecciones suenan a 'basta ya', a indignacin. Y quiz sirvan de leccin, pues, como dijo Pietro Ingrao, con indignacin slo no basta. Hace falta organizacin y unin. En este mundo, y ms todava en esta Italia, lo que une a SEL (Sinistra, Ecologia e Libert) a la Federacin de la Izquierda, a Sinistra Critica, al Partito Comunista dei Lavoratori, o a Alternativa es bastante ms que lo que les separa. Un ejemplo: los prximos das 12 y 13 de junio se celebrarn cuatro referndums. Pues bien: todos estos partidos, y tambin el PD, concidirn en decir dos veces "S" a la gestin pblica del agua, "S" a que no se construyan centrales nucleares, y "S" a que todo el mundo sea igual ante la ley y no haya legtimo impedimento que valga, ni para Berlusconi ni para sus ministros.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter