Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-07-2011

Tensiones y contradicciones del proceso de cambio

Katu Arkonada
Rebelin


La Revolucin Democrtica y Cultural en el Estado Plurinacional de Bolivia atraviesa sin duda un momento de crisis. La reciente publicacin de dos documentos contrapuestos quizs es la mejor escenificacin de las tensiones, contradicciones y posicionamientos polticos, a veces complementarios, a veces enfrentados entre s, que vive nuestro proceso.

Por un lado, desde la Vicepresidencia se ha lanzado el documento Las tensiones creativas de la revolucin, la quinta fase del Proceso de Cambio, escrito por lvaro Garca Linera, sobre la base de su discurso el 22 de enero del 2011 en la Asamblea Legislativa durante las celebraciones por el primer aniversario del Estado Plurinacional. Por otro lado se ha lanzado a la opinin publica el manifiesto Por la recuperacin del proceso de cambio para el pueblo y con el pueblo, firmado por varios conocidos intelectuales bolivianos, algunos de ellos adems referentes por haber ocupado distintos cargos pblicos en el ejecutivo de Evo Morales, como Alejandro Almaraz, quien ha sido el mejor Viceministro de Tierras que hemos tenido, o Ral Prada, ex Viceministro de Planificacin Estratgica del Estado.

Una mirada a los dos documentos puede darnos algunas claves para entender la coyuntura actual del proceso en Bolivia y el complicado horizonte que se nos dibuja a todos los y las que nos consideramos militantes del proceso de cambio.

Fases del proceso de cambio

Nuestro Vicepresidente define cinco fases del proceso revolucionario que estamos viviendo desde que en el ao 2000 estallara la Guerra del Agua hasta el momento actual, proceso por el que han pasado 5 presidentes en 5 aos hasta la victoria de Evo Morales, fases que detallan la construccin de un proyecto comn y de una hegemona nacional popular.

Una primera fase caracterizada por el ciclo de lucha que transcurri de 2000 a 2003, pues si bien desde aos antes se haban dado luchas por la tierra y el territorio en Bolivia, principalmente por parte de los pueblos indgenas del oriente boliviano, germen de la reivindicacin de la convocatoria de una Asamblea Constituyente, es con la Guerra del Agua en Cochabamba, guerra popular profundamente antiliberal y con races en las luchas antiglobalizacin, que se da el primer paso de recuperar una memoria histrica de lucha, una unin de las clases populares y subalternas, campesinos, indgenas, obreros fabriles, estudiantes y clases medias urbanas. Guerra del Agua continuada con la Guerra del Gas, con decenas de compaeros y compaeras muertas por las balas del ejrcito en las calles de El Alto.

Y en este punto llega una segunda fase, la que va de 2003 a 2008, definida como la del empate catastrfico, en el que tras las decisiones populares en cabildos y asambleas de no tomar el Palacio presidencial mediante la utilizacin de la violencia poltica, y la apuesta de utilizar el recurso de la va institucional, en diciembre de 2005 un indgena y el Instrumento Poltico para la Soberana de los Pueblos llegan al gobierno, aunque como se vera despus, tomar el gobierno no equivala a tomar el poder. Poder que segua estando en las mismas manos de siempre, de una derecha poltica, econmica y meditica que utilizo todos los medios a su alcance, violentos y golpistas, para tratar de ganar mediante mtodos fascistas lo que haba perdido en las urnas.

La tercera fase definida por Garca Linera es la que, en paralelo a la segunda, se inicia el 22 de enero del ao 2006 cuando Evo Morales Ayma es declarado Presidente de la Repblica de Bolivia. Es la fase en la que la capacidad de movilizacin es convertida en presencia estatal gubernamental. La contradiccin antagnica de un gobierno controlado por los subalternos y un poder de Estado dominado todava por las clases dominantes nos sumerge en una fuerte dinmica de confrontacin. Y aunque Garca Linera no se adentra en la cuestin, esta fase es la de la transicin del estado republicano y colonial al Estado Plurinacional mediante la convocatoria y desarrollo de la Asamblea Constituyente en Sucre.

Nos adentramos en la cuarta fase, la del punto de bifurcacin, y esperemos que de no retorno. Ante el choque y confrontacin de dos bloques antagnicos, la derecha es derrotada poltica y militarmente (despus llegara la derrota electoral en diciembre de 2009 cuando Evo revalida su mandato con el 64% de los votos). No podemos olvidar a nuestros hermanos y hermanas sometidas en Sucre a humillaciones racistas en mayo de 2008, la quema de instituciones estatales en el oriente boliviano y la masacre de campesinos el 11 de septiembre de ese mismo ao en Pando. La captura de un grupo terrorista de ex mercenarios de la guerra en Yugoslavia en abril de 2009 o la presentacin como candidato de la derecha a Vicepresidente del propio prefecto de Pando encarcelado como autor intelectual de la matanza de campesinos hizo el resto para terminar de desarticular el proyecto poltico racista de la derecha.

Y as llegamos a la quinta fase del proceso de cambio, la actual, la que el Vicepresidente Garca Linera define como la de las tensiones creativas, contradicciones secundarias (Mao las defina como contradicciones en el seno del pueblo) pero tambin creativas que son (si se manejan de manera adecuada) motor del proceso de cambio. Contradicciones y tensiones que giran alrededor de la caracterizacin, velocidad y profundidad del proceso de cambio. Se nos definen cuatro tensiones dentro de esta quinta fase que repasaremos a continuacin.

Tensiones creativas

La primera de las tensiones est referida la tensin entre Estado y movimientos sociales. Esta tensin es probablemente la ms compleja de todas las que se analizan. Lo primero porque exige una distincin entre Estado y gobierno, lo segundo porque sin atrevernos a definir en este momento si este es el Gobierno de los Movimientos Sociales, en cualquier caso s que los movimientos sociales y pueblos indgenas, tanto sus bases como su dirigencia, asumen como suyo este gobierno.

La segunda de las tensiones, enlazada con la primera, es la de la flexibilidad hegemnica frente a la firmeza en el ncleo social. Es decir, la necesidad de un nuevo mapa de alianzas polticas para construir hegemona, pero manteniendo la conduccin del proceso en manos de las clases plebeyas. Sin embargo habra que preguntarse si los ltimos acontecimientos y decisiones, como la introduccin de 2 artculos en la Ley de Revolucin Productiva que dan entrada libre a organismos genticamente modificados en medio de las declaraciones positivas del agronegocio cruceo, o el proyecto de ley que legaliza todos los autos ilegales (ms de noventa mil registrados hasta el momento) promovido por senadores del MAS pero en la que se dan una mezcla de intereses legtimos de sectores populares con una serie de intereses de mafias ligadas al contrabando, contribuyen a construir una hegemona nacional popular u otro tipo de hegemona que puede poner en peligro el rumbo de nuestro proyecto poltico.

La tercera tensin es la que se da entre los intereses generales, y los intereses particulares y privados. Es cierto que despus de las reivindicaciones colectivas del ciclo de lucha que permitieron a Evo Morales y el MAS llegar al gobierno, despus del cumplimiento con ms o menos matices de la Agenda de Octubre, nacionalizacin y convocatoria de la Asamblea Constituyente, los movimientos se han replegado y han pasado a reivindicar demandas ms sectoriales. Pero el anlisis es ms complejo de lo que parece, el que las reivindicaciones sean territoriales o sectoriales no nos puede hacer pensar que son particulares. Tampoco podemos olvidarnos de un ao 2010 donde la acumulacin de contradicciones (marcha de la CIDOB en oriente, conflicto con colonizadores muertos por la polica en Caranavi, las tres semanas de bloqueo en Potos, etc.) terminaron con una respuesta popular que obligo a derogar el decreto 748 de nivelacin de precios, ms comnmente llamado gasolinazo.

La cuarta de las tensiones es la referida al Socialismo Comunitario del Vivir Bien. Es decir, industrializacin versus Madre Tierra. Probablemente la ms importante de las contradicciones que vive nuestro proceso de cambio, como lograr una industrializacin y un desarrollo para un pas saqueado y esquilmado de todas sus riquezas, sin prcticamente industria, a la vez que esto se da en armona con la Madre Tierra y bajo el horizonte del Vivir Bien. Aqu debemos discrepar con el Vicepresidente en cuanto a que Vivir Bien sea utilizar la ciencia, la tecnologa y la industria para generar riqueza, por mucho respeto a la naturaleza que haya en este proceso. Vivir Bien en estos momentos supone construir un nuevo proyecto poltico sustentado en pilares como la descolonizacin o despatriarcalizacin, que desarrollen el Estado Plurinacional, que nos introduzcan en otras lgicas, en las que quizs no salgamos del sistema mundo capitalista, pero si nos permitan construir una transicin hacia otro modelo econmico.

Teniendo presente esta tensin, no podemos caer en los turbios movimientos que se dan en algunos sectores para profundizar las brechas coyunturales que surgen por esta dinmica de contradicciones entre gobierno y movimientos. Es legtimo la disputa poltica y el marcaje frreo en la defensa de nuestra Madre Tierra, pero no cuando esa defensa se da buscando divisiones al interior de las ejecutivas de las organizaciones, o entre las organizaciones y el gobierno, por medio de plataformas u organizaciones como LIDEMA (Liga de Defensa del Medio Ambiente), financiada por el programa PL-4801 de USAID, la Agencia Internacional de Desarrollo de los Estados Unidos, agencia que se ha demostrado varias veces operadora de los intereses del Departamento de Estado y que en Bolivia realiza acciones de espionaje ante la ausencia del embajador y su cuerpo diplomtico, expulsados en 2008.

Reconduccin junto al gobierno o frente al gobierno

En esta coyuntura es donde se ha lanzado a la opinin publica el manifiesto2 Por la reconduccin del proceso de cambio para el pueblo y con el pueblo en el que se hacen una serie de crticas al gobierno basadas en cuestiones econmicas, como que a pesar de la nacionalizacin las transnacionales siguen en poder de nuestros campos hidrocarburiferos, que se est financiando al capital internacional con nuestras reservas internacionales (en niveles altsimos por encima de los diez mil millones de dlares), reforzndose as mismo el modelo extractivista mientras se sigue acumulando deuda multilateral. En el manifiesto se lanzan adems graves acusaciones polticas como la violacin de la Constitucin Poltica del Estado, el giro autoritario del gobierno y el abandono de la construccin del Estado Plurinacional. A la vez, el manifiesto lanza una serie de propuestas sin mucho contenido poltico, o precisamente con tal alto contenido que lleva a la ambigedad y con las que todos y todas podemos estar de acuerdo, defensa de la Constitucin, de la participacin, ejercer la interculturalidad, construir el Estado Plurinacional comunitario y autonmicoSin embargo ninguna de las anteriores ocupa el primer lugar en el listado de propuestas con la que termina el manifiesto, sino que este lugar le corresponde a la conformacin de una Coordinadora Plurinacional de Reconduccin, lo cual se parece sospechosamente a algn tipo de articulacin poltica, quizs no (todava) la creacin de un nuevo partido poltico, pero si un movimiento que tiene ya reuniones programadas, primero en Cochabamba, y despus en otros departamentos, prcticamente definiendo como traidor al gobierno, impulsando una poltica frentista que no construye, sino todo lo contrario.

La autora del manifiesto tiene una homogeneidad en cuanto a su composicin, clase media, urbana, de un mbito intelectual, lo cual es muy legtimo, pero con una heterogeneidad en cuanto a posiciones polticas, desde compaeros que han sido parte institucional de este gobierno, a otros que estn enfrentados a l desde hace varios aos. En cualquier caso, y aunque se ha buscado, no ha contado con la firma de movimientos sociales ni colectivos urbanos que estn en posiciones crticas con este gobierno pero con una lealtad al proceso de cambio que les lleva a plantear su crtica al interior y no al exterior en una actitud que adems es alimentada por algunos medios de comunicacin e intereses de la derecha.

Adems, ya ha provocado algunas pequeas divisiones al interior de las organizaciones, lo cual es bien peligroso. Es de resaltar la actitud de madurez poltica del CONAMAQ planteando3 que siempre ha tenido una posicin crtica frente a las acciones gubernamentales, pero considerndose a la vez guardin del proceso de cambio que construyen los movimientos indgenas desde antes de la Asamblea Constituyente y que ahora coyunturalmente dirige Evo Morales.

Todo esto adems solo puede llevar a un repliegue de filas oficialistas, un cierre de los espacios de reflexin y crtica interna, en perjuicio de los compaeros y compaeras que al interior del ejecutivo, estn trabajando y peleando por construir el Estado Plurinacional bajo el horizonte del Vivir Bien.

Como encarar la transicin

Estamos viviendo un tiempo histrico, una transicin hacia otro modelo, modelo en construccin, adems de en disputa. No puede haber propuestas alternativas de ningn lado que no profundicen en una plurinacionalidad descolonizadora, en el pluralismo democrtico, jurdico, cultural lingstico, etc. que ofrece nuestra Constitucin. Transicin en la que, y aqu volvemos a coincidir con el Vicepresidente, el modelo alternativo de generacin y distribucin de la riqueza es el de la economa plural con liderazgo estatal en los sectores estratgicos de generacin del excedente.

En estos momentos es urgente un mayor acercamiento entre gobierno y movimientos, no solo a nivel de dirigencias, legtimamente elegidas, sino especialmente con las bases. Debemos convertir de nuevo al MAS-IPSP en el instrumento poltico de los pueblos, implementndolo territorialmente, abriendo mayores cauces de participacin y debate para construir desde adentro, para una real construccin del proceso de cambio tambin desde las bases y los sectores populares y no solo desde el gobierno, con lealtad al proceso de cambio, pero tambin con una mirada crtica sobre la burocracia, tecnocracia, peguismo, corrupcin, y porque no decirlo tambin, la derecha instalada en nuestro gobierno, a la que hay que combatir siempre, aunque sin hacerle el juego a todos los que estn esperando y operando para convertirse en alternativa electoral en 2014. Alternativas electorales con las que nunca, bajo ninguna circunstancia, vamos a profundizar y mucho menos radicalizar el proceso de cambio.

Propuestas desde la reflexin son urgentes y necesarias en estos momentos, ahora es cuando. No podemos desaprovechar este momento histrico, incluidas crisis, tensiones y contradicciones, debemos valernos de ellas para avanzar, construir y profundizar una transicin bajo otro horizonte poltico y civilizatorio, el horizonte de la descolonizacin y el Vivir Bien.

*Militante del proceso de cambio

1 http://www.usaid.gov/policy/budget/cbj2007/an/pl480.html

2 http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2011062207

3 http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2011-06-24&idn=48314

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter