Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-07-2011

Le debemos mucho a Chvez y l nos debe mucho a nosotros

Jos Miguel Casado
Rebelin


Comienzo por presentarme porque tengo tiempo sin escribir en el portal, y porque no faltar quien quiera tildarme de ultroso y cachorro del imperio. Tengo 26 aos, soy periodista, pas los primeros aos de mi militancia en el PCV, donde llegu a ser miembro del ejecutivo de la JCV, en donde funga como Secretario de Asuntos Internacionales, espacio que no dud en abandonar en un tris y sin chistar, cuando el Presidente nos convoc a los revolucionarios a construir un partido que estuviera a la altura del reto histrico que tenemos. Me fui al PSUV a medirme en las bases como cualquier otro. Soy poeta revolucionario, publicado por esta revolucin y considero adems que soy el hombre que soy, para bien o para mal, gracias a esta revolucin, as que ms amor no puedo proferirle. Disculpen la introduccin pero es para que cualquier cabeza caliente tome un segundo al menos antes de escupir mis argumentos porque pequen de ser crticos, pues ahora resulta que ser revolucionario es ser pendejo y agachar la cabeza, ahora resulta que ya no es bueno aquello de ser radical, porque el Presidente deca que haba que serlo, pero se retract, por ahora. Ya se pondr de moda otra vez la cosa.

Comienzo diciendo, sin tapujos, que nuestra revolucin se est pervirtiendo a velocidades atroces. Que ganan en atrocidad cuando tenemos en cuenta que nuestro proceso sola ser (pues mucha gente ha dejado de mirarlo con los mismos ojos) inspiracin de los revolucionarios y revolucionarias en el mundo. No es este un quejido febril por la abominable entrega de revolucionarios al imperialismo, es preciso hablar de los fenmenos que explican acciones tan bastardas y canallescas como esa. Hay que indagar sobre el proceso de descomposicin de la revolucin, sobre los elementos que corroen nuestra amada, sudada, llorada y una vez rescatada revolucin, antes de que nosotros mismos la hundamos, para placer del imperialismo y la derecha.

La Revolucin Bolivariana se ha cansado de criticar, muchas veces de forma acertada, a la Unin Sovitica y los errores ah cometidos, que causaron el declive de tan hermoso proyecto y su transformacin en un adefesio triste e indefendible. Asombra entonces que ahora, nosotros que tanto peleamos por conquistar la democracia participativa, fortalezcamos cada vez ms a un monstruo que pierde aceleradamente toda vinculacin de masas, hablo del PSUV. Todava estn frescas en mi memoria las palabras del Presidente, criticando indignado (con razn) al PCUS, que se alej del pueblo y cuyas sedes quedaron vacas, y no slo de pueblo. Pues el PSUV se parece cada vez ms a aqul PCUS, la verticalidad se impone cada da ms, destrozando nuestro sueo de una democracia participativa, no existe el debate ms all del asamblesmo que mantiene al pueblo en una catarsis conveniente, es decir, lo que debate el pueblo no se impone en la agenda de las cabezas del partido. A decir verdad, la cosa empez mal desde que en el congreso fundacional se impuso aqul grito de: Lo que diga Chvez. Entonces para qu hacer un congreso fundacional, para qu debatir y elevar propuestas, si lo nico que vamos a hacer es lo que diga Chvez? El Presidente goza de mucho crdito en la militancia, ha sido sin duda el hombre que ms ha hecho por nuestro pas en la historia reciente, pero eso significa que nosotros renunciamos a la posibilidad de hacer propuestas, de hacer crtica constructiva, de darle alertas cuando sintamos que la cosa no va por buen camino? Entonces contradecimos al Presidente cuando dice que l manda obedeciendo, porque nosotros lo que queremos es que l mande mandando, y nosotros ver la hojilla y acostarnos a dormir.

Dnde qued aqul debate que bamos a hacer despus de los preocupantes resultados de las elecciones parlamentarias? Se hacen 10 programas de televisin, donde invitan a 20 personas elegidas a dedo y listo, ese fue el debate. El PSUV no iba a ser el partido del pueblo? Parece que el pueblo se qued reducido a 20 o 30 rostros, son ellos los que pueden debatir, son ellos los que toman decisiones, y son ellos los que nada le advierten al Presidente cuando est equivocado en algo, aplauden como focas y despus, cuando el Presidente recula (que es potestad de cualquier mandatario, si es pertinente recular), hacen el coro al error, con la desvergenza ms impune de no haber dicho nada en su momento. Los que defienden esto acrticamente, en medio de su legtimo amor por Chvez, no se dan cuenta de que esta forma de hacer las cosas expone al Presidente, y desgasta su imagen, su credibilidad. Es potestad nuestra, y de l tambin, rectificar en este sentido.

El tamao de la burocracia del Estado nos est ahogando en un mar de derroche e ineficiencia. Cada caudillito mantiene a su squito, y todos los squitos se pelean para imponer a su caudillo, gritan Viva Chvez, pero piensan por dentro: Viva mi caudillito. La disputa por el coroto es tan enorme que la gestin queda en segundo plano. Gran parte de lo que se hace, se hace con criterio inmediatista-oportunista, como vitrina, para un programa de TV, para la visita de Chvez, para posicionarse, para sonar ms, para seguir escalando. Cuando se van las cmaras, se cae el decorado, y hasta que no amenace otra cmara u otra visita del Presidente, nada se har al respecto. El Presidente muchas veces es engaado, muchsimas, pero habra que ser idiota para pensar que es pendejo, porque slo los idiotas siguen a los pendejos, y yo, como la mayora de los que me leen me considero chavista, y sigo al Comandante, pero no como foca.

Como militante de esta revolucin, como hombre que ha tomado siempre su palabra por cierta, quisiera que el Presidente nos contestara la siguiente pregunta: Bajo qu consideracin, salvo la de abandonar los principios o rendirse al imperialismo, legitimamos el golpe en Honduras, avalando la nueva estrategia imperial de derrocar gobiernos en nuestra regin? Qu pensarn de nosotros los camaradas hondureos cuyos familiares, compaeros y amigos cayeron bajo la violencia golpista? El dao que le hacemos a la esperanza de los pueblos es incalculable. Y quisiera hacer otra pregunta: Cul es la diferencia entre entregar a Julin Conrado y entregar a Al Primera? Con qu moral pondremos a Al, Vctor Jara o Carlos Puebla en los eventos del PSUV, si entregamos a su hermano de la cancin? O es que como fue nuestro gobierno el que se lo entreg al enemigo jurado, entonces ya Julin Conrado no es cantor revolucionario?

El ttulo del artculo infiere que el Presidente nos debe mucho, y aunque me sealen aquellos cuyo amor por Chvez desborda su razn (frenes que entiendo y que no sealo con saa) yo quiero decir que siento que nuestro Comandante, en este momento, nos debe mucho. Que no basta con todo lo que ha hecho por nosotros, que ha sido gigante, porque el sueo de nuestro pueblo es posible y l puede, todava, llevarlo a feliz trmino. Es nuestro deber esperar mucho del Presidente, y exigrselo. As que yo tengo mis consideraciones al respecto: Nos debe un partido que se someta a la voz del pueblo, un partido donde priven los organismos de base por sobre los cogollos, un partido que est en todos los espacios de la vida nacional y no slo para buscar votos, sino para crear poder popular y resolver las contingencias del pueblo. Creo que nos debe un sistema pblico de salud integrado, que funcione de verdad, que no nos sigan desangrando las clnicas bajo la anuencia de las mafias incrustadas en el gobierno (ya no digo que es nuestro, porque cada vez est ms minado de esculidos, sin que nadie le ponga el cascabel al gato), que no se siga muriendo la gente en los hospitales, que no se tenga que ir el propio comandante a operarse a otro pas despus de 12 aos de gobierno. Nos debe un debate en torno a la entrega de revolucionarios y a la legitimacin del golpe en Honduras, no hablo ni siquiera de una rectificacin, pero s por lo menos un debate, que no se ignore la indignacin del pueblo, que no se calle la preocupacin de las bases, que no se use el sistema de medios pblicos para silenciar la verdad como lo hicieron quienes nos dieron un golpe artero alguna vez. Nos debe una explicacin por el descabezamiento de los compaeros de la Radio del Sur, que slo informaban la verdad revolucionariamente, acaso esta va a ser una revolucin que se plantee la censura? Nos debe las bicicletas atmicas, la fbrica de Ak-103, el acceso masivo a los vergatarios que slo lo tienen los chivos del gobierno, los venir-autos producidos en Venezuela, no ensamblados con partes importadas y que se accedan sin mafias de por medio. Nos debe las areperas socialistas, cuya cantidad en el pas da vergenza despus de tanta alharaca. Nos debe la ley de Universidades, echada para atrs porque la derecha se puso brava, una reforma que se ha postergado 12 aos y siempre habr razones para seguir postergndola, si queremos hacer una revolucin con el visto bueno del enemigo.

Nos debe las calles sin huecos, teniendo el lago de asfalto natural ms grande del mundo. Nos debe las ciudades en el interior del pas para desconcentrar la poblacin y poblar el territorio. Nos debe la regulacin de la locura del negocio de los carros en Venezuela. Nos debe el puesto que le dio a Diosdado en el bur del PSUV despus de que el pueblo lo vot ltimo suplente, y otra explicacin ms. Nos debe el Frente de Juventudes Bicentenarias, en cuyo acto inaugural result electo para proferir un discruso, y ahora se me cae la cara cuando la gente me pregunta Qu ha pasado con eso?, otro acto meditico de puro epnimo y ningn contenido, algo as como la JPSUV, que slo tiene dirigencia, a la cual apoy hasta constatar que no haba ninguna voluntad de construir nada. Nos debe una Tves de calidad, que la vea alguien, que atraiga a alguien, que convenza a alguien que se nos oponga, o por lo menos el apoyo a Avila TV, que cumple con estos requisitos, pero es inconveniente, porque paradjicamente, en nuestro gobierno, cada vez parece ms inconveniente ser revolucionario y ser crtico. Yo digo que estas cosas nos las debe el Presidente porque decidimos que en nuestra revolucin se hace lo que diga Chvez, entonces no hay ms ningn responsable. Creo tambin que el Presidente tambin nos debe tener la vergenza de salir de ciertos personajes de su gobierno, que no tienen pudor a la hora de ostentar sus riquezas recin adquiridas.

Presidente, la lista de lo que le debemos a usted supera con creces este pequeo esbozo que yo hago, movido por el dolor que da ver cmo nuestra revolucin se desdibuja. No hay ninguna otra opcin en el pas ms que usted Presidente, pero eso nos ha hecho dao, porque nos sentimos muy cmodos y la canalla esculida, la putrefaccin de derecha que tenemos ha logrado ganarnos terreno, y sinceramente Presidente da pena que una gente tan mediocre, miserable, ruin y desvergonzada logre quitarnos espacios, eso habla muy mal de nosotros. Yo espero con todas mis fuerzas que usted se mejore, que se callen los rumores preocupantes en torno a su salud, y que gane el 2012, con apoyo de todos los que creemos en usted, incluso los ultrosos que cometemos el error de pensar, como sealan algunos que le siguen. El destino de la patria est en sus manos, usted puede rectificar el camino, debe hacerlo, tiene que hacerlo. No deje que mi lista le gane a la suya, no deje que la desesperanza venza nuestro sueo revolucionario. No deje que este ultroso que escribe tenga razn cuando seala que la cosa se nos est yendo de las manos. No puedo dejar de apelar a nuestro pueblo y su sabidura, que despierte del embobamiento de la derecha abierta y de la que se viste de rojo, que lo ayude y obligue, cuando sea necesario, a retomar el camino que emprendimos con tanta pasin, y no terminemos hacindole una muy mala jugada a la causa del socialismo, como termin hacindosela aqul PCUS que usted tanto critica.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter