Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-06-2011

El prximo 5 de julio se crear oficialmente la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe
La CELAC y la ruptura del mundo unipolar

Homar Garcs
Rebelin


La creacin oficial de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) el 5 de julio de este ao en Caracas viene a rubricar los nuevos procesos sociales y polticos que se han originado en las naciones de nuestra Amrica en la bsqueda de mayores niveles de democracia e independencia respecto a la hegemona del imperialismo estadounidense. En este contexto, las experiencias previas de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Amrica-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) y la Unin de Naciones Suramericanas (UNASUR), estn enmarcadas en los principios de cooperacin pacfica entre las naciones e impulso y consolidacin de la integracin latinoamericana de acuerdo con el principio de no intervencin y autodeterminacin de los pueblos que debe regir el Derecho internacional.

De esta manera, el surgimiento de este nuevo bloque regional se acopla al proceso de luchas sociales, econmicas y polticas libradas por nuestros pueblos desde finales del siglo pasado, las cuales han determinado, a su vez, que haya gobiernos de tendencia progresista y/o revolucionaria abocados a reivindicar la soberana popular y dems derechos democrticos. Por ello mismo, las latinoamericanas y los latinoamericanos debemos comprender y compartir la trascendencia de este hecho indudablemente histrico, ya que nos permite ocupar un lugar propio en el amplio escenario mundial; ahora controlado por las apetencias de recursos y de territorios estratgicos por parte de Washington.

En sntesis, la creacin de la CELAC contribuye enormemente a romper con esa concepcin de un mundo unipolar que ha provocado intervenciones y guerras de carcter neocolonial, ahora legitimadas por la ONU, una cuestin que han enfrentado los pueblos del mundo de una forma espontnea, pero que podran asumir en conjunto los gobiernos de los pases que se sumen a esta iniciativa integracionista, dando as un ejemplo a los dems bloques regionales existentes, dominados bsicamente por intereses econmicos.

No obstante, es vital que a tal iniciativa se incorporen de manera activa y protagnica los movimientos populares, tal como lo han hecho con la ALBA-TCP, haciendo de la integracin latinoamericana y caribea un elemento fundamental de la lucha comn que se libra contra la hegemona capitalista, la explotacin sin una compensacin vlida de trabajadores y de recursos naturales, y el ordenamiento imperialista de Estados Unidos. En la medida que esto sea posible, la integracin de nuestra Amrica podr emprender exitosamente la consolidacin de uno de sus sueos ms caros y largamente postergados: su pleno desarrollo econmico. Para ello requerir de un amplio abanico de acciones e iniciativas colectivas que logre la ruptura de un mundo unipolar donde el acceso a los mercados de crdito, tecnologa y comercio se halla dominado por las grandes transnacionales estadounidenses, europeas y japonesas; algo que no pueden obviar jams los gobiernos de la regin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter