Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Flotillas solidarias
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2011

Entrevista al escritor Santiago Alba Rico
"La Flotilla es la marina pacfica de ese otro pas global, democrtico y justo, que se est construyendo en todas partes"

Ramn Pedregal Casanova
Rebelin


El caso de Santiago Alba Rico, filsofo, escritor, traductor, guionista, autor de teatro, es el de un intelectual comprometido con los pueblos en lucha. Para quien no le conozca un dato como el que forme parte de la Flotilla por la Libertad de Gaza ya puede representar un elemento por medio del cual hacerse una idea de a quien se une como intelectual y como ser humano. Otras personas habrn ledo artculos o libros suyos, no me resisto a mencionar algunos de estos ltimos aqu: Dejar de pensar, Volver a pensar, Las reglas del caos, El Islam jacobino,Leer con nios, Capitalismo y nihilismo, y los dos ltimos publicados, Noticias, en Editorial Caballo de Troya, y, Tnez, la revolucin, en Editorial Hiru; ahora pueden sumergirse ustedes, y les invito a ello, en sus palabras de respuesta, hace tan solo unas horas, a las preguntas que le hicimos antes de que como tripulante del Gernika partiese para Gaza.

Santiago, cmo ves la situacin internacional? se puede decir que los gobiernos occidentales apoyan al sionismo mientras los pueblos apoyan al pueblo de Gaza y al pueblo palestino? Si los sionistas, que incumplen todas las resoluciones de la ONU y rompen todo el Derecho Internacional, atacan a la Flotilla qu puede ocurrir en los pases occidentales, que vive bajo la crisis capitalista y con aire democrtico ante un nuevo crimen como el del ao pasado?

La segunda flotilla zarpar en condiciones muy distintas a las del ao pasado, y estas nuevas condiciones tienen que ver, sin duda, con lo que ocurri el ao pasado, pero tambin con el nuevo contexto internacional. Las revoluciones en el mundo rabe y el descontento popular en Europa, sacudidas ssmicas inscritas en la misma falla tectnica del capitalismo global, hacen pensar que Israel tratar de contenerse, como le ha pedido nuestra ministra Jimnez. El asunto es que estamos hablando de Israel, el nico Estado del mundo sobre el que ningn pas -ni siquiera EEUU- puede ejercer ninguna presin; es, por as decirlo, una fuerza autista que, contra la pared, decidir siempre desde dentro, con arreglo a impulsos ideolgicos inmanentes y probablemente en el ltimo momento. No hay ninguna dictadura en el mundo que se someta menos a presiones externas ni que sea ms impermeable a la diplomacia. Su nerviosismo es notorio. De momento est tratando de impedir por todos los medios que salgamos: a travs de presiones sobre Turqua, Europa y Estados Unidos (Israel s puede ejercer eficazmente presiones), pero tambin a travs de la amenaza y el sabotaje. De momento han conseguido bloquear dos barcos y dejar otro fuera de juego y hay que contar con que seguir intentndolo por todas las vas. Una vez en el agua, se barajan varios posibles escenarios, entre ellos, como el ms probable, el asalto y secuestro de barco y pasajeros con un grado de violencia que se decidir -imagino- en el ltimo momento, y por supuesto con independencia de nuestra actitud, que ser enteramente pacfica. En este marco, el hecho de que la Flotilla est apoyada por todos los pueblos del mundo, aparte de constituir la nica proteccin para los que viajaremos en el Gernika, sirve tambin para dejar cada vez ms clara la fractura entre democracia y gobierno y la humillante dejacin de soberana de nuestros Estados, que desprecian la voluntad de las mayoras en favor de Israel (o de las instituciones financieras del capitalismo internacional).

A estas horas los sionistas estarn mirando los mapas, pero tambin los grupos de apoyo a Rumbo a Gaza en todo el Estado espaol estn pendientes de los acontecimientos; para empezar en la Puerta del Sol de Madrid quedar instalado un centro de informacin con la colaboracin del 15 M; tu que has estado en contacto directo con otros tripulantes qu impresin tienes de lo que ocurre ms all del Estado espaol?

A la espera de reunirme con los dems compaeros en el barco, mi contacto con los miembros de la Flotilla que se encuentran en Atenas -del Estado espaol o de otros pases- no hace sino reforzar mi convencimiento de que Israel no podr impedir que salgan una y otra vez Flotillas en direccin a Gaza, y que todas sus presiones y sabotajes no harn sino alimentar la obstinacin de un movimiento, este ao mayoritariamente occidental, que ha comprendido la responsabilidad de Europa y EEUU en el sufrimiento de otros pueblos y est dispuesto a sustituir a sus gobiernos como garante de los derechos humanos y de la legislacin internacional en Palestina y en el mundo. La Flotilla es -digamos- la marina pacfica de ese otro pas global, democrtico y justo, que se est construyendo en el mundo rabe, en Espaa, en Grecia, en todos los rincones del planeta. Por eso la Flotilla no est compuesta de unos cuantos barcos; la Flotilla es inmensa, est en tierra, en todas partes; en estos barcos viajan cientos de miles de personas, millones de personas. En estos barcos viajan todas las personas que soplan desde tierra para que el viento nos lleve hasta Gaza. Que los gobiernos comprendan que la mayor parte de los pasajeros de la Flotilla no estn en los barcos sino en tierra es nuestro ms poderoso instrumento de presin. No podemos presionar directamente sobre Israel, pero s podemos hacerlo sobre nuestros gobiernos en un momento en el que su credibilidad y legitimidad estn seriamente mermadas. Los pasajeros del Gernika confiamos plenamente en nuestras poderossimas fuerzas terrestres; todas las ciudades del mundo han soltado amarras y viajan ya a nuestro lado hacia Gaza. Diez barquitos no pueden resistir el embate de Israel; pero es que nuestros otros barcos, los de tierra firme, son tan poderosos que pueden navegar por las calles y anclar en las plazas e imponer bloqueos morales a los parlamentos y los palacios.

Tienes noticias de lo que sucede en Gaza y si esperan la llegada de la Flotilla?

Como sabes, ms de cuarenta organizaciones de las sociedad civil palestina han anunciado desde all su apoyo a la Flotilla y su esperanza de recibirnos. Los gazates nos esperan, tenemos una cita y sera una gran descortesa por nuestra parte no acudir. Por lo dems, la Flotilla en s misma no tiene importancia salvo en la medida en que ilumina lo que ocurre en Gaza. Gaza es la noticia: el bloqueo tantas veces olvidado, la situacin sanitaria, econmica y social, el dolor y la dignidad de un pueblo cuya sola existencia -con independencia de lo que haga- es un obstculo para israel. En intencin, la poltica de Israel convierte a los palestinos en el objeto de un holocausto, en su sentido etimolgico original: el de un sacrificio en el que todos son potencialmente las vctimas. El caso de Gaza es ejemplar: la aplicacin de un castigo colectivo que incluye ancianos, enfermos y nios.

Como buen conocedor de la situacin en los pases rabes nos puedes decir algo con respecto a lo que sucede en ellos en estos momentos y si los pueblos tienen la vista puesta en la Flotilla y en cmo se puede romper el cerco de los sionistas a Gaza?

Las revoluciones rabes continan de Mauritania a Bahrein, con avances y retrocesos desiguales y con la posibilidad de que la intervencin selectiva de las potencias occidentales las haga descarrilar o entrar en una va muerta. Pero lo cierto es que los pueblos rabes han tomado la palabra y al hacerlo han puesto en dificultades a todos los actores de la zona, que preferan el equilibrio pugnaz ya conocido que este inesperado desorden democrtico. En este sentido, Israel tiene muchos motivos para estar preocupado. Como recuerda el analista israel Ben Kasbit, todos los cambios que en la zona lleven a un aumento de la democracia ponen en peligro la existencia de Israel, al menos en su concepcin colonial-sionista, pues si algo comparten las poblaciones rabes es su justa animosidad frente al Estado hebreo que masacra a los palestinos. De hecho, las dictaduras rabes que ahora estn tratando de derrocar los pueblos funcionaban tambin como escudos de proteccin de Israel frente a la voluntad mayoritaria de los ciudadanos. Si los rabes logran expresarse democrticamente pedirn enseguida -como ya ocurre en Egipto y en Tnez- la revisin de las relaciones con Israel y la adopcin de medidas orientadas a una solidaridad real con Palestina. En esto estn de acuerdo todas las fuerzas polticas, ya sean de izquierdas o islamistas. Los cambios de gobierno en la zona, incluso si al final no llegaran tan lejos como nos gustara, han cambiado ya de hecho la regin, obligando a EEUU a modificar sus alianzas e incluso a chocar por primera vez con Israel. Y ha cambiado tambin la regin porque ha redignificado y unificado el mundo rabe al margen de la religin y para vincularlo inmediatamente a un movimiento global o, al menos, mediterrneo que nos obliga a repensar todos nuestros parmetros de interpretacin. El mundo rabe vuelve al centro de la historia y no hay que olvidar que el centro simblico del mundo rabe es Palestina. El centro de la historia es ahora Palestina. Y por eso -como dejan bien claro los medios rabes ms importantes, incluso en medio de las convulsiones de Siria, Libia y Yemen- la Flotilla ocupa un lugar importante en la atencin del mundo rabe.

Quieres decir algo ms?

Darte las gracias por tu apoyo solidario a la iniciativa e insistir una vez ms en que slo los levantamientos de los pueblos frente a las dictaduras -personales o estructurales- puede garantizar los derechos del pueblo palestino y de todos los pueblos del mundo.

Santiago Alba Rico, muchas gracias por tus palabras para rebelion.org. Un fuerte abrazo solidario. Vuestro ejemplo internacionalista nos llena de orgullo. Esperamos tus noticias.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter