Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-03-2005

La disidencia cubana se vincula a los grupsculos terroristas de Florida

Salim Lamrani
Rebelin


La disidencia cubana es presentada en la prensa internacional como un grupo valeroso de militantes de los derechos humanos, cuya nica preocupacin es luchar a favor de una democratizacin de la sociedad cubana. Obra exclusiva de la Seccin de Intereses Norteamericanos (SINA) de La Habana, la disidencia cubana goza de un reconocimiento meditico internacional nicamente porque se declara, por razones pecuniarias, opuesta al proceso revolucionario defendido por la inmensa mayora de la poblacin de la Isla. Sin otro proyecto poltico que el de participar en la desestabilizacin de la nacin, vigorosamente preconizada por Washington, la sociedad civil cubana no tard en revelar su verdadero rostro.1

Varias estrellas de la disidencia tales como el seor Vladimiro Roca, el seor Ral Rivero, el seor Oswaldo Pay y la seora Martha Beatriz Roque participaron en una ceremonia organizada por la Fundacin Nacional Cubano Americana, una entidad terrorista que organiz numerosos atentados contra Cuba y que disfruta de la benevolencia de las autoridades estadounidenses. Estas personas expresaron su apoyo y su gratitud a los miembros de la derecha radical fascista del exilio cubano.2

El seor Oswaldo Pay, una de las figuras ms prestigiosas del universo de la disidencia cubana y dirigente del Movimiento Cristiano de Liberacin, hizo alarde, en varias ocasiones, de la importancia que concede a los valores democrticos. Por ejemplo, en abril de 2002, no vacil en apoyar a los miembros de la junta fascista, en una carta abierta, responsable del golpe de Estado contra el presidente Hugo Chvez de Venezuela. En dicho correo, el seor Pay felicit profusamente a los autores del golpe de fuerza. Desgraciadamente para l y afortunadamente por la democracia, una gigantesca mobilizacin popular permiti al seor Chvez regresar a su puesto presidencial 48 horas despus de su rapto, organizado por los Estados Unidos y la oposicin extremista venezolana.3 Algunos meses ms tarde, el Parlamento Europeo otorgaba el Premio Sakharov al seor Pay en forma de agradecimiento por sus posiciones a favor de la democracia y de los derechos humanos.

El seor Pay tambin dio la oportunidad a la comunidad internacional de evaluar su apego a la democracia. En efecto, lanz la creacin de un Comit de Dilogo Nacional cuyo objetivo es redactar un programa de transicin, en perfecta armona con el plan que el seor Bush estableci para aniquilar la existencia de la nacin cubana. Dicho comit rene cerca de 110 miembros de la extrema derecha cubana, entre los cuales algunos tienen una larga experiencia en el terrorismo internacional contra la poblacin cubana.4

Entre stos, se encuentra el seor Carlos Alberto Montaner, antiguo agente de la CIA que recibi un entrenamiento militar en Fort Benning, y actual presidente de la Unin Liberal Cubana cuya sede radica en Madrid. Tambin financiada por la CIA, la meta de la organizacin que dirige es promover la poltica exterior de los Estados Unidos contra Cuba en el seno de las administraciones europeas y latinoamericanas.5

El seor Pay tambin solicit la colaboracin del seor Jos Basulto Len que es uno de los directores de la organizacin terrorista Hermanos al Rescate. sta viol, muchsimas veces, el espacio areo cubano y estuvo por provocar un conflicto armado entre La Habana y Washington el 24 de febrero de 1996, despus que las autoridades cubanas hubieran derribado dos aviones de dicha organizacin que atentaban contra la seguridad del pas. El seor Basulto dispone tambin de graves antecedentes criminales: fue formado por la CIA, particip en la invasin mercenaria de Baha de Cochinos en abril de 1961 y, entre otras cosas, atac con bazuca el teatro Blanquita en La Habana el 24 de agosto de 1962, mientras que ste se hallaba ocupado.6

Lejos de satisfacerse con la sola presencia de estos dos individuos, el lder del Movimiento Cristiano de Liberacin, llam a miembros de la Fundacin Nacional Cubano Americana, como el seor Joe Garca o el seor Ramn Humberto Colas.7 El seor Pay expres abiertamente su encanto de haber reunido a tantos ilustres personajes: Es la primera vez que trabajamos juntos cubanos de dentro de la isla y de todo el mundo, como un solo pueblo, con un solo objetivo.8 Dicho objetivo est claramente detallado en el informe titulado Commission for Assistance to a Free Cuba elaborado por el antiguo Secretario de Estado, el seor Colin Powell: acabar con la Revolucin cubana.9

El seor Oswaldo Pay es un personaje demasiado clarividente para ignorar un tomo del pasado de los miembros de su comit y de sus vnculos con las actividades terroristas, pero escogi deliberadamente aliarse con la parte ms reaccionaria del exilio cubano. Expres formalmente su objetivo de instalar una economa de mercado en Cuba, como lo estipula su Proyecto Varela, falazmente mediatizado como una iniciativa cubana mientras que fue creado en Washington.10

Muy locuaz ante los micrfonos de la prensa internacional, el seor Pay lanz un reto al rgimen pidiendo un espacio de quince minutos en la televisin nacional cubana para explicar su proyecto poltico. Los vuelvo a desafiar. A que no se atreven a permitirme quince minutos en la televisin que pagamos todo el pueblo con nuestro trabajo, dijo.11 Al mismo tiempo, el opositor del Movimiento Cristiano de Liberacin anunci que se negara a presentarse a las elecciones municipales. La razn de esta escapatoria, por parte de la persona que dice representar una amplia franja de la poblacin cubana, es simple: no dispone de ningn apoyo local. En efecto, el seor Pay as como todo el mundo de la disidencia, pueden presentarse y ser eligidos, como lo subray el seor Ricardo Alarcn, presidente de la Asemblea Nacional cubana.12 Pero este tipo de elecciones en que no hace falta ninguna campaa electoral o ningun financiamiento astronmico, en que los candidatos se escogen directamente por los habitantes de los barrios, no interesan a los militantes de los derechos humanos. Saben a ciencia cierta que son perfectos desconocidos para los cubanos y que el nico apoyo del cual gozan en la Isla se encuentra en el seno de la Seccin de Intereses Norteamericanos.

El seor Pay prefiere lanzar diatribas contra el gobierno, panfletos alegremente difundidos por la prensa internacional, incluso los ms estrambticos como el que consiste en acusar a las autoridades cubanas de hacer desaparecer a las personas: En Cuba, hay desaparecidos... Hay ms de veinte nios asesinados, declar de la manera ms seria del mundo. Aqu, el alumno super al maestro, pues incluso el propio gobierno de los Estados Unidos nunca acus a Cuba de ser responsable de desapariciones o asesinatos.13

Resultara muy difcil para el seor Pay ser eligido por la poblacin cubana ya que, incluso en el universo de la disidencia, no obtiene la unanimidad. El comercio de la oposicin es un mundo muy competitivo en que los golpes bajos son numerosos a causa de los intereses financieros que estn en juego. Vctima de la competencia del grupo de la seora Martha Beatriz Roque, presidenta de la Asamblea Para Promover la Sociedad Civil, el seor Pay decidi pasar a la ofensiva atacando violentamente a su colega de trabajo y acusndola de fomentar la difamacin y la confusin. Grupos y personas que no son la mayora vienen desarrollando una campaa sistemtica de ataques pblicos y provocaciones para restar apoyo al Dilogo Nacional, fustig, refirindose a la Asamblea de la seora Beatriz Roque.14 Poco contento al ver la competencia hacerle sombra, el seor Pay hizo un llamamiento pblico para boicotear la organizacin de la seora Beatriz Roque, quien reivindica abiertamente la ayuda del gobierno estadounidense y no vacila en expresar la admiracin que profesa por el presidente Bush.15

La seora Beatriz Roque lanz, por su parte, una convocacin para el 20 de mayo de 2005 para celebrar un congreso de la disidencia en La Habana, con el fin de discutir acerca de los medios necesarios para acelerar la transicin en Cuba. Varias personalidades que dieron muestras de enemistad hacia la Revolucin cubana, tales como el seor Vaclav Havel y el seor Walesa, han previsto asistir a ste. Al convocar esta reunin, la organizadora de la Asamblea slo sigue las rdenes que recibe cotidianamente de las autoridades estadounidenses presentes en la Isla.16

La seora Beatriz Roque hasta dio cuentas de sus actividades ante el Congreso de los Estados Unidos, por va telefnica desde la Seccin de Intereses Norteamericanos, en compaa de lo seores Ren Gmez Manzano y Flix Bonne, otros dos especialistas de la disidencia. Durante su intervencin, brindaron su apoyo incondicional a la poltica del seor Bush, incluso en lo que se refiere a las restricciones que afectan en gran medida a las familias que ahora slo pueden visitar a sus parientes en Cuba una vez cada tres aos. La seora Beatriz Roque halag al seor James Cason, jefe de la SINA: Es un hombre muy, muy grande y con un gran corazn. Tambin se present como el chivo expiatorio del odio que la direccin de este pas tiene hacia el gobierno de los Estados Unidos.17 El seor Gmez Manzano subray que el pueblo cubano necesitaba la mano firme del gobierno de Estados Unidos. En cuanto al seor Bonne, explic que su nico objetivo era defender los intereses del pueblo cubano y que era simplemente un soldado de la libertad y de la democracia. Defender los intereses del pueblo cubano desde la Seccin de Intereses Norteamericanos y apoyando la poltica extremista del presidente Bush? La indecencia ya no tiene lmites.18

La alianza entre la disidencia cubana y el componente fascista del exilio cubano no sorprende si uno se digna a tomar en cuenta los objetivos reales de estos. Su meta confesada es la destruccin de la Revolucin cubana y todas las alianzas, cuales fueran, son bienvenidas. Tampoco es asombroso que una cadena de televisin de Miami, el Canal 22, llame pblica y abiertamente al asesinato del seor Hugo Chvez. En efecto, durante el programa Maria Elvira Confronta, el invitado, el seor Felix Rodrguez, de origen cubano, ex agente de la CIA, tristemente famoso por ser el autor del asesinato de Ernesto Che Guevara en Bolivia, en octubre de 1967, declar que Washington tena un plan para acabar con el seor Chvez: En un momento determinado, [el seor Bush] puede lanzar un ataque militar areo contra el presidente de Venezuela.19 La disidencia cubana no har ms que regocijarse con ello.

Notas

1 Martha Beatriz Roque, Mensaje de Martha Beatriz Roque Cabello, Fundacin Nacional Cubano Americana, 5 de marzo de 2005. www.canf.org/2005/principal.htm (sitio consultado el 21 de marzo de 2005).

2 Fundacin Nacional Cubano Americana, Mensaje de Vladimiro Roca, Mensaje de Ral Rivero, Mensaje de Oswaldo Pay Sardias, Mensaje de Martha Beatriz Roque Cabello, www.canfnet.org (sitio consultado el 10 de marzo de 2005).

3 Pascual Serrano, El lder anticastrista Osvaldo Pay apoy el golpe de Estado de Venezuela en abril del 2002, Rebelin, 16 de febrero de 2005. www.rebelion.org/noticia.php?id=11455 (sitio consultado el 21 de marzo de 2005).

4 El Nuevo Herald, La isla y el exilio unidas en un plan para la transicin, 18 de febrero de 2005.

5 El Nuevo Herald, Conciliados exiliados se unen al plan de Pay, 18 de febrero de 2005, p. 21A.

6 Rosa Miriam Elizalde, Los disidentes (La Habana: Editora Poltica, 2003), p. 79.

7 Salim Lamrani, Cuba face lEmpire: Propagande, guerre conomique et terrorisme dEtat (Outremont: Lanctt, 2005), captulo III.

8 El Nuevo Herald, La isla y el exilio unidas en un plan para la transicin, op.cit.

9 Colin L. Powell, Commission for Assistance to a Free Cuba, (Washington: United States Department of State, mayo de 2004). www.state.gov/documents/organization/32334.pdf (sitio consultado el 7 de mayo de 2004).

10 Vanessa Arrington, Pay: Cultura al miedo obstculo ms importante para cubanos, Associated Press, 8 de marzo de 2005.

11 El Nuevo Herald, Pay lanza un nuevo reto al rgimen , 11 de marzo de 2005, p. 17A.

12 El Nuevo Herald, Alarcn afirma que los disidentes pueden votar, 7 de marzo de 2005, p. 25A.

13 El Nuevo Herald, Mensaje de Pay destaca que en la isla hay desaparecidos, 18 de marzo de 2005, p. 23A.

14 El Nuevo Herald, Fustiga Pay a lderes disidentes, 3 de marzo de 2005, p. 21A.

15 Vanessa Arrigton, Cuba: disidentes sufren rivalidades internas al recuperar impulso, El Nuevo Herald, 17 de marzo de 2005.

16 Ernesto F. Betancourt, Hay que apoyar la convocatoria del 20 de mayo, El Nuevo Herald, 5 de marzo de 2005, p. 15A.

16 El Nuevo Herald, Los opositores firmes en sus reclamos, 13 de marzo de 2005, p. 21A.

17 Pablo Bachelet, Castro Foes Testify, Support the US, The Miami Herald, 4 de marzo de 2005, p. 1A.

18 Canal 22, Maria Elvira Confronta, 10 de marzo de 2005. www.vive.ve/paginas/documentos/tvmiami.htm (sitio consultado el 17 de marzo de 2005).



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter