Portada :: Espaa :: Izquierda Unida en el rubicn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-05-2011

El dilema de IU en Extremadura

Miguel Manzanera
Rebelin


Hoy, 29 de mayo, se ha reunido nuestro Consejo Poltico, para comenzar un proceso de consultas a los militantes, as como a la ciudadana que simpatiza y apoya nuestras propuestas. Se trata de saber si los tres parlamentarios de IU-V-SIEX deben o no, apoyar a los 30 diputados del PSOE para retener el poder, despus de haber perdido la mayora a favor de los 32 diputados que ha conseguido el PP. La decisin se tomar a travs de un referndum en el que participarn ochocientos militantes de IU, junto con otras centenas de simpatizantes.

Como la vida de una organizacin poltica no slo la marca ella misma, sino que viene condicionada por mil factores econmicos, polticos y culturales, los militantes de IU nos hemos visto abocados a ser el centro de una vorgine de emociones, que ha sacudido la sociedad extremea, ante la prdida de la mayora parlamentaria del PSOE por primera vez en casi treinta aos. Va a significar eso tambin la prdida de su poder poltico, el final de la red de clientes tejida estos aos, el trfico de influencias y las corruptelas? Muchos suean con eso; pero muchos otros tambin se temen, con razn, que eso sea el principio de nuevas corruptelas an ms perniciosas, de ms trfico de influencias y de un clientelismo an peor del que tenemos.

Si a eso le aadimos que Extremadura es la nica Regin Autonmica que el PSOE podra gobernar durante los prximos cuatro aos, se entiende que todos los focos de atencin de la prensa nacional, se hayan dirigido hacia estos humildes militantes de todas las causas perdidas que son los izquierdistas extremeos. Como a la Cenicienta del cuento, de pronto nos hemos visto invitados a la cena de gala del palacio y ahora intentamos que las luces no nos deslumbren.

La alternativa es la siguiente: se nos plantea un dilema -puramente nuestro, donde nadie puede interferir, ni siquiera el Coordinador General de IU Federal, Cayo Lara-, la votacin en la Asamblea extremea para la eleccin del presidente de la Junta. Una decisin clara sobre un problema de tal envergadura, no puede ser tomada en las altas instancias de la organizacin, necesitamos el apoyo de todos los militantes y para ello debemos clarificar la opinin de la organizacin en su conjunto.

En esta Asamblea multitudinaria que ha sido el Consejo Poltico de hoy, han hablado decenas de personas, algunos eran miembros de IU y otros no, y se ha establecido un primer sondeo acerca de las opiniones mayoritarias. Es verdad que ha dominado el tono pasional. ste ha sido incluso reivindicado en algunas intervenciones: la razn, en efecto, no es slo pensar con la cabeza, sino tambin seguir los impulsos del corazn.

Por otra parte, se han desgranado importantes argumentos a favor y en contra de votar la investidura de Fernndez Vara, apoyando el gobierno del PSOE a cambio de algunas reivindicaciones bsicas. Pero la opinin mayoritaria es negativa, como intuyen tambin muchos miembros del partido socialista, que por diversas causas no son partidarios del pacto.

No se ha establecido una hoja de ruta. Esta maana todava era pronto para ello. Pero la decisin, que vamos a tomar, puede ser trascendental para el futuro de Extremadura, y de la propia IU a nivel federal. Por eso, es hora de empezar a reflexionar sobre las consecuencias de nuestra decisin. Cul va a ser el escenario ms probable despus de esa votacin de investidura en caso de que no apoyemos a Fernndez Vara?

Lo primero es reconocer que el PSOE actual no es el partido que era hace un siglo, y que no hay gran diferencia entre este partido y su hermano gemelo, el PP. Entre ambos constituyen las dos patas, con las cuales la monarqua borbnica va andando el camino de la historia. Otra cosa son los militantes socialistas, o los obreros que votan a ese partido, y votan tambin a los sindicatos mayoritarios mientras no haya otra cosa mejor que hacer. Me pregunto cmo van a reaccionar stos ante la crisis. Seguirn el ejemplo de los jvenes que se han levantado el 15M, o se irn resignados a sufrir calladamente en casa las consecuencias? No depende eso precisamente de las alternativas polticas que se le puedan ofrecer a la clase obrera?

Creo que el voto socialista indica que existe una mayora social de izquierdas. No me refiero a los parlamentarios del PSOE, me refiero al voto de los extremeos. Si bien, ese ser de izquierdas est muy diluido, nosotros esperamos que en esta situacin crtica vuelva a mostrarse en su desarrollo ms luminoso.

IU es republicana, la repblica es nuestra alternativa. Como nosotros la entendemos, la repblica no es solo otra forma de Estado, ni tampoco la posibilidad del revanchismo de los sufrientes hijos de la clase obrera, ni la ilusin de una utopa filosfica mal contada. Es verdad, que soamos con otra forma de sociedad fundada en la solidaridad, que recordamos a nuestros muertos y pedimos justicia para ellos, y que nos impulsan unos ideales que estn muy lejos de realizarse. Fundados en esos sentimientos e ideas, ser republicano significa practicar otra forma de hacer poltica, que consiste en participar con todos los ciudadanos de aquellas perspectivas histricas, necesarias y conscientes, que debemos ir construyendo cada da para seguir siendo humanos.

Por eso, el papel de IU dentro de este Estado -la monarqua constitucional democrtico formal-, no puede ser el de participar en el gobierno, sino el de dirigir el proceso histrico, por as decirlo, a contramarcha, desde la oposicin. Estamos convencidos de que solo podremos cumplir nuestros objetivos programticos a travs de la movilizacin de los ciudadanos extremeos, apoyados por la clase obrera consciente. Sabemos que IU ha conseguido estar de nuevo en el Parlamento extremeo, sobre la base de un esfuerzo militante compartido con miles de personas, con las que hemos estado luchando codo con codo, por modificar en un sentido humano los procesos econmicos y sociales en los que estamos envueltos. Ni podemos, ni debemos, abandonar esas seas de identidad.

Renunciar al poder dentro del Estado del gran capital, no es renunciar al poder poltico, sino construir otro poder poltico: el poder del pueblo trabajador extremeo. Y ahora que el PSOE va a pasar a la oposicin, tenemos una oportunidad de oro para generar una movilizacin colectiva de proporciones suficientes, como para evitar que la crisis del capital la paguen los trabajadores. Una salida de la crisis, que incrementara el dominio capitalista sobre la sociedad, podra traernos el fascismo. Por el contrario, ese pequeo xito electoral de tres diputados y la caprichosa configuracin que nos ha trado-, puede y debe ser el principio de una pequea revolucin en nuestra tierra.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter