Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-06-2011

El sorpasso de Bildu al PNV

Miguel Manzanera Salavert
Rebelin


Si tomamos en cuenta la poblacin de Euskalherria en el Estado espaol, ha faltado muy poco para que Bildu haya sido el partido ms votado, sumando las cuatro provincias. En el cmputo total de los votos municipales, el PNV adelanta a Bildu por poco menos de 14.000 votos, pero se debe tener en cuenta, que en los pueblos de Euskalerria se presentan muchas listas independientes, de ciudadanos implicados en la vida local sin pertenecer a ninguna formacin nacional.

Si descontamos las 23 alcaldas que Bildu ha conseguido en Nafarroa, en la Comunidad Autnoma Bildu alcanza 100 alcaldas, el mayor nmero; por su parte, los independientes tienen 35, mientras que el PNV tiene que conformarse con 95. A pesar de esa ventaja institucional, para hablar de un claro y autntico sorpasso o adelantamiento de Bildu sobre el PNV, tendramos que saber cules son las intenciones de esos independientes.

A qu lista autonmica van a parar los votos municipales que reciben esos independientes? Si observamos los resultados en Nafarroa, Bildu recibe casi 6.000 votos ms en las autonmicas que en las municipales, y por su parte NaBai recibe 13.500 votos ms. No podemos equiparar Nabai con el PNV, pues aunque juega un papel parecido, la situacin de Nafarroa no puede compararse a la de Bilbao o Guipzcoa. Pero an as, aunque en el Pas Vasco no haya habido elecciones para el gobierno nacional, podemos observar que el voto a las Juntas Generales aumenta la diferencia entre el PNV y el Bildu, de 50.000 votos en las municipales a 60.000 votos. Como conclusin podemos decir que la mayora de la poblacin nacionalista en Euskadi todava es conservadora aunque no reaccionaria como sucede en el resto del Estado espaol-.

Bildu ha heredado los votos de la izquierda abertzale, anteriores a la ilegalizacin, superando los resultados de la dcada final del siglo XX en Euskadi, cuando se presentaba con la marca Euskal Herritarrok. Despus de superar la prueba de la represin del Estado espaol, los abertzales has reaparecido con ms fuerza. Cierto que el precio que han tenido que pagar para ese crecimiento, es el del abandono de la violencia y la confrontacin armada con el centralismo espaol. Pero no deja de ser meritorio el haberse replegado militarmente de ese modo, no ya sin perder votos, sino incluso ganndolos. Los dirigentes polticos del Movimiento Vasco de Liberacin Nacional han sabido jugar sus cartas, y con una tenacidad digna de todo encomio enfilan una nueva poca en las mejores condiciones.

La debilidad del Estado espaol y el capitalismo financiero que lo controla, es cada da ms evidente por la crisis econmica que ha estallado en los ltimos aos. Las manifestaciones y movilizaciones ciudadanas el 15M, el 19J, etc. son expresin de un descontento cada vez mayor entre la poblacin espaola. stas, aunque no adopten un programa revolucionario sino reformista y apenas tengan consecuencias en la redistribucin del poder poltico, estn erosionando la credibilidad del actual ordenamiento poltico y econmico.

La profunda crisis del capitalismo pone en la agenda del da su superacin hacia una sociedad ms justa y solidaria. En Euskadi, la primera consecuencia poltica de esto, ha sido el reforzamiento de Bildu y el fracaso del espaolismo, identificado con la ideologa reaccionaria y la corrupcin social. Si como es de prever, la crisis econmica sigue su marcha hacia el desastre en Espaa 5 millones de parados, empobrecimiento de la poblacin, dficit de la balanza de pagos, endeudamiento pblico y privado, bancarrota de las finanzas pblicas, etc., una fuerza anticapitalista tiene muchas oportunidades para crecer. La nica solucin autntica para esos problemas que plantea la financiarizacin de la economa consiste en meter mano a los bancos desde el Estado y acabar con el dominio del capital financiero sobre la vida social y la economa de un pueblo. Y eso solo se podr hacer cambiando el orden poltico a travs de la participacin ciudadana y la profundizacin de la democracia. Es el camino de Islandia, que est ya incluido en el programa abertzale y en la historia de su movimiento durante las ltimas dcadas.

A punto de producirse el sorpasso de los revolucionarios euskaldunes sobre la mayora conservadora, en Euskadi se pueden avistar ya los nuevos tiempos que cambiarn la historia.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter