Portada :: Espaa :: Izquierda Unida en el rubicn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-06-2011

Es evidente que el Partido Socialista solo realiza polticas de izquierda obligado por las circunstancias
El error de IU y el cinismo del PSOE

Juan Manuel Arags
El Peridico de Aragn


No me cabe ninguna duda de que Izquierda Unida ha cometido un error considerable en Extremadura. Error de imagen, el menos grave en cuanto a coherencia poltica, al facilitar, por pasiva, el acceso del PP al poder, y error de contenido, pues desaprovecha la ocasin de obligar al PSOE a realizar polticas de izquierdas.

Creo que en IU no habr nadie tan iluso como para pensar que, en el corto plazo, esta organizacin va a disponer de mayoras electorales que le permitan la aplicacin de su programa poltico. La nica va de influencia institucional que tiene IU en estos momentos es la del aprovechamiento de coyunturas favorables que le permitan obligar al PSOE a realizar polticas de izquierda. Y digo bien, obligar, pues es evidente que el Partido Socialista solo realiza polticas de izquierda cuando se ve obligado por las circunstancias. No se trata de convertirse en monaguillo de nadie, en bastn en el que apoyarse; todo lo contrario: se trata de ser instrumento de profunda transformacin de las posiciones polticas

A pesar del espejismo que supuso el inicio de la etapa de Zapatero, en la que el PSOE realiz un cierto giro social, el propio Zapatero ha acabado claudicando ante las inercias de una organizacin construida por Felipe Gonzlez y su corte, de la que Rubalcaba era cabeza destacada, para realizar polticas de profunda orientacin neoliberal y alineadas en el exterior con las posiciones ms derechistas del panorama internacional. Ese PSOE neoliberalizado por Gonzlez cifr constantemente su poltica de alianzas en la derecha nacionalista vasca y catalana, desdeando los ofrecimientos de una Izquierda Unida, dirigida por Julio Anguita, de una alianza parlamentaria para una poltica de izquierda. Los nmeros daban para ello e IU lo intent.

LA TEORA DE LA pinza no es sino un cuento ingenioso, urdido por el propio PSOE, que no resiste el anlisis de los hechos (cualquiera que analice el diario de sesiones de la poca ver las escasas coincidencias IU-PP, las ms abundantes IU-PSOE y las escandalosamente frecuentes PSOE-PP. S, ya s, ya s que los anlisis serios no interesan en poltica. Ni en los medios de comunicacin). Sin embargo es un cuento que sigue en el repertorio, de los ingenuos y de los interesados. Por su parte, en las comunidades autnomas y ayuntamientos, en Aragn tenemos buena experiencia de ello, el PSOE ha preferido siempre a la derecha, en nuestro caso al PAR, frente a opciones de izquierda, como CHA o IU.

Hay que constatar dos evidencias. La primera es que el PSOE huye de las polticas de izquierda, pues se ha convertido en un engranaje, nacional e internacional, del sistema neoliberal. La segunda es que las otras izquierdas no tienen capacidad por ellas mismas para acceder al poder. Por ello, la va que debiera haber tomado IU en Extremadura es la que se ha tomado, junto con CHA, en Aragn: aprovechar la situacin de debilidad del PSOE para obligarle a pactar. Y es un pacto que no parte de la ingenuidad de que los Belloch, Gimeno o Anadn tengan vocacin izquierdista, sino desde la realidad de unos nmeros que pueden propiciar la influencia institucional de la izquierda real. Esa izquierda real debe asegurar una base programtica muy exigente y vigilante que configure polticas de izquierdas. El camino de la utilidad institucional pasa por ah. Es, tambin, un camino difcil, arriesgado, y que debe ser transitado, en Zaragoza, desde la complicidad de IU y CHA y desde el duro marcaje al PSOE.

En Extremadura no se ha seguido esa va y creo que es un error. Porque se desperdicia una oportunidad de influencia institucional, aunque esa influencia, ya veremos, se pueda recuperar en el trabajo parlamentario. El argumento del pasado no me parece convincente, pues no estamos hablando de absolver al PSOE de su claudicante historia, de considerarle ahora un dechado de virtudes, sino de construir nuevas polticas desde la izquierda. Ahora bien, frente al error de IU hay que subrayar el cinismo, la desvergenza, del PSOE. Parece que el PSOE tiene las manos libres para pactar con quien quiera y que puede elegir, a izquierda y derecha; y que si elige, como casi siempre, a derecha, est en su legtimo derecho. Sin embargo, IU tiene la obligacin de apoyar al PSOE. Olvidando la escandalosa ejecutoria del PSOE, IU tiene que apoyarle, aunque la recproca no valga. Y que sea Marcelino Iglesias el encargado de afear a IU su no apoyo es un gesto que podra presidir una antologa del cinismo.

Izquierda Unida se ha equivocado, veremos cmo sale del embrollo. Pero, desde luego, hay que reconocerle dos cosas. La primera que, a diferencia del resto de partidos de este pas, ha escuchado lo que dicen sus militantes, y esa palabra se ha convertido en ley. La segunda, que nadie podr decir que IU se mueve por sillones, pues fcil hubiera tenido conseguir un buen puado de consejeras y direcciones generales, esas mismas que en Aragn resuelven el pacto PP-PAR. A pesar de sus errores, se percibe una voluntad de hacer poltica de otra manera, desde principios, de manera democrtica y participativa. Aunque sea a costa, quiz, de equivocarse.

Juan Manuel Arags Estragus. Profesor titular de Filosofa en la Universidad de Zaragoza y ex-secretario General del Partido Comunista de Aragn

Fuente: http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=682455



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter