Portada :: frica :: Agresin militar en Libia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-06-2011

Libia es nuestro futuro

Luis Britto Garca


1

Ningn hombre es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, predicaba John Donne. Ningn pas est fuera del planeta: el genocidio cometido contra un pueblo me asesina. Todo lo que acontece en Libia me hiere, te daa, nos afecta.

2

Hablemos como hombres, y no como chacales o monopolios mediticos. A Libia no se la bombardea para proteger su poblacin civil. A ningn pueblo se lo protege arrojndole explosivos ni despedazndolo con 4.300 ataques humanitarios durante ms de cien das. A Libia se la incinera para robarle su petrleo, sus reservas internacionales, sus aguas subterrneas. Si el latrocinio triunfa, todo pas con recursos ser saqueado. No preguntes sobre quin caen las bombas: caern sobre ti.

3

Encarcelaron a los comunistas; nada podra importarme menos, porque no soy comunista, ironizaba Bertold Bretch. El Consejo de Seguridad de la ONU aprueba una zona de exclusin area a favor de los secesionistas libios, pero permite un bombardeo infernal; China y Rusia se abstienen de vetar la medida porque como no son libios nada podra importarles menos. De inmediato Estados Unidos amenaza a China con declarar una moratoria tcnica de su impagable deuda externa con ella y agrede Pakistn. China replica que toda nueva injerencia de Estados Unidos en Pakistn ser interpretada como acto no amistoso y arma al pas islmico con cincuenta cazas JF-17. Ningn pueblo est fuera de la humanidad: si no vetas la agresin contra otro, la desencadenas contra ti.

4

Cuenta Tolstoy que un oso ataca a dos campesinos: uno escala un rbol, cediendo al otro el privilegio de defenderse solo. ste vence, y cuenta que las ltimas palabras de la fiera fueron: Quien te abandona no es tu amigo. La Liga rabe, la Unin Africana, la OPEP trepan al rbol de la indecisin esperando el turno de ser descuartizadas. Al abandonar a las vctimas te abandonas.

5

Como en los tiempos cuando el fascismo asaltaba frica, hoy Italia, Alemania, Inglaterra, Francia y otros sicarios de la OTAN sacrifican armamentos y efectivos en una guerra que slo favorecer a Estados Unidos. Impedido por su Congreso de invertir fondos abiertamente en el conflicto, Obama regaa a sus cmplices de la OTAN porque sacrifican al gasto militar menos del 2% de sus PIB, y les ordena inmolar por lo menos el 5% (El futuro de la Otan, Editorial El Pas, 15-6-2011). Son instrucciones inaplicables cuando la protesta social, la crisis financiera, la deuda pblica impagable y el mismo gasto armamentista socavan los gobiernos del G-7. Ante tales requerimientos, Italia opta por no participar ms en en el agavillamiento. La Agencia Internacional de Energa autoriza para gastar de las reservas que no tiene sesenta millones de barriles de petrleo en dos meses. Estados Unidos derrocha para 2010 un gasto militar de 698.000 millones de dlares, 43% del total mundial de 1.600.000 millones de dlares (Confirmado.net 17-6-2011). As se dilapilan en muerte los recursos que deberan salvar la vida. Si montas guerras para devorar a otro, las guerras te devorarn a ti.

6

Como en pocas de Al Bab y los cuarenta ladrones, los banqueros internacionales que tan benvolamente recibieron 270.000 millones de dlares en depsitos y reservas de Libia asaltan el botn y estudian traspasarlo a quienes intentan asesinar a los legtimos dueos. Tambin le crean a los monrquicos de Benghazi un banco central y una divisa secesionistas. Son los mismos financistas cuyo latrocinio cuesta a la humanidad el actual colapso econmico: no indagues a quin roban los banqueros: te desfalcan a ti.

7

Al estilo de las blitzkrieg nazis, el presidente de Estados Unidos inicia guerras sin autorizacin de sus legisladores y las prolonga ignorando al Congreso, donde diez diputados denuncian al Presidente y al secretario de Defensa saliente Robert Gates y vetan los fondos para la agresin contra Libia tachndola de ilegal e inconstitucional. No averiges si debes imponer a tiros la democracia a otros pueblos: antes acaba con los vestigios de ella que quedaban en tu propio pas.

8

Cada hombre es pieza del continente, parte del todo, insiste John Donne. Los enemigos del hombre no cesan de fragmentarlo para destruirlo mejor. Los imperios, que son inestables rompecabezas de piezas juntadas a la fuerza, en el exterior fomentan o inventan el conflicto de civilizacin contra civilizacin, la rencilla del iran contra el kurdo, del chita contra el sunita, del hind contra el musulmn, del serbio contra el croata, del descendiente contra el ascendiente, del ancestral contra el menos ancestral, del libio contra el libio, del venezolano contra el venezolano. De cada variante cultural pretenden hacer un paisito y de cada paisito un protectorado. Quien nos separa nos hace aicos, quien me divide me mutila. No indagues cmo trizan Libia: te descuartizan a ti.

9

Todo pillaje arranca con promesas de golpe fcil y se empantana en carnicera insoluble. Las guerras de Afganistn, Irak, Libia, Yemen y la agresin contra Pakistn despegan como paseos triunfales, se estrellan en holocaustos catastrficos y ninguna concluye ni se decide. La resistencia de sus pueblos retarda la inmolacin de la que no te librarn ni vetos omitidos ni organizaciones abstencionistas ni banqueros carteristas ni Congresos nulificados. No preguntes por qu son asesinados los patriotas libios: estn muriendo por ti.

Fuente original: http://luisbritto.wordpress.com



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter