Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-06-2011

Ultimo artculo del periodista del "Asia Times Online", secuestrado, torturado y asesinado en Pakistn
Al-Qaida haba advertido de ataque en Pakistn

Syed Saleem Shahzad
Asia Times Online,

ste debera ser el primer artculo de un informe de dos partes. El autor, publicado frecuentemente en Rebelin, fue secuestrado, torturado y asesinado. Segn informes de sus colegas Syed Saleem Shahzad tuvo la premonicin de que sera secuestrado por el ISI (Directorado Inter-Servicios, la agencia de inteligencia paquistan), debido al artculo que publicamos a continuacin. El artculo iba a tener una segunda parte. Saleem dej una carta a Human Rights Watch mencionando que tena miedo de que el ISI le secuestrara. La segunda parte de su artculo iba a tratar del reclutamiento y entrenamiento de agentes de al-Qaida. [N. del T.] Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Al-Qaida realiz el atrevido ataque contra la estacin aeronaval de la Armada Paquistan PNS Mehran el 22 de marzo despus del fracaso de lasnegociaciones entre la armada y al-Qaida sobre la liberacin de los oficiales navales arrestados por sospechas de vnculos con al-Qaida, revela una investigacin de Asia Times Online.

Las fuerzas de seguridad paquistanes combatieron duramente para despejar la base naval despus de que fue atacada por un puado de combatientes bien armados.

Por lo menos 10 personas murieron y dos aviones Orion P3-C de vigilancia y lucha antisubmarina, hechos en EE.UU., por un valor de 36 millones de dlares, resultaron destruidos antes de que algunos de los atacantes escaparan a travs de un cordn de miles de militares.

Una declaracin oficial estim la cantidad de combatientes en seis, cuatro muertos y dos que escaparon. Fuentes extraoficiales, sin embargo, afirman que eran 10 combatientes y que seis quedaron libres. Contactos de Asia Times Online confirman que los atacantes eran de la Brigada 313 de Ilyas Kashmiri, el brazo operativo de al-Qaida.

Tres ataques contra autobuses de la armada en los que murieron por lo menos nueve personas el mes pasado, fueron disparos de advertencia a los oficiales de la armada para que aceptaran las demandas de al-Qaida rcon especto a los sospechosos detenidos.

El asesinato de Osama bin Laden en Pakistn el 2 de mayo llev a grupos de al-Qaida a desarrollar un consenso para el ataque en Karachi, en parte como venganza por la muerte de su lder y tambin para dar un golpe a la capacidad de vigilancia de Pakistn contra la armada india.

El principal motivo subyacente, sin embargo, fue una reaccin contra las masivas medidas represivas internas sobre los afiliados de al-Qaida dentro de la armada.

Volcn de militancia

Hace varias semanas, la inteligencia de la armada rastre a una clula de al-Qaida que operaba en varias bases de la armada en Karachi, la mayor ciudad del pas y un puerto crucial.

Los sentimientos islmicos son comunes en las fuerzas armadas, dijo un alto oficial de la armada a Asia Times Online, bajo condiciones de anonimato, ya que no est autorizado a hablar con los medios.

Nunca nos sentimos amenazados por ese tema. Todas las fuerzas armadas del mundo, sean estadounidenses, britnicas o indias, se inspiran en cierto modo en la religin para motivar a sus tropas contra el enemigo. Pakistn lleg a existir gracias a la teora de dos naciones por la que hindes y musulmanes son dos naciones separadas por lo cual nadie puede separar al Islam y los sentimientos islmicos de las fuerzas armadas de Pakistn, dijo el oficial.

No obstante, observamos un grupo problemtico en diferentes bases navales en Karachi. Aunque nadie puede impedir que elpersonal de las fuerzas armadas desarrolle rituales religiosos o estudie el Islam, el grupo [observamos] se opona a la disciplina de las fuerzas armadas. Fue el inicio de una operacin de inteligencia en la armada en busca de actividades sin escrpulos.

El oficial explic que el grupo se opona a la dirigencia de las fuerzas armadas y a su nexo con EE.UU. contra la militancia islmica. Cuando se interceptaron algunos mensajes que mencionaban ataques a los funcionarios estadounidenses visitantes, el servicio de inteligencia tuvo buenos motivos para entrar en accin y despus de una cuidadosa evaluacin por lo menos 10 personas en su mayora cuadros inferiores fueron arrestadas en una serie de operaciones.

Fue el comienzo problemas inmensos, dijo el oficial.

Mantuvieron a los arrestados en una oficina de inteligencia naval detrs de la residencia del ministro jefe en Karachi, pero antes de que se pudiera iniciar un interrogatorio adecuado, los que estaban a cargo de la investigacin recibieron amenazas directas de combatientes que dejaron claro que saban dnde estaban detenidos los hombres.

Rpidamente transfirieron a los detenidos a un lugar ms seguro, pero las amenazas continuaron. Los oficiales involucrados en el caso creen que los combatientes teman que los interrogatorios llevasen al arresto de otros partidarios suyos en la armada. Los combatientes, por lo tanto, dejaron claro que si no liberaban a los detenidos atacaran las instalaciones navales.

Era obvio que los combatientes reciban buena informacin confidencial ya que siempre saban dnde estaban detenidos los sospechosos, lo que evidencia una considerable infiltracin de al-Qaida en las filas de la armada. Se convoc una conferencia naval a nivel superior en la cual un funcionario de la inteligencia insisti en que se tratara el asunto con mucho cuidado porque de otra forma las consecuencias podran ser desastrosas. Todos los presentes estuvieron de acuerdo,y se decidi abrir una lnea de comunicacin con al-Qaida.

Se pusieron en contacto con Abdul Samad Mansoori, ex activista de la unin de estudiantes y ahora parte de la brigada 313, quien originalmente provena de Karachi pero ahora vive en el rea tribal de Waziristn del Norte, y comenzaron las conversaciones. Al-Qaida exigi la inmediata liberacin de los oficiales sin ms interrogatorios. La propuesta fue rechazada.

Se permiti que los detenidos hablaran con sus familias y los trataron bien, pero los oficiales se desesperaban por interrogarlos a fondo con el fin de obtener una idea del grado de penetracin de al-Qaida. A los combatientes les dijeron que una vez que se completaran los interrogatorios, los hombres seran dados de baja y liberados.

Al-Qaida rechaz esas condiciones y expres su desagrado mediante los ataques a los autobuses de la armada en abril.

Los incidentes apuntaban a la existenciaen la armada de ms cllas de al-Qaida de lasque haba identificado la inteligencia. El temor era que si no se encaraba el problema las lneas de aprovisionamiento de la OTAN podran enfrentar una nueva amenaza. Los convoyes de la OTAN reciben ataques rutinariamente desde que empiezan el viaje de Karachi a Afganistn; ahora podran estar en peligro en el puerto de Karachi. Los estadounidenses que visitan a menudo las instalaciones navales en la ciudad tambin estaran en peligro.

Por ello, se tomaron nuevas medidas enrgicas y arrestaron a ms gente. Los detenidos tenan diferentes antecedentes tnicos. Un comando naval provena de la tribu Mehsud de Waziristn del Sur y se crea que haba recibido instrucciones directas de Hakeemullah Mehsud, jefe de Tehrik-e-Taliban Pakistan (talibanes paquistanes). Otros eran de la provincia Punjab y de Karachi, capital de la provincia Sindh.

Despus de que los SEAL de la armada de EE.UU, mataron a bin Ladenen Abbottabad, a 60 kilmetros al norte Islamabad, los combatientes decidieron que haba llegado la hora de una accin de mayor importancia.

Una semana despus, conocedores de PNS Mehran suministraron mapas, fotos de diversas rutas de ingreso y salida tomadas de da y de noche, la ubicacin de hangares y detalles de la posible reaccin de las fuerzas externas de seguridad.

Como resultado, los combatientes pudieron entrar en la instalacin fuertemente protegida, y un grupo atac los aviones, un segundo grupo enfrent a la primera lnea de defensa y el tercero escap con los otros dndoles fuego de cobertura.

Prximo: Reclutamiento y entrenamiento de militantes.

Syed Saleem Shahzad era director de la Seccin de Pakistn de Asia Times Online y autor del libro Inside Al-Qaeda and the Taliban 9/11 and Beyond, que Pluto Press publicar en breve. (Copyright 2011 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.)

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/South_Asia/ME27Df06.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter