Portada :: Espaa :: La indignacin toma las plazas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-07-2011

Fuerza ciudadana, el poder de la indignacin

Luis Emilio Pizocaro
Rebelin


En estos das ha saltado a la palestra poltica un Manifiesto llamado una Ilusin compartida que tiene como primeros firmantes una grupo de famosos artistas y algunos intelectuales de izquierda.

El lunes 27 el diario Pblico, que ejerce de padrino de la iniciativa, explica las coincidencias que tiene los firmantes con Gaspar Llamazares.

La propuesta del llamamiento corre paralelo con el planteamiento de"frentes amplios" de la izquierda defendido por el portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, y que de momento ha sido aparcado por la direccin federal de Cayo Lara, cuya prioridad esarticular una "convocatoria social" para la elaboracin del programa de las prximas elecciones generales.

Ilusin Compartida reivindica tambin los movimientos sociales como el 15M para concluir que la la energa del tejido social puede colaborar en la que confluyan las distintas sensibilidades de izquierda con el objetivo de transformar el envejecido mapa electoral bipartidista.

Ms claro echarle agua. Se trata de constituir una nueva formacin poltica que se alimente con parte de los votos de Izquierda Unida, llegue acuerdo con Equo y vaya tras el milln y medio de votos que perdi el PSOE.

Al parecer hay mucha prisa en determinados sectores de la izquierda para colocarse en el punto de partida ante las eminentes elecciones generales. Dicen en los mentideros polticos que ya tienen elegido el candidato el Juez Garzn? Almudena Grandes?

Y que proponen Ilusin Compartida al gran movimiento de protesta ciudadana de los indignados nacido el 15M?

Pues, que nos apoyen, parecen decir. No les queda otra. El asambleismo que practican es inconducente afirman, en el mismo diario algunos de los firmantes.

El problema, claro est, es que el Movimiento 15M y Democracia Real Ya no estn para alternativas como estas, que seguramente terminarn una vez ms con una izquierda dividida.

Los indignados recientemente han reiterado que no desean convertirse en un nuevo partido poltico y han atacado directamente a la clase poltica como co-responsables de la crisis por su incapacidad de enfrentar a los mercados.

Hay otro factor no menos importante que olvida Ilusin Compartida. Los indignados del 15M, en menos de un mes, han sido capaces de auto-organizarse estableciendo una extraordinaria red en Espaa y otros pases de Europa .

Tienen, a lo menos, una fuerte organizacin de base en ms de 8O ciudades Espaolas, tienen cientos de asambleas de barrios, cientos de pginas Web y Blogs funcionando, tres canales de TV por Internet, miles de perfiles en Facebook y Twitter, centenas de diseos grficos hechos por colaboradores y sobretodo eficientes redes privadas (como N-1) para comunicarse y consensuar opiniones con rapidez.

Auque parezca increble todo lo han logrado con la colaboracin desinteresada de quienes se han comprometido con el alma y el cuerpo en una lucha por una regeneracin democrtica. Un cambio profundo que de al traste con las malsanas prcticas polticas heredadas de una transicin pactada con el Franquismo de partidos subvencionados por Bancos y el Estado.

Estamos ante una generacin de espaoles que ha perdido el miedo en el cuerpo que todava tienen muchos que sufrieron en sus carnes el fascismo.

Una generacin que ve con indignacin como se hunde el estado de bienestar de manos de quienes se dicen de "izquierda y socialistas".

Que ofrece a esta extraordinaria expresin de organizacin y rebelin popular los firmantes de una Ilusin Compartida?

Al parecer por el momento solo sus nombres, justamente famosos.

Muy insuficiente creo yo.

Definitivamente no hay comprensin de la rebelda de los indignados cuando los firmantes de la Ilusin compartida solo ofrecen un horizonte electoral de corto plazo.

Ni siquiera hay propuesta de un programa mnimos que recoja las demandas de una nueva democracia.

La Ilusin compartida suena precisamente a los que los indignados denuncian como malas practicas polticas.

Olvidan entre otras cosas que " los indignados" tiene nada menos que la simpata de la mayora de la poblacin.

Otro es el camino a mi entender.

De inmediato, levantar la solidaridad con el pueblo Griego y a continuacin articular todas las fuerzas posibles para una Huelga General alrededor del 15 de Octubre.

Se trata de ir creando las condiciones para que a mediano plazo podamos llamar a una Asamblea Constituyente.

Esta ser nica forma que nos permita dar paso a una Democracia Participativa donde todos los grandes asuntos sean sometidos a referndums populares evitando de est manera que los partidos polticos tradicionales burlen el sentir de la ciudadana. Islandia es el ejemplo a seguir

Sin embargo no se trata de eludir los calendarios electorales ms bien se trata de utilizarlos para crear las condiciones del cambio democrtico imprescindible para salir de la horca de hierro actual.

Cmo?

En primer lugar conversando con los indignados y su organizacin llegando a un acuerdo tejido desde la base misma en un proceso autnticamente democrtico. Nada de acuerdos de pequeos comits.

En segundo lugar debemos usar las elecciones no para elegir unos cuanto s diputados ms , que no contarn nada cuando quienes deciden son los mercados.

Debemos usar las elecciones para hacer cambiar radicalmente el actual sistema poltico que tal como lo dicen los indignados lo llaman democracia y no lo es.

Que hacer ante la emergencia de las elecciones? Responder de la manera ms creativa posible y siempre de acuerdo con los indignados.

Solo a modo de ejemplo, llamar a formar un partido instrumental que tenga voceros rotatorios, que los diputados tambin sean rotatorios y con esto digo que estn en el cargo solo meses, de tal manera que no se instalen en la clase poltica profesional. Estos diputados deberan estar obligados a dar cuenta peridicamente de su desempeo en asambleas de base.

Sin embargo, esta propuesta es solo una idea primaria para iniciar una discusin. Lo central no son las elecciones sino como participar en el escenario electoral para formar poder ciudadano desde la base.

Como bien dicen algunos amigos, en Espaa la salida de la crisis es una Revolucin Ciudadana que devuelva la soberana al pueblo hoy en manos de los mercados financieros y de unos polticos subordinados a los dictados del capital.

No olvidemos la tarea del momento. Con la fuerza de la indignacin, crear Poder Ciudadano.

Luis Emilio Pizocaro, periodista miembro de Socialismo 21

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter