Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-06-2011

Extraa pareja
Las armamentistas lideran la defensa de la democracia

Manuel Freytas
Cubadebate


Segn The Wall Street Journal el Pentgono y el Departamento de Estado acuden ahora a los contratistas de defensa para consolidar el sistema democrtico y promover la estabilidad poltica en pases de alto riesgo (pases pobres en conflicto). De esta manera, los grandes contratistas del Pentgono, adems de hegemonizar los contratos de ventas de armas a nivel mundial, ahora pueden participar de proyectos civiles para desactivar potenciales crisis que afecten a la gobernabilidad democrtica, con programas tan simples como la asesora de abogados o clases de reparacin de autos.

Segn el Journal, la Casa Blanca contrat a Lockheed Martin (primer vendedor de armas del mundo) para poner a prueba un principio cada vez ms extendido de su poltica de seguridad.Este principio -subraya- conocido como poder blando (la democracia) , mezcla el podero militar con operaciones destinadas a mejorar la estabilidad poltica y la influencia estadounidense en rincones del mundo como Liberia.

Lockheed Martin Corp. se convirti en el contratista de defensa nmero uno de Estados Unidos a travs de la venta de armamento sofisticado como el avin de combate F-35 Joint Strike Fighter. Su ltima contribucin al arsenal estadounidense: la capacitacin de fiscales en el Ministerio de Justicia de Liberia. De acuerdo con el Journal, Washington teme que las naciones afectadas por la pobreza y las pugnas polticas provoquen conflictos regionales y fomenten las organizaciones terroristas.

El secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, afirm que el problema que plantean los estados fallidos es de muchas formas el desafo ideolgico y de seguridad de nuestra era. Las firmas de defensa estn ansiosas de ayudar, seala el Journal.

La definicin de seguridad global est cambiando, segn el presidente de Lockheed Martin, Robert Stevens. El ejecutivo quiere que el fabricante de los aviones de combate ms avanzados de la Fuerza Area se convierta en un factor clave en la campaa estadounidense para usar medios econmicos y polticos para alinear a pases con los intereses estratgicos de Washington y el proyecto democracia a escala planetaria.

Lockheed es uno de los fabricantes de equipos militares que espera participar en la licitacin de un contrato del Departamento de Estado para apoyar programas internacionales de desarrollo en el sector del derecho penal, cuyo valor podra alcanzar los US$30.000 millones para un perodo de cinco aos.

Liberia -seala el Journal- es una prueba de fuego para determinar si Lockheed est capacitada para este nuevo rol de los contratistas de defensa.

El pas africano emergi en 2003 de dos dcadas de intermitente guerra civil. Fue entonces cuando BAE, una subsidiaria de Lockheed, as como DynCorp, empezaron a reconstruir y a vender armas a las fuerzas militares de ese pas en nombre del gobierno estadounidense. Su presidenta, Ellen Johnson Sirleaf, ha estado fomentando una relacin slida con la Casa Blanca desde que asumi el cargo en 2006.

Northrop Grumman Co., el tercer mayor contratista de defensa de EEUU despus de Lockheed y Boeing, entren a soldados senegaleses en misiones de paz sobre los aspectos legales de los derechos humanos.

A principios de 2010, DynCorp International Inc. compr Casals & Associates Inc., una firma especializada en fomentar los sistemas jurdicos y de salud pblica en pases en desarrollo (lase pases pobres). La adquisicin fortalece nuestra alineacin con el nfasis del gobierno de Barack Obama en el uso del poder inteligente para los desafos globales, dijo el presidente ejecutivo de DynCorp, William Ballhaus, al anunciar el acuerdo.

En 2008, el contratista de servicios y tecnologa militar L-3 Communications Holdings Inc. adquiri International Resources Group Ltd., compaa que trabaja en proyectos de desarrollo econmico, de energa y otros en decenas de pases en desarrollo.

Otro gigante del sector, BAE Systems Inc., ha proporcionado antroplogos para que acompaen a soldados estadounidenses en Irak y Afganistn y los ayuden a entender las culturas locales. BAE dice que est buscando ms contratos de poder inteligente en frica, el continente adonde se dirige la mayora de estos programas de afianzamiento de la democracia .

En resumen, la extraa asociacin entre las armas y la democracia implementada por Washington nos remite a una parbola: Los derechos humanos, la paz y la democracia se imponen a punta de bayoneta.

Es la sustancia matriz del poder blando y el poder duro.

Estrategias convergentes

Desde hace ms de 20 aos, la democracia de mercado (el poder blando) convive con los arsenales nucleares militares de EEUU y las potencias imperialistas (el poder duro). Se trata de una estrategia de dos caras orientada a preservar el dominio geopoltico y militar global del sistema capitalista, tanto por vas de la persuasin como por vas del poder armado.

La estrategia del control poltico y social por medios militares (de las dictaduras militares de la doctrina de seguridad nacional), fue sustituida gradualmente por administraciones civiles, poderes ejecutivos, parlamentos y cortes de justicia totalmente maleables a los intereses y objetivos de los bancos y las trasnacionales capitalistas en en las reas dependientes de Asia, Africa y Amrica Latina.

El trmino poder blando (soft power) fue acuado por el profesor de la Universidad de Harvard Joseph Nye, en su libro de 1990 Bound to Lead: The Changing Nature of American Power, que luego desarrollara en 2004 en Soft Power: The Means to Success in World Politics.

El valor del trmino como teora poltica, ha sido aceptado por un amplio abanico de analistas del sistema capitalista para diferenciar el poder sutil de las ideas y de la diplomacia expresadas en democracia frente a formas ms violentas del llamado poder duro expresado en la accin militar del dominio o la conquista, o en la accin coercitiva de la presin econmica.

Nye es autor de un famoso libro llamado La paradoja del poder americano, cuya tesis fundamental es no negar el rol hegemnico de EEUU, pero afirmar que ste debe ser ejercido usando sus recursos culturales, econmicos, de cooperacin, diplomticos (poder blando),y no tanto sus recursos militares (poder duro).

En resumen, la teora dualista de Nye propone cambiar la imagen militarista del imperio estadounidense por un rostro mucho ms amable y conciliador, y de esa manera conseguir que el mundo camine de acuerdo a sus intereses pero utilizando la persuasin y no la fuerza como estrategia de dominio.

De alguna manera, la teora de Nye abrev en la propia estrategia del Departamento de Estado de EEUU que en la dcada del 80 ya haba lanzado en Amrica Latina el Proyecto Democracia, acuado por los estrategas de la Comisin Trilateral fundada por David Rockefeller y liderada intelectualmente por Zbigniew Brezezinsky.

El proyecto Democracia, o el poder blando, encarnado en ideales liberales fue presentado como alternativa sustitutiva (o complementaria) del poder duro militarista encarnado por los halcones conservadores del viejo Estado Nacional norteamericano.

De esta manera, en Amrica Latina, por ejemplo, la democracia de mercado norteamericana convive con la cadena de bases y la Cuarta Flota cuya misin es preservar la hegemona militar norteamericana en la regin y rodear las grandes fuentes de energa, agua potable y biodiversidad que un futuro podrn asegurar la supervivencia del Imperio USA.

Con la guerra contraterrorista como hiptesis de conflicto continental, el Comando Sur sita un teatro de operaciones con el poder duro e intervencin militar desde Centroamrica hasta el Cono Sur.

La democracia con elecciones peridicas (el poder blando) no es incompatible con la estrategia de la guerra contraterrorista que nuclea a ejrcitos y policas regionales en adiestramientos y ejercicios en toda Amrica Latina.

Mediante los acuerdos de cooperacin con los gobiernos regionales las corporaciones del Complejo Militar norteamericano venden armas y sistemas de vigilancia y espionaje, y brindan permiso para la instalacin de bases militares estadounidenses desde Centroamrica y el Caribe, hasta el Sistema Andino y el Cono Sur.

De esta manera, lo que en la dcada del 90 Nye present como nueva teora poltica (el poder blando), ya estaba plasmado como estrategia alternativa en la realidad geopoltica del dominio del imperio norteamericano en todo el planeta.

En este universo del poder blando como estrategia de dominio imperial, la estructura econmico-productiva del pas dominado se controla con el aparato econmico trasnacional presentado como si fuera una economa nacional. .

La gobernabilidad del pas sometido ya no se controla con el gobierno militar, sino con el gobierno poltico que disea peridicamente las elecciones democrticas para elegir la nueva administracin del Estado privado capitalista.

El control poltico y social ya no se realiza con el aparato militar, sino con el aparato de la informacin que moldea y manipula los cerebros de acuerdo a los intereses consumistas de los bancos y trasnacionales que controlan la estructura econmica-productiva de los pases sometidos.

La imposicin sutil de los valores y parmetros de conducta social (adecuados a los intereses de mercado de las trasnacionales) est a cargo del aparato publicitario y del aparato cultural, que legitiman y otorgan escala de prestigio a la ideologa del consumo capitalista vigente y presentada como modelo a imitar.

Ese sueo del control con el poder blando , que los bancos y las trasnacionales imperiales no pudieron concretar con las dictaduras y los golpes militares diseados en el Departamento de Estado, empez a cumplirse con la aceptacin pasiva del sistema capitalista como nica alternativa.

La aplicacin del dominio con el poder blando (con el poder duro como reserva) solo pudo ser factible a partir de la globalizacin y nivelacin del sistema capitalista como mundo nico.

Fuente: http://www.cubadebate.cu/noticias/2011/06/11/extrana-pareja-armamentistas-democracia/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter